Sol Fi­jo de­bu­ta con su es­pec­tácu­lo so­lis­ta.

La hi­ja de Pi­ñón pre­sen­ta su dis­co y su es­pec­tácu­lo co­mo so­lis­ta. Ten­drá una fun­ción el do­min­go en el Qua­lity.

VOS - - Página Delantera - Ro­dri­go Ro­jas rro­jas@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Fue­ron años de es­tar al la­do de Pi­ñón, pe­ro es­te do­min­go lle­gó pa­ra Sol Fi­jo el mo­men­to de sol­tar ama­rras y em­pren­der su pro­pio ca­mino. Sal­to en la ca­rre­ra o sal­to al va­cío, lo cier­to es que la hi­ja del pa­ya­so más fa­mo­so se pre­sen­ta ofi­cial­men­te co­mo so­lis­ta.

“Creo que hay de las dos co­sas, lo voy a sa­ber des­pués del do­min­go cuan­do ter­mi­né el show del Qua­lity. Es un avan­ce per­so­nal y ar­tís­ti­co, por­que me ani­mé a vo­lar so­la. Ven­go ha­ce tan­tos años jun­to a mi papá tra­ba­jan­do y re­co­rrien­do el país y los paí­ses li­mí­tro­fes, siem­pre ba­jo el ala de Pi­ñón, sien­do su pi­chon­ci­ta, pe­ro cre­cien­do mu­cho en su es­cue­la”, co­mien­za di­cien­do Sol so­bre la aven­tu­ra que co­mien­za en su vi­da. “El na­ci­mien­to de Lu­na re­vo­lu­cio­nó mu­chas co­sas tam­bién en mí, mu­chas in­quie­tu­des, des­per­tó mu­chos sue­ños que te­nía pen­dien­tes. Du­ran­te su pri­mer año de vi­da yo se­guí al rit­mo de Pi­nón, via­jan­do por to­dos la­dos, pe­ro lue­go pa­sa­ron mu­chas co­sas emo­ti­vas y pen­sé que no po­día se­guir con es­te rit­mo así que de­ci­dí pa­rar, sin sa­ber que iba a ha­cer lo mío so­la des­pués. Ese fue un sal­to al va­cío”, pro­fun­di­za.

Pe­ro esos sue­ños pen­dien­tes co­mien­zan des­de aho­ra a ce­rrar­se de­fi­ni­ti­va­men­te. “Te­nía pen­dien­te es­cri­bir mis pro­pias can­cio­nes, tal vez por te­ner una re­fe­ren­cia tan im­por­tan­te co­mo la de mi papá, creo que no me ani­ma­ba. Tal ve­ces esa cri­sis me hi­zo en­con­trar con­mi­go, con mis pro­pios mie­dos, con mi rol de ma­má y mu­jer. Y ahí sur­gió la pri­me­ra can­ción, que es A ju­gar can­tan­do, y lue­go una y otra, has­ta lle­gar al dis­co de 12”, cuen­ta so­bre el ini­cio, en el que su pa­dre fue fun­da­men­tal.

“Las pri­me­ras tres can­cio­nes no se las mos­tré a mi papá, por­que que­ría que es­té to­do lis­to. Qui­zás pa­ra que una crí­ti­ca cons­truc­ti­va de él no me ha­ga fre­nar na­da, aun­que él siem­pre me apo­ya. Pe­ro, des­pués me bas­tó con mos­trar­le unas pa­ra que su emo­ción me di­ga que si­ga pa­ra ade­lan­te”.

Años de es­ce­na­rio jun­to a su pa­dre fue tal vez la me­jor es­cue­la que un ar­tis­ta pue­da te­ner. “Mu­chos tal vez pien­san que yo em­pe­cé con Pi­ñón cuan­do él tu­vo ex­po­si­ción na­cio­nal, pe­ro él lle­va 30 años y yo ten­go 31. Yo dor­mía en la fun­da de una gui­ta­rra cuan­do él ha­cía sus shows en la pla­za de los ar­te­sa­nos en Car­los Paz. Yo ven­go ma­man­do de la cu­na con mi her­mano to­do es­to, y no le po­día es­qui­var a eso. A mis 15 años can­té por pri­me­ra vez en pú­bli­co con él, eso fue en La Vie­ja Usi­na, an­te ocho mil per­so­nas y de ahí sal­ta­mos a los 57 Gran Rex de Pi­ñón en Bue­nos Ai­res. Eso tal vez y pro­pio de la edad, no lo dis­fru­té co­mo lo ha­ría hoy”.

Pe­ro to­da esa inex­pe­rien­cia años más tar­de se ca­ta­li­za­ría en un le­ga­do im­pres­cin­di­ble “En­tre mis 20 y 30 años ya asu­mí el rol de una ma­ne­ra más com­pro­me­ti­da y no pa­ra­mos. Per­se­gui­mos son­ri­sas fa­mi­lia­res por to­do el país y men­ti­ría si di­je­se que no fue ne­ce­sa­rio es­te pa­so. Gra­cias a esas las he­rra­mien­tas es­toy to­man­do mi ca­mino”.

Sin com­pa­ra­ción

Así co­mo fue una gran es­cue­la, la com­pa­ñía de su pa­dre fue por mo­men­tos un es­pe­jo que con su bri­llo ta­pa­ba to­do. “Yo so­la ha­cía la com­pa­ra­ción, pe­ro des­pués de los 30 y con la ma­ter­ni­dad es­toy más plan­ta­da y se­gu­ra. De al­gu­na ma­ne­ra, es­ta­ba for­man­do mi per­so­na­li­dad y cre­cien­do jun­to a mi papá, tal vez no te­nía el tiem­po de de­te­ner­me a mi­rar pa­ra aden­tro. Me en­can­ta su­bir al es­ce­na­rio con mi fa­mi­lia y fluir, creo que pa­sa al­go má­gi­co, pe­ro me pre­gun­ta­ba por qué no me ani­ma­ba so­la. Es tan fuer­te la ido­la­tría que ten­go con él que cuan­do es­cri­bía al­go so­la me au­to­cen­su­ra­ba pen­san­do que era una por­que­ría al la­do de lo de él”, ex­pli­ca.

Con su pri­mer dis­co ter­mi­na­do, el es­ti­lo pro­pio co­mien­za a re­lu­cir so­li­to. “Ha­ce unas se­ma­nas es­tre­né una can­ción de cu­na, que la hi­ce pa­ra mi hi­ja y veo que ten­go mu­cha em­pa­tía con las ma­más. Nos acon­se­ja­mos y apren­de­mos jun­tas. En to­do hay in­fluen­cia de él pe­ro eso es pro­pio, pe­ro yo si­go con esas ga­nas de man­te­ner el le­ga­do de ha­cer mú­si­ca y que sea­mos res­pe­ta­dos por eso. En mi dis­co hay co­sas pop, has­ta una cue­ca o al­go roc­ke­ro. Esa li­cen­cia te la da un pú­bli­co que te per­mi­te ju­gar con la mú­si­ca”.

En las pri­me­ras can­cio­nes, Sol­ci­to Fi­jo sub­ra­ya la idea de “vo­lar a la in­fan­cia”, de dón­de vie­ne es­to: “Sig­ni­fi­ca to­mar con res­pon­sa­bi­li­dad es­to de me­ter­se en los ho­ga­res. No es só­lo ha­cer can­cio­nes y shows, hay una gran res­pon­sa­bi­li­dad en brin­dar con­te­ni­dos sa­nos, que for­men y ayu­den al pro­ce­so de cre­ci­mien­to de los ni­ños”, di­ce ella an­tes de in­vi­tar a su debut del do­min­go: “El show ha­ce me­ses que se es­tá ar­man­do, es la pre­sen­ta­ción del dis­co Yo pue­do vo­lar y ha­brá mú­si­ca en vi­vo, pan­ta­llas, per­so­na­jes nue­vos, in­vi­ta­dos muy es­pe­cia­les. To­do en un show muy emo­ti­vo”, cie­rra.

¿Y “Je­re” so­lis­ta?

El año pa­sa­do cuan­do a “Je­re” le con­té de mi in­quie­tud de ha­cer al­go so­la, él tam­bién em­pe­zó a ha­cer sus te­mas. Se ve que nos cria­mos jun­tos. Pe­ro por aho­ra, él si­gue acom­pa­ñan­do a Pi­ñón y ade­más es­tá me­ti­do en un em­pren­di­mien­to per­so­nal que es la aper­tu­ra de unas can­chas de fút­bol, lo que era un sue­ño pen­dien­te pa­ra él. El tiem­po que que­da cuan­do es­tás con papá es tan aco­ta­do que pa­ra ha­cer al­go so­lis­ta hay que abo­car­se al cien­to por cien­to. Je­re ya can­ta sus can­cio­nes y las can­ta en los es­ce­na­rios del país con pi­ñón, pe­ro se­rá un pa­so si­guien­te pa­ra él.

(NI­CO­LÁS BRA­VO)

Co­mien­zos. Sol­ci­to di­ce que dor­mía en una fun­da de gui­ta­rra cuan­do su papá to­ca­ba en la pea­to­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.