Mi vi­llano fa­vo­ri­to

Clau­dio Ris­si, el ge­nial ac­tor de­trás de Bor­ges en “El mar­gi­nal”, lle­ga a Cór­do­ba con la obra tea­tral “El bú­fa­lo ame­ri­cano”.

VOS - - Página Delantera - Bea­triz Mo­li­na­ri bmo­li­na­ri@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Clau­dio Ris­si apa­re­ce con su va­li­ja, an­te­ojos ahu­ma­dos y pa­sa inad­ver­ti­do. Pe­ro por po­co tiem­po. En­se­gui­da el gru­po de ado­les­cen­tes que vi­si­ta La Voz lo re­co­no­ce. Un fa­mo­so a las 9 de la ma­ña­na: el ac­tor de El mar­gi­nal, Ma­rio Bor­ges pa­ra sus fans.

Mien­tras es­pe­ra el ca­fé, Clau­dio di­ce con mu­cho hu­mor: “Hi­ce to­dos los ma­los”. Lo sor­pren­de la po­pu­la­ri­dad a ca­da pa­so. “Una ex­plo­sión”, di­ce el ac­tor de lar­ga tra­yec­to­ria y ex­pli­ca có­mo ca­pi­ta­li­za el afec­to del pú­bli­co y la con­si­de­ra­ción de los di­rec­to­res.

“Me pu­se más ac­ti­vo y me dan ga­nas de tra­ba­jar me­jor. Mu­chas ve­ces me da­ba cuen­ta de que tra­ba­ja­ba a me­dia má­qui­na, con­fian­do úni­ca­men­te en mi ca­pa­ci­dad y ter­mi­na­ba no dis­fru­tan­do el tra­ba­jo. Aho­ra lo dis­fru­to. An­tes, en­sa­yar era in­cor­dio­so. Hoy en­sa­yar es una bús­que­da fan­tás­ti­ca. Tie­ne que ver con el de­seo mío de su­pe­rar­me, de no en­ve­je­cer co­mo ac­tor, no preo­cu­par­me por ga­nar pre­mios, dis­fru­tar la ta­rea. Eso me con­vo­có cuan­do de­ci­dí ser ac­tor: ju­gar. Des­cu­bro que cuan­to más jue­go, jue­go con más li­ber­tad, co­mo en cual­quier en­tre­na­mien­to, de cual­quier ju­ga­dor. Me es­tá pa­san­do eso. Acep­to que soy un buen ju­ga­dor. Eso me lle­vó mu­chos años”, con­fie­sa. Fue Ibá­ñez en Po­li­la­dron; tra­ba­jó en El pun­te­ro ,en Los Si­mu­la­do­res, en tea­tro y ci­ne.

Fue el me­mo­ra­ble Ta­ti­ta de Te­rre­nal ,el pa­dre de Caín y Abel en la obra de Mauricio Kar­tun.

“En Te­rre­nal iba bus­can­do los lí­mi­tes, in­ves­ti­ga­ba has­ta dón­de po­día lle­gar, de­jé de fu­mar, fui a la fo­nia­tra. Cuan­do le pre­gun­té por una fo­nia­tra a mi maes­tro Lo­ren­zo Quin­te­ro, me di­jo: ‘Qué te pa­sa, Clau­dio, ¿te en­te­ras­te de que sos buen ac­tor y aho­ra te que­rés cui­dar?’ Siem­pre me en­se­ñó así, y me ado­ra. Me pu­se las pi­las. Yo le de­cía a Kar­tun, ‘quie­ro le­vi­tar en es­ta es­ce­na, pe­ro es­toy muy gor­do, ten­go que ha­cer al­go pa­ra le­van­tar­le el cu­lo a la gen­te’. Que­ría lle­gar al co­ra­zón, el al­ma y el ple­xo so­lar, co­mo un ha­cha­zo”, re­cuer­da.

Re­la­cio­nes mi­se­ra­bles

Clau­dio Ris­si pre­sen­ta El bú­fa­lo ame­ri­cano (1975) de Da­vid Ma­met es­te fin de se­ma­na en Ciu­dad de las Ar­tes. “Ma­met tie­ne una par­ti­cu­lar ma­ne­ra de es­cri­bir. En es­ta obra, los diá­lo­gos son tan reales que el ac­tor tie­ne que des­cu­brir lo que sub­ya­ce, lo tá­ci­to. Es un tra­ba­jo de de­tec­ti­ve, de bús­que­da. Ma­met ha­ce un cues­tio­na­mien­to al sis­te­ma ca­pi­ta­lis­ta que con­vier­te a las per­so­nas en los peo­res mi­se­ra­bles. Es­to de que el ne­go­cio se po­ne por so­bre la amis­tad”, an­ti­ci­pa.

El au­tor es­ta­dou­ni­den­se ar­ma la me­tá­fo­ra a par­tir de una mo­ne­da de ní­quel (el bú­fa­lo ame­ri­cano) a la que al­guien po­ne un va­lor. En­ton­ces apa­re­cen las mi­se­rias y

se des­pier­tan las peo­res pa­sio­nes de los tres per­so­na­jes.

“Es un cues­tio­na­mien­to des­de un lu­gar muy in­te­li­gen­te. Se de­gra­dan pla­nean­do una ac­ción por una mo­ne­da de ní­quel. Al­guien pu­so el pre­cio y eso desata la lo­cu­ra. Es una sín­te­sis de lo que se vi­ve hoy”, se­ña­la Ris­si.

Su per­so­na­je, Teach, es el más bor­der y em­po­bre­ci­do. To­ma la ini­cia­ti­va y no pue­de pa­rar. Se da cuen­ta de que se es­tre­lló y ve có­mo va per­dien­do la amis­tad, to­do, por di­ne­ro. “Pa­de­ce mu­chí­si­mo lo que le su­ce­de y pro­vo­ca. Es­tá de­ses­pe­ra­do, ve que se es­tá que­dan­do so­lo”, agre­ga el ac­tor y re­la­cio­na el plan­teo con obras y ex­pe­rien­cias per­so­na­les.

“Lo vi en mí y en otros. Es co­mún. Lo que pa­sa que hoy, im­bui­do en es­ta obra, me trae mo­men­tos vi­vi­dos por mí o de los que fui tes­ti­go, me re­fie­ro a la co­sa más sim­ple”.

La re­fle­xión lo lle­va a otra eta­pa de su vi­da y a los cuen­tos de Fon­ta­na­rro­sa, cuan­do en Mon­te Gran­de, en el Gran Bue­nos Ai­res, ar­mó un tea­tri­to. “Fue el pri­mer tea­tro in­de­pen­dien­te de Esteban Eche­ve­rría, en 2009. Me atre­ví a ha­cer el per­so­na­je fe­me­nino por­que no en­con­tra­ba quién lo hi­cie­ra. Yo tam­bién di­ri­gía. Hi­ci­mos Una me­sa de tres pa­tas y El ver­de de los bo­to­nes fo­rra­dos . En el se­gun­do, una mu­jer mo­ri­bun­da

re­ci­be la vi­si­ta de una so­bri­na. En reali­dad, la so­bri­na es­tá es­pe­ran­do he­re­dar­la en vi­da y ha ido a pe­dir­le el ves­ti­do ver­de de los bo­to­nes fo­rra­dos. Va a eso. La gen­te se mo­ría de ri­sa pe­ro era te­rri­ble. Un hom­bre me di­jo que lo ha­bía vi­vi­do en su fa­mi­lia: el in­te­rés por en­ci­ma de los afec­tos”.

En La me­sa de tres pa­tas, re­cuer­da que la vi­den­te en­cuen­tra al ve­cino muer­to que pi­de ha­blar con su mu­jer e hi­ja. Ellas ac­ce­den y se ar­ma un to­le to­le. Él pien­sa que lo en­ve­ne­na­ron. “Me hi­zo pen­sar en al­go que me di­jo mi vie­jo: ‘el hom­bre es egoís­ta por na­tu­ra­le­za. Si uno po­ne a dos bebés y una man­za­na se van a pe­lear por la man­za­na’. Ese pen­sa­mien­to me ge­ne­ra­ba con­tra­dic­cio­nes, pe­ro la reali­dad es así. Des­pués vie­nen los con­di­men­tos y se ve pa­ra qué la­do va­mos. El hom­bre es un de­pre­da­dor de sí mis­mo y Ma­met lo plan­tea con in­te­li­gen­cia. De­fi­ne los ne­go­cios co­mo ‘los hom­bres cui­dán­do­se a sí mis­mos’. ¡Qué fra­se! Ma­met po­ne la fra­se en el per­so­na­je y es apa­sio­nan­te”.

Ris­si com­par­te es­ce­na­rio con Roly Serrano y Abel Aya­la, tam­bién com­pa­ñe­ros en El mar­gi­nal.

“Ha­ce­mos mu­cho lío con los per­so­na­jes, con­fron­ta­mos y nos di­ver­ti­mos”. El bú­fa­lo ame­ri­cano es la ter­ce­ra obra que ha­ce ba­jo la di­rec­ción de Luis ‘In­dio’ Romero. Se co­no­cen des­de ha­ce mu­chos años. Con un gru­po al­qui­la­ban una sa­li­ta en el On­ce don­de prac­ti­ca­ban ac­tua­ción y di­rec­ción. Des­pués el In­dio se de­di­có a la di­rec­ción.

“Hi­ci­mos dos obras de Pe­dro Gun­de­sen: Ar­gen­ti­nien, con Ale­jan­dro Awa­da y Ki­ló­me­tro lim­bo con Os­val­do San­to­ro. Tie­ne el rit­mo de ca­da si­tua­ción, in­ves­ti­ga ca­da pa­la­bra y la elec­ción de ese len­gua­je. Fui­mos des­cu­lan­do a Ma­met pa­ra que el pú­bli­co vea una his­to­ria. Si lee­mos la obra, la co­sa que­da en la his­to­ria de tres lo­cos. Pe­ro en reali­dad son tres ti­pos que es­tán ate­rra­dos de sus pro­pias reali­da­des y atra­vie­san es­te uni­ver­so de una ma­ne­ra feroz. Ha­bía que in­ves­ti­gar ca­da lí­nea que di­cen, de lo con­tra­rio, el re­la­to se cae y las pa­la­bras no di­cen na­da. Es lo que pa­sa en un víncu­lo real en­tre ami­gos don­de hay co­sas su­pues­tas. Ten­go que apren­der eso pa­ra que la pa­rá­bo­la exis­ta en es­ce­na. Cuan­do flu­ye, es má­gi­co. Si­go ad­mi­ra­do de Ma­met”.

Co­mo da­to cu­rio­so, El bú­fa­lo ame­ri­cano se es­tre­nó fue­ra de Bue­nos Ai­res. Eli­gie­ron Men­do­za, lue­go se pre­sen­tó en Montevideo y el Gran Bue­nos Ai­res.

“No era bue­na fe­cha y es­tá to­do muy com­ple­jo (en Ca­ba). Hay una emer­gen­cia cultural gran­de. La gen­te no va al tea­tro. Hay de­ma­sia­da ofer­ta y no fun­cio­na. En otra épo­ca no con­se­guías tea­tro por­que es­ta­ban to­dos ocu­pa­dos. Hoy es­tán ocu­pa­dos pe­ro no fun­cio­nan. La obra es una apues­ta gran­de de Ja­vier Fa­ro­ni que con­fía en no­so­tros tres. Pa­ra mí es un ho­nor”.

(NI­CO­LÁS BRA­VO)

(NI­CO­LÁS BRA­VO)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.