An­drés re­car­ga­do

A sus 40 años co­mo mú­si­co pro­fe­sio­nal, Ca­la­ma­ro edi­tó su dis­co “Car­gar la suer­te”. Se re­fie­re a la ac­tua­li­dad ar­gen­ti­na y a nues­tra “mal­di­ción po­lí­ti­ca”.

VOS - - Página Delantera - Ger­mán Arrascaeta ga­rras­cae­ta@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

An­drés Ca­la­ma­ro no ne­ce­si­ta re­po­si­cio­nar­se, pe­ro aun así re­sul­ta opor­tuno des­ta­car có­mo lo­gró re­ins­ta­lar ese vie­jo or­den en el que el lan­za­mien­to de un dis­co era un acon­te­ci­mien­to.

En tiem­pos de sim­ples y con­su­mos cul­tu­ra­les ro­bó­ti­cos, el so­lis­ta aso­ma con Car­gar la suer­te, una obra pro­duc­to de una gra­ba­ción clá­si­ca, de má­xi­ma or­ga­ni­ci­dad. Una apues­ta por la vie­ja escuela rea­li­za­da en Es­ta­dos Uni­dos que tie­ne un cer­te­ro des­pre­jui­cio li­te­ra­rio (que al­ter­na pos­tas so­cio­cul­tu­ra­les con blan­queos emo­cio­na­les) y una so­fis­ti­ca­ción soul & funk irre­sis­ti­ble.

“¡Ha­bía un pro­duc­tor! Y un co­man­do de mú­si­cos de gran ca­te­go­ría, de efi­ca­cia, de ins­pi­ra­ción y cre­do mu­si­cal, que em­pa­tó per­fec­ta­men­te con es­tas can­cio­nes”, diag­nos­ti­ca el mis­mo Ca­la­ma­ro en con­tac­to vir­tual con VOS, y pa­ra res­pon­der so­bre las cir­cuns­tan­cias con­ver­gen­tes pa­ra que to­do sue­ne co­mo sue­na.

“Los ar­gen­ti­nos (Ger­mán Wei­de­mer y yo) asis­ti­mos a la cre­ma ca­li­for­nia­na. Lle­va­mos los arre­glos escritos, las guías pa­ra los mú­si­cos de rock, de­mos bien pre­sen­ta­dos, to­ca­mos en to­das las to­mas y can­ta­mos. Apos­ta­mos a una for­ma de gra­bar tra­di­cio­nal, pe­ro que tie­ne que ha­cer­se muy bien pa­ra que real­men­te val­ga la pe­na. Gra­ba­mos en cua­tro días sin co­rre­gir na­da, pa­re­ci­do a lo que to­dos ha­ce­mos en vi­vo y en los en­sa­yos. Pe­ro, en esos tér­mi­nos, fue una gra­ba­ción di­ver­ti­da, com­pro­me­ti­da y de pu­ra efi­ca­cia”, aña­de el ar­tis­ta que tie­ne la sa­na osa­día de ti­tu­lar Die­go ar­man­do can­cio­nes a una can­ción.

Esa ex­pre­sión tam­bién pue­de plan­tear­se co­mo Soy Die­go Ar­man­do Can­cio­nes, co­mo nom­bre pro­pio. Co­mo sea, ra­ra vez Ca­la­ma­ro sa­le en ese plan de re­afir­ma­ción de ego. O de reivin­di­car su ca­rác­ter im­ba­ti­ble cuan­do se tra­ta de lle­nar el si­len­cio con mú­si­cas y lí­ri­cas.

“Es­ta le­tra es cu­rio­sa –in­ter­pre­ta–. Creo que es un tex­to crio­llo, una pa­ya­da con­mi­go y la ho­ja en blan­co. Pa­re­ce una de­cla­ra­ción de prin­ci­pios ha­cia una vi­da sen­ci­lla, y sa­lu­da a los que va­po­ri­zan o to­man ma­te, que es la ma­yor par­te del pue­blo. No es­toy yo pa­ra re­afir­mar el ego de na­die, aca­so el ego de otra per­so­na, eso pue­do in­ten­tar­lo. La vi­da es un cam­po de ba­ta­lla... ¡De to­do lo que nos me­ti­mos se pul­ve­ri­zó el ego! De­be­rían prohi­bir al tiem­po”.

Otro pun­to al­to de Car­gar la suer­te es Las ri­mas, un te­ma en el que Ca­la­ma­ro vuel­ve a mos­trar buen flow y su­ma un nue­vo des­te­llo ra­pe­ro en una ca­rre­ra, la su­ya, que tie­ne va­rios en ese plan. “Ri­mas son las de Re­si­den­te. Los de­más, que in­ten­ten otra co­sa. Me gus­ta el hip hop en di­fe­ren­tes ni­ve­les de apre­cia­ción. Es una cul­tu­ra (y un so­ni­do) que me im­por­ta y me in­tere­sa”, re­ve­la.

“No se es­cri­ben ri­mas por ac­ci­den­te, hay que sa­ber que­rer. Hay que sa­ber can­tar así, con los ins­tru­men­tos to­can­do una ba­la­da de rock, con al­te­ra­cio­nes de to­nos y las es­tro­fas que se des­or­de­nan pa­ra re­cu­pe­rar el or­den en lo que (pa­ra el tex­to can­ta­do) re­sul­ta alea­to­rio. Por­que es una to­na­li­dad que sube un tono y me­dio, y vuel­ve al

tono ori­gi­nal y sube una vez más. Así, las es­tro­fas no siem­pre cua­dran en la es­truc­tu­ra por­que es­ta com­po­si­ción sí tie­ne bas­tan­te de ac­ci­den­tal”, com­ple­men­ta.

Ca­la­ma­ro cie­rra lo re­la­cio­na­do a Las ri­mas con­tan­do que el tex­to era mu­cho más lar­go y que em­pe­zó abre­vián­do­lo: “Una tar­de pe­dí can­tar­la so­bre los ins­tru­men­tos de una can­ción len­ta (que ha­bía es­cri­to pa­ra un can­tan­te im­por­tan­te) y, en la es­pon­ta­nei­dad del ‘ac­ci­den­te’, re­sul­tó al­go alen­ta­dor que com­par­tí con unos po­cos ami­gos, co­mo Pro­to­plas­man (alter ego de In­dio Solari). A to­dos nos gus­ta­ba aque­lla pri­mi­ti­va gra­ba­ción de las ri­mas por­que es­ta­ba fran­ca­men­te lo­gra­da. Con­se­gui­da. Y ya en el es­tu­dio de gra­ba­ción, res­pe­té esa es­truc­tu­ra (dic­ta­da por cier­to azar pro­vo­ca­do) pa­ra can­tar­la”.

El pe­cho a las ba­las

–A pro­pó­si­to de lo que ex­pre­sás en “My Ma­fia”: ¿por qué con­si­de­rás que es­tás “más allá del bien/ más allá del mal”? ¿Y por cuál ami­go en­tre­ga­rías un ri­ñón?

–En las re­la­cio­nes en­tre per­so­nas, ca­da uno de­mues­tra lo que tie­ne y la cla­se de ma­de­ra con la que es­tá he­cho. Pre­su­mo de ami­gos bue­nos, de se­ño­res que se­rían ca­pa­ces de dar la vi­da por mí, de po­ner­le el pe­cho a ba­las ta­lla­das a mano con mi nom­bre.

En es­te úl­ti­mo tiem­po, An­drés no só­lo ha pro­gra­ma­do música en una ra­dio co­mu­ni­ta­ria (La Pa­tria­da) sino que tam­bién ha pro­mo­cio­na­do ese rol des­de su nue­va cuen­ta de Twit­ter (@brad­pitt­bull).

El rock, nues­tro rock, su­po con­ver­tir a sus re­fe­ren­tes en en­tre­te­ne­do­res de los me­dios ma­si­vos. ¿Le in­tere­sa­rá eso a Ca­la­ma­ro? ¿Iría más allá de en­tre­gar una play­list a un pro­duc­tor ra­dio­fó­ni­co? “Po­dría ha­cer co­sas in­tere­san­tes en la ra­dio o en un se­llo –asegura–. Pe­ro ofre­cer una ho­ra de música por día son mu­chos días y mu­cha música. A ve­ces fan­ta­seo con de­di­car­me a otras co­sas sin per­der re­la­ción con la música y las cul­tu­ras... Nor­mal. En­tre­go can­cio­nes y co­men­ta­rios to­dos los días. Pue­de re­sul­tar com­pli­ca­do só­lo si los días se com­pli­can”.

–En es­te 2018 cum­plis­te 40 años co­mo mú­si­co pro­fe­sio­nal, ya que ese es el tiem­po que nos se­pa­ra de tu in­cor­po­ra­ción a Raí­ces. ¿Re­cor­dás cuál fue la pri­me­ra can­ción que com­pu­sis­te? ¿So­bre qué iba?

–Hi­ce in­ten­tos pre­vios an­tes de es­cri­bir mi pri­me­ra can­ción, co­si­tas con com­pa­ñe­ros en el colegio. Con Augusto He­rre­ra co­mo alia­do com­pu­si­mos can­cio­nes más in­tere­san­tes y bien he­chas. No re­cuer­do cuál fue la pri­me­ra, pe­ro ya te­nía for­ma. Al­qui­lá­ba­mos unas po­cas ho­ras de es­tu­dio, pen­sá­ba­mos los arre­glos en el trans­por­te pú­bli­co y gra­bá­ba­mos to­dos los ins­tru­men­tos en­tre los dos.

A pro­pó­si­to de efemérides, por es­tos años sur­fea­mos por los vi­gé­si­mos aniver­sa­rios de Al­ta su­cie­dad, Ho­nes­ti­dad bru­tal y El sal­món. Es un tiem­po que per­mi­te una pers­pec­ti­va de aná­li­sis so­bre dis­cos ca­te­gó­ri­cos del Ca­la­ma­ro so­lis­ta que fue un­gi­do de­fi­ni­ti­va­men­te co­mo po­pu­lar en Ar­gen­ti­na.

El es­cri­tor Wal­ter Les­cano hi­zo esa la­bor re­tros­pec­ti­va y la do­cu­men­tó en su li­bro Días dis­tin­tos, don­de en­he­bra esas obras ba­jo el con­cep­to de tri­lo­gía. “Tres co­sas pue­den ser una tri­lo­gía. Si to­ma­mos en cuen­ta que en 1997 gra­ba­mos Al­ta su­cie­dad, que du­ran­te 1998 Ho­nes­ti­dad bru­tal y que en el ve­rano del año 2000 gra­ba­mos cien­tos de co­sas que ter­mi­na­ron en El sal­món, en­ton­ces pa­re­ce una tri­lo­gía. Cuan­do ter­mi­na­mos El sal­món se­guía­mos gra­ban­do cien­tos de ar­te­fac­tos mu­si­ca­les, el in­fa­me re­per­to­rio ‘Cam­bo­yano’. Eso pa­ra ado­sar­le mis­te­rio a la tri­lo­gía que se com­ple­ta, en­ton­ces ex­ce­si­va, en una na­no­lo­gía (sic) o te­tra­lo­gía”, se des­mar­ca An­drés so­bre cual­quier con­si­de­ra­ción de aquel tiem­po de crea­ti­vi­dad im­pa­ra­ble y alu­ci­nó­ge­na, que se opo­ne bas­tan­te a la pla­ci­dez con la sur­fea el tiem­po pre­sen­te.

–Nun­ca es­tá de más una con­si­de­ra­ción tu­ya so­bre Ar­gen­ti­na, otra vez en­deu­da, otra vez con un fu­tu­ro (in­me­dia­to y no tan­to) som­brío. ¿Te in­quie­ta to­do ese pa­no­ra­ma? ¿Le das lu­gar a la esperanza?

–La esperanza es una pa­la­bra sen­si­ble en nues­tro país... Nues­tra “mal­di­ción” po­lí­ti­ca es tan acen­tua­da que re­sul­ta com­pli­ca­do afe­rrar­se a la esperanza. Otra vez gol­pea­dos por una eco­no­mía que se de­rrum­ba en­ci­ma del te­ji­do social, una di­rec­ción po­lí­ti­ca errá­ti­ca y mu­chas com­pli­ca­cio­nes pa­ra el pue­blo llano. El des­tino de Amé­ri­ca la­ti­na, co­mo un pén­du­lo, pa­re­ce re­cor­dar­nos que siem­pre po­de­mos es­tar peor. Di­cen que la esperanza nun­ca se pier­de, pe­ro son ape­nas pa­la­bras.

–¿Es muy su­ges­ti­vo el tí­tu­lo “Voy a vol­ver”, de la ba­la­da fi­nal? El mo­vi­mien­to jus­ti­cia­lis­ta se ha­ce un fes­ti­val con el po­si­ble gui­ño.

–No lo ha­bía pen­sa­do... Si el mo­vi­mien­to adop­ta es­tos ver­sos, muy bien. Pa­re­ce es­cri­ta co­mo de­fi­ni­ción in­de­fi­ni­da de per­te­nen­cia a uno o más lu­ga­res. “El más nó­ma­de de los se­den­ta­rios”. In­ten­to sen­tir­me co­mo en ca­sa en don­de es­toy, pe­ro siem­pre ten­go fe­cha pa­ra ir­me. Ya no sé si es­toy yen­do o es­toy vol­vien­do. O to­do lo con­tra­rio. Tie­ne de­ta­lles. Los in­se­gu­ros que bus­can apro­ba­ción. A al­go apro­xi­ma­do se re­fie­re Ca­la­ma­ro en Egoís­tas , a un es­ta­do que su­pues­ta­men­te es­tá en las an­tí­po­das de es­te ar­tis­ta que go­za de ado­ra­ción po­pu­lar.

De to­dos mo­dos, es una ten­ta­ción con­sul­tar­le a Ca­la­ma­ro al res­pec­to. E in­clu­so ir más allá pa­ra pre­gun­tar­le qué se­cue­las de­ja tan­tos años en la industria del en­tre­na­mien­to, don­de de­vie­nen en vul­ne­ra­bles has­ta lo más en­cum­bra­dos.

“No creo que na­die pue­da de­fi­nir­se con una so­la pa­la­bra, pe­ro ‘egoís­tas’ o ‘vul­ne­ra­bles’ so­mos to­dos en al­gún mo­men­to de la vi­da –di­ce–. Es lo que que­ría es­cri­bir aque­lla no­che. Con na­tu­ra­li­dad es­cri­bí al­go que, si ocu­rre que es au­to­pa­ró­di­co, es un ac­ci­den­te pro­vo­ca­do. Ger­mán… Es im­po­si­ble que es­te­mos in­tac­tos, la gue­rra vie­ne du­ran­do mu­chos años”.

ME GUS­TA EL HIP HOP EN DI­FE­REN­TES NI­VE­LES DE APRE­CIA­CIÓN. ES UNA CUL­TU­RA (Y UN SO­NI­DO) QUE ME IM­POR­TA”.

(PREN­SA UNI­VER­SAL MU­SIC)

(GENTILEZA UNI­VER­SAL)

Mi­ra­da ar­gen­ti­na. “La esperanza es una pa­la­bra sen­si­ble en nues­tro país”, di­ce Ca­la­ma­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.