Ur­bano y cor­do­bés

Juan In­ga­ra­mo pu­bli­có “Best Se­ller”, un dis­co en el que se des­pla­za ha­cia rit­mos ur­ba­nos en bo­ga. Lo pre­sen­ta en el Per­so­nal Fest y en La Nue­va Ge­ne­ra­ción.

VOS - - Página Delantera - Ger­mán Arras­cae­ta ga­rras­cae­ta@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

EL úl­ti­mo dis­co de Juan In­ga­ra­mo ter­mi­na con Ha­ce ca­lor, un me­dio tiem­po de hip­nó­ti­co pul­so ca­ri­be­ño don­de suel­ta: “Di­cen que no soy el mis­mo/ que es­to es pu­ro oportunismo/ Quie­ren que es­cri­ba gi­la­da/ Pue­de ser, pue­de ser”.

Pa­re­ce la ex­pli­ca­ción de al­guien que es­tá pi­san­do te­rri­to­rio prohi­bi­do. Un chis­pa­zo cul­po­so que se es­fu­ma a la ve­lo­ci­dad de la luz, por lo que no ad­quie­re el pe­so es­pe­cí­fi­co de una dis­cul­pa.

Si es­to se su­ma al da­to de que el dis­co en cues­tión se ti­tu­la Best Se­ller, ex­pre­sión an­glo que re­fie­re a “lo más ven­di­do” o a “lo me­jor ven­di­do”, to­ma fuer­za la hi­pó­te­sis de que el so­lis­ta cor­do­bés es­tá fun­da­men­tan­do al­gún ti­po de osa­día.

En­ton­ces, ti­tu­lar Best Se­ller tie­ne di­fe­ren­tes ni­ve­les de in­ter­pre­ta­ción. Por un la­do, pue­de en­ten­der­se co­mo un ges­to al­ta­ne­ro que an­ti­ci­pa el im­pac­to de mer­ca­do del ál­bum en cues­tión. Y por otro, su­gie­re que In­ga­ra­mo no tu­vo ma­yo­res pro­ble­mas en ade­cuar­se a un con­tex­to so­no­ro, en re­sul­tar con­ce­si­vo o en al ali­near­se a lo que ge­né­ri­ca­men­te se de­no­mi­na “mú­si­ca ur­ba­na”.

“Los con­tex­tos so­no­ros son pro­pios en tan­to uno así lo sien­ta. En ese sen­ti­do, no tu­ve que ha­cer nin­gu­na con­ce­sión ni ven­der­me a na­da, al con­tra­rio: só­lo hi­ce la mú­si­ca que me gus­ta y me gus­ta­ría es­cu­char”, ex­pli­ca In­ga­ra­mo en con­tac­to con VOS.

Y aña­de: “De to­dos mo­dos, con­si­de­ro fun­da­men­tal ali­near la obra a la era en la que uno la ge­ne­ra, pues inevi­ta­ble­men­te es y se­rá hi­ja de ella. Es­to no sig­ni­fi­ca su­bir­se a las mo­das o ten­den­cias, sino apro­piar­se de los es­tí­mu­los es­té­ti­cos, vol­ver­la ma­te­ria pri­ma y bus­car así tra­du­cir en mú­si­ca lo que vi­ve la so­cie­dad, siem­pre con res­pon­sa­bi­li­dad ar­tís­ti­ca y ge­ne­ra­cio­nal”.

“Fi­ja­te qué in­tere­san­te có­mo al rock (sur­gi­do ha­ce ca­si 70 años ya) le cues­ta iden­ti­fi­car al pú­bli­co más jo­ven (ojo, al no tan jo­ven tam­bién). Cuan­do ese so­ni­do na­ció o cuan­do esa es­té­ti­ca se plan­teó co­mo ba­se, el mun­do era tan pe­ro tan di­fe­ren­te que pre­ten­der vi­gen­cia sin al­te­rar va­ria­bles pue­de re­sul­tar muy di­fí­cil”, re­don­dea.

–A pro­pó­si­to de lo que can­tás en “Ha­ce ca­lor”, eso de que te di­cen que es­to es “pu­ro oportunismo”, ¿es pos­ta? ¿Al­gún co­le­ga o con­gé­ne­re te di­jo “che, no tran­ses tan­to”? ¿Al­guien se sin­tió ho­rro­ri­za­do?

PE­SE A LA HIS­TO­RIA ELEC­TO­RAL DE LOS ÚL­TI­MOS AÑOS, MI CON­DI­CIÓN DE COR­DO­BÉS ME GE­NE­RA MU­CHO OR­GU­LLO.

SIEN­TO HO­RROR CUAN­DO VEO JU­VEN­TUD RE­PRO­DU­CIEN­DO SIM­BO­LO­GÍA ROC­KE­RA DE ME­DIO SI­GLO DE HIS­TO­RIA.

–Son diá­lo­gos que se tie­nen con uno mis­mo en mo­men­tos de eman­ci­pa­ción. De he­cho al “ho­rror” lo sien­to yo cuan­do veo ju­ven­tud re­pro­du­cien­do sim­bo­lo­gía roc­ke­ra de me­dio si­glo de his­to­ria, pi­san­do mo­ni­to­res con bo­tas de cue­ro. Creo que tran­sar jus­ta­men­te es man­te­ner vi­vo un dis­cur­so que ya no nos per­te­ne­ce.

–¿Al­gu­na vez tu­vis­te una mi­ra­da des­pec­ti­va pa­ra con el reg­gae­tón?

–Por suer­te no, ni con el reg­gae­tón ni con el cuar­te­to ni con nin­gún gé­ne­ro al que se le sue­le cues­tio­nar la ca­li­dad. Me acuer­do que yo iba al se­cun­da­rio y es­ta­ba de mo­da Ga­so­li­na de Daddy Yan­kee, que fue el pri­mer reg­gae­tón que iden­ti­fi­qué co­mo tal. Me lla­ma­ba po­de­ro­sa­men­te la aten­ción lo di­fe­ren­te que era la po­ten­cia del track (com­pa­ran­do a otros so­ni­dos de la épo­ca), la ar­qui­tec­tu­ra del beat, lo que ge­ne­ra­ba en la pis­ta y en la gen­te. Aho­ra que lo pien­so, es lo mis­mo que me si­gue lla­man­do la aten­ción del reg­gae­tón o del trap en la ac­tua­li­dad.

Más allá de su pro­pia obra, pro­li­fe­ran las gra­ba­cio­nes que tie­nen a In­ga­ra­mo co­mo ba­te­ris­ta (gran ba­te­ris­ta) o pro­duc­tor (pre­ci­so pro­duc­tor). En es­te úl­ti­mo pun­to, sin ir más le­jos, es­tá el nue­vo dis­co de Sal­va­pan­ta­llas, SMS.

Au­to­no­mía

Jua­nin­ga tie­ne per­so­na­li­dad pro­pia pa­ra ge­ne­rar so­ni­dos y rit­mos, por lo que pue­de jac­tar­te de cier­ta au­to­no­mía crea­ti­va. Aho­ra bien, ¿ha­brá ti­ra­do pa­re­des con al­gún ter­ce­ro pa­ra Best Se­ller? “Sin du­das, el dis­co es­tá lleno de pa­re­des –con­tes­ta–. Tu­ve la di­cha de con­tar con Ni­co Cot­ton en la pro­duc­ción, quien pa­ra mí no só­lo es el me­jor pro­duc­tor jo­ven de Ar­gen­ti­na sino que lo se­rá pron­to a ni­vel re­gio­nal”.

“Aho­ra, de he­cho, es­tá re che­to en Las Ve­gas pre La­tin Grammys, no­mi­na­do por la­bu­ros del año pa­sa­do. Tam­bién con­té con la va­ri­ta má­gi­ca de Ra­fa Ar­cau­te en Ha­ce ca­lor. Y en lo com­po­si­ti­vo hu­bo mu­cho to­pli­ning co­lec­ti­vo, por par­te de Em­me, de Cot­ton, y de los fea­tu­rings lo­ca­les Dak1­llah, Ca7riel, Lou­ta y Neo Pis­tea”, com­ple­men­ta.

A de­cir ver­dad, Best Se­ller va mu­cho más allá de un pí­ca­ro ali­nea­mien­to ha­cia lo ur­bano – la­tino. El dis­co tam­bién tie­ne rhythm & blues lu­jo­so y pop bai­la­ble, un cam­po en el que In­ga­ra­mo ya se ha­bía ex­pre­sa­do pe­ro en el que aho­ra se es­ta­cio­na con ín­fu­las de rey con fal­sa mo­des­tia. Al me­nos eso cons­ta en El Com­po­si­tor.

–¿Cuál es el fin úl­ti­mo de to­do es­to? ¿Ser el so­lis­ta del nue­vo tiem­po, el ar­tis­ta que om­ni­po­ten­te que ca­ta­li­za to­das las vi­bra­cio­nes?

–Tra­to de de­jar de la­do el ego y esas no­cio­nes de gran­di­lo­cuen­cia. Con­fío en que son las can­cio­nes las que ha­cen só­li­da una ca­rre­ra, y en ese sen­ti­do tra­ba­jo só­lo con in­quie­tu­des es­té­ti­cas y pu­ra li­ber­tad. Eli­jo (y de­di­co la ana­lo­gía uni­ver­si­ta­ria a mi ma­dre) cur­sar ma­te­rias que aún no cur­sé pa­ra ver qué me pa­sa, qué sien­to y qué me sa­le, y es por eso que in­ten­to en ca­da dis­co abor­dar so­ni­dos que me in­ter­pe­len, que me pon­gan a prue­ba, que no es­tén “apro­ba­dos”. Ne­ce­si­to siem­pre en fren­te un lien­zo blan­co lis­to pa­ra pin­tar lo que yo quie­ra, lleno de es­pa­cio, de li­ber­tad, de di­fe­ren­tes pin­ce­les y co­lo­res.

–¿En­vi­diás los mi­llo­nes de re­pro­duc­cio­nes de Lon­dra y Du­ki?

–No sé si es en­vi­dia el sen­ti­mien­to. ¡Pe­ro cla­ro que me en­can­ta­ría te­ner­los, co­mo a ca­si to­dos los que ha­ce­mos es­to! Son dos fe­nó­me­nos que es­tán iden­ti­fi­can­do a mu­cha gen­te, y eso es tre­men­do. De to­dos mo­dos, es ne­ce­sa­rio sa­ber in­ter­pre­tar esa nu­me­ro­lo­gía con­tem­po­rá­nea, y en­ten­der que los plays, las views y los fo­llo­wers só­lo exis­ten cuan­do te­nés 3G, se­ñal o wi­fi. Te que­dás sin ba­te­ría en el ce­lu y no hay na­da. La real trans­cen­den­cia del ar­te, in­tu­yo, res­pon­de a un aná­li­sis le­jano al de los nú­me­ros.

–OK, sos cor­do­bés y ver­sio­nás a Ro­dri­go, pe­ro ya ha­ce va­rios años que te has es­ta­ble­ci­do en Bue­nos Ai­res y ya sos par­te de su pai­sa­je. ¿Có­mo se ve nues­tra al­dea des­de ese pe­que­ño au­to­exi­lio?

–Pe­se a la his­to­ria elec­to­ral de los úl­ti­mos años (con con­se­cuen­cias más que evi­den­tes) mi con­di­ción de cor­do­bés me ge­ne­ra mu­cho or­gu­llo. So­bre to­do en tie­rra porteña. Cór­do­ba es una ciu­dad her­mo­sa, muy es­pe­cial, con iden­ti­dad, his­to­ria y fuer­za. Fi­ja­te la to­na­da, úni­ca, sin pa­re­ci­dos. Me sien­to al­go dis­tin­gui­do, di­fe­ren­te y con un in­put rí­ti­mi­co (no ne­ce­sa­ria­men­te mu­si­cal) que me ayu­da a ma­ne­jar con ma­yor tran­qui­li­dad la ve­lo­ci­dad y el vér­ti­go de vi­vir en una ca­pi­tal co­mo és­ta.

–Tu no­viaz­go con Vio­le­ta Ur­tiz­be­rea se ha asen­ta­do y más allá del ve­lo que se man­tie­ne so­bre la vi­da co­ti­dia­na, ha re­per­cu­ti­do en la pren­sa del co­ra­zón. ¿Có­mo sur­feás la cul­tu­ra ce­le­brity?

–Me di­vier­te a la vez que me da fia­ca. Es ra­ro. Me dio la po­si­bi­li­dad de co­no­cer y en­ten­der per­so­na­jes tre­men­dos y muy nu­tri­ti­vos, a la vez que me per­mi­tió ba­jar cua­dros que por de­fault uno tie­ne col­ga­dos. Me re­fie­ro a los cua­dros no ne­ce­sa­ria­men­te co­mo per­so­nas, sino co­mo ideas de éxi­to, de tras­cen­den­cia, de ob­je­ti­vos. Es­tás en con­tac­to con la ge­nia­li­dad de igual ma­ne­ra que con la es­tu­pi­dez, hay que es­tar bien aten­to.

–En el dis­co hay re­fe­ren­cias a cier­tos há­bi­tos y con­su­mos cul­tu­ra­les de es­ta épo­ca (sto­ries de Ins­ta­gram, sin ir más le­jos) ¿Te ima­gi­nás qué se­ría de tu ge­ne­ra­ción sin la hí­per co­ne­xión?

-–Me cues­ta ima­gi­nár­me­lo, aun­que es un ejer­ci­cio que a ve­ces ha­go y es “¡guauuu, es­ta­mos en una re freaky!” In­clu­so por­que yo vi­ví mi in­fan­cia des­co­nec­ta­do y pu­de sen­tir ese sa­bor. De to­das ma­ne­ras, las con­di­cio­nes ori­gi­na­les se­rán siem­pre las mis­mas: la mal­dad, la bon­dad, la re­la­ción con el po­der, con la vi­da y con la muer­te. Me sien­to jo­ven y pleno, así que “aun­que me fuer­cen yo no voy a de­cir que to­do tiem­po pa­sa­do fue me­jor, ma­ña­na es me­jor”.

(PREN­SA JI)

(GENTILEZA PREN­SA JI)

Más allá. In­ga­ra­mo cree que la re­le­van­cia del ar­te es­tá más allá del mi­llón de re­pro­duc­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.