Inocen­cia per­di­da

Mi­guel Mu­ñoz es el pro­ta­go­nis­ta ex­clu­yen­te de la fic­ción es­pa­ño­la “Pre­sun­to cul­pa­ble”. El ac­tor ha­bla del “boom” de las se­ries de su país y del gran mo­men­to per­so­nal que vi­ve.

VOS - - Página Delantera - Da­niel San­tos dsan­tos@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Es­pe­cial­men­te des­de el boom de La ca­sa de pa­pel, las se­ries es­pa­ño­las han con­se­gui­do una po­pu­la­ri­dad enor­me de es­te la­do del mun­do. Net­flix pe­gó pri­me­ro, pe­ro no es el úni­co que apues­ta por la fic­ción de aquel país. Uno de los úl­ti­mos es­tre­nos es Pre­sun­to cul­pa­ble, un th­ri­ller po­li­cial pro­ta­go­ni­za­do por Mi­guel Án­gel Mu­ñoz, que pro­du­ce An­te­na 3. Co­mo gan­cho, en­tre los cré­di­tos fi­gu­ra el uru­gua­yo Ale­jan­dro Baz­zano, uno de los di­rec­to­res de, pre­ci­sa­men­te, La ca­sa de pa­pel.

Mu­ñoz es jo­ven, pe­ro lle­va 22 años tra­ba­jan­do con la pro­duc­to­ra en pro­yec­tos de ci­ne y te­le­vi­sión. Y aun­que ha­ce dos años que es­ta­ba fue­ra del cir­cui­to te­le­vi­si­vo, su des­em­bar­co fue con es­te es­pe­ra­do pro­yec­to, que se es­tá emi­tien­do en su país pe­ro que ya tras­pa­só fronteras. ¿Qué pa­só con An­ne? ¿Mu­rió, des­apa­re­ció a la fuer­za o por vo­lun­tad pro­pia? Jon (Mu­ñoz) vi­ve en Pa­rís y tras la muer­te de su pa­dre vuel­ve des­pués de seis años de au­sen­cia a su pue­blo na­tal. Su re­gre­so reavi­va vie­jos fan­tas­mas: la nun­ca re­suel­ta des­apa­ri­ción de su no­via An­ne (Ale­jan­dra Onie­va), de la que to­dos pen­sa­ron que era res­pon­sa­ble.

“La his­to­ria y el per­so­na­je me con­ven­cie­ron pa­ra dar el sí. Me ofre­cie­ron un par de pro­yec­tos con la se­gu­ri­dad de que uno es­pe­cial­men­te me iba a gus­tar mu­cho. Leí el pri­mer ca­pí­tu­lo de Pre­sun­to cul­pa­ble e in­me­dia­ta­men­te di­je que me ape­te­cía mu­cho ese pa­pel”, di­ce Mu­ñoz a VOS, al otro la­do de la lí­nea y del mar.

La his­to­ria de 13 epi­so­dios se va con­tan­do en pre­sen­te, pe­ro a tra­vés de flash­back se va re­cons­tru­yen­do la épo­ca de la des­apa­ri­ción, y al mis­mo tiem­po del en­fren­ta­mien­to de su fa­mi­lia Aris­te­gui y la de los Ot­xoa, de ella.

En ac­ción

El pro­ta­go­nis­mo de Mu­ñoz en la se­rie es ex­clu­yen­te: es­tá en 68 se­cuen­cias de 70 que tie­ne un epi­so­dio. El ac­tor ase­gu­ra que la ex­pe­rien­cia a lo lar­go de los años lo ha he­cho cre­cer mu­cho, y es de esos ac­to­res que pro­po­ne co­sas so­bre el texto, so­bre la in­ter­pre­ta­ción. “Siem­pre de­pen­de del pro­yec­to, del di­rec­tor, de la pro­duc­ción, pe­ro soy de los ac­to­res que pro­po­ne mu­cho, que le en­can­ta dia­lo­gar en los mo­men­tos en que hay que sen­tar la lí­nea de tra­ba­jo, no sé ha­cer­lo de otra ma­ne­ra. Lo que sí me dio el ofi­cio es la sen­si­bi­li­dad de sa­ber has­ta dón­de pue­do lle­gar” sin me­ter­se don­de no lo in­vi­tan.

Aun­que lle­va más de dos dé­ca­das tra­ba­jan­do en la mis­ma com­pa­ñía, Mi­guel di­ce que es la pri­me­ra vez en mu­chas co­sas: por ejem­plo, tra­ba­jar con Baz­zano y con los de­más di­rec­to­res en el pro­ce­so. La se­rie tie­ne 13 epi­so­dios, y ca­da dos cam­bia de di­rec­tor. Pa­ra que ten­ga una mis­ma uni­dad, tie­nen que es­tar muy de acuer­do en la psi­co­lo­gía del per­so­na­je, y en el ca­mino del a his­to­ria. Ha si­do un tra­ba­jo ma­ra­vi­llo­so com­po­ner un per­so­na­je co­mo es­te”.

El ac­tor di­ce que se sien­te muy fe­liz por el boom de las se­ries es­pa­ño­las que se vi­ve en la Ar­gen­ti­na. “De re­pen­te hay un fer­vor por se­guir el tra­ba­jo que ha­ce­mos acá, y tam­bién nos pa­sa a no­so­tros con los pro­yec­tos ar­gen­ti­nos aquí. El ci­ne que se ha­ce en vues­tro país nos en­can­ta. Ten­go com­pa­ñe­ros y ami­gos que mi­gra­ron pa­ra acá”.

Acla­ra que aun­que hay al­go de fac­tor suer­te y de ca­sua­li­dad en es­te mo­men­to ac­tual, pe­ro so­bre to­do “hay un buen tra­ba­jo” en la pro­duc­ción au­dio­vi­sual de su país, y que las co­sas “no vie­nen de aho--

ra”. Él mis­mo pro­ta­go­ni­zó Un pa­so ade­lan­te, una se­rie mu­si­cal que se es­tre­nó cuan­do to­da­vía no se ha­bla­ba de pla­ta­for­mas au­dio­vi­sua­les y así y to­do se ex­por­tó a más de 60 paí­ses. “Por el éxi­to nos sen­tía­mos muy or­gu­llo­sos de que ha­bía una fic­ción que tras­pa­sa­ba fronteras”, di­ce. Los avan­ces tec­no­ló­gi­cos, sin du­das, fa­ci­li­ta­ron las co­sas. “Es­ta­mos en la épo­ca do­ra­da de la fic­ción en te­le­vi­sión, gra­cias a las pla­ta­for­mas que ha­ce cua­tro o cin­co años no exis­tían. No hay que ol­vi­dar que el cas­te­llano es la se­gun­da len­gua más ha­bla­da en el mun­do”. En nom­bre de Jon

Mu­ñoz des­cri­be que es un per­so­na­je ma­ra­vi­llo­so, un bió­lo­go de éxi­to que tie­ne que vol­ver a su pue­blo que aban­do­nó. “To­dos lo acu­sa­ban de ser el pre­sun­to cul­pa­ble de la des­apa­ri­ción de su no­via, aun­que na­die en­con­tró el cuer­po. Cuan­do re­gre­sa, des­cu­bre que na­da ha cam­bia­do. La gen­te le tie­ne el mis­mo odio o más que an­tes, in­clu­so sus fa­mi­lia­res”.

El ac­tor di­ce que su per­so­na­je es os­cu­ro, con arran­ques de iras­ci­bi­li­dad ca­da vez que las co­sas no le sa­len bien. “Se da cuen­ta que pu­do ha­ber si­do agre­si­vo con su ex­pa­re­ja, pe­ro al mis­mo tiem­po es muy va­lien­te por­que se en­fren­ta a al­go muy fuer­te pa­ra él, sin si­quie­ra el apo­yo de su fa­mi­lia”.

En Es­pa­ña, hoy se emi­te el oc­ta­vo ca­pí­tu­lo, des­pués de un gi­ro sor­pren­den­te en la his­to­ria. No sue­le pa­sar­le que quie­re ver­lo al mis­mo tiem­po en que se emi­te, pe­ro en el ca­so de Pre­sun­to cul­pa­ble sí. “Te en­gan­cha to­do el ra­to”, di­ce.

Tan­tos años en la es­ce­na, ase­gu­ra Mu­ñoz que pa­só mu­cho tiem­po des­de que evi­ta­ba ver­se por­que no se re­co­no­cía. “Soy ho­nes­to, la épo­ca de no gus­tar­me la voz, de no re­co­no­cer­me en la pan­ta­lla, la su­frí con 10 años, en mi pri­mer tra­ba­jo. No en­ten­día na­da. No me que­ría ver por­que no me re­co­no­cía en ab­so­lu­to, pe­ro es al­go que fui tra­ba­jan­do”.

Hoy di­ce que su mi­ra­da crí­ti­ca va por otro la­do. “Soy tre­men­da­men­te exi­gen­te con el tra­ba­jo, y pre­fie­ro no ver los pro­yec­tos has­ta que pa­sa un tiem­po lar­go, por­que no pue­do ser ob­je­ti­vo. Lo más im­por­tan­te de mi tra­ba­jo y de mi pro­fe­sión es vi­vir el mo­men­to en el que es­toy gra­ba­do la es­ce­na. Lo vi­vo co­mo si fue­se tea­tro”.

La fil­ma­ción trans­cu­rre un 70 por cien­to en ex­te­rio­res, una de las co­sas que ha­ce que Pre­sun­to cul­pa­ble sea “tre­men­da­men­te bo­ni­ta”. Y vuel­ve al te­ma an­te­rior cuan­do con­fie­sa que le gus­ta­ría ver a otro y no a él en es­ta his­to­ria.

So­bre si es­tá pen­sa­da una se­gun­da tem­po­ra­da o no, Mu­ñoz ase­gu­ra que la se­rie es muy ho­nes­ta. “Es un th­ri­ller, y en el ca­pí­tu­lo 13 ter­mi­na, pa­ra to­do el mun­do. Si se plan­tea­ran más tem­po­ra­das, al fi­nal el es­pec­ta­dor se sentiría de­cep­cio­na­do. Dis­tin­to es si al­guien quie­re se­guir co­sas, en­con­trar otros ca­sos. Pe­ro cuan­do na­ció, lo hi­zo con la in­ten­ción de te­ner prin­ci­pio y fi­nal”.

Sue­ño cum­pli­do

Mi­guel Mu­ñoz ase­gu­ra que es­tá a pun­to de ini­ciar un ro­da­je con Jo­sé Luis Gar­ci (pri­mer es­pa­ñol en ga­nar un Os­car), con quien es­tu­vo dos años tra­ba­jan­do en tea­tro. Se­rá el pro­ta­go­nis­ta de una pre­cue­la de una de sus pe­lí­cu­las más fa­mo­sas: El crack, pro­ta­go­ni­za­da por Al­fre­do Lan­da (de 1981). “Aquí se con­ta­rá có­mo se con­vier­te en una agen­cia de in­ves­ti­ga­ción. Es un sue­ño cum­pli­do po­der ro­dar con él. Ama el ci­ne y tie­ne pa­sión por nues­tro tra­ba­jo”, ex­pli­có Mu­ñoz.

SI SE PLAN­TEA­RAN MÁS TEM­PO­RA­DAS, AL FI­NAL EL ES­PEC­TA­DOR SE SENTIRÍA DE­CEP­CIO­NA­DO. CUAN­DO NA­CIÓ, LO HI­ZO CON LA IN­TEN­CIÓN DE TE­NER PRIN­CI­PIO Y FI­NAL.

DE RE­PEN­TE, HAY UN FER­VOR POR SE­GUIR EL TRA­BA­JO QUE HA­CE­MOS ACÁ, Y TAM­BIÉN NOS PA­SA CON PRO­YEC­TOS AR­GEN­TI­NOS AQUÍ. EL CI­NE QUE SE HA­CE EN VUES­TRO PAÍS NOS EN­CAN­TA.

(PREN­SA AN­TE­NA 3)

(AN­TE­NA 3 SE­RIES)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.