A vos no te va tan mal, Gor­di­llo

Mi­guel Mar­tín, más co­no­ci­do co­mo “el Ofi­cial Gor­di­llo”, rea­li­za­rá dos Qua­lity re­ple­tos el do­min­go. An­tes de la tem­po­ra­da, el hu­mo­ris­ta tu­cu­mano ana­li­za su gran mo­men­to.

VOS - - Página Delantera - Ro­dri­go Ro­jas rro­[email protected]­voz­de­lin­te­rior.com.ar

El Ofi­cial Gor­di­llo, nom­bre ar­tís­ti­co del hu­mo­ris­ta tu­cu­mano Mi­guel Mar­tín, ha­bla so­bre có­mo cre­ció ex­pan­dien­do la gracia de su pro­vin­cia. Es­te do­min­go, presenta dos shows en Qua­lity. En el ve­rano vol­ve­rá a pre­sen­tar­se so­lo, des­pués de ha­ber he­cho tem­po­ra­da con Fla­vio Men­do­za.

Cuán­do se­rá que una per­so­na se con­vier­te en hu­mo­ris­ta. ¿Es el éxi­to, el re­co­no­ci­mien­to ex­terno o sim­ple­men­te una sen­sa­ción in­ter­na de rea­li­za­ción? ¿En qué mo­men­to lle­ga ese di­plo­ma vir­tual que le per­mi­te a al­guien asu­mir el atri­bu­to de ha­cer reír a los de­más?

No pa­re­ce ha­ber una fór­mu­la co­mún y ca­da ar­tis­ta tran­si­ta esa si­tua­ción mo­vi­li­za­do por su pro­pia his­to­ria. Así fue la de Mi­guel Mar­tín, el tu­cu­mano que se en­fun­dó en el uni­for­me del Ofi­cial Gor­di­llo y pu­so a reír a un país en­te­ro.

“Lo sen­tí el día que lo pu­se en una tar­je­ta de pre­sen­ta­ción. Ha­ce 11 años me ha­bía que­da­do sin la­bu­ro y no sa­bía qué ha­cer, me fui a una im­pren­ta y pu­se: ‘Mi­guel Mar­tín, hu­mo­ris­ta’. Ahí lo sen­tí por pri­me­ra vez. Y, por las ca­sua­li­da­des de la vi­da, cuan­do sa­lí de re­ti­rar las tar­je­tas, a la pri­me­ra per­so­na que me en­con­tré de fren­te fue a un le­gen­da­rio hu­mo­ris­ta de Tu­cu­mán que se lla­ma Al­ber­to Calliera. Me le acer­qué y le di una, y me di­jo: ‘qué bár­ba­ro, yo ten­go 70 años y nun­ca me ani­mé a ha­cer­me una tar­je­ta que di­ga hu­mo­ris­ta’. Me sen­tí un des­ca­ra­do”, cuen­ta Mar­tín.

Tar­je­tas

La ca­ji­ta con cien tar­je­tas fun­cio­na­ba co­mo un cu­rri­cu­lum vi­tae, co­mo una de­cla­ra­ción de prin­ci­pios. “Re­par­tí bas­tan­tes, pe­ro cuan­do me di cuen­ta de que re­par­tía mu­chas y no me lla­ma­ban em­pe­cé a cui­dar­las y dar­le so­lo a los que me pe­dían (ríe)”, cuen­ta so­bre el lar­go ca­mino que de­bió re­co­rrer has­ta lle­gar a la fa­ma.

“Fue to­do muy pau­la­tino, muy pa­si­to a pa­si­to. Lo que sí re­cuer­do co­mo el mo­men­to en el que to­do cam­bió (más allá de lo fuer­te que fue Ca­de­na 3, Ben­di­ta TV o ga­nar al­gún pre­mio en Car­los Paz) fue cuan­do me vol­ví de Bue­nos Ai­res y em­pe­cé a tra­ba­jar en un pro­gra­ma de te­vé que se lla­ma­ba Re­pú­bli­ca de Tu­cu­mán. Ahí vino el clic de­fi­ni­ti­vo, y de­jé de ser un per­fec­to des­co­no­ci­do”.

No siem­pre ocu­rre que las pro­vin­cias res­pal­dan a sus hi­jos pró­di­gos, mu­chas ve­ces el re­co­no­ci­mien­to lle­ga só­lo des­pués de que los per­ga­mi­nos se va­li­den fue­ra del pro­pio lu­gar. Pe­ro con Gor­di­llo, la co­sa fue co­mo de­be­ría ser siem­pre. “La ver­dad que es una co­sa

ex­tra­ña, pe­ro tie­ne la ex­pli­ca­ción en que yo siem­pre he he­cho hu­mor pa­ra los tu­cu­ma­nos, por el lé­xi­co y por los mo­dis­mos. Lue­go se dio que em­pe­za­ron a con­su­mir­lo de otras pro­vin­cias. Por ejem­plo, nun­ca es­pe­ré que me lla­men de Cór­do­ba, in­clu­so lo ha­cía me­dio a es­con­di­das, pa­ra que no me vean los hu­mo­ris­tas de allá, que es la ma­dre pa­tria del hu­mor la pro­vin­cia”.

–In­flás el pe­cho tan­to por tu pro­vin­cia que días atrás sa­cas­te un vi­deo que cuen­ta que tie­nen has­ta un gran su­per­clá­si­co.

–Cla­ro, Jor­ge New­bery y De­por­ti­vo Agui­lar son au­tén­ti­cos clá­si­cos del in­te­rior, más allá del Atlé­ti­co-San Mar­tín. El men­sa­je que tra­ta de dar el vi­deo es el del fút­bol de ba­rrio, que el clásico sin tan­to mar­ke­ting, en la se­ma­na a se­ma­na que ju­ga­mos los ama­teurs. El de los va­gos que sa­len de la­bu­rar y se po­nen los sa­ca­chis­pas. No hay alam­bra­do ni te­la, y el es­cu­pi­ta­jo va de­re­cho (ríe). En de­fi­ni­ti­va, re­cor­dar que es­to no de­ja de ser un jue­go.

–Ha­blan­do de su­per­clá­si­co, ¿Gor­di­llo lo hu­bie­se or­ga­ni­za­do me­jor?

–Efec­ti­va­men­te. El te­ma de to­dos los que ti­ra­ban pie­dras se re­sol­vía con un pues­ti­to de mi­la­ne­sas. Hu­bie­ran es­ta­do to­dos en­tre­te­ni­dos, el co­lec­ti­vo hu­bie­ra pa­sa­do y ni se hu­bie­ran en­te­ra­do, por­que el sánd­wich ne­ce­si­ta de las dos manos y los dos ojos, to­da la aten­ción pues­ta ahí.

–¿Por qué la mi­lan­ga tu­cu­ma­na es la me­jor del mun­do?

–Por­que tie­ne una ela­bo­ra­ción al de­ta­lle. Vas a otros lu­ga­res y la mi­la­ne­sa es­tá en la he­la­de­ra, eso el tu­cu­mano lo ve co­mo una fal­ta de res­pe­to. Acá es ar­te­sa­nal 100 por cien­to. El pro­ce­so em­pie­za a la ma­ña­na con la com­pra de la car­ne, em­pa­ni­zar­la con ajo, la ma­yo­ne­sa tam­bién tie­ne su cues­tión. Es un gran pre­pa­ra­ti­vo has­ta que lle­ga al ca­rri­to. No quie­ro fal­tar­le el res­pe­to a los cor­do­be­ses, pe­ro el cho­ri es más sen­ci­llo. Acá hay que con­fec­cio­nar el sánd­wich al de­ta­lle. Y acá só­lo es mi­la­ne­sa, no hay pan­chi­tos ni ham­bur­gue­sas, eso se­ría una trai­ción.

Otro año en Car­los Paz

En la úl­ti­ma tem­po­ra­da de ve­rano, Gor­di­llo es­tu­vo den­tro del show de Fla­vio Men­do­za, al­go que en el ba­lan­ce di­ce que fue po­si­ti­vo. “Al­ta­men­te po­si­ti­vo, en va­rios as­pec­tos. Por la vi­si­bi­li­dad que te da él y su pro­duc­ción y, por otro la­do, por­que le afa­né un mon­tón de co­sas. Le afa­né có­mo usar el mi­cró­fono, por­que ellos te­nían co­mo un dis­po­si­ti­vo que era un cor­pi­ño de mic, y le cho­rié la idea. Él te­nía una ban­da lla­ma­ba Ice­berg del sur, y le afa­né la ban­da pa­ra que me ha­ga los te­mas del nue­vo show. Le afa­né la ves­tua­ris­ta, ella me hi­zo to­do lo nue­vo. Y, por úl­ti­mo, le afa­né su ama­bi­li­dad por­que par­ti­ci­pa en un vi­deo que pa­so en mi nue­vo show. Has­ta el chi­co que ha­ce los vi­deos le ro­bé.

–Pe­ro es­te año vas a te­ner que po­ner­te el ove­rol, ya que es­tás so­lo

–Y sí, Fla­vio te­nía la in­ten­ción de que ha­ga­mos una co­me­dia, pe­ro yo le di­je que más ade­lan­te me­jor. Por­que ellos tie­nen co­mo le­ma de la­bu­rar de mar­tes a do­min­go, y a mí me gus­ta lu­nes, mar­tes y miér­co­les. ¡No me gus­ta la­bu­rar tan­to! No me da el cuer­po, ellos son to­dos “fi­si­cu­dos”, pe­ro a mí no me da. Le di­je que siem­pre voy a te­ner ga­nas de tra­ba­jar con él y que es­pe­ro que él con­mi­go, pe­ro que es­te año me­jor me que­do so­li­to, tran­qui. Aun­que al es­tar so­lo ten­dré que sa­lir con el me­gá­fono a la pea­to­nal a remarla.

–¿Có­mo ima­gi­nás la tem­po­ra­da? ¿Qué se ol­fa­tea?

–An­tes de ce­rrar la tem­po­ra­da, es­ta­ba con mie­do. Pe­ro le pre­gun­té a un ami­go que al­qui­la ca­sa y me di­jo que no te­nía nin­gu­na va­cía pa­ra to­do el ve­rano. Si es­tá to­do al­qui­la­do, gen­te va a ha­ber, así que va­mos de una. Es­pe­ro que no pa­se na­da ra­ro y ex­plo­te la tem­po­ra­da. Es ver­dad que pue­de es­tar lleno y na­die va­ya al tea­tro, pe­ro no hay otra co­sa que ha­cer a la no­che, dé­jen­se de rom­per las pe­lo­tas y va­yan (ríe).

–¿El show del Qua­lity es de al­gu­na ma­ne­ra el pun­ta­pié de tem­po­ra­da?

–Es el cie­rre de la gi­ra cor­do­be­sa. Em­pe­za­mos en agos­to en Ca­pi­tal y de ahí le di­mos a to­do el in­te­rior de la pro­vin­cia. Con res­pec­to al show, sí va a ha­ber al­gu­nas mo­di­fi­ca­cio­nes, prin­ci­pal­men­te, en el te­ma es­ce­no­gra­fía, que ha­re­mos una nue­va. Y ha­brá al­gu­nos cam­bios en el show tam­bién.

ES­TA TEM­PO­RA­DA, ME­JOR ME QUE­DO SO­LI­TO. AUN­QUE TEN­DRÉ QUE SA­LIR CON EL ME­GÁ­FONO A LA PEA­TO­NAL A REMARLA.

SIEM­PRE HE HE­CHO HU­MOR PA­RA LOS TU­CU­MA­NOS. LUE­GO SE DIO QUE EM­PE­ZA­RON A CON­SU­MIR­LO DE OTRAS PRO­VIN­CIAS.

(LA VOZ / ARCHIVO)

(LA VOZ).

De uni­for­me y go­rra. El Ofi­cial Gor­di­llo di­ce que le lle­vó un buen tiem­po con­si­de­rar­se a sí mis­mo co­mo un hu­mo­ris­ta pro­fe­sio­nal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.