En­tre dos mun­dos

Fá­bu­la con­tem­po­rá­nea so­bre una mujer en cri­sis, “Ju­lia y el zo­rro” in­vo­ca una di­men­sión má­gi­ca en las Sie­rras. Di­ri­ge Inés Ba­rrio­nue­vo.

VOS - - Vos + Cine - Ja­vier Mat­tio jmat­[email protected]­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Una ca­pa eva­nes­cen­te de fá­bu­la con­tem­po­rá­nea trans­fi­gu­ra el hi­per­rea­lis­mo se­rrano en Ju­lia y el zo­rro, se­gun­do lar­go­me­tra­je de Inés Ba­rrio­nue­vo que ele­va la apues­ta de Atlán­ti­da (2014) a pul­so de con­tras­tes: si allí se im­po­nía la ini­cia­ción ado­les­cen­te so­bre un tras­fon­do pro­vin­ciano de la­có­ni­co pre­cio­sis­mo, aquí es una mujer re­cien­te­men­te en­viu­da­da (Um­bra Co­lom­bo) quien se re­plie­ga en una cri­sis agu­da –de ma­ter­ni­dad, se­xua­li­dad, ca­rre­ra, de­seo– en un pai­sa­je de ho­gar en las Sie­rras que de­vie­ne má­gi­co. To­do se al­te­ra en es­te trán­si­to ra­di­cal, que le­jos del me­ro es­tan­ca­mien­to en la de­pre­sión o el pa­te­tis­mo se re­vis­te de sen­sua­li­dad, ele­gan­cia y una be­lle­za mis­te­rio­sa­men­te re­vi­ta­li­zan­te.

Ju­lia (Co­lom­bo) es una gla­mu­ro­sa ac­triz que se ale­ja tem­po­ral­men­te del tea­tro por un pro­ble­ma en la ro­di­lla y cu­ya re­pen­ti­na viu­dez la obli­ga a cui­dar de su pe­que­ña hi­ja Em­ma (Vic­to­ria Cas­te­lo Ar­zu­bial­de) en con­tra de su des­ga­na­da vo­lun­tad. En un ca­se­rón de pue­blo tan ma­jes­tuo­so co­mo de­ca­den­te de­be­rá ha­cer­se car­go de rui­nas fí­si­cas y aními­cas; desde el au­to cho­ca­do de su ex­pa­re­ja a una irrup­ción van­dá­li­ca que de­ja co­mo sal­do un ge­ni­tal mas­cu­lino soez ga­ra­ba­tea­do en su pa­red, de la mas­tur­ba­ción fa­lli­da al llan­to fre­né­ti­co, del re­torno a los es­ce­na­rios al que la in­du­ce su pre­ten­dien­te Gas­par (Pa­blo Li­mar­zi) al co­que­teo lés­bi­co en un bar noc­turno.

La aper­tu­ra con una na­rra­ción bre­ve so­bre un zo­rro que pier­de su co­la y quie­re ha­cer creer a los su­yos que la ca­ren­cia es adre­de an­ti­ci­pa la di­men­sión más pro­fun­da

de Ju­lia y el zo­rro, una se­rie de en­cuen­tros de la pro­ta­go­nis­ta con un zo­rro que sim­bo­li­za la fas­ci­na­ción por el otro ab­so­lu­to, el lla­ma­do a la aven­tu­ra, la ani­ma­li­dad la­ten­te, el enig­ma de la exis­ten­cia.

Dos ele­men­tos del fil­me de Ba­rrio­nue­vo son mag­ní­fi­cos: la ac­tua­ción de Co­lom­bo y la fo­to­gra­fía de Eze­quiel Sa­li­nas in­vo­can una cua­li­dad irreal iné­di­ta en el ci­ne lo­cal que ha­ce del con­tex­to au­tóc­tono un signo pal­pi­tan­te, una nue­va reali­dad. Los cla­ros­cu­ros en­tre ve­las, la ve­ge­ta­ción apa­ga­da de in­vierno, la nie­bla de la ma­ña­na son la sus­tan­cia at­mos­fé­ri­ca de la pre­sen­cia so­bre­di­men­sio­na­da de Ju­lia, de su mi­ra­da con­tem­pla­ti­va, cuer­po con­tor­sio­na­do y atuen­do vis­to­so. El per­so­na­je apun­ta a íco­nos co­mo Ge­na Row­lands y Mar­le­ne Die­trich, aun­que más acá en el tiem­po se asu­me pa­rien­te de las he­roí­nas me­lan­có­li­cas de Ch­ris­tian Pet­zold, Todd Hay­nes o Te­ren­ce Da­vies.

El en­can­ta­mien­to de Ju­lia y el zo­rro se ha­ce in­ter­mi­ten­te por ins­tan­cias pe­des­tres que se atan de­ma­sia­do al li­bre­to, pe­ro es tam­bién esa al­ter­nan­cia en­tre dos mun­dos que son uno la gracia del fil­me. Co­mo el ani­mal si­gi­lo­so que se de­ja ver de ma­ne­ra ex­cep­cio­nal, así tam­bién Ju­lia y el zo­rro ex­hi­be el des­te­llo mag­né­ti­co de un ci­ne que se re­sis­te al do­cu­men­to, des­ga­rrán­do­se en­tre el dra­ma de lo irre­fu­ta­ble y la ma­ra­vi­lla de lo po­si­ble.

Pre­sen­cia des­ta­ca­da. Um­bra Co­lom­bo rea­li­za un tra­ba­jo mag­ní­fi­co co­mo ac­triz pro­ta­gó­ni­ca de “Ju­lia y el zo­rro”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.