Ele­na Fe­rran­te y un re­la­to de vi­da

VOS - - Pantallas + Vos - Eu­ge­nia Al­mei­da Es­pe­cial

¿Quién es Ele­na Fe­rran­te? Só­lo unas po­cas per­so­nas pue­den res­pon­der esa pre­gun­ta con un nom­bre. La es­cri­to­ra ita­lia­na ha crea­do una cor­ti­na de hu­mo en torno a su iden­ti­dad. Una de­ci­sión ba­sa­da en la cer­te­za de que los li­bros deben de­fen­der­se so­los. Ella in­sis­te en acla­rar que no se tra­ta de ano­ni­ma­to, sino de “au­sen­cia”. Bo­rrar al au­tor pa­ra que la obra ha­ble por sí mis­ma.

Si acep­ta­mos ju­gar ese jue­go, po­de­mos in­ten­tar res­pon­der la pre­gun­ta des­de otra ló­gi­ca. En­ton­ces: ¿quién es Ele­na Fe­rran­te?

Una plu­ma mis­te­rio­sa que con­tó la vi­da de Li­la y Le­nù en la te­tra­lo­gía Dos ami­gas. La hi­ja del za­pa­te­ro, la hi­ja del con­ser­je. Dos chi­cas na­ci­das en Ná­po­les, en 1944. Opri­mi­das por to­do lo que po­día opri­mir a las mu­je­res en ese te­rri­to­rio, en esa épo­ca. Dos que es­tán uni­das por un la­zo com­ple­jo, am­bi­guo, fe­roz y con­mo­ve­dor. Le­jos, muy le­jos, de una vi­sión edul­co­ra­da de la amis­tad.

El pri­mer to­mo de la sa­ga se co­no­ció en Ar­gen­ti­na en 2016. El éxi­to fue in­me­dia­to. La ami­ga es­tu­pen­da na­rra la in­fan­cia de Li­la y Le­nù. Lue­go ven­drían Un mal nom­bre, Las deu­das del cuer­po y La ni­ña per­di­da.

Fe­rran­te cuen­ta esa his­to­ria con un len­gua­je sim­ple y des­car­na­do, con la vo­lun­tad de nom­brar lo in­so­por­ta­ble sin caer en el me­lo­dra­ma, con un rit­mo ex­tra­ño, al­go si­mi­lar a una ho­ja que cae, al­go que tie­ne el pul­so de una mano que pe­la ver­du­ras en una co­ci­na, un ci­ga­rri­llo apo­ya­do so­bre un pla­to, una ven­ta­na que da a la ca­lle, una te­rra­za des­de don­de lle­gan vo­ces, un ba­rrio que es la in­fan­cia, el mun­do, la His­to­ria, la vi­da pe­que­ña que pa­sa y arra­sa.

Fe­rran­te na­rra. Hay un re­la­to, un ar­gu­men­to, nos cuen­ta al­go. Pe­ro a la vez, co­mo un re­fu­ci­lo, des­car­ga fra­ses de una poe­sía que sa­cu­de. Di­ce lo pro­fun­do, con lo sen­ci­llo.

Ha­ce 27 años que Ele­na Fe­rran­te de­ve­la su ver­da­de­ra iden­ti­dad en sus no­ve­las, sin de­jar que ese nom­bre se aso­cie a una per­so­na en la vi­da real. Pe­ro ahí es­tá ella, en sus his­to­rias. Asó­men­se. A ve­ces lo sim­ple nos cam­bia la mi­ra­da pa­ra siem­pre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.