Hay mu­je­res mi­ran­do

Ma­jo Arri­go­ni tra­ba­ja­ba en un do­cu­men­tal cuan­do que­dó em­ba­ra­za­da y na­ció su pri­mer hi­jo. Esa ex­pe­rien­cia fue de­ci­si­va en el sur­gi­mien­to de “El amor era otra co­sa”.

VOS - - Vos + Cultura - De­mian Orosz do­[email protected]­voz­de­lin­te­rior.com.ar

El na­ci­mien­to de su pri­mer hi­jo im­pli­có un cam­bio ra­di­cal en el tra­ba­jo que Ma­jo Arri­go­ni ve­nía desa­rro­llan­do. Se al­te­ra­ron sus ho­ras de sue­ño, su ener­gía y la dis­po­ni­bi­li­dad de tiem­po pa­ra de­di­car­se a pro­du­cir obra, una si­tua­ción que las mu­je­res ar­tis­tas vi­ven con fre­cuen­cia y que, por lo ge­ne­ral, per­ma­ne­ce in­vi­si­bi­li­za­da.

Los ro­les na­tu­ra­li­za­dos co­mo “fe­me­ni­nos”, sal­vo ex­cep­cio­nes, in­ci­den con fuer­za en el desa­rro­llo pro­fe­sio­nal y co­la­bo­ran con la ex­clu­sión que his­tó­ri­ca­men­te han pa­de­ci­do y si­guen su­frien­do las mu­je­res en el cam­po del ar­te.

En mu­chas oca­sio­nes, la lle­ga­da de un ni­ño y las de­man­das que su­po­ne en tér­mi­nos fí­si­cos y emo­cio­na­les pue­den pro­du­cir in­clu­so una pa­rá­li­sis to­tal en el tra­ba­jo ar­tís­ti­co. Las his­to­rias de ese ti­po son in­con­ta­bles, tan­to co­mo las ne­ga­ti­vas a dar­les al­gu­na en­ti­dad.

La fo­tó­gra­fa y ar­tis­ta vi­sual cor­do­be­sa to­mó la de­ci­sión de no can­ce­lar su obra, pe­ro ade­más hi­zo vi­rar com­ple­ta­men­te el pro­yec­to en el que es­ta­ba em­bar­ca­da. Fue en la eta­pa del em­ba­ra­zo que la ar­tis­ta cam­bió el pa­so, le pres­tó aten­ción a lo que sen­tía y se pu­so de fren­te a una ex­pe­rien­cia que se le ve­nía en­ci­ma con el po­der de un hu­ra­cán.

El re­sul­ta­do se lla­ma “El amor era otra co­sa”, y des­de ha­ce unas se­ma­nas se ex­hi­be en la ga­le­ría The Whi­te Lod­ge. Se tra­ta de una se­rie de re­tra­tos de mu­je­res que la ar­tis­ta pin­tó in­ter­pe­la­da por un mo­men­to per­so­nal y tam­bién por las ener­gías so­cia­les que se mo­vían a su al­re­de­dor.

“Ha­bía co­men­za­do a tra­ba­jar en un pro­yec­to de ca­rác­ter do­cu­men­tal e his­tó­ri­co –cuen­ta–, te­nía ga­nas de ar­mar al­go más na­rra­ti­vo y ha­bía em­pe­za­do a ex­pe­ri­men­tar en esa di­rec­ción. Pe­ro su­ce­dió que que­dé em­ba­ra­za­da y con el em­ba­ra­zo se me im­pu­sie­ron na­tu­ral­men­te pen­sa­mien­tos y re­fle­xio­nes en torno a la mu­jer y la ma­ter­ni­dad”.

“Al mis­mo tiem­po –aña­de la ar­tis­ta–, los te­mas que se de­ba­tían en la so­cie­dad (en los me­dios, en las re­des so­cia­les y en la ca­lle) es­ta­ban vin­cu­la­dos a la vio­len­cia de gé­ne­ro, a la le­ga­li­za­ción del abor­to. En­ton­ces no pu­de pen­sar en otra co­sa. Aban­do­né aquel pro­yec­to y de­ci­dí po­ner­me a pin­tar ros­tros de mu­je­res, ca­si co­mo un ejer­ci­cio de me­di­ta­ción, tam­bién co­mo una ne­ce­si­dad”.

“El amor era otra co­sa” no es una se­rie ilus­tra­ti­va ni pro­gra­má­ti­ca re­la­ti­va a los tó­pi­cos del fe­mi­nis­mo, pe­ro es­tá im­preg­na­da de una ma­ne­ra su­til de las vi­ven­cias que las mu­je­res tie­nen, de lo que es­tán re­vi­san­do y de las po­si­cio­nes que adop­tan.

En un tex­to bre­ve que Ma­jo Arri­go­ni es­cri­bió pa­ra la mues­tra, ex­pli­ca: “El de­ba­te en la Cá­ma­ra de Dipu­tados y Ce­na­do­res pa­ra #QueSeaLey lo es­cu­ché com­ple­to mien­tras pin­ta­ba en mi ta­ller, con mi hi­jo re­cién na­ci­do dur­mien­do en su cu­na u ob­ser­van­do des­de su co­che­ci­to. Así, pin­tar una y otra vez el rostro de una mu­jer se vol­vió una ta­rea inevi­ta­ble y mi ma­ne­ra de pen­sar quién soy, quié­nes so­mos, cuá­les son nues­tros de­re­chos, cuá­les nos han arre­ba­ta­do. Re­tra­té mu­je­res, las fo­to­gra­fié, las pin­té, las di­bu­jé, las bor­dé, pro­fun­da­men­te atra­ve­sa­da en el pen­sa­mien­to y en el cuer­po por to­das es­tas ba­ta­llas”.

La cu­ra­do­ra de “El amor era otra co­sa” es An­drea Ruiz, cu­yo tex­to cu­ra­to­rial ayu­da a ajus­tar el fo­co so­bre el con­cep­to de la mues­tra: “Es­tas mu­je­res re­tra­ta­das no son mi­ra­das, en el sen­ti­do tra­di­cio­nal de cons­trui­das por otros, sino que mi­ran a un otrx. Es una mi­ra­da fe­me­ni­na ha­cia el mun­do más que so­bre el mun­do. Es una mi­ra­da de­ter­mi­na­da, de­ci­di­da, se­ria, tran­qui­la, sin con­ce­sio­nes que di­ce: bas­ta”. El se­cre­to de sus ojos –Los re­tra­tos sur­gen de imá­ge­nes que to­más de In­ter­net. ¿Se tra­ta de mu­je­res que co­no­cés, o par­tís de fo­to­gra­fías que vas en­con­tran­do al azar?

–Tra­ba­jo so­bre fo­tos que en­cuen­tro fun­da­men­tal­men­te en las re­des so­cia­les, pe­ro en es­te ca­so en par­ti­cu­lar no me in­tere­sa­ron sus iden­ti­da­des, tam­po­co que mis re­tra­tos se pa­rez­can a la fo­to, sino que son só­lo el pun­to de par­ti­da pa­ra ha­blar de otra co­sa.

–Hay de­ci­sio­nes es­ti­lís­ti­cas muy mar­ca­das. Cier­ta au­sen­cia de ges­tua­li­dad o de emo­cio­nes que se des­ta­quen. Una in­ten­si­dad pues­ta so­bre to­do en la mi­ra­da. ¿To­do eso es de­li­be­ra­do? ¿Qué bus­ca­bas?

–Pien­so que la-mi­ra­da-que-te­mi­ra de un mo­do u otro te in­ter­pe­la, y creo que las mu­je­res hoy en día es­ta­mos pa­ra­das en ese lu­gar, no es­ta­mos mi­ran­do pa­ra otro la­do, no es­ta­mos ba­jan­do la mi­ra­da ni mi­ran­do al cie­lo. Tra­ba­jé fun­da­men­tal­men­te so­bre la mi­ra­da con la in­ten­ción de que de­no­ta­sen cier­ta de­ter­mi­na­ción. Las mi­ra­das de es­tas mu­je­res no ha­blan ni de fe­li­ci­dad ni de tris­te­za, y los co­lo­res acom­pa­ñan esa in­ten­ción.

–Em­pe­zas­te a tra­ba­jar a me­ses de que­dar em­ba­ra­za­da. ¿Qué pen­sa­bas? ¿Có­mo afec­tó tu con­di­ción lo que es­ta­bas ha­cien­do? Uno de los lu­ga­res cons­trui­dos co­mo na­tu­ra­les pa­ra la mu­jer es pre­ci­sa­men­te la ma­ter­ni­dad.

–Cuan­do que­dé em­ba­ra­za­da, pa­ra ser ho­nes­ta, mi prin­ci­pal te­mor tu­vo que ver con cier­to pre­jui­cio res­pec­to de la mu­jer-ar­tis­ta­ma­dre. Tu­ve mie­do a la mi­ra­da de mis co­le­gas, a no po­der con­ti­nuar pro­du­cien­do obra. El pre­jui­cio no fue gra­tui­to: du­ran­te los años en que me de­di­qué a re­tra­tar ar­tis­tas en ac­ti­vi­dad (del 2013 al 2015) me en­con­tré, por un la­do, con que la ma­yo­ría eran hom­bres, y por otro, con que más de uno me ha­bla­ba de las mu­je­res ar­tis­tas que de­ja­ron de de­di­car­se al ar­te cuan­do fue­ron ma­dres. Así, tra­ba­jar pa­ra es­ta mues­tra se vol­vió un desafío per­so­nal. Más tar­de, con la ma­ter­ni­dad, en­ten­dí que el desafío era otro, pe­ro me ale­gra, sin em­bar­go, ha­ber con­ti­nua­do pro­du­cien­do obra, so­bre to­do por­que en­tien­do que las pau­sas de­ma­sia­do lar­gas son pe­li­gro­sas.

–¿Cuan­do arran­cas­te con es­ta se­rie te­nías en men­te una idea de lo fe­me­nino? ¿Una idea desea­da? ¿En cons­truc­ción?

–Lo fe­me­nino no es un te­ma en el que ha­ya tra­ba­ja­do an­tes, tam­po­co lo he abor­da­do de ma­ne­ra di­rec­ta ese te­ma en es­ta obra, pe­ro al­go de eso co­mien­za a aso­mar tan­to en la cons­truc­ción for­mal de la obra co­mo en el pen­sa­mien­to, al­go que me in­quie­ta des­ci­frar des­de una mi­ra­da más con­tem­po­rá­nea. Más que una anéc­do­ta –An­tes de la inau­gu­ra­ción es­cri­bis­te en Fa­ce­book un tex­to que ex­po­nía al­gu­nas si­tua­cio­nes so­bre lo que pue­de im­pli­car ser una ar­tis­ta mu­jer, con­di­cio­na­da por ta­reas y de­man­da­da por un ni­ño pe­que­ño, por la fal­ta de tiem­po, el sue­ño trun­ca­do, una ten­di­ni­tis. De­cís ahí que la ma­ter­ni­dad es al­go her­mo­so pe­ro tam­bién una lo­cu­ra.

–Es­ta se­rie de re­tra­tos de mu­je­res fue­ron pin­ta­dos du­ran­te mi em­ba­ra­zo y lue­go du­ran­te el pos­par­to, una eta­pa po­si­ble en la vi­da de una mu­jer que nos des­aco­mo­da el cuer­po y el tiem­po, las dos he­rra­mien­tas fun­da­men­ta­les pa­ra tra­ba­jar. Cla­ro que creí im­por­tan­te que se co­noz­ca mi cir­cuns­tan­cia per­so­nal a la ho­ra de inau­gu­rar es­ta mues­tra, si bien a la lar­ga se­rá una anéc­do­ta que sub­yaz­ca a la obra ya que en sí mis­ma no ha­bla de la ma­ter­ni­dad ni de es­tos asun­tos. Pe­ro sí han si­do la ra­zón por la cual ter­mi­né pin­tan­do mu­je­res.

(GENTILEZA THE WHI­TE LOD­GE)

Re­tra­tos. Al­gu­nas de las obras rea­li­za­das por la ar­tis­ta y fo­tó­gra­fa Ma­jo Arri­go­ni, que se ex­po­nen en The Whi­te Lod­ge.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.