Ca­da vez más ban­das su­man DJ.

Cruz Atai­de y Pedro Lam­bert son dos re­fe­ren­tes de la elec­tró­ni­ca lo­cal que de­ci­die­ron pro­bar suer­te co­mo miem­bros de gru­pos pop. Con sus pro­yec­tos, Hi­pe­res­pa­cio y Fic­ción, pre­sen­tan sus pri­me­ros dis­cos en Stu­dio Thea­ter, es­te miér­co­les.

VOS - - Front Page - Juan Ma­nuel Pai­ro­ne Es­pe­cial

Los dee jays ya no son una novedad. Su fi­gu­ra for­ma par­te del am­plio es­pec­tro de la in­dus­tria cul­tu­ral, y la mú­si­ca elec­tró­ni­ca se ha vuel­to una de las for­mas de en­tre­te­ni­mien­to más glo­ba­li­za­das. Sin em­bar­go, que un dee jay in­te­gre una ban­da si­gue sien­do co­lo­ri­do, fue­ra de lo co­mún.

Ha­cien­do me­mo­ria, gru­pos co­mo Limp Biz­kit, In­cu­bus o has­ta los pro­pios Ba­ba­só­ni­cos han in­clui­do a disc joc­keys con di­fe­ren­tes ni­ve­les de par­ti­ci­pa­ción. Aho­ra bien, si pen­sa­mos en la in­fluen­cia de la cul­tu­ra elec­tró­ni­ca en el pop de los úl­ti­mos años (Da­vid Guet­ta, Avi­cii, Skri­llex, só­lo por nom­brar al­gu­nos), es­tá cla­ro que la re­la­ción es ca­da vez más cer­ca­na y flui­da. En cier­to pun­to, Pri­mal Scream y su fun­da­men­tal Screa­ma­de­li­ca (1991) mar­ca­ron el rumbo al pro­pi­ciar un clá­si­co del rock a par­tir de la pro­duc­ción del DJ An­drew Weat­he­rall, con quien cru­za­ron las fron­te­ras del acid hou­se.

De la ca­bi­na a la sa­la

“Es­to em­pe­zó en 2016. Yo es­ta­ba muy me­ti­do en la mú­si­ca elec­tró­ni­ca, pro­du­cien­do, y se dio la oportunidad de ir al Lo­lla­pa­loo­za. Ha­bía de­ja­do de la­do un po­co las ban­das y el rock en ge­ne­ral. Fui a ver a Ta­me Im­pa­la y la reali­dad es que nun­ca me ha­bía pa­sa­do al­go tan lin­do ni tan in­creí­ble. No po­día creer que esos ti­pos es­tu­vie­ran ha­cien­do esa mú­si­ca en vi­vo. Y des­de ahí que­dé un po­co to­ca­do, y me di cuen­ta que ha­bía es­ta­do mu­cho tiem­po en­ce­rra­do en la elec­tró­ni­ca. Me abrió la ca­be­za”, re­cuer­da Pedro Lam­bert, dee jay y hoy uno de los miem­bros de Fic­ción, pro­me­te­dor pro­yec­to de la es­ce­na pop lo­cal.

Su his­to­ria es la de mu­chos otros an­tes que él. Dee jays que, de una u otra for­ma, ter­mi­na­ron re­ca­lan­do en shows de ban­das ami­gas y se con­ta­gia­ron de la di­ná­mi­ca de tra­ba­jo co­lec­ti­vo. Cór­do­ba es una pla­za re­fe­ren­te pa­ra la mú­si­ca na­cio­nal. Y más allá del re­no­va­do in­te­rés en el rock y el pop emer­gen­tes, la es­ce­na elec­tró­ni­ca es uno de los bas­tio­nes más vi­si­bles de la no­che cor­do­be­sa de los úl­ti­mos años. No pa­re­ce ex­tra­ño que, en tie­rras don­de Her­nán Cat­tá­neo se sien­te lo­cal, pro­li­fe­re el cru­ce en­tre com­po­si­to­res pop y pro­duc­to­res elec­tró­ni­cos, con sen­dos ni­chos en per­ma­nen­te ebu­lli­ción.

Cruz Atai­de, que tra­ba­ja en la pro­duc­ción de shows de elec­tró­ni­ca y es co­pro­pie­ta­rio de una dis­que­ría de vi­ni­los en ba­rrio Ge­ne­ral Paz (LP Re­cords), con­fir­ma la ten­den­cia des­de Hi­pe­res­pa­cio. El gru­po que in­clu­ye a la can­tan­te Anas­ta­sia Ama­ran­te (ex­par­ti­ci­pan­te de La Voz Ar­gen­ti­na) vie­ne pi­san­do fuer­te des­de las redes y, co­mo Fic­ción unos meses atrás, aca­ba de pu­bli­car su pri­mer dis­co con un dee jay co­mo par­te de su plan­ti­lla es­ta­ble.

“Creo que el dee jay se in­ser­ta se­gún lo que ten­ga pa­ra apor­tar. Te­nés gui­ta­rris­tas que só­lo se su­ben al es­ce­na­rio a to­car o a un es­tu­dio a gra­bar, y exis­ten otros que tam­bién com­po­nen, can­tan o arre­glan. Con el dee jay pa­sa lo mis­mo”, ase­gu­ra Atai­de so­bre su for­ma de in­te­grar­se al pro­yec­to.

“En mi ca­so fue fá­cil, por­que la­bu­ra­mos en equi­po to­do el tiem­po, to­dos apor­ta­mos en la eta­pa com­po­si­ti­va, es muy gru­pal el la­bu­ro. Yo me su­mé con el pe­di­do de ser un po­co el DT pa­ra en­ca­mi­nar el pro­yec­to a un plano más elec­tró­ni­co, y gra­cias a que los chi­cos ya la te­nían re cla­ra con la pro­du, ter­mi­né ha­cien­do otras co­sas que hoy dis­fru­to mu­chí­si­mo, y que no ne­ce­sa­ria­men­te son atrás de dos ban­de­jas y un mi­xer”, ase­gu­ra el tam­bién miem­bro del dúo elec­tró­ni­co Su­gar­freeq.

¿Qué pue­de su­mar un dee jay en un con­tex­to de ban­da? Atai­de se ani­ma a una res­pues­ta: “Creo que por có­mo es­tá la in­dus­tria de la mú­si­ca hoy, el dee jay pue­de apor­tar mu­cho por­que mez­cla can­cio­nes ca­da tres mi­nu­tos, ca­si un pa­ra­le­lis­mo con có­mo se edi­ta la mú­si­ca en sin­gles en la ac­tua­li­dad. To­do el tiem­po sa­le mú­si­ca nue­va, el mer­ca­do es tan di­ná­mi­co co­mo el apor­te del dee jay en la ban­da”, re­fle­xio­na. “En vi­vo, en nues­tro ca­so plan­tea­mos tres blo­ques con un pro­me­dio de tres, cua­tro te­mas que van mez­cla­dos, bus­can­do un show bai­la­ble, in­ten­so pe­ro siem­pre pen­san­do en una es­truc­tu­ra que ten­ga to­do ti­po de mo­men­tos”, ex­pli­ca.

En co­mún

Hi­pe­res­pa­cio y Fic­ción com­par­ten el da­to de te­ner dee jays en sus for­ma­cio­nes; sin em­bar­go, mien­tras Atai­de man­tie­ne una co­ne­xión con el ofi­cio elec­tró­ni­co en la sa­la, el es­tu­dio y el es­ce­na­rio, el rol de Lam­bert se acer­ca ca­da vez más al de un te­cla­dis­ta.

“Yo en la ban­da to­co los sin­te­ti­za­do­res, hago al­gu­nas se­cuen­cias en vi­vo y dis­pa­ro pis­tas. Yo uso el Able­ton Li­ve pa­ra pro­du­cir y pa­ra to­car, y cuan­do ar­ma­mos la ban­da to­da esa par­te me fue de­sig­na­da a mí. Es ca­si lo úni­co que res­ca­to de mi ex­pe­rien­cia de dee jay, aun­que tam­bién co­la­bo­ré po­nien­do efec­tos de sonido en las can­cio­nes, al­go bas­tan­te ca­rac­te­rís­ti­co en la mú­si­ca elec­tró­ni­ca”, des­cri­be.

Am­bas ban­das tam­bién son par­te de un mo­men­to par­ti­cu­lar en la es­ce­na cor­do­be­sa. Con la ma­yo­ría de sus re­fe­ren­tes bus­can­do la ex­pan­sión na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal, la pla­za lo­cal ne­ce­si­ta de la re­no­va­ción de nú­me­ros en vi­vo y se abren puer­tas pa­ra pro­duc­cio­nes más am­bi­cio­sas. Y es tam­bién el ca­so de es­tas dos ban­das, que pre­sen­ta­rán en con­jun­to sus pri­me­ras pro­duc­cio­nes nada me­nos que en Stu­dio Thea­ter.

“Con Cruz nos co­no­cía­mos y un día nos ha­bla­mos. Nos em­pe­za­mos a con­tar en qué an­dá­ba­mos, Nahuel Barbero tam­bién ha­bía la­bu­ra­do con ellos y te­nía­mos de­ma­sia­do en co­mún, con dis­co nue­vo pa­ra pre­sen­tar y em­pe­zan­do a to­car. Sa­lió la idea de com­par­tir la pre­sen­ta­ción. Era una si­tua­ción a la que ha­bía que sa­car­le pro­ve­cho. Lo en­ca­ra­mos de una ma­ne­ra pro­fe­sio­nal. Es­ta­mos sú­per dis­pues­tos a de­di­car­nos a es­to al 100%”, ex­pre­sa Lam­bert, quien dis­fru­ta de la ex­pe­rien­cia de crea­ción co­lec­ti­va con otros mú­si­cos y des­ta­ca su “apor­te co­mo dee jay” en as­pec­tos li­ga­dos a la pro­duc­ción ar­tís­ti­ca.

“Mi ar­tis­ta fa­vo­ri­to es Gus­ta­vo Ce­ra­ti, mi re­fe­ren­te má­xi­mo en to­do sen­ti­do”, co­men­ta Lam­bert. “Y en Siem­pre es hoy, edi­ta­do en el año 2002, en sus pre­sen­ta­cio­nes en vi­vo lle­va­ba un dee jay. Si es­cu­chan el dis­co se van a dar cuen­ta que hay mu­chas se­cuen­cias, mu­cho sam­pleo, mu­cha ba­te­ría elec­tró­ni­ca. Él en vi­vo pro­po­nía eso. Lle­va­ba un dee jay y so­bre las pis­tas que le mez­cla­ba él iba to­can­do y can­tan­do sus can­cio­nes”, se­ña­la. “Otro ca­so pue­de ser el de la ban­da in­gle­sa The xx, en el que el per­cu­sio­nis­ta, Jamie xx, es un dee jay que to­ca sam­plers, dis­pa­ra pis­tas y usa com­pac­te­ras”, agre­ga.

En Cór­do­ba, fi­gu­ras co­mo Fe­de Flo­res (que for­mó par­te de va­rios pro­yec­tos) o Leo Sa­yón (con Juan Te­rre­nal en una va­rian­te más roc­ke­ra) son dos ex­po­nen­tes de la idea: un pin­cha­dis­cos su­mán­do­se a una ban­da. Con otras es­té­ti­cas, am­bos ar­tis­tas re­pre­sen­tan a una ge­ne­ra­ción an­te­rior de mú­si­cos. Hoy, Atai­de y Lam­bert ge­ne­ran su pro­pia for­ma de acer­ca­mien­to, con sus res­pec­ti­vas par­ti­cu­la­ri­da­des. La in­quie­tud, en to­do ca­so, es la mis­ma. Ha­cer mú­si­ca si­gue sien­do un mo­tor crea­ti­vo que im­pul­sa a sa­lir­se de las pro­pias zo­nas de con­fort.

(GEN­TI­LE­ZA MA­CA RO­DRÍ­GUEZ)

Hi­pe­res­pa­cio. La ban­da que in­te­gra Cruz Atai­de (pri­me­ro des­de la iz­quier­da) aca­ba de edi­tar “Al­ma­fuer­te”, su pri­mer dis­co.

(GEN­TI­LE­ZA PA­BLO ALTERMAN)

Mun­do de Fic­ción. La ban­da pre­sen­ta­rá su EP “Pro­duc­to de”, en el que mues­tran su lectura del pop. Lam­bert es el se­gun­do des­de la de­re­cha.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.