Po­de­mos apren­der con el Cha­que­ño.

VOS - - Front Page - An­drés Fun­dun­klian afun­dun­[email protected]­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Es­tá cla­ro que pa­ra los que co­no­cen un po­co la tra­yec­to­ria del Cha­que­ño Pa­la­ve­cino no es una novedad lo que ocu­rrió es­ta se­ma­na a raíz de su com­por­ta­mien­to se­xis­ta con la pe­rio­dis­ta Iva­na Frei­tag de la te­le­vi­sión cor­do­be­sa.

En me­dio de una en­tre­vis­ta en un mó­vil en vi­vo con el no­ti­cie­ro de Ca­nal 10, el can­tor sal­te­ño hi­zo un co­men­ta­rio muy des­ubi­ca­do por un ta­tua­je que la cro­nis­ta tie­ne en su es­pal­da, acom­pa­ña­do de una mi­ra­da li­bi­di­no­sa que en su mo­men­to pro­vo­ca­ron ri­sas cóm­pli­ces, pe­ro ho­ras des­pués ge­ne­ra­ron to­do ti­po de re­pu­dios de co­le­gas, me­dios e ins­ti­tu­cio­nes. In­clu­so, al­gu­nos has­ta co­men­za­ron a pro­mo­ver una cam­pa­ña pa­ra que no se le reali­cen más en­tre­vis­tas al ar­tis­ta.

Que ha­ya si­do una ac­ti­tud ma­chis­ta más del Cha­que­ño en su lar­go his­to­rial no lo exo­ne­ra pa­ra nada. In­clu­so lo po­ne más en cues­tio­na­mien­to.

Por su­pues­to, mu­chos po­drán es­gri­mir que no es el úni­co en te­ner es­te ti­po de ac­ti­tu­des, pe­ro la gran re­per­cu­sión que se ge­ne­ró sin dudas marcó un lí­mi­te con Pa­la­ve­cino por la fla­gran­te re­in­ci­den­cia y su con­di­ción de fi­gu­ra pú­bli­ca.

Di­fí­cil­men­te pue­da pe­dir sin­ce­ras disculpas, ya que él se­gui­rá pen­san­do que fue un “chis­te”. No, Cha­que­ño. Hay cier­tas ac­ti­tu­des que, al me­nos pú­bli­ca­men­te, no se to­le­ran más. Es cier­to que hay to­da una ge­ne­ra­ción que ha cre­ci­do ha­cien­do “bro­mas” en­fo­ca­das ca­si ex­clu­si­va­men­te so­bre las mu­je­res y las mi­no­rías se­xua­les. Y aun­que ha­ya que cam­biar el re­per­to­rio, de­be­ría­mos bus­car otro hu­mor, que de he­cho exis­te. Es un mo­men­to en el que hom­bres (y mu­je­res tam­bién) te­ne­mos que de­cons­truir nues­tro ma­chis­mo muy arrai­ga­do en to­do ti­po de pos­tu­ras, y los que tie­nen la po­si­bi­li­dad de am­pli­fi­car su dis­cur­so tie­nen aún más res­pon­sa­bi­li­dad. To­dos sa­be­mos que esa in­to­le­ran­cia no ha­ce más que exa­cer­bar el dis­cur­so del odio que se vuel­ve ca­da vez más pe­li­gro­so.

Reac­cio­nes po­si­ti­vas

Por eso mis­mo fue tan im­por­tan­te la reac­ción ge­ne­ral y to­da­vía más la de Gua­da­lu­pe Za­mar, la con­duc­to­ra del no­ti­cie­ro que ho­ras des­pués pu­bli­có un tex­to muy in­tere­san­te en sus redes, en el que ha­ce una au­to­crí­ti­ca por no ha­ber in­ter­ve­ni­do más enér­gi­ca­men­te en ese mo­men­to.

“Tar­de es me­jor que nun­ca. Es­tas co­sas no pue­den pa­ra­li­zar­nos más. No po­de­mos se­guir que­dán­do­nos ca­lla­dos. No pue­de dar lo mis­mo. Me in­dig­na pro­fun­da­men­te que una per­so­na cre­yén­do­se en si­tua­ción de su­pe­rio­ri­dad pue­da ha­cer co­men­ta­rios las­ci­vos, ofen­si­vos y se­xis­tas so­bre otra per­so­na”, di­ce en un frag­men­to del posteo, sin el cual de­fi­ni­ti­va­men­te no se hu­bie­ra ge­ne­ra­do to­do es­te re­vue­lo me­diá­ti­co.

Agre­gó Za­mar: “Quie­nes he­mos he­cho notas a es­te ar­tis­ta, co­no­ce­mos de su ten­den­cia al desubi­que y su mar­ca­do se­xis­mo. Des­afor­tu­na­da­men­te, acos­tum­bra­das a mo­ver­nos en ese am­bien­te y sa­bien­do lo con­vo­can­te de la fi­gu­ra, por lo ge­ne­ral op­ta­mos por no po­ner­lo en su lu­gar”.

El es­cri­to en el que la­men­tó ser me­nos enér­gi­ca en el re­pu­dio, ase­gu­ran­do que de­bió de­cir lo que pen­sa­ba “a ries­go de que la fu­ria me ga­na­ra y a sa­lir de mi rol de co­mu­ni­ca­do­ra po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­ta”, tu­vo re­per­cu­sión na­cio­nal.

La tem­po­ra­da y los fes­ti­va­les de ve­rano que es­tán a la vuel­ta de la es­qui­na son una bue­na ins­tan­cia pa­ra po­ner a prue­ba una vez más la to­le­ran­cia so­cial con es­tos te­mas.

Sin ir más le­jos, una si­tua­ción si­mi­lar a la del Cha­que­ño se vi­vió en la pa­sa­da edi­ción del Fes­ti­val Na­cio­nal de Fol­klo­re de Cos­quín con El Negro Ál­va­rez y una ru­ti­na de “chis­tes” que fue muy cri­ti­ca­da por ma­chis­ta, dis­cri­mi­na­do­ra e, in­clu­so, re­pe­ti­ti­va.

Es cier­to que el te­nor de la ac­tua­ción de Ál­va­rez no lle­ga­ba al del co­men­ta­rio de Pa­la­ve­cino, mu­cho más cer­cano al aco­so que al mal gus­to, pe­ro la po­lé­mi­ca sir­vió tam­bién pa­ra mar­car có­mo cier­tos ar­tis­tas ter­mi­nan que­dan­do to­tal­men­te en off­si­de con res­pec­to a los cam­bios de épo­ca.

La cues­tión no tie­ne que ver con qué hu­mor se pue­de ha­cer, sino con en­ten­der que lo que an­tes era to­le­ra­ble aho­ra ya no lo es: la ne­ce­si­dad de se­guir de cons­tru­yén­do­noss obre ac­ti­tu­des que pro­mue­ven la vio­len­cia de gé­ne­ro así lo de­man­dan.

LO QUE PA­SÓ ES­TA SE­MA­NA CON EL CHA­QUE­ÑO PA­LA­VE­CINO TIE­NE QUE SER­VIR­NOS PA­RA MAR­CAR UN LÍ­MI­TE.

LOS FES­TI­VA­LES, AFE­RRA­DOS A VIE­JAS TRA­DI­CIO­NES, PRO­PO­NEN UNA BUE­NA OPORTUNIDAD PA­RA REPENSARNOS.

(LA VOZ)

Cues­tio­na­do. El fol­klo­ris­ta le hi­zo un co­men­ta­rio des­afor­tu­na­do a una mo­vi­le­ra de Ca­nal 10.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.