Car­nes asa­das en un jar­dín de Güe­mes

Mo­na­gui­llo es la pa­rri­lla de la Ga­le­ría Convento. Con un ser­vi­cio úni­co en el ba­rrio, ofre­ce cor­tes y la clá­si­ca pa­rri­lla­da com­ple­ta en un pa­tio al ai­re li­bre.

VOS - - Vos + Comer&Beber - Ni­co­lás Mar­chet­ti nmar­chet­[email protected]­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Era ho­ra de que al­guien en ba­rrio Güe­mes ten­ga ga­nas de co­ci­nar al­go más o me­nos ar­gen­tino además de pro­po­ner el des­pa­cho de las clá­si­cas piz­zas o pi­ca­das que se sir­ven en to­dos la­dos. Tan­ta ham­bur­gue­sa tan pa­re­ci­da abu­rre un po­co, por eso que se anun­cie car­ne a las bra­sas es una bue­na no­ti­cia. ¡To­da­vía hay una lla­ma en­cen­di­da!

Y si bien hoy la ca­lle Bel­grano pa­re­ce bom­bar­dea­da por avio­nes ale­ma­nes de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, den­tro de po­co la obra que­da­rá ter­mi­na­da. Se­rá una zo­na pea­to­nal y el in­gre­so a la ga­le­ría Convento se­rá sin dudas mu­cho más re­con­for­tan­te pa­ra la vis­ta y el es­pí­ri­tu.

Hoy en­tra­mos y ve­mos lo­ca­les co­mer­cia­les aquí y allá, y al fon­do un gran jar­dín, muy pa­re­ci­do a to­dos los jar­di­nes o pa­tios de co­mi­das que son ten­den­cia des­de ha­ce al­gún tiem­po en la ciu­dad. Allí to­ma­mos asien­to y la pri­me­ra di­fe­ren­cia con otros lu­ga­res es que aquí vie­ne un mo­zo a aten­der­nos.

Ve­mos la pa­rri­lla ti­bia y ve­mos tam­bién la car­ta pa­ra ver qué se ofre­ce. Hay en­tra­das con pa­pas co­mo pro­duc­to pro­ta­gó­ni­co, ta­blas de fiam­bres y de fri­tu­ras, sánd­wi­ches de asa­do con com­bi­na­cio­nes crea­ti­vas, cor­tes, guar­ni­cio­nes y al­gu­nos pla­tos ve­ge­ta­ria­nos.

Tam­bién una bre­ve car­ta de vi­nos y cer­ve­zas.

Or­de­na­mos una cer­ve­za An­des Ori­gen Ru­bia ($ 170), lo nue­vo de cer­ve­ce­ría Quil­mes, una la­ger de cuer­po me­dio ela­bo­ra­da en Men­do­za que se aco­mo­da más que bien en un seg­men­to es­pe­cí­fi­co del mer­ca­do que, lue­go de la avan­za­da ar­te­sa­nal, se ha con­ver­ti­do en un público más exi­gen­te.

En cuan­to a la car­ne, se pue­de pe­dir la pa­rri­lla­da de siete cor­tes por $ 350 con guar­ni­ción o bien ir por los cor­tes in­di­vi­dua­les. Fui- mos por los cor­tes y ele­gi­mos Bi­fe de cua­dril ($ 270), Bon­dio­la de cer­do ($ 250) y Cos­ti­lla de ter­ne­ra ($ 250).

Los cor­tes tam­bién in­clu­yen guar­ni­cio­nes, y or­de­na­mos pa­pas fri­tas, pa­pas fri­tas con hue­vo re­vuel­to y en­sa­la­da me­di­te­rrá­nea de rú­cu­la, to­ma­tes cherry y queso Parmesano.

La mano del asa­dor

La es­pe­ra fue con ma­ní sa­la­do, cer­ve­za, pa­nes, gri­si­nes y una ri­ca ma­yo­ne­sa.

El co­mien­zo de lo fuer­te fue con un bi­fe de cua­dril más que aus­pi­cio­so. Se­gu­ra­men­te el cor­te me­jor lo­gra­do: ca­ra­me­li­za­ción por fue­ra y pun­to jus­to por den­tro, tal co­mo lo ha­bía­mos or­de­na­do. Pe­ro el te­ma es que en lu­gar de cua­dril lle­gó bi­fe de cho­ri­zo, y es un detalle que hay que acla­rar­le al clien­te. So­mos el país de la car­ne, sí, pe­ro to­da­vía hay gen­te que no di­fe­ren­cia los cor­tes. Sa­lió con una sal­sa crio­lla que le iba de ma­ra­vi­llas.

El se­gun­do cor­te (la bon­dio­la de cer­do) no re­sul­tó tan re­co­men­da­ble co­mo el pri­me­ro: era un cor­te grue­so con una pre­coc­ción. Me­jor es cor­tar­lo más fino y asar­lo en el mo­men­to, pa­ra que que­de bri­llan­te y chis­pean­te. La fres­cu­ra es al­go de gran va­lor en la gas­tro­no­mía. Igual, la sal­sa que lo acom­pa­ñó re­sul­tó una gra­ta sor­pre­sa (un clá­si­co chi­mi­chu­rri).

Por úl­ti­mo lle­gó la cos­ti­lla, tal vez el cor­te más pre­cia­do del asa­do ar­gen­tino. Cor­ta­do en “ban­de­ri­ta” (bien fi­ni­to pa­ra lo­grar una bue­na coc­ción vuel­ta y vuel­ta), no se des­ta­có por la coc­ción ni por el con­di­men­to (el uso de la sal pa­ra lo­grar un sa­bor y un bri­llo in­ten­so).

La gra­sa y el hue­so des­pren­den tan­to sa­bor que in­clu­so sin po­ner- le sal al cor­te se pue­de dis­fru­tar igual.

De car­ne so­mos

El te­ma es que en Cór­do­ba hay pa­rri­llas es­pec­ta­cu­la­res, en las que ir a co­mer un asa­do es real­men­te una ex­pe­rien­cia. Só­lo pa­san­do por la puer­ta se pue­de ver có­mo se con­di­men­ta, có­mo se co­ci­na y có­mo se sir­ve el me­jor asa­do de la ciu­dad.

Aquí, en Mo­na­gui­llo, pa­ra ser­vir la pa­rri­lla­da com­ple­ta se si­guen uti­li­zan­do aque­llos bra­se­ros del año del jo­po. Pue­de ser una bue­na op­ción, pe­ro hay tan­tas co­sas nue­vas por des­cu­brir e in­ven­tar que en es­te con­tex­to es una pi­car­día no sor­pren­der a los vi­si­tan­tes.

Lo de Mo­na­gui­llo es pa­ra des­ta­car en el con­tex­to de ba­rrio Güe­mes, pe­ro jus­ta­men­te por eso tie­ne la obli­ga­ción de ani­mar­se a más pa­ra pe­lear­le a los gran­des asa­do­res de la pro­vin­cia. Si no es con mu­ñe­ca, que sea con al­go no­ve­do­so. ¡Pa­ra eso es­tá la ju­ven­tud! ¡Pa­ra ga­nar­se un lu­gar a fuer­za de re­no­va­ción con su pro­pio es­ti­lo!

(FA­CE­BOOK MO­NA­GUI­LLO)

To­que di­fe­ren­cial. El lo­cal ofre­ce más op­cio­nes que las clá­si­cas ham­bur­gue­sas y piz­zas que hay en el ba­rrio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.