El fer­net con coca es lo con­tra­rio al agua y el acei­te

VOS - - Vos + Comer&Beber - Jo­sé Heinz [email protected]­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Tie­ne una le­gión de fa­ná­ti­cos ca­da vez más nu­me­ro­sa y has­ta le han de­di­ca­do poe­mas y can­cio­nes. El fer­net con coca no ne­ce­si­ta más de­fen­so­res, pe­ro se­ría in­tere­san­te plan­tear por qué gus­ta tan­to, al me­nos en es­ta zo­na del mun­do. Por­que con­ven­ga­mos que es cuan­to me­nos cu­rio­so que un li­cor ita­liano y una ga­seo­sa es­ta­dou­ni­den­se, com­bi­na­dos en can­ti­da­des va­ria­bles jun­to con un par de hie­los, pro­duz­ca uno de los tra­gos más cor­do­be­ses que po­da­mos ima­gi­nar. El fer­net con coca tie­ne una re­la­ción en­tra­ña­ble con el gen lo­cal. El hu­mor, el cuar­te­to, el rally, el fút­bol, las jun­ta­das, los cum­plea­ños, en fin, nada de eso se­ría igual sin un va­so de ese lí­qui­do es­pu­mo­so. Pe­ro glo­ri­fi­car sus bon­da­des ape­lan­do ex­clu­si­va- men­te a cues­tio­nes sen­ti­men­ta­les es mi­ni­mi­zar su po­der co­mo be­bi­da. ¿Qué es lo que la vuel­ve tan par­ti­cu­lar? Exis­ten dis­tin­tas teo­rías al res­pec­to. Pa­ra al­gu­nos, el efec­to que pro­du­ce en el cuer­po es el ideal y el día des­pués sue­le ser bas­tan­te lle­va­de­ro, a di­fe­ren­cia de las con­se­cuen­cias de otras be­bi­das al­cohó­li­cas. Su sa­bor es otra de las cla­ves: bien pre­pa­ra­do, es agra­da­ble al pa­la­dar por su equi­li­brio en­tre el amar­gor del fer­net y el dul­zor de la ga­seo­sa. De he­cho, su ori­gen tal vez pro­ven­ga de al­guien que qui­so pre­pa­rar una va­rian­te un po­co más ama­ble del fer­net con so­da, un clá­si­co de nues­tros pa­dres o abue­los. En una no­ta que dio a es­te dia­rio, el es­pe­cia­lis­ta en be­bi­das Fa­cun­do Di Ge­no­va con­tó que cuan­do es­tu­dió la his­to­ria de la Coca Cola se en­con­tró con que, en sus orí­ge­nes, era una be­bi­da de hier­bas ve­ge­ta­les con al­cohol. “Sus fór­mu­las son se­cre­tas, pe­ro es­toy con­ven­ci­do de que las re­ce­tas del Fer­net Bran­ca y la Coca Cola com­par­ten mu­chas de las hier­bas, es­pe­cias y ve­ge­ta­les. Des­de un pun­to de vis­ta or­ga­no­lép­ti­co, se amal­ga­man muy bien: son co­mo her­ma­nos se­pa­ra­dos al na­cer”, arries­gó. En­ton­ces só­lo era cues­tión de vol­ver­los a jun­tar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.