La be­bi­da he­cha man­da­to

VOS - - Vos + Comer&Beber - Ju­lia­na Ro­drí­guez jro­dri­[email protected]­voz­de­lin­te­rior.com.ar

No me gus­ta el fer­net con coca. He di­cho esa fra­se en­tre co­te­rrá­neos y me ga­né au­tén­ti­cas mi­ra­das de re­pro­ba­ción, ges­tos nada su­ti­les de des­con­fian­za o in­cre­du­li­dad, in­clu­so re­pri­men­das del ti­po: “Qué te ha­cés la es­pe­cial, a to­dos nos gus­ta”, co­mo si con mi re­cha­zo a ese va­so es­pu­man­te co­me­tie­ra trai­ción a la pa­tria. Cuan­do me ha to­ca­do de­cir lo mis­mo a per­so­nas de otras pro­vin­cias, han pues­to en du­da mi ori­gen, co­mo si ese lí­qui­do del co­lor de la brea fue­ra el úni­co DNI del gen cor­do­bés. Y me han pre­gun­ta­do des­pués si “aun­que sea” cuen­to chis­tes y bai­lo cuar­te­to, las tres gra­cias con­ver­ti­das en man­da­tos cor­do­be­ses. No es que re­nie­go del fer­net co­mo ges­to al­ta­ne­ro en con­tra del chau­vi­nis­mo de es­ta pro­vin­cia. Ten­go muy buenas ra­zo­nes pa­ra pre­fe­rir otras be­bi­das. Y creo que, en ri­gor, hay más mo­ti­vos que ex­pli­quen por qué no es un néc­tar de­li­cio­so que ra­zo­nes pa­ra sos­te­ner que lo es. El fer­net solo, co­mo ape­ri­ti­vo, tie­ne sus en­can­tos y res­pon­de a las cua­li­da­des de ese ti­po de be­bi­das. Pe­ro el fer­net con cola (cual­quie­ra sea la mar­ca), en esos va­sos XL en los que los to­ma­mos aquí, mu­ta en otra co­sa. Si bien con­ser­va su amar­gor, la can­ti­dad de ga­seo­sa que lo acom­pa­ña (sea en pro­por­cio­nes pa­ra su ver­sión strong o más li­via­na) lo con­vier­te en un lí­qui­do em­pa­la­go­so que se ad­hie­re al pa­la­dar co­mo un ta­pi­za­do de glu­co­sa. Esa co­ro­na blan­ca que tan­tos ala­ban tie­ne el sa­bor de la es­pu­ma lo­ca. Y el aro­ma pue­de re­sul­tar in­va­si­vo y con­ver­tir el ma­tiz de sus hier­bas en una es­te­la abru­ma­do­ra. Ni ha­blar del to­que fi­nal, el gas que ha­ce que to­mar dos va­sos equi­val­ga a ce­nar tres lo­mi­tos com­ple­tos. No ten­go nada per­so­nal con los in­te­gran­tes de es­te equi­po: ni con el fer­net, ni con la coca, ni con los hie­los. Por se­pa­ra­do, to­dos me caen bien. Pe­ro jun­tos pre­fie­ro ver­los de le­jos y de­jar­los cir­cu­lar, co­mo a los au­tos del rally.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.