En el mo­men­to jus­to

Uli­ses Bueno cuen­ta qué sig­ni­fi­ca dar ma­ña­na su pri­mer show en el Or­feo Su­per­do­mo. Y re­ve­la que tam­bién ne­ce­si­ta equi­li­brar su vi­da per­so­nal con el exi­gen­te rit­mo de tra­ba­jo.

VOS - - Página Delantera - Vic­to­ria Con­ci vcon­[email protected]­voz­de­lin­te­rior.com.ar

QUE­RÍA­MOS HA­CER AL­GO FES­TI­VO PA­RA DES­PE­DIR EL AÑO, QUE PUE­DAN IR FA­MI­LIAS Y TO­DAS LAS CLA­SES SO­CIA­LES.

PA­RA NO ACOS­TUM­BRAR­TE A TE­NER TO­DO FÁ­CIL NI SEN­TIR­TE EL IN­TO­CA­BLE, ES BUENO ES­TAR CON TUS AMIGOS.

Ma­ña­na, Uli­ses Bueno ce­rra­rá un 2018 in­creí­ble en el Or­feo Su­per­do­mo. Aquí, ha­bla de lo que sig­ni­fi­ca can­tar en ese es­pa­cio y de las di­fi­cul­ta­des de equi­li­brar vi­da per­so­nal con vi­da la­bo­ral.

Es me­dio­día y Uli­ses Bueno lle­ga a la re­dac­ción de VOS con una son­ri­sa en la que se aso­ma un po­co de can­san­cio. El can­tan­te es­tá des­pier­to des­de las seis de la ma­ña­na y afron­ta su se­gun­do día de pro­mo­ción con bue­na pre­dis­po­si­ción pa­ra la char­la y de muy buen hu­mor.

El mo­ti­vo de la en­tre­vis­ta es su pri­mer show en el Or­feo Su­per­do­mo, que se­rá ma­ña­na, don­de ade­más gra­ba­rá en vi­vo y co­ro­na­rá un año en el que se con­so­li­dó co­mo un ar­tis­ta po­pu­lar, ma­si­vo y de al­can­ce na­cio­nal.

El mo­men­to

“Creo que es­ta­mos en el mo­men­to in­di­ca­do. Ha­bía mu­chas co­sas que ha­cer pri­me­ro co­mo pa­ra de­cir ‘es­ta­mos en el ni­vel, es­ta­mos en con­di­cio­nes de pre­sen­tar un show de ni­vel in­ter­na­cio­nal’”, di­ce Uli­ses so­bre la de­ci­sión de pre­sen­tar­se en el do­mo de Ro­drí­guez del Bus­to en es­te mo­men­to de su ca­rre­ra.

“Que­ría­mos ha­cer al­go fes­ti­vo pa­ra des­pe­dir el año con to­da la gen­te de Cór­do­ba, que pue­dan ir fa­mi­lias y to­das las cla­ses so­cia­les. La idea es que to­dos dis­fru­ten de nues­tro show... Es que, por ahí, la gen­te no se ani­ma a ir a los bai­les, no pue­den ir con los chi­cos o no tie­nen dón­de de­jar­los”, agre­ga.

El show del ma­ña­na ten­drá un for­ma­to concierto y se­rá a las 23, más tem­prano que sus bai­les ha­bi­tua­les.

Se­gún ade­lan­ta el mis­mo Uli­ses, du­ra­rá cer­ca de dos ho­ras y me­dia, y la lis­ta de te­mas in­clui­rá los éxi­tos de sus úl­ti­mos dis­cos y los te­mas que aca­ba de pre­sen­tar, co­mo Aman­te fiel, As­tu­to y Amu­le­to.

El debut

Ha­ce unos días Uli­ses Bueno pu­bli­có en su cuen­ta de Ins­ta­gram el afi­che de su pri­me­ra pre­sen­ta­ción en Cór­do­ba, ha­ce 15 años, en Palm Beach.

“Me acuer­do to­do de esa no­che por­que fue de mu­cho ner­vio­sis­mo, no sa­bía qué iba a pa­sar, si iba a ir gen­te o no. Y ter­mi­nó sien­do una no­che ma­ra­vi­llo­sa. Lo que sí, yo era muy chi­co y muy tí­mi­do, y can­ta­ba un po­co más atrás de los músicos por­que no te­nía la ex­pe­rien­cia de ha­ber pi­sa­do es­ce­na­rios en Cór­do­ba”, re­me­mo­ra.

Lue­go, el can­tan­te se ex­pla­ya so­bre có­mo fue de­bu­tar sien­do el her­mano de una figura de las di­men­sio­nes de Ro­dri­go Bueno: “Fue di­fí­cil su­bir a un es­ce­na­rio de tan chi­co con el nom­bre de mi her­mano, con la mo­chi­la que car­ga­ba en ese mo­men­to y te­ner que so­por­tar las com­pa­ra­cio­nes. A to­dos los lu­ga­res que iba es­ta­ba su nom­bre, yo era ‘el her­mano de’, y eso es mor­tal pa­ra uno que to­da­vía no tie­ne ex­pe­rien­cia”.

“Por­que si en ese mo­men­to hu­bie­se te­ni­do una tra­yec­to­ria co­mo pa­ra po­der ser com­pa­ra­do, hu­bie­se si­do un po­co más sano pa­ra mí, no me hu­bie­sen las­ti­ma­do tan­to. El he­cho de que la gen­te siem­pre me ha­ya com­pa­ra­do con él ha he­cho que mi ca­mino sea to­tal­men­te di­fe­ren­te al su­yo y que ar­me una iden­ti­dad pro­pia”, con­clu­ye.

Una de las di­fe­ren­cias en­tre el Uli­ses de aquel en­ton­ces y el de aho­ra es el éxi­to y po­pu­la­ri­dad que ad­qui­rió en los úl­ti­mos años. En ese con­tex­to, el cuar­te­te­ro se las arre­gla pa­ra cul­ti­var un per­fil ba­jo y se­guir sien­do un “chi­co de ba­rrio” pe­se a to­do.

“Siem­pre me ma­ne­jo con mis amigos, ellos me tra­tan de igual a igual. Pa­ra no acos­tum­brar­te a te­ner to­do fá­cil ni sen­tir­te el in­to­ca­ble, es bueno es­tar con tus amigos y con la gen­te que te co­no­ce des­de el punto ce­ro. Ellos ha­cen que no me con­fun­da con el ar­tis­ta. Tra­to de ser nor­mal, el éxi­to es de Uli­ses Bueno y yo me ba­jo del es­ce­na­rio y soy pa­ra mis amigos ‘el Bar­ba’ o ‘el Fla­co’. Tra­to de di­fe­ren­ciar las co­sas”, ase­gu­ra.

El pie en el ace­le­ra­dor

Aun­que es evi­den­te que Uli­ses Bueno dis­fru­ta del mo­men­to que le to­ca vi­vir, tam­bién re­co­no­ce la di­fi­cul­tad de equi­li­brar su vi­da per­so­nal con las obli­ga­cio­nes que su tra­ba­jo le im­pri­me.

“La ofi­ci­na tie­ne una de­man­da de la­bu­ro te­rri­ble pe­ro, a ve­ces, ellos no mi­den la cues­tión hu­ma­na, que uno va en­ve­je­cien­do con los años, va dis­fru­tan­do po­co, vien­do la vi­da que se pa­sa. Cuan­do lle­gue el mo­men­to va­mos a es­tar gran­des y sin ha­ber com­par­ti­do co­sas de jo­ven. Quie­ro lo­grar un equi­li­brio, po­der tra­ba­jar lo jus­to y ne­ce­sa­rio pa­ra po­der vi­vir y dis­fru­tar de mi fa­mi­lia, mis amigos y de la vi­da en ge­ne­ral”, ex­pli­ca.

Exi­gen­cias

“Es­ta­mos char­lan­do con Mar­cos (Fa­rías, su má­na­ger) pa­ra que sea un po­co más ac­ce­si­ble él tam­bién. Yo en­tien­do su lu­gar, hay que apro­ve­char las opor­tu­ni­da­des, no siem­pre va­mos a pa­sar por es­ta si­tua­ción de te­ner una de­man­da de la­bu­ro de lu­nes a lu­nes, pe­ro hay que bus­car un cier­to equi­li­brio pa­ra que sea al­go que se dis­fru­te”, ob­ser­va Uli­ses, e in­me­dia­ta­men­te se re­fie­re a las di­fi­cul­ta­des que im­pli­ca no po­der ba­jar un cam­bio.

“Mu­chas ve­ces es tan­ta la exi--

gen­cia que es­ta­mos 15 días fue­ra de ca­sa y ya de­cís ‘lo­co, no quie­ro can­tar más’. En esos mo­men­tos, quie­ro vol­ver a mi ca­sa, dor­mir con mi al­moha­da, quie­ro ver te­le. Te la pa­sás de co­lec­ti­vo en co­lec­ti­vo, con do­lor de ri­ño­nes, de pier­nas, que te em­pie­za a afec­tar un mon­tón de co­sas. No só­lo me pa­sa a mí, a to­dos los que van con­mi­go tam­bién. Se ex­tra­ña la fa­mi­lia. Es­ta­ría bueno ha­cer las co­sas con más cal­ma pa­ra dis­fru­tar del la­bu­ro, ex­tra­ñar­lo, ne­ce­si­tar­lo”.

Cuar­te­to de ex­por­ta­ción

Pa­ra el año que vie­ne, Uli­ses Bueno rea­li­za­rá una gi­ra in­ter­na­cio­nal que en gran me­di­da es fru­to de los la­zos que fue ha­cien­do con músicos de otros pa­los. “Gra­ba­mos con Los Au­tén­ti­cos De­ca­den­tes y va­mos a ir a Mé­xi­co a pre­sen­tar su disco. El 4 de enero via­ja­mos a Chi­le y hay pro­pues­tas pa­ra Pe­rú, Es­pa­ña, Mia­mi... Es el sue­ño del pi­be, tras­cen­der con la mú­si­ca y lle­var el cuar­te­to por el mun­do”, con­fie­sa so­bre ese salto geo­grá­fi­co.

Soy tu fan

Por úl­ti­mo, el ar­tis­ta de­ja es­ca­par su fa­ce­ta de fan y cuen­ta en­tu­sias­ma­do las buenas mi­gas que ha he­cho con An­drés Ca­la­ma­ro en los úl­ti­mos tiem­pos.

“Es­tu­vi­mos ha­blan­do y quie­re que par­ti­ci­pe­mos en al­guno de sus shows. Es el nú­me­ro uno, no sé qué voy a ha­cer cuan­do lo vea. He­mos char­la­do y yo lo mi­ro co­mo ba­bo­so, el fa­ná­ti­co es así”, ad­mi­te.

“Creo que ahí em­pe­cé a com­pren­der có­mo te tra­ta la gen­te cuan­do vos pa­sás a ser el ídolo de al­guien. De­cís ‘¿por qué me mi­ra con esa ca­ra?’, y uno po­ne la mis­ma cuan­do es­tá del otro la­do. He­mos crea­do una bue­na re­la­ción, tie­ne mu­chas ga­nas de que can­te­mos al­go jun­tos en ver­sión cuar­te­to y que ha­ga­mos un re­ci­tal en Es­pa­ña”, cie­rra el otro “chi­co cuar­te­te­ro”.

(JO­SÉ HER­NÁN­DEZ)

De cer­ca. Uli­ses ad­mi­te que es­tá con­for­me con el buen mo­men­to de su ca­rre­ra aun­que tam­bién quie­re equi­li­brar­la con su vi­da per­so­nal.

(JO­SÉ HER­NÁN­DEZ)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.