La eman­ci­pa­ción por la pa­la­bra

“Co­let­te: Li­be­ra­ción y de­seo” es la bio­gra­fía de la no­ve­lis­ta fran­ce­sa Co­let­te, in­ter­pre­ta­da por Kei­ra Knightley.

VOS - - Vos + Comentario De Cine - Ro­ger Ko­za Es­pe­cial

La pa­la­bra “eman­ci­pa­ción” tie­ne de­ma­sia­da his­to­ria; el abu­so no le es des­co­no­ci­do, tam­po­co la de­cep­ción. Aun así, no de­ja de ser un tér­mino en el que anida una pro­me­sa, por­que nin­gu­na si­tua­ción, nin­gún es­ta­do de co­sas es­tán in­dis­cu­ti­ble­men­te clau­su­ra­dos.

La in­ven­ción de la no­ve­la (y más tar­de del ci­ne) con­tri­bu­yó a iden­ti­fi­car otro sen­ti­do de la eman­ci­pa­ción: el mun­do de los per­so­na­jes, las creen­cias que los de­fi­nen, las de­ci­sio­nes que to­man fren­te a cier­tas cir­cuns­tan­cias li­be­ra­ron al lec­tor de una com­pren­sión uní­vo­ca de cual­quier fe­nó­meno hu­mano.

Pa­ra una si­tua­ción pue­de ha­ber siem­pre más de una res­pues­ta. Es por eso que con la no­ve­la se inau­gu­ra una prác­ti­ca sin me­dia­cio­nes con la que se pue­de pen­sar más li­bre­men­te, sin tu­te­las.

En una es­ce­na al pa­so del fil­me de Wash West­mo­re­land, una no­ve­la re­cién edi­ta­da em­pie­za a lle­gar a sus lec­to­res (to­das mu­je­res). Ca­da ejem­plar en una mano es más que eso. Su­ce­de que ese li­bro cons­ti­tu­ye la glo­sa del alu­di­do es­pí­ri­tu de eman­ci­pa­ción, por­que ahí se ave­ci­na una for­ma de ser aún no ima­gi­na­da por mu­chos, pe­ro sí sen­ti­da por al­gu­nos.

Es ló­gi­co, por otra par­te, que se tra­te en es­te ca­so de mu­je­res, por­que la li­te­ra­tu­ra de Si­do­nie-Gabrielle Co­let­te (1873-1954) desem­pe­ñó un in­cen­ti­vo pa­ra re­co­no­cer el de­seo fe­me­nino sin el yugo de la ma­ter­ni­dad y de­sen­ten­der­se de la vi­da doméstica al ser­vi­cio de los hom­bres. Co­let­te ba­ta­lló por to­mar la pa­la­bra y al ha­cer­lo se li­be­ró por la pa­la­bra del ima­gi­na­rio de la épo­ca.

West­mo­re­land, cu­yas pe­lí­cu­las pre­ce­den­tes tam­bién tie­nen pro­ta­go­nis­tas fe­me­ni­nas, se ci­ñe al pe­río­do de tiem­po en el que Co­let­te se ca­sa y vi­ve con el es­cri­tor Henry Gaut­hier-Vi­llars (o Willy), a quien co­rri­ge pri­me­ro sus tex­tos y lue­go le re­dac­ta en­te­ra­men­te li­bros en su nom­bre, in­clui­das las no­ve­las de­di­ca­das a Clau­di­ne, que de­li­neó un nue­vo ar­que­ti­po de mu­jer, lo su­fi­cien­te­men­te desobe­dien­te pa­ra des­mar­car­se del le­ga­do vic­to­riano y así inau­gu­rar un mo­de­lo de mu­jer del cual hoy si­gue vi­gen­te su ab­so­lu­ta vin­di­ca­ción.

Co­let­te amó a hom­bres y a mu­je­res por igual, di­so­ció en su pro­sa el pla­cer de la re­pro­duc­ción, in­tu­yó el im­pul­so de la mo­da y ayu­dó a es­ta­ble­cer un nue­vo lu­gar de la mu­jer en el or­den social. To­do es­to se mues­tra en el fil­me con bas­tan­te gra­cia y un in­di­si­mu­la­do sen­ti- do di­dác­ti­co. La pues­ta en es­ce­na se li­mi­ta a la ilus­tra­ción.

No fal­ta­rá el ha­la­go res­pec­to al buen gus­to acer­ca de la in­du­men­ta­ria y la mue­ble­ría ele­gi­da pa­ra re­pre­sen­tar una épo­ca, con­di­cio­nes de pro­duc­ción que son requisitos mí­ni­mos pa­ra cual­quier fil­me con in­tér­pre­tes re­co­no­ci­dos. Es evi­den­te que el ac­tor Do­mi­nic West co­mo Willy dis­fru­ta de las lí­neas que en­to­na y de lu­cir sus bi­go­tes de­ci­mo­nó­ni­cos; la ha­bi­tual ri­gi­dez de Kei­ra Knightley se di­lu­ye a me­di­da que su per­so­na­je pro­gre­sa mo­ral­men­te y así lle­ga a be­sar mu­je­res y has­ta se ani­ma a re­pre­sen­tar­lo en pú­bli­co.

Hay otras su­ge­ren­cias en Co­let­te: Li­be­ra­ción y de­seo, co­mo la re­la­ción de la pa­la­bra, la ex­pe­rien­cia y la au­to­ría, y asi­mis­mo so­bre for­mas de amar que des­co­no­cen el sen­ti­do de pro­pie­dad afec­ti­vo. Se pue­de amar sin po­seer. Alu­sio­nes dis­per­sas que al­can­zan pa­ra con­se­guir un es­bo­zo li­ber­ta­rio y con­tra­de­cir mis­te­rio­sa­men­te a un co­ro de in­dig­na­dos del pre­sen­te a quie­nes to­da­vía les preo­cu­pa le­gis­lar so­bre los pla­ce­res aje­nos.

Kei­ra Knightley. La ac­triz in­ter­pre­ta a Co­let­te en un am­bien­te vic­to­riano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.