“Mi au­to­bio­gra­fía no tie­ne fil­tro, es muy directa”

El gui­ta­rris­ta Clau­dio “Tano” Mar­cie­llo pu­bli­có su li­bro de me­mo­rias, en el que ana­li­za al de­ta­lle su va­lio­sa con­tri­bu­ción al rock pe­sa­do y ha­ce re­ve­la­cio­nes per­so­na­les sin ti­tu­bear. Hoy to­ca en Vi­lla Car­los Paz.

VOS - - Música + Vos - Ger­mán Arras­cae­ta ga­rras­cae­[email protected]­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Clau­dio “Tano” Mar­cie­llo, un gui­ta­rris­ta de­ci­si­vo en la his­to­ria del rock pe­sa­do na­cio­nal, se ha subido a la ten­den­cia de pu­bli­car un li­bro de me­mo­rias.

Pe­ro su mo­vi­da no tie­ne que ver con la es­pe­cu­la­ción del mer­ca­do edi­to­rial sino con la cer­te­za de que, des­pués de mu­cho con­ver­sar, ca­yó en la cuen­ta de que su vi­da (ar­tís­ti­ca y per­so­nal) te­nía ri­be­tes in­tere­san­tes co­mo pa­ra ser na­rra­da a buen rit­mo li­te­ra­rio.

“Una vez tu­ve una con­ver­sa­ción con My­riam, mi má­na­ger, en un ca­fé. En reali­dad, en una es­ta­ción de ser­vi­cio en la que nos ha­bía­mos jun­ta­do a ha­cer tiem­po, por­que a po­cas cua­dras ca­da uno te­nía que ha­cer sus co­sas. Ella, le­van­tar al­gu­nas no­tas de pren­sa; y yo, ir a un es­tu­dio pa­ra gra­bar en el disco de Juan Aba­los, el gui­ta­rris­ta de Ciro y Los Per­sas que es­ta­ba ha­cien­do un disco con ma­te­rial de Pi­ti­llo Aba­los, su tío abue­lo”, re­ve­la Mar­cie­llo a mo­do de in­tro­duc­ción.

“En­ton­ces, de la na­da me pu­se a con­tar his­to­rias de mi vi­da, re­la­cio­na­das a la mú­si­ca, mis víncu­los a par­tir de ella. Y así fue que My­riam me di­jo ‘Tano, la ver­dad que po­dría­mos ha­cer un li­bro con to­do es­to’. ‘Ni a pa­los’, le di­je y que­dó to­do en el ai­re. Pe­ro unos me­ses des­pués, se­gui­mos char­lan­do y re­cor­dan­do a músicos co­mo Willy Qui­ro­ga, Ale­jan­dro Me­di­na, Pap­po, Spi­net­ta, y My­riam in­sis­tió ‘Tano, ¿te pu­sis­te a pen­sar en eso que te di­je de ha­cer un li­bro?’ ‘Mi­rá, si te ani­más a to­mar to­dos los re­la­tos e hil­va­nar­nos, dale, lo ha­ce­mos’, le con­tes­té. Me con­ven­ció”, aña­de so­bre có­mo lle­gó a Mú­si­ca, gui­ta­rra y ma­gia ,la au­to­bio­gra­fía en cues­tión.

Flui­dez y or­den

Mar­cie­llo apun­ta que el tra­ba­jo co­men­zó co­mo una co­sa muy flui­da pe­ro que desem­bo­có en un tsu­na­mi de in­for­ma­ción que lue­go hu­bo que or­de­nar: “My­riam gra­bó to­das las con­ver­sa­cio­nes y se le em­pe­za­ron a jun­tar las da­tas so­bre tiem­pos y es­pa­cios. Por­que en mi vi­da se die­ron si­tua­cio­nes de que me jun­té con mu­chos músicos. Es­pe­cial­men­te en la épo­ca de los ’90. Ahí se en­tre­mez­cla­ron los pa­pe­les. Por eso es que ella tu­vo que bus­car in­for­ma­ción y ha­cer lla­ma­das te­le­fó­ni­cas pa­ra pre­ci­sar con quién ha­bía to­ca­do y en qué mo­men­to”.

Pa­ra es­te vio­le­ro, re­cur­so hu­ma- no fun­da­men­tal pa­ra dar­le un mar­co mu­si­cal a la lí­ri­ca abra­si­va de Ri­car­do Io­rio en Al­ma­fuer­te, el só­tano de su ca­sa en San Jus­to, pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, es un es­pa­cio fun­da­men­tal de su ca­rre­ra. “Por ahí pa­sa­ron un mon­tón de músicos –ase­gu­ra–. A My­riam le ha­blé de Juan Es­pó­si­to, de la for­ma­ción de El Re­loj en la que es­tu­ve, de los ini­cios de Al­ma­fuer­te y de cuan­do to­ca­ba en Tro­na­dor”.

“To­do eso lle­vó un tiem­po. En el li­bro tam­bién hay frag­men­tos de can­cio­nes. Mu­chos ca­pí­tu­los dan pa­ra ce­rrar con esos frag­men­tos de le­tra, por­que le dan sen­ti­do a mi en­fo­que so­bre el rock, el me­tal pe­sa­do. Tam­bién es­tán los la­zos fa­mi­lia­res y se des­ta­ca una par­te muy cru­da re­fe­ri­da a las adic­cio­nes. Co­sas que es di­fí­cil de en­con­trar en las bio­gra­fías, ¿no? To­do es­tá sin fil­tro. My­riam no tu­vo el con­trol del ti­po ‘es­to no lo pon­gas, es­to que di­je lo quie­ro cam­biar’. No hay otra co­sa más que la ver­dad”, com­ple­men­ta.

–¿Di­rías que vi­vis­te una vi­da in­te­re­san­te?

–No sa­bría de­cir­te, pe­ro, al leer­lo, el li­bro me re­sul­tó atra­pan­te. Y gen­te alle­ga­da me di­jo que lo le­yó dos o tres ve­ces. No es ex­ten­so, pe­ro es­tá bien re­su­mi­do, atra­pa. No es go­ma, es muy flui­do y di­rec- to. In­sis­to, va sin fil­tro.

–¿Có­mo re­su­mi­rías tu apor­te a la gui­ta­rra ar­gen­ti­na?

–Lo re­su­mo en las de­vo­lu­cio­nes de la gen­te y de los fu­tu­ros gui­ta­rris­tas. Por ejem­plo (el te­ma) Ca­ba­llo ne­gro: en la web hay vi­deos de va­rios jo­ven­ci­tos to­can­do esa can­ción. Ca­da uno a su ma­ne­ra, con su es­ti­lo. Y lo mis­mo pa­sa con los so­los que he gra­ba­do con Al­ma­fuer­te o con los de mis dis­cos. Ahí veo mi le­ga­do. Que es lo mis­mo que me pa­só a mí cuan­do asi­mi­lé a Pap­po, a Edel­mi­ro Mo­li­na­ri, a Spi­net­ta, a Ku­be­ro Díaz, a Ri­car­do Sou­lé.

–Des­car­to de que hay re­fe­ren- cias a Ri­car­do Io­rio en tu bio­gra­fía.

–Por su­pues­to. Se cuen­tan có­mo fue­ron gra­ban­do los dis­cos de Al­ma­fuer­te, las lo­cu­ras que ha­cía­mos. Su­ce­dió una co­sa muy po­de­ro­sa cuan­do nos jun­ta­mos. Ima­gi­na­te que com­pu­si­mos jun­tos du­ran­te 21 años. Des­pués vie­ne el desen­la­ce y la con­ver­sa­ción que tu­vi­mos an­tes de que la agru­pa­ción se se­pa­ra­ra. Cie­rra con una fra­se muy in­te­re­san­te ese ca­pí­tu­lo, que es un ex­trac­to de una can­ción mía: “po­dría ha­ber si­do me­jor/ po­dría ha­ber si­do ex­cep­cio­nal/ y en es­to na­die es quién pa­ra juz­gar”.

EN EL LI­BRO HAY FRAG­MEN­TOS DE CAN­CIO­NES QUE LE DAN SEN­TI­DO A MI EN­FO­QUE SO­BRE EL ROCK, EL ME­TAL PE­SA­DO.

NO HU­BO CON­TROL DEL TI­PO ‘ES­TO NO LO PON­GAS, ES­TO QUE DI­JE LO QUIE­RO CAM­BIAR’. NO HAY OTRA CO­SA MÁS QUE LA VER­DAD.

(GENTILEZA PREN­SA DE TANO MAR­CIE­LLO)

Ci­ta de ho­nor. Mar­cie­llo to­ca es­ta no­che, a las 23 y en Spec­tro, de Vi­lla Car­los Paz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.