Ab­sur­do co­lo­nia­lis­mo

“Eso que nos enamo­ra” es una co­me­dia ro­mán­ti­ca pre­de­ci­ble, con lu­ga­res co­mu­nes y que imi­ta mal al gé­ne­ro.

VOS - - Vos + Comentarios De Cine - Lu­cas As­mar Mo­reno Es­pe­cial

No hay ras­go ori­gi­nal que ha­ga de Eso que nos enamo­ra una pro­pues­ta dig­na. Sus lu­ga­res co­mu­nes vie­nen acom­pa­ña­dos por una des­con­cer­tan­te feal­dad vi­sual.

La to­ma de clau­su­ra de la ópe­ra pri­ma de Fe­de­ri­co Mord­ko­wicz de­ja al es­pec­ta­dor pen­du­lan­do en­tre la in­cre­du­li­dad y la in­dig­na­ción: ¿pue­de una pe­lí­cu­la ser tan pre­de­ci­ble sin in­ten­cio­nes pa­ró­di­cas? Por­que exis­te al­go peor que ate­ner­se de ma­ne­ra ño­ña a las re­glas de un gé­ne­ro, en es­te ca­so la co­me­dia ro­mán­ti­ca nor­te­ame­ri­ca­na; lo im­per­do­na­ble es anu­lar la sin­gu­la­ri­dad de tu obra, es­for­zar­te por qui­tar la au­ten­ti­ci­dad de ca­da plano, pre­ten­dien­do con­ver­tir­te en al­go que ja­más se­rás ni por idio­sin­cra­sia ni por des­plie­gue de pro­duc­ción.

Es co­mo si Mord­ko­wicz hu­bie­se fil­ma­do una co­me­dia ro­mán­ti­ca y, lue­go, so­bre esa abs­trac­ción, vol­ca­ra un pu­ña­do de per­so­na­jes y de si­tua­cio­nes, de­sen­ten­dién­do­se tan­to de la ori­gi­na­li­dad co­mo del pre­su­pues­to. El re­sul­ta­do: una pe­lí­cu­la que in­co­mo­da por su pre­ca­rie­dad plás­ti­ca y que de­silu­sio­na por su dé­fi­cit de ima­gi­na­ción.

Ben­ja­mín Ro­jas se se­pa­ra. De­pri­mi­do, se ins­ta­la en lo de su pri­mo Car­los Por­ta­lup­pi, un ti­po fies­te­ro que pro­pi­cia un en­cuen­tro con Pau­la Can­cio, una lo­ca lin­da y mis­te­rio­sa que enamo­ra a Ben­ja­mín. Y así, la chi­ca ex­cén­tri­ca y el pi­be tris­tón en­ta­blan un víncu­lo que, re­ve­la­ción me­dian­te, tie­ne su cri­sis y ter­mi­na... co­mo se su­po­ne que ter­mi­nan las co­me­dias ro­mán­ti­cas.

Hay tam­bién un ni­ño que lee a Bor­ges y a Sha­kes­pea­re y que ti­ra la pos­ta, una es­tan­da­pe­ra que se­du­ce a Ben­ja­mín pe­ro re­sul­ta ser les­bia­na, un ami­go tor­pe que se arrui­na un ojo des­cor­chan­do un cham­pag­ne y se po­ne un par­che con una ca­ri­ta son­rien­te. Con­jun­to inor­gá­ni­co de per­so­na­jes que no lo­gra des­es­ta­bi­li­zar la mo­no­to­nía de un re­la­to que en­ci­ma se to­ma el atre­vi­mien­to de arro­jar fra­ses de au­to­ayu­da co­mo “Coin­ci­di­mos en un tiem­po y es­pa­cio”, “El pa­sa­do ya no nos per­te­ne­ce”, “Nos mo­ve­mos en­tre la sor­pre­sa y lo ines­pe­ra­do”.

Des­pier­ta tris­te­za que Fe­de­ri­co Mord­ko­wicz di­se­ñe imá­ge­nes pu­bli­ci­ta­rias pe­ro su di­rec­tor de fo­to­gra­fía las ilu­mi­ne con des­gano y has­ta las fil­me con di­fe­ren­tes cá­ma­ras. Des­pier­ta irri­ta­ción que lue­go es­tas imá­ge­nes su­fran exa­brup­tos de edi­ción sin más fun­cio­na­li­dad que el ju­gue­teo vi­deo­cli­pe­ro. La pantalla se di­vi­de só­lo por­que los per­so­na­jes es­tán en una fies­ta o apa­re­cen vi­ñe­tas que re­fle­jan lo que Ben­ja­mín mi­ra por el ce­lu­lar y que lue­go se des­va­ne­cen por­que se des­va­ne­cen los re­cuer­dos.

Sí hay al­go in­te­re­san­te al mo­men­to de fil­mar la ju­ve­nil ve­jez de la pa­re­ja pro­ta­gó­ni­ca, esas arru­gas in­ci­pien­tes so­bre ros­tros que rehú­san la adul­tez. Es­to, sin em­bar­go, es mé­ri­to de una con­di­ción ge­ne­ra­cio­nal, una cu­rio­si­dad an­tro­po­ló­gi­ca que po­drá apre­ciar­se en otras pe­lí­cu­las fil­ma­das en la ac­tua­li­dad.

Los ac­to­res. Ben­ja­mín Ro­jas y Pau­la Can­cio in­ter­pre­tan a dos jó­ve­nes que se enamo­ran.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.