Se es­tre­na “La mu­la” el jue­ves.

El pró­xi­mo jue­ves se es­tre­na “La mu­la”, la nue­va pe­lí­cu­la del di­rec­tor de 88 años. Co­mo en sus fil­mes más re­cien­tes, East­wood vuel­ve a ins­pi­rar­se en he­chos reales.

VOS - - Página Delantera - Ro­ger Ko­za

LAS DE­CI­SIO­NES POÉ­TI­CAS DE EAST­WOOD MODIFICAN EL CON­TRA­TO EXPLÍCITO QUE OSTENTAN LAS PE­LÍ­CU­LAS “BASADAS EN HE­CHOS REALES”.

EN “LA MU­LA”, EAST­WOOD SE VUEL­VE A INS­PI­RAR EN UN CA­SO REAL. SE TRA­TA AQUÍ DE UNA NO­TI­CIA PU­BLI­CA­DA EN EL “NEW YORK TI­MES” SO­BRE UN IN­SÓ­LI­TO CA­SO PO­LI­CIAL.

Clint Las East­wood cua­tro pe­lí­cu­las tie­nen re­cien­tes una sin­gu­lar de cohe­ren­cia ini­cial: es­tán basadas en he­chos reales. Can­ti­ne­la holly­woo­den­se y ad­ver­ten­cia re­cep­ti­va que exi­ge una par­ti­cu­lar cre­du­li­dad, he aquí un re­qui­si­to poé­ti­co que se ha cons­ti­tui­do co­mo una re­gla reite­ra­da en el ci­ne es­ta­dou­ni­den­se de las úl­ti­mas dé­ca­das. En ese aviso se pos­tu­la in­sis­ten­te­men­te un prin­ci­pio, a sa­ber: el ci­ne y la vi­da, o la fic­ción y lo real, es­tán más cer­ca de lo que pa­re­ce, co­mo si el ci­ne fue­ra un me­mo­rán­dum de lo que anida en lo real y to­do lo pro­ble­má­ti­co que ra­di­ca en cual­quier re­pre­sen­ta­ción ci­ne­ma­to­grá­fi­ca fue­ra se­cun­da­rio. Fran­co­ti­ra­dor (2014), Sully: Ha­za­ña en el Hud­son (2016), 15:17 Tren a Pa­rís (2018) y La mu­la aclaración (2018) ini­cial, no em­pie­zan lo que no con sig­ni­fi­ca esa que no par­ti­ci­pen de esa fol­cló­ri­ca fi­lo­so­fía que bus­ca en la fic­ción un nú­cleo de lo real y una pre­dis­po­si­ción de la au­dien­cia a sen­tir asom­bro por to­do aque­llo que no na­ce de la ima­gi­na­ción. Sin em­bar­go, esos tí­tu­los no es­tán su­bor­di­na­dos del mis­mo mo­do que otros fil­mes. Las de­ci­sio­nes poé­ti­cas de East­wood modifican el con­tra­to explícito que ostentan las pe­lí­cu­las “basadas en he­chos reales”.

Tre­nes y avio­nes

En las tres pri­me­ras pe­lí­cu­las men­cio­na­das una idea –me­jor di­cho, una ob­se­sión– ri­ge el es­pí­ri­tu ge­ne­ral de los re­la­tos: el he­roís­mo. Ese va­lor su­pre­mo del pue­blo es­ta­dou­ni­den­se, que tie­ne su re­fuer­zo sim­bó­li­co y su co­rre­la­to fan­tás­ti­co en las in­ter­mi­na­bles pe­lí­cu­las de su­per­hé­roes, in­sis­te en exal­tar a un in­di­vi­duo ca­paz de glo­sar la gran­de­za de una co­mu­ni­dad fren­te a cir­cuns­tan­cias ad­ver­sas; en él (o ella) res­plan­de­ce un signo in­ne­go­cia­ble del es­pí­ri­tu de una na­ción: la ab­ne­ga­ción de un sol­da­do, el co­ra­je de un pi­lo­to de avión, la te­me­ri­dad de tres jó­ve­nes en un tren an­te un te­rro­ris­ta de­men­te. Los ca­sos de Alek Skar­la­tos, Spen­cer Sto­ne y Ant­hony Sad­ler, quie­nes en­fren­ta­ron a Ayoub ElKhaz­zan en un tren con destino a Pa­rís, el 21 de agos­to de 2015, y asi­mis­mo el de la proeza de Ches­ley “Sully” Su­llen­ber­ger sal­van­do 155 pa­sa­je­ros de un Air­bus de la com­pa­ñía US Air­ways, el 15 de enero de 2009, no al­ber­gan nin­gu­na com­ple­ji­dad ideo­ló­gi­ca. El pa­trio­tis­mo ram­plón de 15:17 Tren a Pa­rís y el hu­ma­nis­mo aus­te­ro de Sully: Ha­za­ña en el Hud­son de­fi­nen sin am­bi­va­len­cia a am­bas.

Am­bi­güe­da­des

Dis­tin­to es el ca­so de Fran­co­ti­ra­dor, pues sos­te­ner que Ch­ris Ky­le fue un hé­roe, y en el me­jor de los ca­sos una pa­ra­dó­ji­ca víc­ti­ma de la po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal ho­mi­ci­da de un país co­mo Es­ta­dos Uni­dos (al­go que East­wood su­gie­re con cier­ta ti­mi­dez pe­ro no has­ta el fi­nal, por­que hay en el epí­lo­go una clau­su­ra re­tó­ri­ca de có­mo de­be in­ter­pre­tar­se el lu­gar del sol­da­do en cues­tión en la His­to­ria), aca­rrea pro­ble­mas de to­do ti­po que el fil­me no re­suel­ve. Su opa­ci­dad sim­bó­li­ca dis­ta de ser una vir­tud; la am­bi­güe­dad ideo­ló­gi­ca no es un signo de su fuer­za ar­tís­ti­ca. Las tres pe­lí­cu­las re­crean su ge­nea­lo­gía en lo real a par­tir de mo­dos ci­ne­ma­to­grá­fi­cos muy di­fe­ren­tes, pe­ro en to­das se in­clu­yen ar­chi­vos au­dio­vi­sua­les con los ver­da­de­ros pro­ta­go­nis­tas. Su­ce­de así en los res­pec­ti­vos fi­na­les, co­mo si la na­tu­ra­le­za de los even­tos re­crea­dos tu­vie­ra que es­tar pa­ra re­co­no­cer, a tra­vés de esas imá­ge­nes de lo real, una den­si­dad que la fic­ción no pue­de vin­di­car de por sí. Es ma­ni­fies­to que East­wood in­tu­yó al­go más cuan­do de­ci­dió que los jó­ve­nes de 15:17 Tren a Pa­rís se in­ter­pre­ta­ran a sí mis­mos. No se tra­tó en­ton­ces de una me­ra recreación de los he­chos, sino de in­cor­po­rar la me­mo­ria afec­ti­va y fí­si­ca de los pro­ta­go­nis­tas en el co­ra­zón de la fic­ción. Una gran idea pa­ra una pe­lí­cu­la deficiente, por­que su pun­to de vis­ta es tan in­ge­nuo co­mo el de sus hé­roes.

Las flo­res del bien

En La mu­la, East­wood se vuel­ve a ins­pi­rar en un ca­so real. Se tra­ta aquí de una no­ti­cia pu­bli­ca­da en el New York Ti­mes so­bre un in­só­li­to ca­so po­li­cial.

En oc­tu­bre de 2011, Leo­nard Sharp, un ex­com­ba­tien­te de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial y re­co­no­ci­do hor­ti­cul­tor, es de­te­ni­do y arres­ta­do a los 87 años por con­tra­ban­do de dro­gas, mien­tras ma­ne­ja­ba una pick up en una ru­ta es­ta­tal con la que ha­cía las ha­bi­tua­les en­tre­gas de co­caí­na.

East­wood de­ci­de em­pe­zar el re­la­to a me­dia­dos de la dé­ca­da pa­sa­da. Leo­nard Sharp es aquí Earl Sto­ne. Los cam­bios en la eco­no­mía glo­bal y la di­gi­ta­li­za­ción del mer­ca­do po­nen en ries­go su prós­pe­ro ne­go­cio de ven­tas de flo­res. La in­tro­duc­ción tam­bién re­ve­la la in­fe­liz vi­da fa­mi­liar del per­so­na­je.

Una dé­ca­da des­pués, el aman­te de las flo­res tie­ne hi­po­te­ca­da su ca­sa, de­be ce­rrar su ne­go­cio y la fa­mi­lia no le ha per­do­na­do la au­sen­cia per­ma­nen­te a lo lar­go de los años. Ba­jo esas cir­cuns­tan­cias, el hor­ti­cul­tor se con­vier­te en tra­fi­can­te, y tam­bién en un he­te­ro­do­xo Ro­bin Hood.

El cam­bio de nom­bre en la fic­ción pue­de ser vis­to co­mo un in­di­cio y una di­fe­ren­cia de las tres pe­lí­cu­las pre­ce­den­tes de East­wood. En los tres ca­sos men­cio­na­dos los per­so­na­jes lle­van el mis­mo nom­bre que los hom­bres que pro­ta­go­ni­za­ron los pre­sun­tos ac­tos de he­roís­mo. Al per­so­na­je de La mu­la lo lla­man “Ta­ta”, co­mo tam­bién lo ha­cían los au­tén­ti­cos nar­co­tra­fi­can­tes al vie­jo que tra­ba­ja pa­ra es­tos, pe­ro no lle­va el mis­mo nom­bre. Hay otra di­fe­ren­cia: Sto­ne es un ex­com­ba­tien­te de la Gue­rra en Co­rea, co­mo tam­bién lo era el per­so­na­je de Gran To­rino.

Fren­te a la cá­ma­ra

Es que el he­cho de que East­wood es­té de­trás y fren­te a cá­ma­ra des­mar­caa La mu­la de las an­te­rio­res pe­lí­cu­las basadas en even­tos ex­tra­or­di­na­rios y le su­mi­nis­tra al re­la­to un ines­pe­ra­do sen­ti­do per­so­nal.

La pa­sión por los li­rios de Sto­ne (y Sharp), al­go que a East­wood no le es in­di­fe­ren­te, co­mo se ex­pli­ci­ta en los pla­nos ini­cia­les y de cie­rre, es aca­so una de las ca­pas de sen­ti­do don­de se pue­de adi­vi­nar el in­te­rés del ci­neas­ta por ha­cer el fil­me y ser él su pro­ta­go­nis­ta.

¿No es el pla­cer que sien­te el vie­jo el mis­mo pla­cer de East­wood por ha­cer pe­lí­cu­las? De ese idio­sin­crá­si­co pla­cer se des­pren­den otros: via­jar en au­to por la ru­ta, can­tar vie­jos te­mas mu­si­ca­les, te­ner se­xo y bai­lar. To­do eso ha­ce Sto­ne en el re­la­to, y ya no es del to­do cla­ro si Sto­ne es en­ton­ces Sharp o si hay en es­te al­go que le per­te­ne­ce a East­wood, co­mo pa­sa­ba en Gran To­rino res­pec­to de su fi­gu­ra ci­ne­ma­to­grá­fi­ca.

La mu­la pue­de ser pa­ra East­wood lo que fue la pe­lí­cu­la Lucky pa­ra Harry-Dean Stan­ton: un mis­te­rio­so retrato de la vi­da aními­ca de un hom­bre sos­te­ni­da en la evi­den­cia fí­si­ca de un cuer­po en­ve­je­ci­do ha­cién­do­se pa­sar por otro.

Nues­tra es­pe­ran­za es que es­to no sig­ni­fi­que el úl­ti­mo fil­me de Clint East­wood. Aquel Harry ya no es­tá, el que ha­cía del de­tec­ti­ve con el mis­mo nom­bre si­gue ha­cien­do pe­lí­cu­las.

( CLAIRE FOLGER/WAR­NER BROS.)

Di­rec­tor y ob­ser­va­dor de la reali­dad. En sus úl­ti­mas pe­lí­cu­las, East­wood se ins­pi­ra en he­chos reales, con pro­ta­go­nis­tas he­roi­cos.

(POP.INQUIRER.NET)

“La mu­la”. En la pe­lí­cu­la, East­wood es­tá de­trás y de­lan­te de cá­ma­ra jun­to a Brad­ley Coo­per.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.