Llega la es­pe­ra­da “Wi­Fi Ralph”.

“Wi­Fi Ralph” de­vuel­ve al gran­do­te de los vi­deo­jue­gos de Dis­ney en una aven­tu­ra que lo sa­ca de los fi­chi­nes y lo su­mer­ge en los vas­tos te­rre­nos de in­ter­net. Llega el pró­xi­mo jue­ves.

VOS - - Página Delantera - Ja­vier Mat­tio jmat­[email protected]­voz­de­lin­te­rior.com.ar

En con­tra­po­si­ción a su ver­ti­gi­no­sa es­té­ti­ca de vi­deo­jue­go, la se­cue­la de Ralph el de­mo­le­dor tar­dó en en­cen­der­se: seis años se­pa­ran a aquel su­ce­so de Dis­ney de Wi­Fi Ralph, la fla­man­te con­ti­nua­ción en la que el gran­du­lón Ralph y su ami­ga co­rre­do­ra Va­ne­llo­pe von Sch­weetz (vo­ces ori­gi­na­les de John C. Reilly y Sa­rah Sil­ver­man) aban­do­nan el uni­ver­so nos­tál­gi­co de los fi­chi­nes pa­ra su­mer­gir­se en las pro­fun­di­da­des ubi­cuas y des­con­cer­tan­tes de in­ter­net.

El di­rec­tor y guio­nis­ta Rich Moo­re y el co­guio­nis­ta y aho­ra co­di­rec­tor Phil Johns­ton ha­bían he­cho una pa­ra­da apar­te pa­ra con­ce­bir la aún más ta­qui­lle­ra Zoo­to­pia (2016), cu­yo abor­da­je del ra­cis­mo y di­se­ño de una ciu­dad en­te­ra ser­vi­rían de ins­pi­ra­ción pa­ra el re­gre­so de Ralph. El per­so­na­je ba­sa­do en clá­si­cos ar­ca­des co­mo Fix-it Fe­lix Jr. y Don­key Kong de­be aho­ra asu­mir la mal­dad in­trín­se­ca de su per­so­na­li­dad a la vez que se po­ne en ja­que su amis­tad con Va­ne­llo­pe, y to­do mien­tras am­bos se des­pla­zan en­tre la flo­ra y fau­na di­gi­tal de la World Wi­de Web. El con­flic­to mo­ral y vir­tual de Wi­Fi Ralph se des­en­ca­de­na cuan­do Va­ne­llo­pe se abu­rre de ser par­te de Su­gar Rush y Ralph asu­me la res­pon­sa­bi­li­dad de in­su­flar­le di­ver­sión al jue­go de ca­rre­ras, aun­que su usual tor­pe­za de­ja co­mo sal­do una má­qui­na des­com­pues­ta. La pa­re­ja de ami­gos de­ci­de re­cu­rrir a eBay pa­ra ha­llar el re­pues­to, apro­ve­chan­do la co­ne­xión a in­ter­net de la sa­la de fi­chi­nes Lit­wak.

Una vez en la red, la ex­plo­ra­ción los lle­va a so­li­ci­tar­le ayu­da a una gla­mo­ro­sa em­pren­de­do­ra de pá­gi­nas web y al­go­rit­mo ex­clu­si­vo del si­tio de ten­den­cias Buzz­zTu­be de nom­bre Yesss (voz de Ta­ra­ji P. Hen­son) y a Shank (Gal Ga­dot), la des­lum­bran­te con­duc­to­ra del rau­do jue­go de ca­rre­ras on­li­ne Slaugh­ter Ra­ce. La ad­mi­ra­ción de Va­ne­llo­pe por ella pon­drá en ja­que el víncu­lo fra­terno con Ralph. En la aven­tu­ra 2.0 no po­día fal­tar un bus­ca­dor, en es­te ca­so un ti­po con pin­ta de pro­fe­sor de nom­bre Sa­bion­do (Alan Tudyk) que os­ten­ta el mo­les­to hábito de com­ple­tar las frases aje­nas y que apor­ta su co­no­ci­mien­to pa­ra alla­nar el ca­mino ha­cia eBay. Fi­nal­men­te, vuel­ven los he­roi­cos Fé­lix el Re­pa­ra­dor y la sar­gen­to Cal­houn (Jack McB­ra­yer y Ja­ne Lynch), que pa­ra su­pe­rar­se a sí mis­mos se vuel­ven pa­dres al adop­tar a 15 preado­les­cen­tes.

Suer­te de chis­te in­terno y ce­le­bra­ción em­pre­sa­rial, Wi­Fi Ralph reúne asi­mis­mo en una ha­bi­ta­ción a to­das las prin­ce­sas his­tó­ri­cas de Dis­ney, en­tre las que se cue­la Va­ne­llo­pe co­mo reale­za de si­glo 21. La me­ga­com­pa­ñía de las ore­jas de ra­tón apro­ve­cha de pa­so pa­ra in­ser­tar ca­meos de sus su­cur­sa­les mi­to­ló­gi­cas Mar­vel, Pi­xar y Star Wars así co­mo pa­ra in­tro­du­cir clá­si­cos de la ca­sa co­mo Dum­bo (de in­mi­nen­te fil­me de Tim Bur­ton) y Cam­pa­ni­ta. Más allá del re­go­deo, Wi­Fi Ralph car­ga con una ex­tra­ñe­za es­ta­dís­ti­ca: es la pri­me­ra se­cue­la de una pe­lí­cu­la de Dis­ney des­de Fan­ta­sía 2000 (2000), la ter­ce­ra en la his­to­ria de la em­pre­sa si se cuen­ta Ber­nar­do y Bian­ca en Can­gu­ro­lan­dia (1990) y la pri­me­ra en re­pe­tir equi­po de di­rec­ción y guion de la cin­ta ori­gi­nal.

Ni­ve­les di­fí­ci­les

“Si bien las per­so­nas se reirán con Wi­fi Ralph, creo que al­gu­nas de las lu­chas emo­cio­na­les a las que Ralph y Va­ne­llo­pe se enfrentan en es­ta pe­lí­cu­la son in­ten­sas y com­pli­ca­das –se­ña­la Johns­ton–. Ex­plo­ra­mos la reali­dad de las re­la­cio­nes, que traen al­ti­ba­jos. Las amis­ta­des son pues­tas a prue­ba de vez en cuan­do y Ralph y Va­ne­llo­pe tie­nen que sor­tear la com­ple­ji­dad de la su­ya y, a la vez, in­ten­tar sor­tear el vas­to y a me­nu­do in­ti­mi­dan­te mun­do de in­ter­net”.

Y agre­ga: “Al fi­nal del pri­mer fil­me no pa­re­cía que Ralph es­tu­vie­ra en­te­ro. Te­nía du­das de sí mis­mo y mucha an­sie­dad, y Va­ne­llo­pe era un per­so­na­je cu­ya his­to­ria es­ta­ba re­cién co­men­zan­do. Ralph tie­ne aho­ra una ma­du­ra­ción que con­tar, y un au­to-des­cu­bri­mien­to. Y Va­ne­llo­pe de­be vi­vir una ini­cia­ción”.

Al tér­mino de Ralph el de­mo­le­dor, Ralph me­día su rol mal­va­do en torno a la au­dien­cia di­cien­do: “Si le cai­go bien a ese chi­co, ¿qué tan ma­lo pue­do ser?”. Esa lí­nea en la que el per­so­na­je ba­sa­ba su or­gu­llo en la opi­nión de los de­más mo­ti­vó el ac­tual des­plie­gue de Wi­Fi Ralph, don­de Ralph de­be apren­der a acep­tar­se si no quie­re que triun­fe su la­do vi­llano. Johns­ton re­su­me: “Ralph se pa­só la pri­me­ra pe­lí­cu­la in­ten­tan­do pro­bar que era un buen ti­po, y lo lo­gró. Es­ta vez su mal ti­po in­te­rior se vuel­ve el an­ta­go­nis­ta al que ne­ce­si­ta ven­cer”.

Al mis­mo tiem­po, la entrada en in­ter­net por par­te de Ralph y Va­ne­llo­pe mo­ti­va una dis­yun­ti­va en su re­la­ción, mar­ca­da por la com­pla­cen­cia de Ralph y las ga­nas de le­var an­clas de Va­ne­llo­pe. Johns­ton: “En los pa­pe­les la re­la­ción en­tre ellos es per­fec­ta y ma­ra­vi­llo­sa, los dos pa­re­cen re­unir­lo to­do cuan­do es­tán jun­tos. Pe­ro de re­pen­te ella tie­ne una idea di­fe­ren­te de lo que quie­re en la vi­da y ¿có­mo responde Ralph a eso? Es una his­to­ria uni­ver­sal que abor­da la na­tu­ra­le­za de las re­la­cio­nes, en las que to­dos te­ne­mos pe­leas y no­cio­nes dis­tin­tas de lo que que­re­mos. La ma­ne­ra en que nos adap­ta­mos a esas di­fi­cul­ta­des co­mo ami­gos o pa­re­jas de­ter­mi­na si el la­zo si­gue o no”, di­ce.

¿Có­mo en­tra in­ter­net en to­do es­to? “De Zoo­to­pia nos lle­va­mos la ca­pa­ci­dad de cons­truir un mun­do tan gran­de co­mo esa ciu­dad, con sus dis­tri­tos de­fi­ni­dos que se rea­li­za­ron y po­bla­ron en una es­ca­la alu­ci­nan­te –apun­ta Rich Moo­re–. En los úl­ti­mos años la tec­no­lo­gía avan­zó mu­cho, y que­ría­mos que ese desa­rro­llo si­guie­ra ade­lan­te en Wi­Fi Ralph, ya que es­ta­mos li­dian­do con in­ter­net. Un mun­do ul­tra­mo­derno que no só­lo es gran­de, sino que es­tá lleno de per­so­na­jes y lu­ga­res a los que ir. Era un es­ce­na­rio de po­si­bi­li­da­des ili­mi­ta­das. Po­día­mos per­so­ni­fi­car si­tios de ven­ta por me­nor, re­des so­cia­les y bus­ca­do­res, ha­cer que las per­so­nas vie­ran có­mo son sus compu­tado­ras por den­tro cuan­do se co­nec­tan. Pro­ba­ble­men­te es­ta sea el fil­me ani­ma­do más com­ple­jo que hi­ci­mos en cuan­to a lu­ga­res, per­so­na­jes, di­se­ños y re­cur­sos”.

Y com­ple­ta: “Pron­to to­ma­mos la de­ci­sión de que in­ven­ta­ría­mos nues­tros si­tios web pro­pios, co­mo Buzz­zTu­be, al­gu­nos jue­gos en lí­nea ori­gi­na­les y nues­tro bus­ca­dor Sa­bion­do. Pe­ro que­ría­mos que tam­bién se sin­tie­ra fa­mi­liar y cer­cano. Así que in­cor­po­ra­mos a eBay, que es una gran par­te de la his­to­ria por­que es don­de Ralph y Va­ne­llo­pe van a com­prar el re­pues­to pa­ra su jue­go. Y hay apa­ri­cio­nes de Ama­zon, Ins­ta­gram y Snap­chat, en­tre otros, y aun de al­gu­nos si­tios in­ter­na­cio­na­les, lo que apor­ta a la le­gi­ti­mi­dad que que­ría­mos”.

Por de­ba­jo de eso, los di­rec­to­res di­cen ha­ber des­li­za­do una mo­ra­le­ja de Deep Web: “Si en una his­to­ria gra­cio­sa y di­ver­ti­da sem­brás un men­sa­je de ma­ne­ra sub­ver­si­va sin que eso la trans­for­me en una pe­lí­cu­la con men­sa­je, en­ton­ces pue­de que la gen­te dia­lo­gue y pien­se des­pués de ver­la. El ob­je­ti­vo es que el pú­bli­co ra­zo­ne en ser más ama­ble con otros en las in­ter­ac­cio­nes on­li­ne. No es que sea­mos pre­di­ca­do­res ni tra­te­mos de cam­biar el mun­do, pe­ro si la gen­te pue­de pen­sar y di­ver­tir­se es un triunfo pa­ra no­so­tros”, ce­rró Johns­ton.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.