Có­mo es lo nue­vo de Ca­mi­lo y Nar­do.

En “El show de Ca­mi­lo y Nar­do”, la du­pla se luce con su his­trio­nis­mo, pe­ro tam­bién hay lu­gar pa­ra la música.

VOS - - Página Delantera - R. R. rro­[email protected]­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Una voz en off anun­cia el co­mien­zo de El show de Ca­mi­lo y Nar­do, y la du­pla de hu­mo­ris­tas cor­do­be­ses sa­le a es­ce­na pa­ra rom­per el hie­lo con una bre­ve pre­sen­ta­ción en la que im­pro­vi­san so­bre las pro­fe­sio­nes y las ciu­da­des na­ta­les de los asis­ten­tes. Son ape­nas unos mi­nu­tos, pe­ro los su­fi­cien­tes pa­ra mi­nar la sa­la con la se­mi­lla de la ri­sa que se ele­va­rá a car­ca­ja­das en bue­nos seg­men­tos de la no­che. “Es­te es nues­tro pro­pio show”, acla­ran de mo­vi­da en re­fe­ren­cia a la in­cur­sión de la du­pla el ve­rano pa­sa­do en un me­ga tan­que de la fac­to­ría Ti­ne­lli. La ova­ción los apo­ya, y rá­pi­da­men­te Ca­mi­lo dis­pa­ra por ele­va­ción un “có­mo le mo­les­ta­ba el aplau­so a esa gen­te”. Te­lé­fono, Flor de la V.

Bre­ve pau­sa en el hu­mor pa­ra que la can­tan­te Ma­gui Ola­ve reali­ce un po­pu­rrí mu­si­cal jun­to al Bomba Allen­de. Son las pri­me­ras fun­cio­nes y la an­sie­dad pa­re­ce ga­nar, pe­ro hay tiem­po pa­ra que la du­pla acei­te la ru­ti­na.

Ca­mi­lo y Nar­do aho­ra sí pi­san ofi­cial­men­te el show y des­an­dan una ru­ti­na con su­ti­les to­ques es­ca­to­ló­gi­cos que le rin­de a la pla­tea. Las hu­mo­ra­das se su­ce­den y el dúo re­afir­ma su con­di­ción de gran­des con­ta­do­res de historias. De un sim­ple bi­dé, los cor­do­be­ses ha­cen un mun­do de po­si­bi­li­da­des.

Con la sa­la ren­di­da, Ola­ve vuel­ve a es­ce­na pa­ra un seg­men­to pu­ra­men­te mu­si­cal en el que el cuar­te­to do­mi­na. Hay mucha ac­ti­tud, y los aman­tes del gé­ne­ro lo dis­fru­tan.

Nar­do y Ca­mi­lo re­to­man la es­ce­na y pro­po­nen lo que ellos de­fi­nen un seg­men­to de ries­go: una ru­ti­na ab­so­lu­ta­men­te im­pro­vi­sa­da con te­mas que su­gie­re la gen­te. Y la co­sa fun­cio­na bien una vez más.

Ayu­da­do por las pan­ta­llas, el Bomba Allen­de in­ter­ca­la el vi­vo con la pro­duc­ción au­dio­vi­sual (su há­bi­tat na­tu­ral), y su in­ge­nui­dad na­tu­ral le su­ma en una es­ca­la­da que tie­ne su pun­to má­xi­mo cuan­do el pú­bli­co le eli­ge las can­cio­nes: La mor­ci­lli­ta y Abel Pin­tos son in­elu­di­bles.

Pa­ra la rec­ta fi­nal, los an­fi­trio­nes re­fle­xio­nan so­bre la lí­ri­ca de dis­tin­tas can­cio­nes po­pu­la­res y una vez más el pú­bli­co se mues­tra re­cep­ti­vo y par­ti­ci­pa­ti­vo.

El show de Ca­mi­lo y Nar­do es tan sim­ple co­mo eso, un show de hu­mor que se sa­be có­mo co­mien­za pe­ro nun­ca có­mo pue­de ter­mi­nar, y ahí ra­di­ca la ma­gia de la propuesta, en la se­gu­ri­dad de que am­bos en­con­tra­rán siem­pre al­gu­na for­ma de ha­cer­te reír.

(LA VOZ)

Jun­tos son di­na­mi­ta. Ca­mi­lo Ni­co­lás y Nar­do Es­ca­ni­lla.

(LA VOZ)

Mo­men­to mu­si­cal. Ma­gui Ola­ve y el Bomba Allen­de en es­ce­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.