¿Por qué nos mo­les­ta que los chi­cos usen el len­gua­je neu­tro?

VOS - - Opinión - Sol Cas­tro *

¿Co­no­cen a al­gún ni­ño o ni­ña que hoy no use al­gu­na ex­pre­sión del len­gua­je neu­tro, co­mo “ne­ve­ra”, “maleta”, “ba­lón”, “carro”, “oye, ma­mi”, “oh, no pue­de ser” o “mal­di­ción”, en­tre otras?

Di­fí­cil, ¿no? Mi hi­ja, de só­lo 2 años, el pri­mer pro­nom­bre per­so­nal que pro­nun­ció fue “tú”, pa­ra ex­pre­sar enojo con­mi­go o con su pa­dre.

Lo cier­to es que no es con­di­ción que los chi­cos es­tén co­nec­ta­dos día y no­che a las pan­ta­llas – aun­que mu­chos, la­men­ta­ble­men­te, lo es­tán– pa­ra que se vean in­fluen­cia­dos por ese len­gua­je neu­tro que a los adul­tos nos sue­le re­sul­tar mo­les­to y ar­ti­fi­cial.

En lo per­so­nal, me su­ce­de que ca­da vez que lo es­cu­cho, no tan­to en los pro­duc­tos au­dio­vi­sua­les pa­ra ni­ños co­mo di­bu­jos ani­ma­dos, se­ries de te­vé o vi­deos de YouTu­be, sino prin­ci­pal­men­te en obras de tea­tro in­fan­ti­les a las que sue­lo asis­tir, me des­con­cier­ta. Por suer­te, al ha­blar de li­bros o de li­te­ra­tu­ra, cuan­do uno eli­ge bien, pue­de es­ca­par de esos mo­dis­mos inopor­tu­nos.

El len­gua­je neu­tro, co­mo así tam­bién la to­na­da neu­tra, tie­ne que ver con un in­ten­to de ho­mo­ge­nei­za­ción del len­gua­je, un in­ven­to del mer­ca­do pa­ra ase­gu­rar la cir­cu­la­ción más flui­da de los pro­duc­tos cul­tu­ra­les, de­jan­do de la­do las par­ti­cu­la­ri­da­des lin­güís­ti­cas y con­tex­tua­les de ca­da país de ha­bla his­pa­na, e in­ten­tan­do con­gre­gar­las ba­jo ese len­gua­je con pre­ten­sión de neu­tra­li­dad, pe­ro que en reali­dad responde a los usos que los me­ji­ca­nos ha­cen del len­gua­je es­pa­ñol.

¿Por qué los me­ji­ca­nos? Por­que Mé­xi­co, ha­cia me­dia­dos del si­glo 20, ya era uno de los prin­ci­pa­les cen­tros de do­bla­je de pro­duc­tos es­ta­dou­ni­den­ses en Amé­ri­ca la­ti­na. Es­ta po­si­ción obe­de­ció a que ese país te­nía la ca­pa­ci­dad pa­ra lle­var a ca­bo los do­bla­jes y con­ta­ba con la in­fra­es­truc­tu­ra, gra­cias a su in­dus­tria ci­ne­ma­to­grá­fi­ca, lo que le dio una ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va fren­te a otras na­cio­nes.

Co­mo ven, la fa­mo­sa “neu­tra­li­dad for­za­da”, responde tam­bién a la ló­gi­ca del mer­ca­do. Su artificialidad anula las especificidades de nues­tras pro­pias for­mas de ha­blar y ex­pre­sar­nos y qui­zás eso sea lo que más fas­ti­dia.

Ge­ne­ra­ción mal­va­vis­co

Sin ir más le­jos, en la Fies­ta de Aper­tu­ra de Tem­po­ra­da de Vi­lla Car­los Paz, en­tre­vis­té a di­fe­ren­tes elen­cos de tea­tro in­fan­til y los in­te­gran­tes de uno de ellos, muy atrac­ti­vo por la can­ti­dad de jó­ve­nes que lo com­po­ne y su lla­ma­ti­vo ves­tua­rio, ha­bla­ron en len­gua­je neu­tro du­ran­te to­da la con­ver­sa­ción. No pu­de con mi ge­nio y les pre­gun­té por qué usa­ban len­gua­je neu­tro en la obra. El pro­duc­tor in­me­dia­ta­men­te se sa­lió de su per­so­na­je y me ha­bló con acen­to por­te­ño: “Es por­que cree­mos que de ese mo­do los chi­cos nos pres­tan más aten­ción”.

Asen­tí con la ca­be­za, pe­ro su res­pues­ta me de­jó in­sa­tis­fe­cha. In­me­dia­ta­men­te pen­sé que los me­jo­res pro­gra­mas in­fan­ti­les y las obras de tea­tro que dis­fru­té to­da mi vi­da, pri­me­ro co­mo es­pec­ta­do­ra y lue­go co­mo pe­rio­dis­ta es­pe­cia­li­za­da en pro­duc­tos cul­tu­ra­les pa­ra la in­fan­cia, eran los que con­ser­va­ban esa par­ti­cu­la­ri­dad del len­gua­je de ca­da lu­gar don­de sur­gen, mos­tran­do su ri­que­za lin­güís­ti­ca y sus múl­ti­ples sen­ti­dos, eso que es tan pro­pio de las di­ver­sas in­fan­cias que exis­ten, tan par­ti­cu­lar y uni­ver­sal al mis­mo tiem­po.

Por otro la­do, la aten­ción de los chi­cos se cap­ta con buen con­te­ni­do y ca­li­dad ar­tís­ti­ca que les pro­vo­que ese go­ce úni­co, que só­lo el ar­te ge­nuino pue­de ge­ne­rar. En la diferencia es­tá la ri­que­za, co­mo en tan­tas pro­duc­cio­nes de Pa­ka Pa­ka, el ca­nal in­fan­til ar­gen­tino, que sur­gió co­mo al­ter­na­ti­va a los pro­gra­mas in­fan­ti­les de te­vé más ho­mo­gé­neos y es­tan­da­ri­za­dos de se­ña­les co­mo Dis­ney Chan­nel, Car­toon Net­work o Dis­co­very Kids, en­tre otras.

Ya lo di­jo el an­tro­pó­lo­go Nés­tor Gar­cía Can­cli­ni, los pro­duc­tos cul­tu­ra­les tie­nen va­lo­res de uso y de cam­bio, y de ese mo­do con­tri­bu­yen a la re­pro­duc­ción de la so­cie­dad y a ve­ces a la ex­pan­sión del ca­pi­tal, pe­ro en ellos los va­lo­res sim­bó­li­cos pre­va­le­cen so­bre los uti­li­ta­rios y mer­can­ti­les. Por eso pre­fe­ri­mos que és­tos sean mu­cho más nues­tros des­de el len­gua­je, por­que de esa ma­ne­ra el pro­ce­so de iden­ti­fi­ca­ción es más fuer­te, y más in­ten­so aún el dis­fru­te, ya que en de­fi­ni­ti­va ese es el fin esen­cial de to­do pro­duc­to cultural, más allá del mer­ca­do. Aho­ra, ¿les mo­les­ta a los chi­cos el len­gua­je neu­tro? A ellos no los per­ju­di­ca. Cuan­do re­cién ha­bía co­men­za­do es­te de­ba­te, en el año 2011, los es­pe­cia­lis­tas de­ja­ron es­to bien cla­ro, an­te las múl­ti­ples de­man­das de pa­dres por la “ge­ne­ra­ción mal­va­vis­co”. In­clu­so has­ta pue­de en­ri­que­cer­les su vo­ca­bu­la­rio, siem­pre y cuan­do ten­gan ac­ce­so a la mirada del adul­to que guía y orien­ta el consumo de los pro­duc­tos, pa­ra ga­ran­ti­zar los be­ne­fi­cios y no caer en un vi­sio­na­do ex­clu­si­vo de un ti­po, que li­mi­te la ofer­ta cultural pa­ra la in­fan­cia. Los ni­ños son me­re­ce­do­res de múl­ti­ples sen­ti­dos y de un sin­fín de mun­dos po­si­bles que só­lo po­dre­mos ha­bi­li­tar de la mano de la ima­gi­na­ción, la di­ver­si­dad, y la ex­pre­sión de la iden­ti­dad cultural de ca­da pue­blo. *Pe­rio­dis­ta cultural

LA “NEU­TRA­LI­DAD FOR­ZA­DA” RESPONDE A LA LÓ­GI­CA DEL MER­CA­DO. SU ARTIFICIALIDAD ANULA LAS ESPECIFICIDADES DE NUES­TRAS FOR­MAS DE HA­BLAR.

Co­mo Dora. Mu­chos ni­ños usan ex­pre­sio­nes de los di­bu­jos ani­ma­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.