Una jo­ya del ci­ne en­tre el amor y el es­pan­to

VOS - - Pantallas - Noe­lia Mal­do­na­do nmal­do­na­[email protected]­voz­de­lin­te­rior.com.ar

En un año en el que fal­ta­ron ver­da­de­ras can­di­da­tas a pe­lí­cu­las del año, el fil­me de Cuarón fue tan bien re­ci­bi­do co­mo la pri­me­ra llu­via de pri­ma­ve­ra des­pués de un in­vierno de se­quía. Des­de el mi­nu­to cero, Ro­ma in­du­ce al es­pec­ta­dor a to­mar­se las co­sas con cal­ma pa­ra dis­fru­tar de las dos ho­ras y cuar­to que du­ra la cin­ta. Ver co­rrer el agua en la pri­me­ra es­ce­na tran­qui­li­za a cual­quie­ra des­pués de un día agi­ta­do. Re­ple­ta de me­tá­fo­ras pa­ra des­en­tra­mar, el fil­me re­pre­sen­ta las di­fe­ren­cias de cla­se en­tre una mu­jer mix­te­ca (pue­blo in­dí­ge­na me­ji­cano), quien tra­ba­ja ca­ma aden­tro, y su em­plea­do­ra, que de­le­ga en ella el cuidado de su ca­sa y de sus cua­tro hi­jos. Pe­ro lo más in­tere­san­te de la pe­lí­cu­la no ra­di­ca en los pun­tos que di­fe­ren­cian a las dos mu­je­res (pun­tos que, por su­pues­to, son cen­tra­les e in­sos­la­ya­bles) sino en las cues­tio­nes que las unen. Ma­ter­ni­da­des com­pli­ca­das, hom­bres au­sen­tes y una idea de fa­mi­lia que pa­ra la épo­ca en la que trans­cu­rre el fil­me es in­ne­go­cia- ble, son al­gu­nas de las cues­tio­nes que se po­nen so­bre la mesa. Es por eso que la com­ple­ji­dad de la re­la­ción en­tre la em­plea­da y la due­ña de la ca­sa se ma­ni­fies­ta más emo­cio­na­les bien en las y afec­ti­vas cues­tio­nes que en las ma­te­ria­les. A los per­so­na­jes cen­tra­les los se­pa­ran va­rios abis­mos, pe­ro los une el he­cho de ser mu­jer en un mun­do de re­glas pues­tas por los hom­bres. Por eso, mi­rar con de­li­ca­de­za por el ojo de la ce­rra­du­ra ha­cia el in­te­rior de una fa­mi­lia de cla­se aco­mo­da­da me­ji­ca­na pue­de ser tan es­ti­mu­lan­te co­mo pa­ra­li­zan­te. Lo va­lio­so de Ro­ma no ra­di­ca só­lo en que hay una bue­na his­to­ria que me­re­ce ser con­ta­da (aun­que eso ya sea mu­cho), sino tam­bién en las he­rra­mien­tas de las que se va­le Cuarón pa­ra ma­te­ria­li­zar­la. Con una fo­to­gra­fía im­pe­ca­ble en blan­co y ne­gro, unos diá­lo­gos tan co­ti­dia­nos co­mo in­ti­mis­tas y va­rios hi­tos de la his­to­ria me­ji­ca­na, el di­rec­tor lo­gra ce­rrar una ver­da­de­ra pie­za del ci­ne mun­dial. Una jo­ya en don­de la be­lle­za os­ci­la en­tre el amor y el es­pan­to.

LA COM­PLE­JI­DAD DE LA RE­LA­CIÓN EN­TRE LAS PRO­TA­GO­NIS­TAS SE MA­NI­FIES­TA MÁS BIEN EN LAS CUES­TIO­NES EMO­CIO­NA­LES.

ES UNA PE­LÍ­CU­LA PA­RA VER Y ES­CU­CHAR EN UN CI­NE, PUES LA DESMESURA FOR­MAL DE SU PROPUESTA LO RE­QUIE­RE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.