Cuan­do la téc­ni­ca sus­ti­tu­ye a la es­té­ti­ca

VOS - - Pantallas - Ro­ger Ko­za Es­pe­cial

Un po­de­ro­so co­ro mun­dial ha de­cla­ra­do que Ro­ma es la úl­ti­ma ma­ra­vi­lla del ci­ne. Fren­te al es­truen­do de con­ven­ci­dos, no tar­dó en lle­gar una res­pues­ta mi­no­ri­ta­ria pe­ro no me­nos con­vin­cen­te que afir­ma lo con­tra­rio. To­dos coin­ci­den en al­go: Ro­ma es pa­ra ver y es­cu­char en un ci­ne, pues la desmesura for­mal de su propuesta lo re­quie­re. El avión re­fle­ja­do en el agua ver­ti­da en el pa­tio mien­tras Cleo bal­dea en la ma­ña­na es una hor­mi­ga en el te­le­vi­sor; en un ci­ne luce co­mo una ar­ca­na me­ga­neu­ra. La ac­ción ini­cial de Ro­ma abre una lec­tu­ra crí­ti­ca: el tiem­po de­di­ca­do a la lim­pie­za de las bal­do­sas es tam­bién su prin­ci­pio es­té­ti­co y po­lí­ti­co. Res­pec­to de lo se­gun­do, la vi­sión de cla­ses que eri­ge Cuarón en­tre las sir­vien­tas y los pa­tro­nes se tor­na al­go con­fu­sa, por­que a la inexis­ten­cia de cual­quier con­flic­to en­tre unos y otros se aña­de una so­li­da­ri­dad im­plí­ci­ta de­bi­do al lu­gar que ocu­pa la mu­jer en el re­la­to. Ser mu­jer en es­te uni­ver­so fá­li­co es un anate­ma, y el guion se en­car­ga de du­pli­car, en los res­pec­ti­vos aban­do­nos que su­fren Cleo y la due­ña de ca­sa, una (en­de­ble) igual­dad, por­que ser mu­jer de cla­se me­dia no es lo mis­mo que ser­lo y asi­mis­mo ser in­dí­ge­na. La lim­pie­za ri­ge lo es­té­ti­co, no so­la­men­te las ac­cio­nes de la pro­ta­go­nis­ta. La es­ce­na de la­va­do de ropa en la te­rra­za ex­pre­sa la pers­pec­ti­va fí­si­ca del fil­me. El me­ticu­loso plano en movimiento pa­ra se­guir lo que su­ce­de en él, que os­ten­ta un vir­tuo­so uso de la pro­fun­di­dad de cam­po, de­ja en­tre­ver un pro­ble­ma for­mal y con­cep­tual: a la ima­gen se le im­po­ne un ré­gi­men de pul­cri­tud. El ful­gor del blan­co y ne­gro ope­ra so­bre el ojo; una ex­tor­sión he­cha de luz, pe­ro, cu­rio­sa­men­te, sin pen­sar­la ci­ne­ma­to­grá­fi­ca­men­te. La ob­se­sión com­po­si­ti­va de los en­cua­dres y los len­tos pe­ro am­pu­lo­sos mo­vi­mien­tos de cá­ma­ra es­tán por en­ci­ma de una meditación en ac­ción so­bre la luz en el ci­ne di­gi­tal. Es que la ex­ce­si­va ni­ti­dez de Ro­ma glo­sa un in­con­ve­nien­te del ci­ne de hoy: la téc­ni­ca sus­ti­tu­ye a la es­té­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.