Tea­tro mu­si­cal pa­ra to­da la fa­mi­lia

VOS - - Verano - Sol Castro Es­pe­cial

El tea­tro mu­si­cal es un gé­ne­ro que con­vo­ca por­que por sus ca­rac­te­rís­ti­cas pro­me­te un es­pec­tácu­lo com­ple­to, con ac­tua­cio­nes, mú­si­ca ori­gi­nal, can­cio­nes can­ta­das en vi­vo y co­reo­gra­fías, ade­más de to­dos los ele­men­tos pro­pios del len­gua­je tea­tral. Es uno de los mo­ti­vos por los cua­les el día del es­treno, el pa­sa­do miér­co­les, el tea­tro Li­ber­tad se col­mó de pú­bli­co in­fan­til pa­ra dis­fru­tar de Mauo, un ami­go es­pa­cial.

La obra es pro­du­ci­da y pro­ta­go­ni­za­da por Ma­xi­mi­li­ano Ro­me­ro, con 15 jó­ve­nes ar­tis­tas de 18 a 22 años. Ro­me­ro es quien in­ter­pre­ta a Mauo, un ni­ño a pun­to de cum­plir años, que tie­ne una ma­má muy ocu­pa­da, quien vi­ve tra­ba­jan­do en un hos­pi­tal y lo de­ja mu­cho tiem­po al cui­da­do de su abue­la ma­ter­na. Pa­ra ha­cer frente a esa soledad y a la au­sen­cia de ami­gos, ya que sus com­pa­ñe­ros lo hostigan en la es­cue­la por ser el sa­be­lo­to­do del gra­do, in­ven­ta un mun­do de fan­ta­sía, en el que sus ju­gue­tes, el Ca­pi­tán es­pa­cial Yo­yo, el in­ven­tor Co­có y la mu­ñe­ca Lu­lú, co­bran vi­da y lo ayu­dan a so­bre­lle­var las si­tua­cio­nes di­fí­ci­les que le to­ca vi­vir. Pe­ro a es­tos má­gi­cos ami­gos no los pue­den ver ni los adul­tos, ni los ni­ños que ha­yan per­di­do la inocen­cia y las ga­nas de ju­gar.

Con un des­plie­gue es­ce­no­grá­fi­co e ilu­mi­na­ción acor­des y fun­cio­na­les a una his­to­ria flui­da, la obra, es­cri­ta por Emy­liano San­ta Cruz, es un re­la­to só­li­do, en el que las can­cio­nes, la mú­si­ca, el di­se­ño so­no­ro y las co­reo­gra­fías –ele­men­tos fun­da­men­ta­les del gé­ne­ro–, for­man par­te de una es­truc­tu­ra equi­li­bra­da, don­de ca­da re­cur­so se pre­sen­ta de ma­ne­ra pro­li­ja, con­tri­bu­yen­do a su de­sa­rro­llo na­rra­ti­vo. Las can­cio­nes, can­ta­das en vi­vo y con rit­mos pe­ga­di­zos, ha­cen avan­zar la trama. To­do es mo­vi­mien­to y sin­cro­nis­mo.

Aun­que la pro­pues­ta tie­ne el tí­pi­co fi­nal fe­liz y pre­sen­ta en cier­tos per­so­na­jes y diá­lo­gos al­gún que otro cli­ché y lu­ga­res co­mu­nes, se ani­ma a abor­dar te­mas com­ple­jos co­mo el bull­ying, y la soledad in­fan­til, dos fla­ge­los so­cia­les que afron­tan las in­fan­cias de es­tos tiem­pos. Ha­bla de ello sin ro­deos, brin­dan­do una mi­ra­da cla­ra y es­pe­ran­za­do­ra so­bre ca­da te­ma. Otro pun­to que su­ma.

Tal vez un as­pec­to cues­tio­na­ble del es­pec­tácu­lo, por la ar­ti­fi­cia­li­dad que ge­ne­ra, es el uso del len­gua­je neu­tro: sus per­so­na­jes ha­blan co­mo si fue­sen me­ji­ca­nos. Re­cor­de­mos, es una obra de ar­tis­tas bo­nae­ren­ses pa­ra pú­bli­co prin­ci­pal­men­te ar­gen­tino. Con el ni­vel de iden­ti­fi­ca­ción y par­ti­ci­pa­ción que con­si­gue en los es­pec­ta­do­res co­mo he­cho ar­tís­ti­co, es po­si­ble que la de­ci­sión no ha­ya si­do la más acer­ta­da, más aún si la in­ten­ción de usar­lo tie­ne que ver con lo­grar que los ni­ños pres­ten más aten­ción a los per­so­na­jes. Re­co­men­da­da pa­ra chi­cos a par­tir de los 4 años y sus familias.

(LA VOZ)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.