Ham­bur­gue­sas gi­gan­tes en La Cum­bre­ci­ta.

Pro­sit re­nue­va la es­ce­na de la vi­lla se­rra­na con mú­si­ca, ham­bur­gue­sas gi­gan­tes, sand­wi­che­ría gour­met, pa­pas con sal­sas y una am­plia va­rie­dad de cer­ve­zas ar­te­sa­na­les de ela­bo­ra­ción pro­pia.

VOS - - Página Delantera - Ni­co­lás Mar­chet­ti nmar­chet­[email protected]­voz­de­lin­te­rior.com.ar

La Cum­bre­ci­ta es un pue­blo iden­ti­fi­ca­do con la cul­tu­ra cen­troeu­ro­pea y des­de ha­ce años que cual­quier tu­ris­ta pue­de pro­bar gou­lash con Spaetz­le o lle­var­se a ca­sa una cer­ve­za ar­te­sa­nal co­mo sou­ve­nir. Pro­sit, el nue­vo res­tó del lu­gar, ag­gior­na la pro­pues­ta a la era de Ins­ta­gram.

A la par del au­ge de las re­des so­cia­les, en to­do el país se desa­rro­lló en los úl­ti­mos tres años la on­da ex­pan­si­va de las cer­ve­ce­rías, con las ham­bur­gue­sas co­mo pla­to es­tre­lla. Con mú­si­ca a buen vo­lu­men, fue­ron co­pan­do los di­ver­sos ba­rrios de las gran­des ciu­da­des y hoy, es­te con­cep­to tan fo­to­gé­ni­co lle­gó a es­te pa­ra­je em­ble­má­ti­co de las sie­rras de Córdoba.

Y lo bueno es que su ofer­ta es pa­ra re­co­men­dar. Es­tá en el in­gre­so mis­mo del pue­blo pea­to­nal. Tie­ne me­sas al ai­re li­bre y en el in­te­rior. Hay banquetas, ba­rra, co­mi­das pa­ra chi­cos y be­bi­das sin al­cohol (li­mo­na­das) pa­ra que los ni­ños sal­gan un ra­to de las ga­seo­sas.

Pa­ra los gran­des hay va­rie­dad de cer­ve­zas y pla­tos pa­ra to­dos los gus­tos, des­de sand­wi­che­ría gour­met y pas­tas a una pier­na de cer­do en­te­ra pa­ra com­par­tir. Tam­bién ofre­cen su­ge­ren­cias dia­rias, co­mo una pa­le­ta de cor­de­ro hor­nea­da.

Las cer­ve­zas

La cer­ve­za Berg Bräu se ela­bo­ra en La Cum­bre­ci­ta des­de el año 2009. Y en el úl­ti­mo tiem­po am­plió su pro­duc­ción y las va­rie­da­des. Aquí ofre­cen un re­co­rri­do pa­ra que cual­quier pa­la­dar se sien­ta a gus­to: gol­den ale y ho­ney co­mo puer­tas de en­tra­da a lo ar­te­sa­nal, irish red y He­fe­wei­zen (de tri­go) pa­ra los que quie­ran al­go más, y stout y ame­ri­can ipa pa­ra los más ave­za­dos.

En­tre las co­mi­das se ven en car­ta los clá­si­cos de la zo­na (sal­chi­chas y gou­lash a la ca­be­za) pe­ro tam­bién nue­vas op­cio­nes, que son las que mar­can es­tos nue­vos ai­res en el pue­blo: ham­bur­gue­sas gi­gan­tes, sand­wi­che­ría gour­met, pa­pas con sal­sas pi­can­tes, con que­so ched­dar, con pan­ce­ta; en­sa­la­das y has­ta ra­bas y ba­gel de sal­món.

No­so­tros ya te­ne­mos nues­tra pin­ta de He­fe­wei­zen ($ 120). Re­fres­can­te, de fi­nal se­co, bien de ve­rano. La va­mos a acom­pa­ñar con al­gu­nas de las es­pe­cia­li­da­des de la ca­sa.

Do­ble con que­so

Pri­me­ro pro­ba­mos la ham­bur­gue­sa De Ca­ra­jo ($ 350), que se anun­cia co­mo do­ble, con dos me­da­llo­nes de 200 gra­mos de car­ne de ter­ne­ra (bi­fe de cho­ri­zo per­fu­ma­do con sal­via, un to­que dis­tin­ti­vo que es bien­ve­ni­do), con pan­ce­ta, muz­za­re­lla y pi­mien­tos asa­dos en pan in­te­gral.

Lu­ce bas­tan­te gran­de cuan­do por fin ate­rri­za a la me­sa. Pue­den co­mer dos y pi­car has­ta cua­tro per­so­nas. Ade­más de la car­ne tie­ne ape­nas tres ele­men­tos ex­tras, lo cual es una bue­na no­ti­cia pa­ra po­der apre­ciar­los. Es­ta­mos an­te un ex­po­nen­te pa­ra re­co­men­dar, por­que el dul­zor y la hu­me­dad de los pi­mien­tos juegan bien su par­ti­do en es­te jue­go. Se acom­pa­ña con pa­pas fri­tas y sal­sa alio­li.

Des­pués fui­mos por ella, la rei­na de la ca­sa: la pier­na de cer­do ($ 660). En reali­dad es el co­di­llo, que aquí lle­ga con un le­ve ahu­ma­do y acom­pa­ña­do de sal­chi­cha ale­ma­na, chu­crut, pa­pas rús­ti­cas y pu­ré de man­za­na, to­do en una ta­bla pa­ra com­par­tir, to­do un uni­ver­so de sa­bo­res pa­ra dis­fru­tar.

Tal vez lo que le ha­ga fal­ta a es­te pla­to es un ju­go de car­ne, al­go que real­ce el es­pí­ri­tu y otor­gue hu­me­dad ex­tra. Los ju­gos de coc­ción siem­pre son alia­dos de es­tos pla­tos co­ci­dos a fue­go len­to, y aquí sin du­das acom­pa­ña­rían al sa­bor de la car­ne que pe­ga­da al hue­so es tier­na y se des­ha­ce.

Por úl­ti­mo, un hallazgo, un pos­tre de al­ta ga­ma. Se tra­ta del Ap­fel streu­sel ($ 110). Una tar­ta de man­za­nas y arán­da­nos inol­vi­da­ble, con una tex­tu­ra en ma­sa y cuer­po real­men­te po­cas ve­ces vis­to. Una mano maes­tra pa­ra la re­pos­te­ría le po­ne un mo­ño a es­ta vi­si­ta se­rra­na.

(FA­CE­BOOK PRO­SIT)

Bue­nas ham­bur­gue­sas. Por el ta­ma­ño, se pue­den com­par­tir sin pro­ble­ma.

Cer­ve­zas. Hay gran va­rie­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.