Cor­do­be­ses en la ca­sa de la pe­li “Ro­ma”.

Una fa­mi­lia de mé­di­cos cor­do­be­ses ha­bi­ta hoy la vi­vien­da que fue del di­rec­tor Al­fon­so Cua­rón. En ex­clu­si­va, cuen­tan có­mo es ver su ca­sa en las pan­ta­llas del mun­do y cuá­les son los pa­ra­le­lis­mos que vi­ven con el fil­me.

VOS - - Página Delantera - Noe­lia Mal­do­na­do nmal­do­na­[email protected]­voz­de­lin­te­rior.com.ar

El agua va y vie­ne, va y vie­ne, y ese mo­vi­mien­to co­reo­grá­fi­co e hip­nó­ti­co de la pri­me­ra es­ce­na pre­pa­ra al es­pec­ta­dor pa­ra lo que se ven­drá.

En Ro­ma son va­rias las ca­pas que se dispu­tan pro­ta­go­nis­mo y son va­rios los per­so­na­jes que ha­cen po­si­ble la ma­jes­tuo­sa tra­ma de la pe­lí­cu­la de Al­fon­so Cua­rón. Sin em­bar­go, hay una pro­ta­go­nis­ta que aun­que no es­tá ocul­ta es si­len­cio­sa: la ca­sa de la ca­lle Te­pe­ji 21 del ba­rrio Co­lo­nia Ro­ma, Ciu­dad de Mé­xi­co.

Has­ta allí lle­ga­ron en 2017 dos mé­di­cos cor­do­be­ses que ni bien re­co­rrie­ron el in­mue­ble en al­qui­ler que­da­ron enamo­ra­dos. El agen­te in­mo­bi­lia­rio les con­tó que ahí ha­bía pa­sa­do su in­fan­cia el ci­neas­ta Al­fon­so Cua­rón, pe­ro ellos no sa­bían que me­ses an­tes la fa­cha­da ha­bía si­do la pro­ta­go­nis­ta de un fil­me que aho­ra va ca­mino a dispu­tar el Os­car co­mo me­jor pe­lí­cu­la ex­tran­je­ra.

Pe­ro vol­va­mos el tiem­po ha­cia la ac­tua­li­dad. Jor­ge Pe­dro Mar­tín –me­di­co cor­do­bés que via­ja cons­tan­te­men­te por el mun­do y se de­fi­ne co­mo “nó­ma­de”– le­yó en VOS la re­se­ña que es­te me­dio pre­sen­tó a fa­vor del fil­me y se con­mo­vió con el ar­gu­men­to de la fuer­za fe­me­ni­na y la reivin­di­ca­ción de la la­bor de las tra­ba­ja­do­ras del ho­gar. De­ci­dió es­cri­bir pa­ra con­tar su his­to­ria “má­gi­ca” y “su­rrea­lis­ta” que, oh ca­sua­li­dad, ocu­rre en Te­pe­ji al 21.

“Pa­sa­mos y vi­mos un car­tel de ‘se ren­ta’, y nun­ca hu­bo du­das. Un mes des­pués, mien­tras ter­mi­ná­ba­mos los trá­mi­tes de al­qui­ler, yo pa­sa­ba to­dos los días por la ca­sa y mi­ra­ba ha­cia aden­tro por­que ya sen­tía su ma­gia”, di­ce el mé­di­co y agre­ga: “Sin sa­ber que ha­bían fil­ma­do la pe­lí­cu­la ahí yo sen­tí un lla­ma­do”.

Des­de que se ins­ta­la­ron allí, des­co­no­cien­do los de­ta­lles del pa­sa­do de la vi­vien­da, la vi­da de los ar­gen­ti­nos cam­bió pa­ra siem­pre, e in­clu­so por mo­men­tos se tor­nó mo­les­ta la con­vi­ven­cia con los fa­ná­ti­cos que lle­gan al lu­gar a sa­car fo­tos y cu­rio­sear.

Pa­ra­le­lis­mos

Al día de hoy, va­rios me­ses des­pués de ver por pri­me­ra vez Ro­ma, Pe­dro Mar­tín no pue­de de­jar de sor­pren­der­se con las si­mi­li­tu­des que la di­ná­mi­ca de su ca­sa tie­ne con la de la pe­lí­cu­la, siem­pre sal­van­do las dis­tan­cias y las épo­cas.

“Yo soy mé­di­co, co­mo el pa­dre de la pe­lí­cu­la, y tam­bién via­jo. Te­ne­mos dos per­so­nas que tra­ba­jan en la ca­sa y nos cui­dan los ni­ños”, di­ce Mar­tín pa­ra co­men­zar y mien­tras ha­bla des­de le­jos – aho­ra se en­cuen­tra de via­je en Hon­du­ras– se pue­de sen­tir la emo­ción en su voz.

Con­sul­ta­da so­bre las em­plea­das que co­la­bo­ran en su ca­sa, Mar­tín acla­ra que ya no es­tán ca­ma aden­tro y que la es­truc­tu­ra fa­mi­liar aho­ra se con­ci­be dis­tin­ta a la que se mues­tra en el fil­me, pe­ro que las di­ná­mi­cas que ha­bi­tan ese in­mue­ble “má­gi­co” son las mis­mas.

“Nues­tro pe­rro ca­ga de la mis­ma for­ma que el de la pe­lí­cu­la. Nues­tro au­to es­tá ra­ya­do por­que en­trar­lo es muy in­có­mo­do, tal cual ocu­rre en una es­ce­na de la pe­lí­cu­la”, di­ce, mien­tras pien­sa en qué otros pun­tos de unión tie­ne la vi­da de su fa­mi­lia con la del fil­me. En­ton­ces se acuer­da y di­ce: “Ve­mos te­le­vi­sión en el mis­mo lu­gar en la que ellos la ven”.

El mé­di­co ase­gu­ra que otra de las co­sas in­tere­san­tes que plan­tea el fil­me es “el Mé­xi­co su­rrea­lis­ta” que se mues­tra en la pe­lí­cu­la a tra­vés de los sa­bo­res, olo­res y po­si­bles co­lo­res que uno pue­de re­in­ter­pre­tar de la cin­ta de Cua­rón.

“Veo pa­sar los avio­nes igual que en la pe­lí­cu­la”, di­ce e in­sis­te: “La ca­sa es muy má­gi­ca. Tie­ne una ener­gía par­ti­cu­lar, es muy si­len­cio­sa, pa­re­ce un oa­sis. En­trás y te ol­vi­das del tiem­po por­que es anacró­ni­ca. Es un ba­rrio que es muy bo­ni­to en la ciu­dad”.

Mien­tras ha­bla, Mar­tín re­fle­xio­na so­bre lo que sig­ni­fi­ca­rá el fil­me de acá a 15 años pa­ra sus hi­jos. “La van a mi­rar y van a ver re­fle­ja­da par­te su in­fan­cia”, di­ce.

Pe­dro Mar­tín y su es­po­sa tu­vie­ron reac­cio­nes dis­tin­tas fren­te a la pe­lí­cu­la. “Yo pri­me­ro la vi en el ci­ne y lue­go en la ca­sa, en Net­flix,

TAL FUE EL FUROR EN BA­RRIO CO­LO­NIA RO­MA POR EL FIL­ME QUE HAS­TA LA VE­CI­NA DE LOS COR­DO­BE­SES APRO­VE­CHÓ LA MO­VI­DA PA­RA VEN­DER MERCHANDISING.

y cuan­do la vi­mos en­tre to­dos tu­vi­mos dis­tin­tas ma­ne­ras de in­ter­pre­tar­las”, di­ce él, mien­tras que su mu­jer, Elia­na Sil­vi­na Olai­zo­la, re­ve­la que en un prin­ci­pio sin­tió una fuer­te “ne­ga­ción” con el fil­me que lue­go pa­só a ser de­li­be­ra­da. “Des­pués de un tiem­po to­mé la de­ci­sión de no ver­la pa­ra po­der te­ner mi pro­pio sen­ti­mien­to de es­ta ca­sa”, di­ce ella.

Pa­ra Olai­zo­la fue un cho­que muy fuer­te ver las re­per­cu­sio­nes que tu­vo la pe­lí­cu­la en Mé­xi­co y dar­se cuen­ta de que to­dos ha­bla­ban y bus­ca­ban la ca­sa.

“Por mo­men­tos me pa­re­cía má­gi­ca y por otro mo­men­to me ate­rra­ba ver la cui­dad em­pa­pe­la­da con el por­tón de mi ca­sa. Las pa­ra­das de me­tro­bu­ses de una de las ave­ni­das más im­por­tan­tes es­ta­ban re­ple­tas de esas fo­tos. Lue­go em­pe­cé a pen­sar que al fi­nal es­ta­mos en un tiem­po de­ter­mi­na­do y en un lu­gar por al­go”, ase­gu­ra.

Los pri­me­ros mo­men­tos de furor por el fil­me fue­ron di­fí­ci­les pa­ra la vi­da dia­ria de la fa­mi­lia, ya que ha­bía ci­né­fi­los to­do el tiem­po en la puer­ta sa­can­do fo­tos e in­ten­tan­do sa­ber más de la cin­ta, mu­chos de ellos eran ex­tran­je­ros.

Tal fue el furor en ba­rrio Co­lo­nia Ro­ma que has­ta la ve­ci­na de los cor­do­be­ses apro­ve­chó la mo­vi­da pa­ra ven­der merchandising so­bre el fil­me en un pues­ti­to fren­te a su ca­sa. “La ver­dad, fue una ava­lan­cha que a mí me mo­les­tó mu­cho”, di­ce Elia­na Olai­zo­la.

La fuer­za de las mu­je­res

Cua­rón mues­tra con su­ti­le­za la com­ple­ji­dad de un Mé­xi­co mul­ti­ét­ni­co y cla­sis­ta cu­yo de­ba­te pú­bli­co se sos­la­yó has­ta aho­ra, desata­do por la pe­lí­cu­la y su fie­bre ex­pan­di­da por to­do el país.

Por eso que tan­to Jor­ge Pe­dro Mar­tín co­mo Elia­na Sil­vi­na Olai­zo­la coin­ci­den en que el plan­teo es in­tere­san­tí­si­mo en tér­mi­nos so­cia­les, ya que per­mi­te po­ner en cues­tio­nes vi­sio­nes de fa­mi­lia, de gé­ne­ro y de cla­se.

“Ver esa reali­dad que se man­tie­ne aún hoy, hie­re y mo­les­ta”, di­ce ella y lue­go agre­ga: “Es una de­sigual­dad que va más allá de Mé­xi­co, es de Amé­ri­ca latina y uni­ver­sal”.

En el mis­mo sen­ti­do se pro­nun­cia su ma­ri­do, quien agre­ga que el de­ba­te se ex­pan­dió al­re­de­dor del mun­do: “El im­pac­to de Ro­ma es mun­dial, mi her­ma­na vi­ve en Ita­lia y es­tán ha­blan­do de la pe­lí­cu­la y ana­li­zán­do­la”.

Y aña­de: “Las tra­ba­ja­do­ras nos cuen­tan que el tra­to que le da­mos los ex­tran­je­ros es muy dis­tin­to al que por ahí le pue­den dar las fa­mi­lias me­ji­ca­nas”.

Con to­dos esos ele­men­tos es in­tere­san­te es­cu­char la vi­sión que tie­ne Pau­li­na, una de las em­plea­das que tra­ba­ja jun­to al ma­tri­mo­nio y cu­ya voz se­gu­ra­men­te se am­pli­fi­ca­rá gra­cias a la pe­lí­cu­la.

Con rit­mo pau­sa­do, Pau­li­na res­pon­de me­ticu­losa­men­te las pre­gun­tas de VOS y ase­gu­ra: “En lo par­ti­cu­lar me gus­tó mu­cho que le die­ran im­por­tan­cia a nues­tro tra­ba­jo. Me gus­tó la re­va­lo­ri­za­ción de las tra­ba­ja­do­ras do­més­ti­cas”. Y di­ce que lo que más le con­mo­vió fue ver la re­la­ción que la pro­ta­go­nis­ta te­nía con los ni­ños y la fa­mi­lia: “No­so­tros aga­rra­mos un gran ca­ri­ño por los ni­ños, eso se pue­de ver en la es­ce­na en la que ella arries­ga­ra su vi­da por ellos”.

Y fi­na­li­za con una fra­se que bien po­dría ser de Cleo, la pro­ta­go­nis­ta de Ro­ma: “No­so­tras ha­ce­mos es­te tra­ba­jo por­que no te­ne­mos otras po­si­bi­li­da­des, pe­ro lo ha­ce­mos con mu­cho ca­ri­ño y em­pe­ño”.

Sal­to en el tiem­po. El pe­rro del fil­me y el que vi­ve aho­ra, en la mis­ma ca­sa.

Hoy y ayer. Jor­ge Pe­dro Mar­tín ar­mó fo­tos com­pa­ran­do una épo­ca y otra.

Una ca­sa icó­ni­ca. La sa­la de es­tar de la vi­vien­da en la que hoy es­tán la pa­re­ja cor­do­be­sa y sus hi­jos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.