Die­go Rein­hold va en bus­ca de su pú­bli­co

El co­me­dian­te desafía con el hu­mor in­te­li­gen­te pro­du­ci­do a gran ve­lo­ci­dad. Se pre­sen­ta en Cór­do­ba y en Vi­lla Car­los Paz.

VOS - - + Verano - Bea­triz Mo­li­na­ri bmo­li­na­[email protected]­voz­de­lin­te­rior.com.ar

El mo­vi­mien­to es in­ver­so al ha­bi­tual, es de­cir, cuan­do un ar­tis­ta adap­ta sus he­rra­mien­tas y es­tí­mu­los al gus­to del pú­bli­co. No pa­sa con Die­go Rein­hold, que ha con­ce­bi­do un es­pec­tácu­lo en el que rea­li­za una sín­te­sis de sus ha­bi­li­da­des es­cé­ni­cas con do­sis no­ta­ble de ries­go. Ca­da fun­ción es una aven­tu­ra fren­te al pú­bli­co que de­ci­de có­mo en­trar al uni­ver­so del hu­mor por mo­men­tos muy blan­co, por mo­men­tos ne­gro de Rein­hold.

Las dos ve­lo­ci­da­des, la del ac­tor y la del pú­bli­co, ne­go­cian la con­vi­ven­cia en Rein­hold con­cen­tra­do. El co­me­dian­te crea su es­pec­tácu­lo en so­le­dad, mo­vien­do con fuer­za cen­trí­fu­ga un ar­te­fac­to trac­ción a san­gre que du­ran­te una ho­ra y cuar­to pa­sea por di­fe­ren­tes te­mas y es­ti­los.

Die­go ha­bla con la aten­ción pues­ta en el es­pec­ta­dor. Se aga­rra de esa ener­gía pa­ra tes­tear y, apa­ren­te­men­te, con­tro­lar los con­te­ni­dos en vi­vo, en ca­lien­te. “A es­te lo sa­co”, di­ce ha­cien­do un ges­to co­mo si ano­ta­ra en la pal­ma de su mano, cuan­do un re­ma­te, un chis­te o jue­go de pa­la­bras no pren­de en­se­gui­da en la pla­tea. Pe­ro se la ban­ca, de eso se tra­ta.

A Rein­hold hay que se­guir­lo, a ve­ces, a las co­rri­das, sin re­sue­llo, por la to­po­gra­fía de un hu­mor in­ten­so, in­te­li­gen­te, su­til y que desafía cier­ta in­co­rrec­ción con res­pec­to a te­mas muy va­ria­dos. Nin­guno pre­vi­si­ble. Ser el je­fe de sí mis­mo lo po­ne en la ma­qui­na­ria de au­to ex­plo­ta­ción, lo di­ce e ins­ta­la el con­cep­to que re­pi­te aun­que al­guien se mue­va in­quie­to en su si­lla. En­ton­ces, tes­tea con un par­pa­deo y si­gue, sa­tis­fe­cho.

La tra­ve­su­ra es­tá en la bús­que­da de com­pli­ci­da­des, cuestión que en los pro­duc­tos tea­tra­les pre­di­ge­ri­dos se da de an­te­mano. Es una ha­bi­li­dad de quie­nes es­tu­dian el mer­ca­do (la au­dien­cia/pla­tea) po­si­ble y lue­go bus­can los con­te­ni­dos y los mo­dos de mos­trar­los co­mo una no­ve­dad an­te el pú­bli­co que, se sa­be, acu­di­rá. Con Rein­hold la co­sa se com­pli­ca.

El ac­tor no ha­ce con­ce­sio­nes. Con so­lo plan­tear el ar­te de la pa­la­bra, las va­ria­cio­nes del stand up a bor­bo­to­nes, crean­do un len­gua­je que ofre­ce su pro­pia ló­gi­ca, po­ne al pú­bli­co an­te la ta­rea lú­di­ca de des­en­tra­ñar los sen­ti­dos que apa­re­cen ver­ti­gi­no­sa­men­te de la re­la- ción en­tre pa­la­bra, ges­to y pan­ta­lla.

Lla­ma la aten­ción el es­tu­por ini­cial, cuan­do el pú­bli­co ad­vier­te que ve­rá y es­cu­cha­rá al­go di­fe­ren­te, qui­zás, nue­vo, al es­ti­lo Rein­hold. El es­pec­tácu­lo se dis­fru­ta a par­tir de esa in­vi­ta­ción.

Mien­tras el jue­go es fí­si­co, naíf, la ru­ti­na tí­pi­ca del an­ti hé­roe que se mues­tra en to­da su de­bi­li­dad, el pú­bli­co ríe, fes­te­ja y va en­tran­do al tor­be­llino de Rein­hold. La co­sa se com­pli­ca cuan­do apa­re­ce la re­fe­ren­cia po­lí­ti­ca o la con­fe­sión dra­ma­ti­za­da so­bre la cri­sis. Se en­cien­den lu­ces de alar­ma en las me­sas. ¿Es que ya se per­dió la cos­tum­bre de pen­sar mien­tras reí­mos? ¿Qué que­dó de la tra­di­ción del ca­fé-con­cert, un pa­lia­ti­vo inofensivo a cual­quie­ra y to­das las cri­sis de es­pe­ran­za, di­ne­ro o pers­pec­ti­va?

Rein­hold ha­ce su es­pec­tácu­lo, se ma­ta pa­ra sos­te­ner ese uni­ver­so en ries­go. El co­me­dian­te an­ti­ci­pa: ‘Va­mos a des­pis­tar­nos en es­te via­je’, y la ex­pe­rien­cia va­le la pe­na.

(INS­TA­GRAM)

Pa­ra dis­fru­tar. La pues­ta exi­ge a Rein­hold al má­xi­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.