El hi­lo con­duc­tor

Weekend - - INFORMATIV­O - Por Aldo Ri­ve­ro

Los me­ses in­ver­na­les sue­lo apro­ve­cha rlos pa ra efec t ua r e x plo­rers con la bi­ci. ¿Qué es un ex­plo­rer? Me­ter­se con la bi­ci­cle­ta por lu­ga­res don­de uno no sa­be dón­de pue­de ir a pa­rar... ¡ni có­mo!

Ge­ne­ral­men­te tran­si­to por don­de no hay ca­mino, por lo que la ven­ta­ja de la es­ta­ción fría es que la ve­ge­ta­ción se tor­na me­nos den­sa, el con­su­mo de lí­qui­dos es me­nor, no hay mos­qui­tos y se pue­de pe­da­lear ho­ras y ho­ras sin que el sol pe­gue du­ro.

Mi me­ta en es­ta oca­sión era un arro­yo cer­cano a ca­sa, el Ma­nan­tia­les, en A le­jan­dro Korn, el cual ya ha­bía re­le­va­do va­rios tra­mos ba­ján­do­los por la ori­lla. Pe­ro siem­pre fal­ta­ba al­go. Así que un do­min­go de ju­nio sa­lí con 6 °C des­de Tém­per­ley. Los 30 km de as­fal­to me sir­vie­ron pa­ra ca­len­tar un po­co los múscu­los a pe­sar del día nu­bla­do. Una breve pa­ra­da téc­ni­ca pa­ra com­prar fac­tu­ras en un es­ta­ble­ci­mien­to de bue­na

res­pos­te­ría y tras un en­la­ce de tie­rra lle­gué al arro­yo.

Ha­bía goo­glea­do es­te par­cial y eran so­lo 12 km ¡des­de arri­ba! En la prác­ti­ca pa­re­ce ser que esos ki­ló­me­tros siem­pre se es­ti­ran. Así que ba­jé del ca­mino y cru­cé un alam­bra­do. Más allá de que por de­re­cho de sir­ga ten­dría que ha­ber más de 20 m li­bres des­de la ori­lla, ja­más es así ya que los lu­ga­re­ños alam­bran to­do pa­ra de­jar pas­to­rear el ga­na­do. Por eso mis­mo la bi­ci de­be ir li­via­na, sin por­tae­qui­pa­je, ya que con pa­sar­la a tra­vés de los di­fe­ren­tes cam­pos nos que­da­ría­mos sin bra­zos de tan­to al­zar­la.

Pe­da­leé los pri­me­ros ki­ló­me­tros por una sen­da de va­cas, pe­ro ahí no­más el tra­yec­to se pu­so di­ver­ti­do por­que se ce­rra­ba y el trán­si­to era con los yu­yos a me­dia rue­da. De­más es­ta de­cir que con el ro­cío que ha­bía en unos se­gun­dos mis ber­mu­das y pier­nas es­ta­ban em­pa­pa­das.

Co­mo el arro­yo ha­bía si­do ca­na­li­za­do ha­cía unos años, fui al­ter­nan­do la ori­lla con pa­sa­jes al otro la­do del te­rra­plén cuan­do ha­bía de­ma­sia­da agua. A so­lo sie­te ki­ló­me­tros por ho­ra se­guía avan­zan­do len­to pe­ro cons­tan­te, aun­que mi Me­ri­da pa­ti­na­ba bas­tan­te por el ba­rri­to y los pas­tos mo­ja­dos, ado­ba­dos por una ga­rúa cons­tan­te.

La pre­cau­ción al ro­dar en es­tos te­rre­nos es te­ner la mi­ra­da cer­ca­na, es de­cir, ba­rrer unos cua­tro me­tros de­lan­te de la bi­ci en bus­ca de po­zos, ra­mas y es­qui­van­do los hi­los eléc­tri­cos de los bo­ye­ros. Con la mi­tad del re­co­rri­do efec­tua­do y do­ce cru­ces de alam­bra­dos en mi ha­ber, pa­ré a ha­cer una breve pa­ra­da téc­ni­ca: me apo­yé en un ár­bol caí­do, y mien­tras co­lum­nas de va­por sa­lían de mi cue­llo y a tra­vés de la cam­pe­ra, ata­qué las fac­tu­ras que acom­pa­ñé con una cho­co­la­ta­da. La vis­ta era tran­qui­la y me­lan­có­li­ca, con to­do el cam­po gris ve­la­do por la ga­rúa.

Pro­se­guí la mar­cha y en­con­tré otro alam­bra­do más, pe­ro es­te ve­nía con pre­mio: ha­bían co­lo­ca­do el bo­ye­ro (hi­lo eléc­tri­co) a unos 30 cm de las púas, por lo que el cru­ce era más com­pli­ca­do. Usan­do la bi­ci­cle­ta co­mo apo­yo y le­van­tan­do mu­cho las pier­nas pa­sé el hi­lo de unos 70 cm de al­tu­ra. Lue­go to­mé la MTB y la al­cé con la in­ten­ción de pa­sar­la en­tre am­bos alam­bres. Si bien se me com­pli­có por la al­tu­ra de las púas, pu­de ha­cer­lo y la apo­yé del otro la­do. Pe­ro lue­go del es­fuer­zo gi­ré de­ma­sia­do rá­pi­do, me in­cli­né pa­ra atrás y la par­te tra­se­ra de mi ber­mu­da (es de­cir, mi tras­te) ro­zó el bo­ye­ro eléc­tri­co... Los char­cos y el ro­cío que em­pa­pa­ban mi ro­pa hi­cie­ron el res­to, y una her­mo­sa pa­ta­da de esas que se sien­ten bien pro­fun­do me es­tre­lló con­tra el alam­bra­do de púas don­de que­dé ca­si en­sar­ta­do.

Mi au­lli­do de­be ha­ber asus­ta­do al ga­na­do un par de ki­ló­me­tros a la re­don­da, por­que de re­pen­te no vi nin­gu­na va­ca a mi al­re­de­dor. En­tre las car­ca­ja­das y el tem­ble­que de re­sa­ca, me ha­bía que­da­do sin fuer­zas pa­ra tre­par el res­to de los alam­bra­dos. Y pa­ra re­gre­sar. Pe­ro al me­nos te­nía un re­sa­bio de fac­tu­ras que me per­mi­ti­rían es­ta­bi­li­zar mis emo­cio­nes has­ta que los múscu­los vol­vie­ran a res­pon­der.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.