Termas: un ba­ño de re­lax pa­ra em­pe­zar re­no­va­dos la se­gun­da mi­tad del año.

Un ba­ño de re­lax pa­ra em­pe­zar re­no­va­dos la se­gun­da mi­tad del año

Weekend - - CONTENIDO - Por Ju­lián Varsavsky.

Lle­ga el in­vierno y los cuer­pos pi­den ca­lor y dis­ten­sión: arran­ca la tem­po­ra­da de termas en Ar­gen­ti­na, Uru­guay y Chi­le. El mo­men­to ideal pa­ra es­ca­par­le al frío y apro­ve­char la sa­na­ción de las aguas.

Lle­ga el in­vierno y los cuer­pos pi­den ca­lor y dis­ten­sión: arran­ca la tem­po­ra­da de termas en Ar­gen­ti­na, Uru­guay y Chi­le. El mo­men­to ideal pa­ra es­ca­par­le al frío y apro­ve­char la sa­na­ción de las aguas.

En la Ar­gen­ti­na las termas fun­cio­nan con la ló­gi­ca de un ai­re acon­di­cio­na­do frío-ca­lor: re­vi­ven en in­vierno pa­ra dar ca­lor. Y tam­bién re­lax, más al­go de sa­na­ción. Los ba­ños ter­ma­les no cu­ran pe­ro mu­chas ve­ces ali­vian. Ade­más, el pla­cer y la re­la­ja­ción –com­bi­na­dos con ma­sa­jes– ate­núan el com­po­nen­te psi­co­so­má­ti­co de to­da afec­ción. Ca­da vez más jó­ve­nes van a las termas, la ma­yo­ría gen­te sa­na –o que se in­ven­ta al­gún do­lor– pa­ra en­tre­gar­se al mi­mo bur­bu­jean­te de las agüi­tas ca­lien­tes y a un dol­ce­far­nien­te, lo que más pi­den los cuer­pos es­tre­sa­dos por la gran ciu­dad. Con­tra las con­trac­tu­ras y cier­tos do­lo­res, a con­ti­nua­ción un pa­neo por las me­jo­res termas ar­gen­ti­nas, uru­gua­yas y chi­le­nas.

La De­ca­na

“No­so­tros ve­ni­mos to­dos los años por­que me ha­ce muy bien pa­ra mi her­nia de dis­co; mi ma­ri­do in­sis­te en que va­ya­mos a Ha­wái pe­ro pre­fie­ro ve­nir acá”, di­ce Car­me­la, ro­sa­ri­na de 60 años, an­tes de su­mer­gir­se en la la­gu­na del Chan­cho en las Termas de Co­pahue (pro­vin­cia de Neuquén). “A mí no me due­le na­da pe­ro ven­go igual ca­da vez que pue­do –cuen­ta en­tre ri­sas Fa­bia­na, por­te­ña– y me ha­go to­da cla­se de tra­ta­mien­tos es­té­ti­cos y de re­lax. No ven­go a re­cu­pe­rar­me de na­da: me ha­cen cha­pa y pin­tu­ra”.

Las de Co­pahue son –fue­ra de dis­cu­sión– las me­jo­res termas del país y aca­so de Su­da­mé­ri­ca. A di­fe­ren­cia de las de­más, su tem­po­ra­da ba­ja es en in­vierno por­que el pue­blo de Co­pahue que­da ca­si ba­jo la nie­ve. Así y to­do, abren la hos­te­ría Hual­cu­pén, dos res­tau­ran­tes y un sec­tor del com­ple­jo ter­mal –ba­ños de va­por y ba­ñe­ras de in­mer­sión– y las la­gu­nas. Ade­más hay un mé­di­co. Pe­ro de­be que­dar cla­ro que ha­ce frío, mu­cho frío.

Aquí sue­le ve­nir gen­te ma­yor con pro­ble­mas de hue­sos y en­fer­me­da­des de piel. Y el pai­sa­je blan­co con arau­ca­rias a 1.900 msnm es par­te de la te­ra­pia. Una op­ción es ins­ta­lar­se a dis­fru­tar de la nie­ve en el ve­cino pue­blo de Ca­viahue –es­tá más aba­jo y me­nos ne­va­do– y ve­nir a Co­pahue un día en ex­cur­sión.

El otro avi­so ne­ce­sa­rio es que, al­re­de­dor de las la­gu­nas, Co­pahue hue­le a de­mo­nios, es de­cir, a azu­fre. Pe­ro es­to es lo que las ha­ce unas termas su­per­la­ti­vas: se tra­ta de la la­gu­na del Chan­cho, hoy con­ver­ti­da en pis

ci­na con fon­do de ba­rro sul­fu­ro­so, re­co­men­da­da pa­ra en­fer­me­da­des reuma­to­ló­gi­cas: las per­so­nas van sa­can­do ba­rro del fon­do pa­ra co­lo­car­se en el cuer­po y lo de­jan se­car (sua­vi­za mu­cho la piel y re­la­ja). La otra la­gu­na fa­mo­sa es la Ver­de, cu­yas al­gas son tam­bién te­ra­péu­ti­cas (en in­vierno es­tá un po­co fría).

Don Gó­mez –82 años– es­tá en la sa­la de es­pe­ra del de­par­ta­men­to de Der­ma­to­lo­gía, co­mo lo vie­ne ha­cien­do des­de ha­ce 18 años por sus man­chas de pso­ria­sis en la piel. Ca­da año ma­ri­do y mu­jer suben al au­to des­de su ca­sa en Cla­ro­me­có y tre­pan los An­des por ca­mi­nos de cor­ni­sa: “An­tes te­nía man­chas por to­do el cuer­po y aho­ra se me re­du­je­ron a me­nos de la mi­tad. Las aguas no son má­gi­cas; yo me que­do do­ce días ca­da año y los re­sul­ta­dos lle­gan con el tiem­po. He ido a termas en Car­hué, Salta y En­tre Ríos pe­ro las que más me sir­ven son és­tas. Aqué­llas ali­vian pe­ro és­tas me cu­ran bas­tan­te. Me ha­go fan­gos y aguas ver­des”.

Más in­for­ma­ción:w w w.ter­mas­de co­pahue.gob.ar

Ocio en­tre los ríos

Las termas de Vi­lla Eli­sa com­bi­nan agua con ver­de: uno abre las ven­ta­nas del bun­ga­low y so­lo ve ár­bo­les o pla­ni­cie pam­pea­na. Una pa­re­ja de car­de­na­les salta de ra­ma en ra­ma y un la­gar­to ove­ro ca­mi­na en cá­ma­ra len­ta. Los hués­pe­des se po­nen la ba­ta y cru­zan un par­que has­ta las pis­ci­nas en­tre chi­lli­dos de te­ro. Ha­cia el la­do opues­to hay una la­gu­na con un cen­te­nar de gar­zas po­sa­das en un ár­bol. Una pis­ci­na ge­ne­ra olas pa­ra na­do con­tra co­rrien­te y a un cos­ta­do hay grue­sos cho­rros que caen so­bre la es­pal­da con­trac­tu­ra­da del hom­bre ur­bano, ese que ha lle­ga­do aquí re­co­rrien­do 350 ki­ló­me­tros (si vie­ne des­de Bue­nos Ai­res). Hay diez pis­ci­nas, al­gu­nas al ai­re li­bre y otras te­cha­das, a tem­pe­ra­tu­ras que van des­de 38 °C ha­cia aba­jo. Un equi­po de ani­ma­do­res ofre­ce cla­ses de aquagym y es­ti­ra­mien­to.

En una pis­ci­na cir­cu­lar se for­man gru­pos de ami­gos oca­sio­na­les que con­ver­san ba­jo la no­che con las plá­ci­das aguas has­ta el cue­llo. En otra un cho­rri­to da jus­to en las cer­vi­ca­les y hay hi­dro­jets muy po­ten­tes. Las aguas del po­zo geo­ter­mal se ex­traen a una pro­fun­di­dad de 1.036 me­tros y sa­len a 40° con una com­po­si­ción clo­ru­ro-sul­fa­ta­da só­di­ca. Sus efec­tos ali­vian pro­ble­mas der­ma­to­ló­gi­cos, son anal­gé­si­co-an­tin­fla­ma­to­rios y se re­co­mien­dan pa­ra

reha­bi­li­ta­ción en pro­ble­mas neu­ro­ló­gi­cos y óseos co­mo trau­ma­tis­mos y reuma.

Pa­ra los hi­per­ac­ti­vos hay en Vi­lla Eli­sa golf, tenis, vó­ley, fút­bol, re­mo y bi­ci­cle­tas. Y pa­ra los pe­re­zo­sos es­tá el spa Ve­lis­sa con un cir­cui­to hí­dri­co: un ba­ño sau­na se­co, otro hú­me­do con va­po­res al es­ti­lo tur­co, una du­cha es­co­ce­sa y una ba­ñe­ra de hi­dro­ma­sa­jes que ata­ca los cuer­pos a pre­sión des­de to­dos los flan­cos.

Más in­for­ma­ción: www.ter­mas­vi­lla eli­sa.com

La Vic­to­ria

La es­tre­lla en el com­ple­jo ter­mal Vic­to­ria del Agua –En­tre Ríos, jun­to al Puen­te Ro­sa­rio-Vic­to­ria– es el ma­sa­je wat­su. El ma­sa­jis­ta re­cues­ta al pa­cien­te bo­ca arri­ba en las aguas de una pis­ci­na, le co­lo­ca un flo­ta­dor alar­ga­do ba­jo la es­pal­da y otro en las pier­nas. Lue­go lo to­ma en bra­zos co­mo a un be­bé que ha­ce la plan­cha y co­mien­za a tra­zar len­ta­men­te con él círcu­los en el agua. La con­sig­na es que­dar­se pe­so muer­to y de­jar­se lle­var: el ma­sa­je lo ha­ce el ele­men­to lí­qui­do. Des­de allí, un buen plan es ir al spa y apli­car­se una más­ca­ra fa­cial de fan­go pa­ra sua­vi­zar la piel, o acos­tar­se en una ca­ma con pie­dras de ja­de que se on­du­la ma­sa­jean­do la co­lum­na. Los más so­fis­ti­ca­dos se co­lo­can en la ca­ra un apa­ra­to co­mo el que cu­bre a los mú­si­cos de Daft Punk, que ma­sa­jea los ojos pro­du­cien­do hor­mi­gueos de pla­cer. Pa­ra los más clá­si­cos es­tán los ma­sa­jes de pie por las pro­di­gio­sas ma­nos de una re­fle­xó­lo­ga. Lue­go pue­de se­guir una sies­ta al res­guar­do de una som­bri­lla de ho­ja de pal­ma, y más tar­de ac­ti­var­se con una se­sión de aqua-gym en la pis­ci­na te­cha­da.

El atar­de­cer es la ho­ra del yo­ga en un sec­tor apar­ta­do y ver­de de es­te com­ple­jo de 40 hec­tá­reas, jun­to a una pla­yi­ta de are­na en un la­go ar­ti­fi­cial. El par­que acuá­ti­co tie­ne pi­le­to­nes in­ter­co­nec­ta­dos con agua ter­mal ca­lien­te y sa­la­da. Hay cas­ca­das pa­ra ma­sa­jear­se la es­pal­da, is­li­tas y puen­tes que cru­zan las pis­ci

nas, y una si­nuo­sa “ca­lle de agua” que mi­de 600 me­tros y se usa pa­ra ca­mi­nar con un sen­ti­do ae­ró­bi­co, don­de la pro­fun­di­dad va des­de los to­bi­llos a la cin­tu­ra. Es­tas aguas son sa­la­das con un al­to con­te­ni­do de clo­ru­ros y so­dio: ali­vian do­lo­res reu­má­ti­cos y óseos en ge­ne­ral, me­jo­ran un po­co las afec­cio­nes de piel, son re­la­jan­tes y ayu­dan en pro­ble­mas cir­cu­la­to­rios. $ 500 por día. En ju­nio es­ta­rá ce­rra­do.

Más in­for­ma­ción: www.vic­to­ria­del agua.com.ar

Ce­ro es­trés

Las uru­gua­yas termas de Ara­pey –a 532 ki­ló­me­tros de Bue­nos Ai­res– po­seen un ras­go sin­gu­lar: tie­nen al­re­de­dor un mo­derno re­sort de es­ti­lo ca­si ca­ri­be­ño con vis­ta a una ver­de pla­ni­cie y a los ca­ra­co­leos de un río. Las aguas de sus ocho pis­ci­nas bro­tan a 41 ºC y los ba­ñis­tas caen en un ocio­so le­tar­go, re­la­ja­dos con el agua al cue­llo. Mu­chos se en­tre­gan a la lec­tu­ra, in­clu­so den­tro del agua con un

flo­ta-flo­ta de go­maes­pu­ma en la nu­ca y otros dos de­trás de las ro­di­llas, for­man­do una ca­ma. Es­tos ba­ños ter­ma­les son efec­ti­vos pa­ra el reu­ma­tis­mo por la pre­sen­cia de yo­do, hie­rro, cal­cio, mag­ne­sio y flúor. Hay quien su­da la go­ta gor­da en el mo­derno gim­na­sio pe­ro la ma­yo­ría op­ta por la inac­ción ex­tre­ma que lle­va a una ac­ti­tud me­di­ta­ti­va.

Un enér­gi­co equi­po de ani­ma­ción in­vi­ta al aquagym, a la zum­ba y a las bi­ci­cle­tea­das con éxi­to re­la­ti­vo: la ma­yo­ría pre­fie­re des­can­sar (otros op­tan por el yo­ga o el re­mo en la la­gu­na). Los pa­dres –y los hués­pe­des en ge­ne­ral– se li­be­ran de los ni­ños: las ni­ñe­ras los lle­van a un mi­ni­par­que y una la sa­la de ci­ne. El área del re­sort Al­tos del Ara­pey es tan gran­de que hay es­pa­cios de in­ti­mi­dad y paz pa­ra to­dos, in­clu­so si las 156 ha­bi­ta­cio­nes se lle­nan: en días de se­ma­na rei­nan una cal­ma y si­len­cio ab­so­lu­tos. La con­sig­na he­cha reali­dad aquí es “ce­ro es­trés”.

Más in­for­ma­ción: www.al­tos­de­la­ra­pey.com

La Ca­rre­te­ra Nº 3 une las termas de Ara­pey con las de Day­man, se­pa­ra­das por 90 ki­ló­me­tros (el co­rre­dor ter­mal se com­ple­ta con las de Sal­to Gran­de). En es­te pue­blo cer­cano a la ciu­dad de Sal­to, las aguas bro­tan a 46 ºC. Hay va­rios ho­te­les y un par­que acuá­ti­co con enor­mes to­bo­ga­nes. Lo cu­rio­so de es­te lu­gar es su his­to­ria: una des­afor­tu­na­da com­pa­ñía pe­tro­le­ra ca­vó un po­zo de 2 mil me­tros del que no bro­tó oro ne­gro sino agua a pre­sión muy cris­ta­li­na. Los in­ge­nie­ros aban­do­na­ron la obra sin ta­par la ex­ca­va­ción y lo que pre­ten­día ser una Te­xas uru­gua­ya, ter­mi­nó sien­do un des­tino ter­mal que cam­bió la eco­no­mía de un pue­blo don­de la ba­ta blan­ca pa­só a ser ca­si un uni­for­me que se ve in­clu­so por las ca­lles.

Má­sin­for­ma­ción:www.ter­mas­day­man.com

Río hon­do y ca­len­ti­to

Las termas de Río Hon­do, en la pro­vin­cia de San­tia­go del Es­te­ro, son las más im­por­tan­tes del nor­te ar­gen­tino, li­te­ral­men­te una ciu­dad en­te­ra le­van­ta­da so­bre fuen­tes de agua ter­mal que sa­le por to­das las ca­ni­llas. Se tra­ta de un gran la­go sub­te­rrá­neo del cual bro­ta a 45 °C por 4.000 po­zos ar­ti­fi­cia­les. Ca­da ca­sa tie­ne una fuen­te ter­mal y nin­gu­na un ca­le­fón. Río Hon­do sur­gió por las termas y vi­ve ex­clu­si­va­men­te de ellas con de­ce­nas de ho­te­les, al­gu­nos muy lu­jo­sos. Al es­tar sul­fa­ta­das, las aguas ac­túan so­bre la ve­sí­cu­la bi­liar ayu­dan­do a di­ge­rir me­jor las gra­sas. Y el he­cho de es­tar si­li­ca­ta­das –eso se no­ta en las ma­nos mo­ja­das que pa­re­cen le­ve­men­te cre­mo­sas– ope­ra co­mo un sua­vi­zan­te de la piel. Tam­bién se las pue­de be­ber. Su tem­pe­ra­tu­ra cá­li­da tie­ne una fun­ción mio­rre­la­jan­te que re­du­ce los ni­ve­les de es­trés, ade­más de ali­viar le­sio­nes mus­cu­la­res y la ar­tro­sis (no la ar­tri­tis).

Más in­for­ma­ción: www.tu­ris­mo­san tia­go.gob.ar

La paz de Ca­ta­mar­ca

Las termas de Fiam­ba­lá es­tán en las afue­ras de la ciu­dad del mis­mo nom­bre, en­ca­jo­na­das en un es­tre­cho va­lle que ge­ne­ra una agra­da­ble sen­sa­ción de re­fu­gio. Tie­ne ca­tor­ce pi­le­to­nes de pie­dra es­ca­lo­na­dos con

aguas al­ca­li­nas, ri­cas en al­gas ver­des se­da­ti­vas y oxi­ge­nan­tes. Ca­da pi­le­ta es co­mo un es­tan­que y en­tre ellas es­tán co­nec­ta­das por pe­que­ñas cas­ca­das: en la más al­ta la tem­pe­ra­tu­ra es­tá a 51 °C y va des­cen­dien­do a me­di­da que ba­ja de un ni­vel a otro has­ta los 28 °C. Las termas ofre­cen ser­vi­cio de bun­ga­lós y cam­ping. Cer­ca de allí es­tá el im­po­nen­te cir­cui­to as­fal­ta­do co­no­ci­do co­mo la Ru­ta de los Seis­mi­les por los pi­cos ne­va­dos que su­pe­ran los 6.000 me­tros de al­tu­ra.

Más da­tos: www.tu­ris­mo­ca­ta­mar­ca.gob.ar

Ríos sa­na­do­res

La en­tre­rria­na RN 14 lle­va al com­ple­jo Termas del Guay­chú, a ocho ki­ló­me­tros de Gua­le­guay­chú. Allí uno se alo­ja en con­for­ta­bles bun­ga­lows ele­va­dos 2,5 me­tros so­bre el sue­lo y con vis­ta a una pla­ni­cie co­mo cam­po de golf. Des­de allí se va ca­mi­nan­do a pi­le­tas te­cha­das y al ai­re li­bre con tem­pe­ra­tu­ras de 32 a 38 gra­dos. Las aguas bro­tan des­de los 890 m de pro­fun­di­dad con un al­to con­te­ni­do de so­dio, po­ta­sio y mag­ne­sio. Por eso tie­nen un li­ge­ro po­der ci­ca­tri­zan­te: esen­cial­men­te sir­ven co­mo re­la­jan­te an­ti­es­trés. No con­vie­ne es­tar lar­go tiem­po en el agua sin ha­cer una pau­sa, por eso se al­ter­na con ca­mi­na­tas por una re­ser­va na­tu­ral de mon­te au­tóc­tono.

Más in­for­ma­ción: www.ter­mas­del guay­chu.com.ar

El otro com­ple­jo de la zo­na es Termas del Gua­le­guay­chú, ubi­ca­do en el Km 2,5 de la Ru­ta 42. Es una zo­na par­qui­za­da de 20 hec­tá­reas con cua­tro pi­le­tas a tem­pe­ra­tu­ras que van de 38 a 40 gra­dos (dos de ellas cu­bier­tas) y un con­jun­to de ca­ba­ñas con jar­dín y pa­rri­lla. Aquí van tam­bién per­so­nas alo­ja­das en otros ho­te­les de la ciu­dad a pa­sar el día; in­clu­so hay quie­nes van y vuel­ven en el día des­de Bue­nos Ai­res.

Más in­for­ma­ción: www.gua­le­guay­chu ter­mal.com.ar

Las bo­nae­ren­ses

En la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res hay termas muy vi­si­ta­das, co­mo las del Sa­la­do en la ciu­dad de Ge­ne­ral Bel­grano, a 90 mi­nu­tos de Bue­nos Ai­res. El com­ple­jo tie­ne una pi­le­ta cu­bier­ta y tres se­mi­cu­bier­tas con tem­pe­ra­tu­ras que os­ci­lan en­tre 34 y 40 gra­dos con al­to ni­vel de mi­ne­ra­li­za­ción (clo­ru­ro-sul­fa­ta­das). Más da­tos: www.ter­mas­del­sa­la­do.com.ar En el sur bo­nae­ren­se es­tán las de Car­hué, li­ga­das al la­go Epe­cuén que tie­ne un ni­vel de sa­li­ni­dad diez ve­ces ma­yor que el mar. Hay va­rios ho­te­les con pi­le­tas ter­ma­les y ser­vi­cios de spa, ma­sa­jes e hi­dro­ma­sa­je que se com­ple­men­tan con tra­ta­mien­tos de be­lle­za a par­tir de pro­duc­tos ori­gi­na­dos en esa gran sa­li­na hú­me­da que es el la­go.

Más in­fo: www.ter­mas­de­car­hue.gov.ar Cer­ca­deSa­nC­le­men­te­de­lTu­yúes­táel­com­ple­jo Termas Ma­ri­nas Park con 31 hec­tá­reas de na­tu­ra­le­za cos­te­ra y sie­te gran­des pi­le­tas de agua ter­mal con 162 hi­dro­jets. El agua bro­ta a 55 °C con un al­to con­te­ni­do de sa­les y clo­ru­ros, sul­fa­tos, hie­rro, cal­cio, mag­ne­sio y so­dio, be­ne­fi­cio­sos pa­ra la cir­cu­la­ción, ar­ti­cu­la­cio­nes y vías res­pi­ra­to­rias. Las pi­le­tas es­tán en el área que ro­dea al his­tó­ri­co fa­ro San An­to­nio, cons­trui­do en Fran­cia en 1892, al que se sube en as­cen­sor pa­ra ob­ser­var la sa­lien­te de Pun­ta Ra­sa, el Ca­bo San An­to­nio, la Bahía Sam­bo­rom­bón y una se­rie de pan­ta­nos que for­man un hu­me­dal don­de ha­bi­tan mi­les de aves. Más i n for ma­ción: w w w.t er mas ma­ri­nas.com.ar

El pie de los An­des

Las termas de Ca­cheu­ta, en el cen­tro de Men­do­za, tie­nen qui­zá el en­torno na­tu­ral más im­po­nen­te pa­ra un ba­ño de es­te ti­po en la Ar­gen­ti­na, al pie de Los An­des. Su his­tó­ri­co ho­tel ha si­do re­cons­trui­do a to­do lu­jo. Las aguas van de los des­hie­los al fon­do de la tie­rra y re­bo­tan a la su­per­fi­cie al acer­car­se al mag­ma con tem­pe­ra­tu­ras en­tre 40 y 50 ºC. El com­ple­jo tie­ne pis­ci­nas cu­bier­tas y al ai­re li­bre, al­gu­nas con to­bo­gán pa­ra los ni­ños. El re­lax se com­bi­na con la adre­na­li­na de las ba­ja­das de raf­ting por el río, el trek­king, la ti­ro­le­sa y el rap­pel.

Más da­tos: www.ter­mas­ca­cheu­ta.co

Agüi­tas ju­je­ñas

Las de Re­yes son la prin­ci­pal ter­ma de Ju­juy –a 19 km de San Sal­va­dor–, teó­ri­ca­men­te en uso des­de el tiem­po de los In­cas. Es­tán jun­to a un ho­tel en la la­de­ra de un ce­rro, en me­dio de una que­bra­da bos­co­sa. Tie­nen una pis­ci­na ter­mal con hi­dro­ma­sa­je, sa­la de jue­gos, spa y gim­na­sio. Las aguas bro­tan a 42 °C y en el res­tau­ran­te so­bre­sa­len pla­tos co­mo los me­da­llo­nes de lla­ma en sal­sa agri­dul­ce y la tru­cha re­lle­na con sal­sa de al­men­dras.

Más in­for­ma­ción:w w w.tu ris­mo.ju­juy.gov.ar

El com­ple­jo de Ca­cheu­ta tie­ne pis­ci­nas cu­bier­tas y al ai­re li­bre. En es­te es­pa­cio men­do­cino, el re­lax se com­bi­na con la adre­na­li­na de las ba­ja­das de raf­ting por el río, el trek­king, la ti­ro­le­sa y el rap­pel.

Arri­ba: Termas Ma­ri­nas Park, cer­ca de San Cle­men­te del Tu­yú, cuen­ta con 31 hec­tá­reas de na­tu­ra­le­za cos­te­ra. Iz­quier­da: la la­gu­na del Chan­cho, en Co­pahue, es una de las me­jo­res termas del país. Aba­jo: Ca­cheu­ta, en Men­do­za, po­see un en­torno na­tu­ral im­po­nen­te por en­con­trar­se al pie de los An­des.

Arr. izq.: un tra­gui­to en la no­che y en el agua en Termas de Ara­pey. Cen­tro: las de Fiam­ba­lá tie­nen un en­torno na­tu­ral muy pin­to­res­co. Der.: chi­cos y gran­des se di­vier­ten en to­das las pi­le­tas.

En Termas de Río Hon­do gen­te de to­das las eda­des se mez­cla en las pis­ci­nas.

Arr. izq.: las termas de Vic­to­ria del Agua tie­nen al­go de par­que acuá­ti­co con spa. Der.: en Ju­juy, las de Re­yes eran usa­das en tiem­pos de los in­cas.

Arri­ba: las uru­gua­yas de Day­man po­seen un par­que acuá­ti­co con enor­mes to­bo­ga­nes, Izq.: en Vi­lla Eli­sa los des­co­no­ci­dos so­cia­li­zan con­vo­ca­dos por el ca­lor­ci­to de las aguas.

Izq.: en Car­hué, la sa­li­ni­dad es más al­ta que en el mar. Aba­jo: Fiam­ba­lá, la per­la de Ca­ta­mar­ca. brin­da la sen­sa­ción de re­fu­gio con sus pi­le­to­nes es­ca­lo­na­dos.

A 90 mi­nu­tos de la Ca­pi­tal, en Ge­ne­ral Bel­grano, el agua tie­ne un al­to gra­do de mi­ne­ra­li­za­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.