El­re­gre­so de un clá­si­co.

San Mi­guel del Mon­te vuel­ve a ser op­ción pa­ra pes­car pe­je­rre­yes y car­pas en fa­mi­lia.

Weekend - - CONTENIDO - Wilmar Merino. Por

Des­pués de mu­chos años, la la­gu­na de San Mi­guel del Mon­te vuel­ve a ser op­ción pa­ra pes­car pe­je­rre­yes y car­pas en fa­mi­lia, con por­tes que pro­me­ten me­jo­rar.

Ca­pri­cho­sa co­mo po­cas, es­cue­la de pes­ca­do­res, ver­da­de­ro clá­si­co de por­te­ños y bo­nae­ren­ses, el re­gre­so de San Mi­guel del Mon­te a la agen­da de los pes­ca­do­res es no­ti­cia es­ta tem­po­ra­da. Por­que sus ma­ño­sos pe­je­rre­yes, esos que sue­len des­apa­re­cer por me­ses en­te­ros, es­tán de nue­vo ac­ti­vos y per­mi­tién­do­nos la pes­ca más di­ver­ti­da: a flo­te y con bra­zo­la­das cor­tas. Aún al­go ba­ja en su cau­dal, pe­ro be­lla co­mo siem­pre, es­ta la­gu­na desafía al pes­ca­dor con un pe­je­rrey de pi­que rá­pi­do que ja­más se re­ga­la: hay que pes­car­lo.

En es­ta oca­sión, em­bar­ca­mos en la zo­na de los cam­pings y cru­za­mos la la­gu­na ha­cia el la­do de la

ciu­dad, con vien­to de fren­te, na­ve­gan­do con cui­da­do pa­ra no me­ter agua den­tro de la em­bar­ca­ción al pe­char ca­da ola. Con la guía de “Po­li”, hi­jo de un co­no­ci­do ven­de­dor de car­na­das lo­cal, hi­ci­mos un ga­re­te clá­si­co na­ve­gan­do ha­cia don­de na­ce el vien­to pa­ra de­jar­nos mo­rir en la cos­ta opues­ta. En ese lar­go tra­yec­to, con vien­tos mo­de­ra­dos que ase­gu­ra­ban un ga­re­te ve­loz que fui­mos re­gu­lan­do con un pe­so muer­to arras­tran­do de to­le­te por el fon­do, fui­mos le­van­tan­do pes­ca­dos.

En cuan­to a equi­pos, ca­ñas de 4,20 m con pa­sahí­los ap­tos pa­ra mul­ti­fi­la­men­to, lí­neas de tres bo­yas sim­ples de bal­sa o de po­li­es­ti­reno ex­pan­di­do con at­trac­tor (unos rattling que ha­cen rui­do en su in­te­rior hue­co), rin­die­ron de ma­ra­vi­llas, usán­do­las con o sin tram­pas (una pe­que­ña yo–yo muy útil pa­ra re­gu­lar bra­zo­la­das y un nu­do co­rre­di­zo que le da una co­rri­da a la bo­ya gran­de).

Pe­jes de pi­que ve­loz

Los pe­jes usua­les van de 20 a 30 cm, re­cor­dan­do siem­pre que se per­mi­ten sa­cri­fi­car pie­zas ma­yo­res a 25 cm (y que hay que

con­tar con per­mi­so de pes­ca bo­nae­ren­se pa­ra evi­tar dis­gus­tos an­te even­tua­les con­tro­les). Son pe­je­rre­yes de pi­que ve­loz, que lle­van y lar­gan, nos dan una so­la chan­ce de cla­va­da y con­vie­ne re­vi­sar las bra­zo­la­das si erra­mos, pues de se­gu­ro per­di­mos la mo­ja­rra en el ye­rro. En cuan­to a an­zue­los, con un nú­me­ro 3 es­ta­re­mos en la me­di­da jus­ta y con un 2 evi­ta­re­mos aún más el chi­qui­ta­je pa­ra cla­var so­lo los de me­di­da o, en su de­fec­to, sa­car los ju­ve­ni­les de la bo­ca, sin tra­gar­se, lo que fa­ci­li­ta la de­vo­lu­ción.

Cer­cano y de fá­cil ac­ce­so

Una co­se­cha pro­me­dio, siem­pre de­pen­dien­do la ca­li­dad de las ca­ñas, pue­de dar­nos en­tre una do­ce­na y dos de pie­zas, na­da mal pa­ra un ám­bi­to a so­lo 110 km de Ca­pi­tal Fe­de­ral, con to­dos los ser­vi­cios gas­tro­nó­mi­cos y de alo­ja­mien­to que en Mon­te cu­bren las exi­gen­cias de to­dos los bol­si­llos.

La po­si­bi­li­dad de cir­cun­va­lar la la­gu­na por ca­mino as­fal­ta­do es otra ven­ta­ja com­pa­ra­ti­va no me­nor: el au­to ja­más to­ca el ba­rro. La con­tra es que, co­mo sue­le su­ce­der con ám­bi­tos que son cer­ca­nos y de fá­cil ac­ce­so, tie­nen gran pre­sión de pes­ca, por lo que acon­se­ja­mos vi­si­tar­lo los días de se­ma­na, cuan­do la la­gu­na prác­ti­ca­men­te que­da pa­ra el pes­ca­dor y al­gu­nos aman­tes del ki­te­surf que ale­gran el pai­sa­je con sus pi­rue­tas y, en ge­ne­ral,

pa­san le­jos de las can­chas usa­das por los pes­ca­do­res.

Ha­bien­do he­cho una acep­ta­ble pes­ca de pe­je­rre­yes, lo­gran­do tan­tas cap­tu­ras co­mo pi­ques erra­dos, nos de­ci­di­mos a apun­tar a otra es­pe­cie que ha­rá las de­li­cias del pes­ca­dor que quie­ra di­ver­tir­se con un gran pez en tem­po­ra­da in­ver­nal: la car­pa. Es­pe­cie in­va­so­ra a la que le atri­bui­mos mu­cho da­ño –y mu­chas ve­ces con jus­ta ra­zón–, se ofre­ce co­mo tro­feo per­ma­nen­te en las cua­tro es­ta­cio­nes y es ideal pes­car­la a flo­te pa­ra dis­fru­tar­la al má­xi­mo, ya que se agre­ga el con­di­men­to vi­sual del pi­que. El apa­re­jo que se usa es de dos ti­pos: de bo­ya sim­ple o do­ble. El pri­me­ro es una bo­ya es­fé­ri­ca de 25 mm en­tre co­rre­di­zos, o aca­so un pun­te­ro car­ga­do que tra­ba­je pa­ra­do, y un an­zue­lo las­tra­do en una bra­zo­la­da lar­ga que de­be ex­ce­der al me­nos en 30 cm la dis­tan­cia de la su­per­fi­cie al fon­do. Es­to ha­rá que la car­na­da que­de apo­ya­da en el fon­do. Lo que es­pe­ra­mos aquí es una lle­va­da, da­do que el pez no po­drá hun­dir­la.

Bus­can­do car­pas con si­gi­lo

La va­rian­te de bo­ya do­ble es lo mis­mo pe­ro en una lí­nea sí­mil pe­je­rrey de dos bo­yas, con lí­nea ma­dre y bra­zo­la­das más grue­sas, y an­zue­los cor­vi­ne­ros, que son de ace­ro grue­so y ga­rra de águi­la, idea­les pa­ra re­te­ner más una bo­la de ma­sa pi­can­te. El con­cep­to de te­ner las bra­zo­la­das arras­tra­das es el mis­mo que en la bo­ya sim­ple, so­lo que aquí, en la bo­ya que pi­ca, el pa­rá­me­tro de re­fe­ren­cia pa­ra de­tec­tar el mo­vi­mien­to anor­mal es el de ver la bo­ya que no tie­ne pi­que. Es­te apa­re­jo es útil cuan­do con­ta­mos con una so­la ca­ña lar­ga, por ejem­plo una de pe­je­rrey, y sa­ca­mos la lí­nea de pe­je pa­ra cam­biar por és­ta y apun­tar a otra pes­ca.

El ám­bi­to don­de bus­ca­mos las car­pas es dia­me­tral­men­te opues­to al del pe­je­rrey. Si al pri­me­ro lo ten­ta­mos ba­rrien­do te­rreno en su­per­fi­cie, a las car­pas las en­con­tra­mos bien me­ti­das en los jun­ca­les, ha­cien­do una apro­xi­ma­ción si­gi­lo­sa, an­clan­do con el me­nor rui­do po­si­ble y lue­go de ha­cer­nos par­te del pai­sa­je, ti­ran­do las lí­neas en pe­que­ños cla­ri­tos en­tre jun­cos. Es una pes­ca que a ve­ces nos ha­ce re­ne­gar por los en­gan­ches, pe­ro la co­sa es así, ellas es­tán don­de quie­ren, no adon­de a no­so­tros nos que­de có­mo­do.

En es­ta oca­sión, un so­ber­bio ejem­plar de unos cua­tro ki­los fue el más des­ta­ca­do del día, cap­tu­ra que de­man­dó una in­ten­sa pe­lea en­tre jun­ca­les y en don­de el equi­po de­be res­pon­der­nos, per­mi­tién­do­nos el ri­gor su­fi­cien­te pa­ra sa­car al ejem­plar de en­tre las ma­tas de jun­cos. Es cla­ve pa­ra izar la pie­za el uso de un co­po de bo­ca an­cha, pues al uti­li­zar equi­pos lar­gos y pes­car en ám­bi­tos ce­rra­dos, el arri­me sin co­po ha­ría que in­de­fec­ti­ble­men­te ten­ga­mos que to­mar la lí­nea pa­ra arri­mar la pre­sa, y ese se­rá el mo­men­to en que la car­pa sen­ti­rá el apo­yo y con un co­le­ta­zo cor­ta­rá el apa­re­jo. Con co­po, en cam­bio, el pes­ca­dor pue­de em­bol­sar fá­cil­men­te el ejem­plar.

Así es el hoy por hoy de San Mi­guel del Mon­te, un clá­si­co que es­tá de vuel­ta, y que nos per­mi­te una ma­ña­na pe­je­rrey­ce­ra, el asa­di­to re­gla­men­ta­rio al me­dio­día y una tar­de car­pe­ra pa­ra dis­fru­tar a pleno de lo que el ám­bi­to pue­de dar­nos.

En un día muy ven­to­so, em­bar­ca­mos y cru­za­mos la la­gu­na pa­ra ha­cer un ga­re­te lar­go. Esa fue la téc­ni­ca ele­gi­da pa­ra ir ba­rrien­do te­rreno y le­van­tar pie­zas.

Los ta­ma­ños más usua­les van de 20 a 30 cm, pe­ro en oca­sio­nes sa­len sor­pre­sas. Has­ta que el frío sea muy in­ten­so, los pi­ques con­ti­nua­rán dán­do­se en bra­zo­la­das cor­tas.

El guía Po­li pro­pu­so re­co­rrer el es­pe­jo des­de don­de na­cía ha­cia don­de mo­ría el vien­to. Y acer­tó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.