Per­di­ces di­fí­ci­les de­mar­car.

Los pas­tos al­tos de la zo­na de La­bar­dén de­ter­mi­na­ron el ini­cio de la tem­po­ra­da de ca­za. Fun­da­men­tal, un buen pe­rro.

Weekend - - CONTENIDO - Por Horacio Gallo.

Los pas­tos al­tos de la zo­na de La­bar­dén de­ter­mi­na­ron nues­tro ini­cio de la tem­po­ra­da de ca­za. Fun­da­men­tal, un buen pe­rro.

Des­pués de ca­si 10 me­ses de es­pe­ra, ini­cié la tan an­sia­da tem­po­ra­da de ca­za me­nor 2 019. Pa ra sab er có­mo ve­nían los cam­pos y los cu­pos, pre­via­men­te es­tu­ve en con­tac­to con Mó­ni­ca Ro­drí­guez, di­rec­to­ra de Flo­ra y Fau­na de la Pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, y con Adria­na Ri­chi, di­rec­to­ra del Or­ga­nis­mo Pro­vin­cial pa­ra el Desa­rro­llo Sus­ten­ta­ble (más co­no­ci­do por sus si­glas O.P.D.S.), quie­nes me an­ti­ci­pa­ron que las fe­chas ha­bi­li­ta­das se­rían del 4 de ma­yo al 4 de agos­to, y los cu­pos de 10 lie­bres, seis per­di­ces y seis pa­tos (eran 10 el año pa­sa­do) por ca­za­dor/día, tal co­mo lo pu­bli­ca­mos en el ma­pa in­ter­ac­ti­vo de

zo­nas jun­to al re­gla­men­to com­ple­to (dis­po­ni­ble en www.bit.ly/REGLAMENTO­CAZA2019). Pe­ro ade­más hay otra no­ve­dad: la ca­za de viz­ca­chas que­da ve­da­da to­do el año y so­lo se pue­de rea­li­zar con au­to­ri­za­ción es­pe­cial de Fau­na.

En cuan­to a las per­di­ces, que en es­ta oca­sión era lo que íba­mos a bus­car, los cen­sos rea­li­za­dos por los bió­lo­gos del O.P.D.S. arro­ja­ron que en las tran­sec­tas ha­bía ejem­pla­res en can­ti­dad su­fi­cien­te, aun­que más pe­que­ños que el año pa­sa­do. En el mis­mo sen­ti­do, de­bi­do a que la pro­vin­cia ha­bía re­ci­bi­do bue­na can­ti­dad de sol y llu­via du­ran­te el ve­rano, y al no lle­gar to­da­vía las he­la­das, los pas­tos es­ta­ban al­tos y ver­des, lo

que di­fi­cul­ta­ría la ca­mi­na­ta y la mar­ca de los pe­rros.

Con es­tos da­tos en la men­te, me reuní con Daniel Callisto pa­ra que, en es­ta opor­tu­ni­dad, hi­cié­ra­mos una sa­li­da com­pa­ra­ti­va in­di­vi­dual el mis­mo día pe­ro en dos zo­nas di­fe­ren­tes, se­pa­ra­das ca­si 300 km una de la otra. De es­ta for­ma ten­dría­mos más pre­ci­sio­nes y cer­te­zas de có­mo ve­nía el ini­cio de la tem­po­ra­da: él en Ta­pal­qué (ver pá­gi­na 100) y yo en La­bar­dén, con mi pe­rro

Folk, don­de me es­pe­ra­ba Ma­rio Pa­che­co pa­ra ha­cer­me de se­gun­do ti­ra­dor, y So­fía Leonelli que se­ría la fo­tó­gra­fa de la jor­na­da.

Al igual que Callisto a su des­tino, lle­gué al mío la no­che an­te­rior pa­ra des­can­sar y acei­tar tran­que­ras en la ca­sa de Juan Car­los y de Betty, quie­nes me alo­jan des­de ha­ce años. A la ma­ña­na si­guien­te, bien des­can­sa­do, Ma­rio me pa­só a bus­car con su ca­mio­ne­ta. A las 8:30 es­ta­ba nu­bla­do, con al­go de vien­to, mu­cha hu­me­dad y una tem­pe­ra­tu­ra de 14 °C.

Ca­mino al cam­po

Car­ga­mos a Folk, las ar­mas y sa­li­mos. En es­ta opor­tu­ni­dad uti­li­za­mos dos es­co­pe­tas 12/70 –una su­per­pues­ta y otra de un ca­ño– con car­tu­chos de 28 y 32 g, am­bos en mu­ni­ción 7 por si el vien­to au­men­ta­ba. Des­de el vehícu­lo veía­mos que los cua­dros te­nían pas­tu­ra to­da­vía ver­de, así que ele­gi­mos el de pas­tos más ba­jos, de unos 40 cm de lon­gi­tud. Nos co­lo­ca­mos las bo­tas, el cha­le­co, to­ma­mos las ar­mas, ba­ja­mos de su jau­la de transporte a mi pe­rro, le co­lo­qué su co­llar elec­tró­ni­co con el so­lo fin de te­ner­lo un po­co más cer­ca en su pri­me­ra sa­li­da del año (la an­sie­dad le po­día ju­gar una ma­la pa­sa­da por­que la al­tu­ra de las pas­tu­ras en mu­chos lu­ga­res lo su­pe­ra­ba) y, ape­nas pa­sa­mos el alam­bra­do, ya ha­bía he­cho su pri­me­ra mar­ca. Así que car­ga­mos las es­co­pe­tas, nos acer­ca­mos si­gi­lo­sa­men­te y ahí no­más sa­lió la pri­me­ra per­diz que aba­tí con gran sen­ti­mien­to ca­za­dor.

El pas­to hú­me­do es­ta­ba tan ver­de y abul­ta­do que, de no ha­ber te­ni­do pe­rro, hu­bie­ra si­do im­po­si­ble lo­ca­li­zar el ejem­plar caí­do. Una ob­ser­va­ción im­port a nte pa ra ev it a r ac­ci­den­tes es que co­mo es­tos cam­pos son de pas­to­reo, la ha­cien­da de­ja marcada sus pi­sa­das, lo cual ha­ce que des­pla­zar­se so­bre un pi­so to­tal­men­te des­pa­re­jo sea di­fi­cul­to­so. El la­do po­si­ti­vo: por suer­te no tu­vi­mos mos­qui­tos.

Los pas­tos al­tos, ca­si a la al­tu­ra de Folk, di­fi­cul­ta­ron en­con­trar la pie­zas aba­ti­das. Sin un buen pe­rro, la ta­rea de mar­ca y re­cu­pe­ro es ca­si im­po­si­ble.

El pe­rro ter­mi­nó su jor­na­da can­sa­do. Es ele­men­tal lle­var agua pa­ra hi­dra­tar­lo mien­tras ca­mi­na.

Las per­di­ces no le­van­ta­ban y ca­si ha­bía que em­pu­jar al pe­rro pa­ra que avan­za­ra so­bre la mar­ca. Una de las cla­ves, ha­cer tra­ba­jar más cer­ca al can.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.