Tem­po­ra­da en mar­cha.

Con la asis­ten­cia de tres bre­to­nes nos en­fren­ta­mos a zo­nas de pas­tos al­tos y los pri­me­ros fríos en­tre ras­tro­jos de gi­ra­sol y po­tre­ros de ha­cien­da. Per­di­ces pa­re­ce que hay de so­bra.

Weekend - - CONTENIDO - Por Daniel Callisto.

Con la asis­ten­cia de tres bre­to­nes nos en­fren­ta­mos a zo­nas de pas­tos al­tos y los pri­me­ros fríos en­tre ras­tro­jos de gi­ra­sol y po­tre­ros de ha­cien­da de la zo­na de Ta­pal­qué. Per­di­ces pa­re­ce que hay de so­bra.

Des­de días an­tes de que fue­ra ha­bi­li­ta­da la tem­po­ra­da de ca­za me­nor ya te­nía el vis­to bueno de Diego Agre­lo y su pa­dre –Elías– pa­ra con­cu­rrir a un cam­po de Ta­pal­qué el sá­ba­do 4 de ma­yo. Pre­via­men­te ha­bía­mos vi­si­ta­do otras lo­ca­li­da­des (Rauch, Aya­cu­cho, Tan­dil.) con el fin de efec­tuar esas char­las de tran­que­ra en bus­ca de per­mi­sos pa­ra otros te­rre­nos, así co­mo tam­bién lu­ga­res de alo­ja­mien­to y un pro­nós­ti­co ci­ne­gé­ti­co.

Pa­ra los pri­me­ros dis­pa­ros ele­gí esa ciu­dad del cen­tro de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res (ubi­ca­da a 273 km de la Ca­pi­tal Fe­de­ral y a 52 de Azul), por­que es ideal de­bi­do a la ex­ten­sión de sus cam­pos y bue­na pas­tu­ra, zo­na de cría de ga­na­do por ex­ce­len­cia. Allí nos en­con­tra­ría­mos con Fe­li­ciano Agui­rre, quien ofi­cia­ría de guía y apor­ta­ría los pe­rros pa­ra la jor­na­da (tres bre­to­nes blan­cos y ma­rro­nes: Ro­co de seis años, Fri­da de dos y Cie­lo de cua­tro).

Com­pa­ra­ti­vo en du­plas

De­ci­di­mos em­pren­der el via­je la tar­de an­te­rior con la in­ten­ción de des­can­sar bien pa­ra dis­fru­tar de la ca­ce­ría sin in­con­ve­nien­tes, sa­bía­mos que los pas­tos es­ta­ban al­tos, se­gún co­men­ta­rios pre­vios de Fe­li­ciano. Por otra par­te, la ex­pe­rien­cia iba a ser lue­go com­par­ti­da con Horacio Gallo, ami­go y gran co­la­bo­ra­dor de es­ta re­vis­ta, quien si­mul­tá­nea­men­te se en­con­tra­ba ca­zan­do en el par­ti­do de Ge­ne­ral Gui­do. La idea era com­pa­rar te­rre­nos, can­ti­dad y ti­po de fau­na de ca­da lo­ca­li­dad.

En la ma­ña­na, co­mo es cos­tum­bre, nos di­ri­gi­mos a la co­mi­sa­ría pa­ra re­gis­trar los per­mi­sos, ar­mas y avi­sar dón­de an­da­ría­mos ca­zan­do; es­to es fun­da­men­tal pa­ra evi­tar im­pre­vis­tos, da­do que el pa­tru­lla­je de la po­li­cía ru­ral es ex­haus­ti­vo de­bi­do al cua­tre­ris­mo en la zo­na. Las es­co­pe­tas uti­li­za­das se­rían dos yux­ta­pues­tas, una ca­li­bre 12 con cho­ke 1/2 y full –que es­ta­ría en ma­nos de Elías– y una ca­li­bre 16 de ori­gen bel­ga que usó Diego. Yo op­te por mi le­gen­da­ria Brow­ning del 12 con cho­kes 1/4 y 1/2 . En cuan­to a los car­tu­chos, de 30 gra­mos pa­ra la 16, y de 32 y 28 gra­mos pa­ra las 12, con car­gas de 32 gra­mos y 28 gra­mos, to­dos con per­di­go­nes del 7,5.

La ma­ña­na se pre­sen­tó fres­ca, con una tem­pe­ra­tu­ra de 12 gra­dos, una ne­bli­na es­pe­sa que nos iba en­vol­vien­do con una le­ve llo­viz­na y un vien­to te­nue, pe­ro cons­tan­te. Hi­ci­mos un re­co­rri­do pre­vio pa­ra ve­ri­fi­car el ti­po de te­rreno de dos po­tre­ros co­no­ci­dos en otras tem­po­ra­das, y no­ta­mos los pas­tos ex­ce­si­va­men­te al­tos por un la­do, y con ras­tro­jos de gi­ra­sol y maíz por otro. En los ras­tro­jos es bueno te­ner en cuen­ta la di­rec­ción en que fue co­se­cha­do el cul­ti­vo, da­do que si se ca­mi­na en sen­ti­do opues­to al que lo hi­zo la má­qui­na se co­rre el ries­go de tro­pe­zar con fa­ci­li­dad con los ta­llos que­bra­dos.

Em­pren­di­mos ca­mi­nos opues­tos: Elías y Fe­li­ciano sa­lie­ron con Cie­lo bor­dean­do un ras­tro­jo de maíz, y no­so­tros lo hi­ci­mos en di­rec­ción con­tra­ria con Ro­co en un po­tre­ro em­pas­ta­do, lo que

ha­cía muy di­fi­cul­to­so el des­pla­za­mien­to. Por suer­te no tu­vi­mos la pre­sen­cia de mos­qui­tos, que en los úl­ti­mos años sue­le dar­se en las pri­me­ras sa­li­das de­bi­do a la au­sen­cia de he­la­das pa­ra és­ta es­ta­ción, pro­duc­to del cam­bio cli­má­ti­co y el re­tra­so de los fríos.

Cuo­ta en me­dia jor­na­da

Al po­co tiem­po de ca­mi­na­ta tu­vi­mos la pri­me­ra mar­ca del bre­tón. Diego asis­tió al can pa­ra que levante la pie­za, el vue­lo fue de fon­do y há­bil­men­te de­rri­bó la pre­sa. En ese mo­men­to com­pro­ba­mos la gran uti­li­dad de pe­rros apor­ta­do­res de pie­zas aba­ti­das, pues el 80 % del te­rreno es­ta­ba con el pas­to por arri­ba de nues­tras ro­di­llas. Tam­po­co tar­da­mos en dar­nos cuen­ta de que de­bía­mos to­mar re­fe­ren­cia del lu­gar don­de caían las pie­zas: mien­tras uno ti­ra­ba el otro ob­ser­va­ba de­te­ni­da­men­te pa­ra que la re­cu­pe­ra­ción no se frus­tra­ra. Con el trans­cur­so de la ma­ña­na la ne­bli­na se fue di­si­pan­do, pe­ro las per­di­ces se le­van­ta­ban po­co pa­ra nues­tro en­tu­sias­mo. Sin em­bar­go, en el po­te­ro ad­ya­cen­te se oían las de­to­na­cio­nes que pro­ve­nían de la es­co­pe­ta de Elías, quien en me­dia jor­na­da cum­plió la cuo­ta de per­di­ces por día/ca­za­dor.

Lle­ga­do el me­dio­día nos mo­vi­mos de cuadro, a unos 600 me­tros del lu­gar don­de es­tá­ba­mos, ya con sol, una tem­pe­ra­tu­ra agra­da­ble y los pan­ta­lo­nes se­cos del ro­cío de los pas­tos de la ma­ña­na. Es­ta vez el po­tre­ro era de ha­cien­da, con una pra­de­ra más so­por­ta­ble pa­ra el an­dar de la pe­rra, y más fá­cil el co­bro de las pie­zas aba­ti­das. En esa opor­tu­ni­dad sal­dría­mos con Fri­da, la jo­ven bre­to­na, que allí se­cuen­ció no me­nos de 10 mues­tras de per­di­ces adul­tas.

Ca­be men­cio­nar que no vi­mos pi­cho­na­je, de la ca­te­go­ría “sin rui­do”, así de­no­mi­na­dos por­que al ini­ciar el vue­lo ca­re­cen aun del es­truen­do­so ta­ble­teo de las alas, ca­rac­te­rís­ti­co de los ejem­pla­res adul­tos. Co­mo el te­rreno nos per­mi­tía des­pla­zar­nos sin di­fi­cul­tad, la tác­ti­ca con Diego fue se­pa­rar­nos 30/40 me­tros uno del otro y con­du­cir a la pe­rra pa­ra que rea­li­za­ra un aba­ni­co de­lan­te nues­tro en el sen­ti­do que ba­rría­mos el po­tre­ro, siem­pre bus­can­do el vien­to en con­tra pa­ra fa­vo­re­cer el ol­fa­to de nues­tra com­pa­ñe­ra.

De es­ta ma­ne­ra, an­te la mar­ca de Fri­da uno se acer­ca­ba al otro pa­ra re­gis­trar re­fe­ren­cias de don­de cae­ría la pie­za y po­der ase­gu­rar­la, da­do que ha­bía­mos per­di­do dos per­di­ces en­tre los es­pe­sos pas­tos. De es­ta ma­ne­ra, rá­pi­da­men­te cum­pli­mos nues­tra cuo­ta de ejem­pla­res, a tal pun­to que mien­tras re­gre­sá­ba­mos cap­tu­ra­mos con ti­ros cer­te­ros a dos lie­bres gran­des que sa­lie­ron de nues­tros pies.

A me­di­da que nos acer­cá­ba­mos al pun­to de lle­ga­da, el te­rreno se tor­na­ba­de­nue­voex­tre­ma­da­men­te ac­ci­den­ta­do, por lo que de­bi­mos le­van­tar bien las pier­nas pa­ra evi­tar tro­pie­zos, y pa­ra nues­tra sor­pre­sa nos to­pa­mos con dos ejem­pla­res de per­diz co­lo­ra­da, los cua­les con­tem­pla­mos en su ex­plo­si­vo vue­lo.

Pa­ra com­ple­tar el pa­no­ra­ma de ca­za me­nor en Bue­nos Ai­res, bien po­si­ti­vo a mí en­ten­der, po­de­mos afir­mar que hay bue­na can­ti­dad de per­di­ces y po­cas lie­bres, pe­ro buen ta­ma­ño en to­dos los ejem­pla­res de es­ta zo­na.

De­bi­do a la es­ca­sez de he­la­das, los pas­tos es­ta­ban al­tos, lo que di­fi­cul­tó la sa­li­da de las per­di­ces y exi­gió nues­tro an­dar. Tu­vi­mos que bus­car zo­nas más ba­jas pa­ra te­ner me­jor per­for­man­ce y no su­frir tan­to des­gas­te en las pier­nas.

Es fun­da­men­tal usar me­dias ti­po trek­king pa­ra evi­tar que se ba­jen y las bo­tas ras­pen los to­bi­llos. Im­pres­cin­di­ble no­ti­fi­car a la po­li­cía lo­cal, con­tar con la do­cu­men­ta­ción del ar­ma al día y con los per­mi­sos del due­ño del cam­po pa­ra evi­tar im­pre­vis­tos.

En ca­so de nie­bla o ba­ja vi­si­bi­li­dad, se de­be ves­tir al­gu­na pren­da na­ran­ja pa­ra ser vis­tos y evi­tar ac­ci­den­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.