Un via­je al pa­sa­do.

Con su he­ren­cia mo­ra a flor de piel, la ciu­dad an­da­lu­za ha­ce ga­la de su hos­pi­ta­li­dad y mues­tra or­gu­llo­sa su ma­yor te­so­ro: la Al­ham­bra.

Weekend - - CONTENIDO - Por Pa­tri­cia Da­nie­le.

Con su he­ren­cia mo­ra a flor de piel, Gra­na­da ha­ce ga­la de su hos­pi­ta­li­dad y mues­tra or­gu­llo­sa su ma­yor te­so­ro: la Al­ham­bra.

Ha­bien­do leído de chi­ca los “Cuen­tos de la Al­ham­bra” de Washington Ir­ving y de­sea­do du­ran­te mu­cho tiem­po co­no­cer per­so­nal­men­te las ins­ta­la­cio­nes del úl­ti­mo bas­tión ára­be en ser re­con­quis­ta­do por Es­pa­ña, con­cre­tar por fin la vi­si­ta a Gra­na­da era un pun­to cul­mi­nan­te pa­ra un via­je a la Ma­dre Pa­tria. Y no de­frau­dó.

Lle­ga­mos a la ciu­dad pro­ve­nien­tes de Sevilla no sin di­fi­cul­tad, pues lle­van mu­cho tiem­po re­pa­ran­do las vías del fe­rro­ca­rril en las in­me­dia­cio­nes de Gra­na­da. Co­mo re­sul­ta­do, un tra­mo se ha­ce en tren y otros dos en sen­dos mi­cros que se tras­bor­dan en las es­ta­cio­nes fe­rro­via­rias. Ven­den el pa­que­te com­ple­to con el pa­sa­je en la em­pre­sa ofi­cial Ren­fe y ellos se en­car­gan de to­do. El fa­na­tis­mo nos hi­zo ele­gir un ho­tel fren­te a la Al­ham­bra, ubi

ca­da en una co­li­na que do­mi­na la ciu­dad y que tie­ne rá­pi­do ac­ce­so al cen­tro ca­mi­nan­do o en mi­cro.

La vi­si­ta al com­ple­jo ára­be son los 14 eu­ros me­jor gas­ta­dos de un via­je a Es­pa­ña. Por ese di­ne­ro se ac­ce­de a una mi­ni­ciu­da­de­la en las al­tu­ras, un va­rio­pin­to gru­po de edi­fi­cios que in­clu­ye dos ho­te­les (uno de ellos Pa­ra­dor Na­cio­nal) y dos res­tau­ran­tes, un sec­tor de tres Pa­la­cios Na­za­ríes (con es­tric­to ho­ra­rio de in­gre­so im­pre­so en la en­tra­da), un área mi­li­tar de­no­mi­na­da la Al­ca­za­ba, el cir­cu­lar pa­la­cio de Car­los V (un po­co ve­ni­do a me­nos en com­pa­ra­ción con los edi­fi­cios ára­bes), un par de igle­sias

ca­tó­li­cas, un tea­tro al ai­re li­bre y el Ge­ne­ra­li­fe, la fin­ca de re­creo de los sul­ta­nes. To­do pre­ce­di­do, ro­dea­do y acom­pa­ña­do por jar­di­nes ma­gis­tral­men­te di­se­ña­dos y per­ma­nen­te­men­te re­ga­dos por fuen­tes y ca­na­les que desem­bo­can en pi­le­tas or­na­men­ta­les.

De sólo pen­sar que co­men­zó a cons­truir­se en 1238 y to­da­vía se man­tie­ne en pie, ma­ra­vi­lla. Sin du­das el mo­men­to más im­pac­tan­te se da cuan­do se lle­ga al Pa­la­cio de los Leo­nes, con la fa­mo­sa fuen­te que se hi­zo ha­ce 700 años y si­gue de­rra­man­do su agua can­ta­ri­na ro­dea­da de in­trin­ca­das mol­du­ras y ara­bes­cos sos­te­ni­dos por im­po­lu­tas co­lum­nas. ¡Qué fan­tás­ti­co ha­brá si­do ca­mi­nar y sos­la­yar­se en la con­tem­pla­ción de esos pa­tios y jar­di­nes an­tes de 1492, cuan­do el sul­tán Boab­dil tu­vo que ren­dir­se an­te el ase­dio de los Re­yes Ca­tó­li­cos!

To­do el pre­dio es per­fec­to pa­ra pa­sar el día, re­co­rrer­lo con tran­qui­li­dad, des­cu­brir la pre­sen­cia de ára­bes y es­pa­ño­les se­gún su épo­ca de in­fluen­cia, per­der­se en sus re­co­ve­cos y sen­tar­se a des­can­sar fren­te a los la­be­rin­tos de li­gus­tri­na sa­bia­men­te di­se­ña­dos.

Gra­cias a Washington

Des­pués de 1558 la Al­ham­bra fue aban­do­na­da por la reale­za e in­clu­so ha­bi­ta­da por ve­ci­nos. Re­cién re­cu­pe­ró su im­por­tan­cia a par­tir de que el es­ta­dou­ni­den­se Washington Ir­ving en 1829, mien­tras se alo­ja­ba en una de las to­rres, es­cri­bie­ra sus cuen­tos, que lo­gra­ron po­ner­la nue­va­men­te en pri­me­ra pla­na. En 1870 se la de­cla­ró Mo­nu­men­to Na­cio­nal y, des­de 1984, Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad. Por eso hay que te­ner el cui­da­do de re­ser­var las en­tra­das con an­ti­ci­pa­ción en la web ( https:// tic­kets.al­ham­bra-pa­tro­na­to.es/).

Al cie­rre de es­ta edi­ción no que­da­ban tic­kets has­ta el 9 de ju­nio. Por suer­te, in­gre­san­do al si­te a par­tir de las 20 se pue­den con­se­guir al­gu­nas opor­tu­ni­da­des pa­ra el día si­guien­te gra­cias a las can­ce­la­cio­nes. A la sa­li­da, re­co­men­da­mos pe­dir el me­nú de tres pa­sos en el res­tau­ran­te La Mim­bre (16 eu­ros), de­li­cio­so, que se dis­fru­ta en un am­bien­te tí­pi­co de bo­de­gón. Y si los atien­de Ma­no­li­to (el mo­zo más an­ti­guo), se sen­ti­rán co­mo en ca­sa.

Gra­na­da, co­mo la ma­yo­ría de las ciu­da­des es­pa­ño­las, es­tá en per­ma­nen­te ebu­lli­ción. La gen­te es ama­ble y siem­pre son­rien­te. Es in­du­da­ble que vi­ve del tu­ris­mo y to­dos es­tán pre­pa­ra­dos pa­ra en­ten

der­se con los vi­si­tan­tes al me­nos en in­glés. Aquí to­do es más ba­ra­to (en com­pa­ra­ción con Ma­drid o Bar­ce­lo­na), tan­to la ali­men­ta­ción co­mo la ho­te­le­ría. Es co­mún sen­tar­se a co­mer y ter­mi­nar char­lan­do con los lo­ca­les de la me­sa de al la­do, tal la sim­pa­tía an­da­lu­za.

Mo­ver­se por la ciu­dad es muy có­mo­do por­que cuen­ta con va­rias lí­neas de mi­ni­bu­ses es­pe­cia­les pa­ra an­dar por las ca­lles a ngost a s (a ve c es e l p eat ón tie­ne que ce­der­les el pa­so res­guar­dán­do­se en una en­tra­da). El re­co­rri­do es cir­cu­lar y ca­da bo­le­to sa­le 1,40 eu­ros.

Mu­seo gra­tui­to

En po­cos mi­nu­tos se pue­de es­tar de re­gre­so en el ho­tel o dar una vuel­ta por el Al­bay­zín sin ne­ce­si­dad de to­mar el tren­ci­to tu­rís­ti­co (8 eu­ros por jor­na­da). Es el ba­rrio ára­be ori­gi­nal, de tra­za­do in­trin­ca­do y muy an­ti­guo, uni­do a la Al­ham­bra por un puen­te so­bre el río Da­rro que con­ti­núa el tra­za­do de la Cues­ta del Rey Chi­co y cul­mi­na en la en­tra­da al área his­tó­ri­ca.

Ade­más de sus ca­sas an­ti­guas (al­gu­nas re­mo­za­das con muy buen gus­to) hay ho­te­les bou­ti­ques, al­gu­nas igle­sias tran­qui­las y el Mu­seo Ar­queo­ló­gi­co y Et­no­ló­gi­co con en­tra­da gra­tui­ta y ex­hi­bi­ción de pie­zas prehis­tó­ri­cas, ro­ma­nas y de la cul­tu­ra al-an­da­lus, ins­ta­la­do

en la que fue­ra la ca­sa del secretario de los Re­yes Ca­tó­li­cos, que man­tie­ne su fa­cha­da ori­gi­nal.

Isa­bel y Felipe

Por me­dio de dos ca­mi­nos que sa­len des­de la Al­ham­bra, en 15 o 20 mi­nu­tos se pue­de lle­gar an­dan­do al cen­tro. Uno de esos tra­yec­tos con­ti­núa la Ca­lle Real de la Al­ham­bra y atra­vie­sa lo que en otros tiem­pos fue­ron los jar­di­nes ex­te­rio­res en la Cues­ta de Go­mé­rez, un área ver­de, fres­ca, con fuen­tes y mo­nu­men­to a Ir­ving mien­tras los ár­bo­les ar­man un te­cho abo­ve­da­do con sus ra­mas. El ex­tre­mo fi­nal es la Puer­ta de las Gra­na­das, que fran­quea el ac­ce­so a una ca­lle an­gos­ta y cur­va que desem­bo­ca en Plaza Nue­va. Un par de cua­dras y de cur­vas bas­tan pa­ra lle­gar a la im­po­nen­te Ca­te­dral en­car­ga­da por Car­los V pa­ra acom­pa­ñar la Ca­pi­lla Real que con­tie­ne los res­tos de sus pa­dres Jua­na la Lo­ca y Felipe el Her­mo­so y de sus abue­los, los Re­yes Ca­tó­li­cos. Fue­ron és­tos los que eli­gie­ron Gra­na­da co­mo su mo­ra­da fi­nal por ser el úl­ti­mo te­rri­to­rio que re­con­quis­ta­ron de ma­nos ára­bes, es­ta­ble­cien­do la pri­me­ra igle­sia ca­tó­li­ca de la era cris­tia­na, la Del Sa­gra­rio.

Las tum­bas, en i mp olut o már­mol blan­co, re­pre­sen­tan a sus mo­ra­do­res en po­si­ción ho­ri­zon­tal, los hom­bres por­tan­do es­pa­das y las mu­je­res con el de­ta­lle de que Isa­bel de Cas­ti­lla apo­ya su ca­be­za pro­fun­da­men­te en la al­moha­da (de­mos­tran­do su in­te­li­gen­cia en vi­da) mien­tras que la de su hi­ja Jua­na es­tá com­ple­ta­men­te in­fla­da, po­nien­do en evi­den­cia la fal­ta de ma­te­ria gris de la so­be­ra­na. Y los sar­có­fa­gos es­tán ubi­ca­dos de­ba­jo de las es­cul­tu­ras fu­ne­ra­rias, en una crip­ta que tam­bién es­tá in­clui­da en la vi­si­ta de 5 eu­ros por per­so­na.

La pre­sen­cia de Fer­nan­do e Isa­bel es cons­tan­te en la ciu­dad, tan­to en los es­cu­dos no­bi­lia­rios co­mo en sus mo­no­gra­mas que mar­can las ve­re­das. Tam­bién en la es­ta­tua que re­pre­sen­ta a la rei­na en­tre­gán­do­le sus jo­yas a Cris­tó­bal Co­lón, tal co­mo cuen­ta la his­to­ria que apren­di­mos en el co­le­gio.

Los lo­ca­les ha­cen ho­nor a sus so­be­ra­nos y tam­bién a la cor­dia­li­dad an­da­lu­za. Si uno en­tra a com­prar re­cuer­dos, lo van a de­jar que cu­rio­see mien­tras van con­tan­do, des­de lo le­jos, qué otros pro­duc­tos ven­den. Tam­bién pue­de que se eli­ja pa­ra al­mor­zar un pub po­co po­bla­do y que se ter­mi­ne con­ver­san­do con la fa­mi­lia de la me­sa de al la­do, lue­go de que la ma­yor del gru­po pi­die­ra otro vino por­que el que te­nía se le ha­bía “eva­po­ra­do”.

Vis­ta ge­ne­ral de la Al­ham­bra con Sie­rra Ne­va­da de­trás. Es­te con­jun­to de pa­la­cios co­men­zó a cons­truir­se en 1237. Izq.: los res­tos de Felipe el Her­mo­so y Jua­na la Lo­ca des­can­san de­ba­jo de sus es­cul­tu­ras. Los jar­di­nes del Ge­ne­ra­li­fe, fin­ca de re­creo de los sul­ta­nes mo­ros.

Arri­ba: la sim­pa­tía an­da­lu­za es­tá en to­dos la­dos, has­ta en el car­tel de un kios­co en el ba­rrio mo­ro Al­bay­zín. El be­llo Pa­tio de los Leo­nes man­tie­ne el es­plen­dor que le dio el sul­tán Muha­mad V. De­re­cha: los ca­mi­nos de la Al­ham­bra, ple­nos de ver­de y fuen­tes de agua.

Arri­ba: dos sec­to­res de la fas­tuo­sa Ca­te­dral de Gra­na­da, en­car­ga­da por el em­pe­ra­dor Car­los V. In­te­rior del pa­la­cio de Co­ma­res con sus in­trin­ca­dos te­chos y el ac­ce­so a la To­rre de las In­fan­tas, cu­ya le­yen­da po­pu­la­ri­zó Washington Ir­ving en sus “Cuen­tos de la Al­ham­bra”.

La be­lla Gra­na­da con las ca­sas de pa­re­des blan­cas del ba­rrio Al­bay­zín en pri­mer plano y los úl­ti­mos tra­mos del río Da­rro. De­re­cha: in­te­rior del Pa­la­cio de Car­los V, en la Al­ham­bra, que hoy con­tie­ne dos mu­seos.

La Plaza Isa­bel la Ca­tó­li­ca re­tra­ta el mo­men­to en que la so­be­ra­na en­tre­ga a Cris­to­bal Co­lón las cre­den­cia­les de Al­mi­ran­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.