Los te­so­ros de El Pin­güino.

Re­le­va­mos un es­pe­jo de 150 hec­tá­reas que ofre­ce pe­je­rre­yes de buen ta­ma­ño a 460 km de la Ca­pi­tal. Su ma­yor atrac­ti­vo: las me­jo­res cap­tu­ras se dan va­dean­do des­de la ori­lla, y a cin­co cen­tí­me­tros de la su­per­fi­cie.

Weekend - - CONTENIDO - Por Gus­ta­vo Fron­to­ni.

Re­le­va­mos es­te es­pe­jo de 150 hec­tá­reas que ofre­ce pe­je­rre­yes de buen ta­ma­ño a 460 km de la Ca­pi­tal. Su ma­yor atrac­ti­vo: las me­jo­res cap­tu­ras se dan va­dean­do des­de la ori­lla, y a cin­co cen­tí­me­tros de la su­per­fi­cie.

Con l a n iebl a co­mo pr i nc ipa l com­pa­ñe­ra a la que hay que pres­tar­le mu­cha aten­ción en los días de oto­ño, via­ja­mos des­de Quil­mes Oes­te con la in­ten­ción de arran­car tem­prano en la la­gu­na El Pin­güino. El equi­po de es­ta par­ti­da es­tu­vo com­pues­to por Se­bas­tián Sa l la r, En r ique Vec­chio, A lber to Fron­to­ni y quien fir­ma es­ta no­ta.

In­ten­tá­ba­mos co­men­zar tem­prano el re­le­va­mien­to, pe­ro no a pri­me­ra ho­ra, ya que el pro­nós­ti­co anun­cia­ba pre­ci­pi­ta­cio­nes has­ta las seis de la ma­ña­na. Nues­tra pa­ra­da obli­ga­da fue el pue­blo de Adol­fo Gon­za­les Cha­ves, en don­de Os­car Pa­ce y su hi­jo Ale­jan­dro nos es­pe­ra­ban con unos ma­tes y la me­jor car­na­da de la zo­na. En es­ta oca­sión le­van­ta­mos mo­ja­rras de me­dia­nas a gran­des, pa­ra ten­tar a las pie­zas que se es­ta­ban dan­do en la la­gu­na, ubi­ca­da a seis ki­ló­me­tros del cen­tro, en el ca­mino que va a San Ca­ye­tano por la Ru­ta 75. A mano iz­quier­da se en­cuen­tra es­te ám­bi­to con en­tra­da me­jo­ra­da de tie­rra. Sólo hay que se­guir la se­ña

li­za­ción en el pre­dio, lin­dan­te con el au­tó­dro­mo de la lo­ca­li­dad, es­ta­ble­ci­mien­to que se pue­de to­mar co­mo pun­to de re­fe­ren­cia. Con 3.000 me­tros de cos­ta pa­ra pes­car, El Pin­güino cuen­ta con ba­ja­da de em­bar­ca­cio­nes y ser­vi­cios de pro­vee­du­ría, pa­rri­llas y ba­ños ha­bi­li­ta­dos. Su con­ce­sio­na­rio, Gus­ta­vo Di Luc­ca, nos es­pe­ra­ba con an­sias pa­ra que co­rro­bo­rá­ra­mos los por­tes del ám­bi­to, y pu­so a nues­tra dis­po­si­ción a Juan Car­los Ga­la­so y Paul Re­cal­de, dos re­fe­ren­tes lo­ca­les que se em­bar­ca­ron con no­so­tros pa­ra sa­car –to­dos jun­tos– los ma­tun­gos de la la­gu­na. Se­rían ellos quie­nes nos ayu­da­rían con los se­cre­tos de un pre­dio es­pe­cial y los tru­cos pa­ra lo­grar las tan an­sia­das pre­sas.

Al va­deo

Nos dis­tri­bui­mos en dos em­bar­ca­cio­nes. Gus­ta­vo Di Luc­ca y yo ar­ma­mos equi­pos re­for­za­dos con ca ñas des­de los

3,30 has­ta los 4,30 me­tros, pa­ra pes­car al va­deo des­de una cos­ta ba­ja en pro­fun­di­dad. Pa­ra rea­li­zar­la nos se­pa­ra­mos en dos gru­pos de cua­tro pes­ca­do­res, a una dis­tan­cia de 100 me­tros. Los lu­ga­re­ños sue­len pes­car en las cos­tas, cer­ca de las abras de jun­co, al­go po­co usual pe­ro que re­sul­ta muy efec­ti­vo. La idea era dar con los gran­des, y el se­cre­to pa­ra ello es lle­var lo mí­ni­mo im­pres­cin­di­ble y no ha­cer rui­do ya que, cuan­do íba­mos va­dean­do, te­nía­mos co­rri­das de pe­je­rre­yes de muy buen por­te.

Paul ar­mó una lí­nea de tres bo­yas re­la­ti­va­men­te chi­cas, del ta­ma­ño de un en­cen­de­dor, en co­lor ver­de man­za­na, con bra­zo­la­das muy cor­tas de­bi­do a la po­ca pro­fun­di­dad –sólo cin­co cen­tí­me­tros– y en­car­nó con mo­ja­rras gran­des –de seis cen­tí­me­tros, apro­xi­ma­da­men­te– sus an­zue­los 3/0.

La pri­me­ra cap­tu­ra no tar­dó en lle­gar, y lo hi­zo con una co­rri­da fu­rio­sa que se in­ter­nó en­tre los jun­cos. Sólo pu­di­mos sa­car­la uti­li­zan­do el co­po, ele­men­to im­pres­cin­di­ble pa­ra es­ta pes­ca (otra de las cla­ves). Por su par­te, Juan Car­los, ubi­ca­do más en el cen­tro de la la­gu­na, tam­bién te­nía res­pues­tas pe­ro no eran tan gran­des.

A me­dia ma­ña­na

Ya eran las 11 cuan­do el día se tor­nó diá­fano y el ca­lor em­pe­zó a sen­tir­se. Has­ta ese mo­men­to lle­vá­ba­mos tres ejem­pla­res que su­pe­ra­ba n hol­ga­da men­te el ki­lo­gra­mo. De­ci­di­mos se­guir va­dean­do pa­ra in­ten­tar en un pun­to en el que se for­ma una len­gua de agua don­de el vien­to mue­re. Ahí fue don­de pu­di­mos rea­li­zar la co­se­cha de ma­tun­gos de más de un ki­lo, pues se veía una gran con­cen­tra­ción de mo­ja­rras y ale­vi­nos sal­tan­do en ape­nas 30 cm de pro­fun­di­dad. Aco­rra­la­mos las lí­neas y el gru­po se acer­có pa­ra rea­li­zar una mag­ní­fi­ca pes­ca que no se da to­dos los días, por­que ha­cen fal­ta con­di­cio­nes cli­má­ti­cas muy es­pe­cia­les, par­ti­cu­lar­men­te en lo que se re­fie­re al vien­to.

Pa­ra las 14 y con la pes­ca he­cha, lla­ma­mos a Gus­ta­vo pa­ra que nos vi­nie­ra a bus­car. Así lle­ga­mos a

tie­rra fir­me y com­par­ti­mos una ri­ca pa­rri­lla­da que nos brin­da­ron nues­tros an­fi­trio­nes. La cuen­ta ce­rró con más de 10 pie­zas que su­pe­raron los 50 cm de lon­gi­tud y el ki­lo­gra­mo de pe­so.

En con­clu­sión, El Pin­güino me­re­ce un via­je de aven­tu­ra pes­que­ra con ami­gos. La aten­ción y los ser­vi­cios del con­ce­sio­na­rio la con­vier­ten en un lu­jo a 460 km de la Ca­pi­tal Fe­de­ral. Co­mo lo an­ti­ci­pa­mos en el re­le­va­mien­to de la­gu­nas pu­bli­ca­do en la edi­ción de abril de re­vis­ta Wee­kend, es una de las 10 me­jo­res pa­ra en­con­trar pe­je­rre­yes es­ta tem­po­ra­da.

De­bi­do a la po­ca pro­fun­di­dad, el tras­bor­do ha­cia la zo­na de pes­ca de­be ser cal­mo y si­len­cio­so pa­ra no ahu­yen­tar a las pre­sas.

El au­tor del re­le­va­mien­to con uno de los ejem­pla­res más gran­des que dio la jor­na­da en El Pin­güino. Arri­ba: Gus­ta­vo Di Luc­ca y Paul Re­cal­de ex­hi­ben en el co­po las bon­da­des de es­ta la­gu­na.

Paul Re­cal­de, gran co­no­ce­dor de es­te ám­bi­to, mues­tra un ro­bus­to y pe­lea­dor ejem­plar que su­peró el ki­lo de pe­so.

La mo­ja­rra gran­de fue la car­na­da in­di­ca­da pa­ra dar con los pe­je de ma­yor ta­ma­ño.

Iz­quier­da: va­rias pos­ta­les del pes­que­ro que brin­dó ex­ce­len­tes pre­sas tan­to de cos­ta co­mo em­bar­ca­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.