Por las ve­nas del Pa­ra­ná.

En bus­ca de nue­vos pes­que­ros de do­ra­dos, re­co­rri­mos va­rios ria­chos del mi­ni­del­ta de Es­qui­na, Co­rrien­tes.

Weekend - - CONTENIDO - Por Ju­lio Pollero.

En bus­ca de nue­vos pes­que­ros de do­ra­dos, re­co­rri­mos va­rios ria­chos del mi­ni­del­ta de Es­qui­na, Co­rrien­tes, con muy buen re­sul­ta­do.

Es­qui­na, Co­rrien­tes, re­sul­ta la me­jor op­ción pa­ra prac­ti­car la pes­ca de­por­ti­va en al­gún mi­ni­del­ta so­bre el Pa­ra­ná Me­dio. Sin du­das es uno de los pue­blos pes­que­ros por ex­ce­len­cia, don­de se con­cen­tran mu­chos y muy bue­nos guías, tie­ne una ex­ce­len­te gas­tro­no­mía, pa­seos por la ciu­dad e in­ten­sos re­co­rri­dos por su pin­to­res­co en­tra­ma­do de ríos.

Con la in­ten­ción de cap­tu­rar do­ra­dos con ar­ti­fi­cia­les y su­ru­bíes con car­na­da, lle­va­mos va­rios equi­pos di­fe­ren­tes pa­ra ha­cer las co­sas lo me­jor po­si­ble, acor­de a ca­da ne­ce­si­dad. Pa­ra la pes­ca con se­ñue­los o ar­ti­fi­cia­les pre­pa­ra­mos ca­ñas de bait­cas­ting de has­ta 1,98 m de lar­go, con una

po­ten­cia má­xi­ma de 17 lb (1 li­bra = 453,592 g) y ac­ción de pun­ta. Los re­eles eran de ba­jo per­fil o for­ma­to hue­vi­to, car­ga­dos con hi­lo mul­ti­fi­la­men­to de 40 lb de re­sis­ten­cia. Pa­ra spin­ning con ar­ti­fi­cia­les usa­ría­mos ca­ñas de has­ta 2,10 m de lar­go y re­eles fron­ta­les me­dia­nos car­ga­dos con el mis­mo mul­ti­fi­la­men­to. La ca­ja de se­ñue­los no es un te­ma me­nor, por lo cual te­ne­mos que lle­var to­do lo que nos pa­rez­ca que va­ya a fun­cio­nar, tra­tan­do de cu­brir la ma­yor can­ti­dad de po­si­bi­li­da­des con mo­de­los de su­per­fi­cie, me­dia agua y pro­fun­di­dad. A to­do es­to le su­ma­mos lea­de­res de ace­ro de 25 a 40 cm de lar­go, an­te­ojos, go­rra con vi­se­ra y ro­pa tác­ti­ca de pes­ca.

Sin nin­gu­na du­da, con los equi­pos men­cio­na­dos po­dría­mos rea­li­zar los in­ten­tos usan­do car­na­da, pe­ro por las du­das pre­fe­ri­mos lle­var al­go un po­co más po­ten­te: ca­ñas de has­ta 2,40 m de lar­go y re­eles ro­ta­ti­vos re­don­dos, al­gu­nos con ny­lon mo­no­fi­la­men­to de 0,43 mm y otros con mul­ti­fi­la­men­to de 40 lb. Ade­más, en un bol­so apar­te car­ga­mos an­zue­los 8/0 y 9/0 ata­dos a unos lea­de­res de ace­ro de unos 50 cm de lar­go, y com­ple­men­ta­mos el equi­po con plo­mos co­rre­di­zos de 20 a 100 g de pe­so.

Po­zo­nes con nom­bre pro­pio

Con Pa­blo Les­cano y Fa­bián Ga­ma­rra em­pren­di­mos via­je has­ta Río Lod­ge, en Es­qui­na, don­de nos es­pe­ra­ba el g uía Ma­tías Pa­vo­ni, quien ya ha­bía tes­tea­do la zo­na, por lo que la pes­ca es­ta­ba ca­si ase­gu­ra­da. En la pri­me­ra jor­na­da lle­ga­mos un po­co tar­de, pe­ro ya es­ta­ba to­do lis­to pa­ra zar­par y co­men­zar a ten­tar su­ru­bíes con car­na­da, tras na­ve­gar aguas arri­ba has­ta lle­gar a las zo­nas de El Cal­zon­ci­llo, la Lo­ma de Cha­ri y El 5 Pe­sos, un in­trin­ca­do sis­te­ma de arro­yos con al­gu­nos lin­dos po­zo­nes pa­ra in­ten­tar con nues­tra bús­que­da.

Ar­ma­mos las ca­ñas pe­sa­das, al­gu­nas con plo­mos re­don­dos de 40 g y otras con 60 g, to­das en­car­na­das con mo­re­nas bo­te­llo­nas, una lin­da me­di­da pa­ra

dar con los ca­cho­rros más gran­des. La idea era ha­cer ca­mi­nar la lí­nea bus­can­do el pi­que, dán­do­le pe­que­ños ti­ron­ci­tos pa­ra le­va nt a r la plo­ma­da y de­ja r de­ri­var el apa­re­jo.

Di­ver­ti­dos ca­cho­rros

El pri­me­ro en acu­sar pi­que fue Pa­blo, quien se pu­so aten­to a lo que su­ce­día y, de re­pen­te, con un cer­te­ro ca­ña­zo dis­fru­ta­mos de una dig­na pe­lea con­tra un ca­cho­rri­to de su­ru­bí me­diano. Fo­tos y al agua, co­mo co­rres­pon­de. Fa­bián y Ma­tías no se que­da­ron atrás y sa­ca­ron lo su­yo. El úni­co que ve­nía za­pa­te­ro era yo, pe­ro por­que dis­fru­ta­ba del mo­men­to de los otros y no pres­ta­ba aten­ción a lo mío.

Caía la no­che y ha­bía que vol­ver pa­ra es­pe­rar tran­qui­los la se­gun­da jor­na­da y de­lei­tar­nos con un ri­co asa­do que nos es­pe­ra­ba en las ca­ba­ñas. Mi­les de anéc­do­tas bro­ta­ron en esa me­sa an­tes de ir­nos a dor­mir. Al otro día, que ama­ne­ció con una ga­rúa que mo­les­ta­ba en­tre la ne­bli­na, desa­yu­na­mos to­do ca­se­ro de la mano de Fany Sa­las, pro­pie­ta­ria del lu­gar, y en­se­gui­da nos subi mos a l a lan­cha del guía pa­ra re­co­rrer el mis­mo mi­ni­del­ta en bus­ca de los do­ra­dos.

Con­tra las cos­tas y al­gu­nos obs­tácu­los se­mi­su­mer­gi­dos que iban apa­re­cien­do, fue­ron ca­yen­do uno a uno los se­ñue­los has­ta que Fa­bián cla­vó el pri­mer do­ra­do y, ac­to se­gui­do, Pa­blo ob­tu­vo un se­gun­do pi­que. Creo que ha­bía una pi­ca es­pe­cial en­tre los dos pe­ro no va­mos a de­cir quién pes­có más pa­ra no ha­cer­los po­ner­se co­lo­ra­dos.

S eg u i mos re­cor r ien­do los ria­chos y a to­dos les íba­mos sa­can­do al­gún pes­ca­di­to; do­ra­dos de to­dos los ta­ma­ños que nos ha­cían dis­fru­tar con sal­tos y co­rri­das ha­cia el cen­tro del cau­ce. En un mo­men­to nues­tro guía nos in­di­có que nos mo­vié­ra­mos ha­cia un lu­gar don­de él su­po­nía que ha­bría do­ra­dos de ma­yor pe­so. Y no se equi­vo­có. Pa­re­cía que nos es­ta­ban es­pe­ran­do allí.

Un com­ba­te ga­na­do

Pu­si­mos al­gu­nos se­ñue­los de co­lo­res com­bi­na­dos y dis­tin­tas pa­le­tas. Los pri­me­ros ti­ros fue­ron sin re­sul­ta­dos po­si­ti­vos, pe­ro pron­to una bue­na pa­ra­da de ca­ña y me­jor co­rri­da nos dio cuen­ta de un gran do­ra­do que ha­bía to­ma­do una mo­ja­rra de me­dia agua y es­ta­ba de­ci­di­do a pe­lear por su li­ber­tad. Vol­vió a ga­nar el pes­ca­dor, que lo arri­mó muy des­pa­ci­to y con su­ti­le­za fue de­vuel­to al río.

Las ho­ras pa­sa­ban y de­bía

mos vol­ver ya que ha­bía otros com­pro­mi­sos y te­nía­mos que des­can­sar, más que na­da Pa­blo. Du­ran­te el re­gre­so y na­ve­gan­do por es­te mi­ni­del­ta, va­rias co­rre­de­ras se iban su­ce­dien­do al pa­sar, a las que se­gui­mos ti­rán­do­les se­ñue­los y de las que ob­tu­vi­mos al­gu­nos do­ra­di­llos más que com­ple­ta­ron y col­ma­ron nues­tras ex­pec­ta­ti­vas.

El via­je a puer­to es siem­pre pla­cen­te­ro cuan­do uno vie­ne con­tan­do su día de pes­ca, y más cuan­do se la pa­sa tan bien. Es por eso que re­co­men­da­mos via­jar a Es­qui­na, Co­rrien­tes y re­co­rrer di­fe­ren­tes sec­to­res del río que qui­zás no son los pes­que­ros más fre­cuen­tes pe­ro que, con la sa­pien­cia y co­no­ci­mien­to de los bue­nos guías, po­de­mos lo­grar ex­ce­len­tes cap­tu­ras y di­ver­tir­nos a lo gran­de. Ade­más, con el frío la pes­ca de do­ra­dos me­jo­ra­rá. No es­tá pa­ra per­dér­se­lo: el Pa­ra­ná Me­dio siem­pre des­pier ta nue­vas emo­cio­nes pa­ra los que bus­can ex­plo­rar­lo al má­xi­mo.

Agra­de­ce­mos a Pa­blo, Fa­bián y a to­do el per­so­nal de Río Lod­ge por su es­pe­cial aten­ción.

Pa­ra no co­rrer ries­gos al izar­lo a bor­do pa­ra la fo­to, siem­pre es bueno to­mar al do­ra­do con un bo­ga­grip. Co­mo se ve en la fo­to, los se­ñue­los cla­ros die­ron buen re­sul­ta­do. Pa­bli­to Les­cano, lí­der de Da­mas Gra­tis, mos­tran­do una ex­ce­len­te cap­tu­ra en bait­cast. Su día em­pe­zó en el río y fi­na­li­zó en un es­ce­na­rio.

Va­rios fue­ron los ca­cho­rros de su­ru­bí que se die­ron pes­can­do al ga­re­te y, por mo­men­tos, an­cla­dos so­bre la cos­ta. La mo­re­na de cola a ca­be­za, la pre­fe­ri­da de los su­ru­bíes

Cen­tro: los tres pro­ta­go­nis­tas de la no­ta mos­tran­do uno de los me­jo­res do­ra­dos del dia. Izq.: Fa­bi Ga­ma­rra son­rien­do con su pre­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.