Quién co­lo­ca las bo­yas.

La ayu­da a los na­ve­gan­tes de­por­ti­vos de­pen­de de una ins­ti­tu­ción ci­vil sin fi­nes de lu­cro. Dón­de ob­te­ner el bo­ya­do ac­tua­li­za­do. Có­mo co­la­bo­rar en la pre­ven­ción. Cos­tos es­ti­ma­ti­vos.

Weekend - - CONTENIDO - Por Fran­cis­co Savino.

La ayu­da a los na­ve­gan­tes de­por­ti­vos de­pen­de de una ins­ti­tu­ción ci­vil sin fi­nes de lu­cro. Dón­de ob­te­ner el bo­ya­do ac­tua­li­za­do. Có­mo co­la­bo­rar en la pre­ven­ción. Cos­tos es­ti­ma­ti­vos.

Los na­ve­gan­tes de­por­ti­vos no tie­nen mu­chas ayu­das de la na­ve­ga­ción pa­ra no que­dar va­ra­dos o no cho­car con­tra al­gún ob­je­to su­mer­gi­do, sea un bar­co, un ca­ño u otro de los mu­chos ele­men­tos que abun­dan en nues­tras aguas. Nor­mal­men­te, las re­des so­cia­les ex­plo­tan de­bi­do a es­tos te­mas re­cu­rren­tes y cum­plen una mi­sión in­for­ma­ti­va que su­ple la fal­ta de da­tos ofi­cia­les, man­te­nien­do a los nau­tas al día de los dis­tin­tos pe­li­gros.

En nues­tro Río de la Pla­ta es ca­da vez más di­fí­cil na­ve­gar con se­gu­ri­dad. El avan­ce de los em­ban­ca­mien­tos y la fal­ta de dra­ga­dos efec­ti­vos de los ca­na­les ha­ce que las com­pli­ca­cio­nes se mul­ti­pli­quen. Los ban­cos de are­na mu­chas ve­ces no es­tán mar­ca­dos, a me­nos que use­mos cartas ac­tua­li­za­das o na­ve­ga­do­res sa­te­li­ta­les con ru­tas pre­ci­sas pa­ra mo­ver­nos con se­gu­ri­dad. Y ahí vie­ne una de las que­jas más fre­cuen­tes que es­cu­cha­mos: “Si pa­ga­mos im­pues­tos por las em­bar­ca­cio­nes, ¿por qué no se de­di­can a se­ña­li­zar los ríos?”. No hay res­pues­ta pa­ra eso, pe­ro el no te­ner­las no ha­bi­li­ta a de­jar las co­sas de esa for­ma.

Aso­cia­ción co­mu­ni­ta­ria

Sa­be­mos que exis­ten lu­ga­res don­de los se­ña­la­mien­tos los ha­ce el Es­ta­do: los ca­na­les de ac­ce­sos a los puer­tos, los ríos Pa­ra­ná y Uru­guay, los nau­fra­gios de Pla­ya Hon­da... y eso es por­que esas se­ña­les son una ayu­da a las em­bar­ca­cio­nes co­mer­cia­les, no a las de­por­ti­vas. En­ton­ces, ¿quién se ocu­pa de dar se­gu­ri­dad a las lan­chas y bar­cos más chi­cos? Es ahí don­de apa­re­ce U.N.E.N. (Unión de En­ti­da­des Náu­ti­cas De­por­ti­vas), si­gla que ve­mos mu­chas ve­ces en las bo­yas y se­ña­les en dis­tin­tos lu­ga­res: una en­ti­dad ci­vil sin fi­nes de lu­cro in­te­gra­da por dis­tin­tos clu­bes náu­ti­cos, que se en­car­ga de efec­tuar la ba­ti­me­tría (re­le­var pro­fun­di­da­des) de los ríos y de ins­ta­lar se­ña­la­mien­tos don­de lo con­si­de­re ne­ce­sa­rio, ya que su ta­rea es ve­lar por la se­gu­ri­dad de la na­ve­ga­ción de­por­ti­va en el Río de la Pla­ta y aguas te­rri­to­ria­les. El es­ta­do del bo­ya­do ac­tua­li­za­do se pue­de ob­te­ner en www.bo­ya­dou­nen.com.ar

Co­mo en­ti­dad ci­vil, U.N.E.N. se sos­tie­ne con el apor­te so­li­da­rio de mu­chos na­ve­gan­tes (mu­chos no son to­dos). Y acá vie­ne otro te­ma: al­gu­nos clu­bes des­cuen­tan un va­lor de $ 30 en las cuo­tas so­cia­les, im­por­te que trans­fie­ren a U.N.E.N. pa­ra que reali­ce el tra­ba­jo. Pe­ro son más los clu­bes y guar­de­rías que no lo ha­cen. En­ton­ces no te­ne­mos de­re­cho a que­jar­nos. So­lo a mo­do de ejer­ci­cio ma­te­má­ti­co: U.N.E.N. re­cau­da unos $ 115.000 por mes Y tie­ne $ 70.000 de suel­dos del per­so­nal que tra­ba­ja co­lo­can­do y re­pa­ran­do las se­ña­les. El res­to es pa­ra la ba­ti­me­tría y la ins­ta­la­ción de bo­yas. Si con­si­de­ra­mos que ca­da una tie­ne un cos­to apro­xi­ma­do de $ 100.000 co­lo­ca­da (sin te­ner en cuen­ta los he­chos de van­da­lis­mo que se pro­du­cen en las se­ña­les), ve­re­mos cuán es­ca­sos son los re­cur­sos dis­po­ni­bles pa­ra la ta­rea y cuán ne­ce­sa­rio se ha­ce apor­tar a es­ta ins­ti­tu­ción pa­ra po­der te­ner un río don­de se pue­da na­ve­gar con se­gu­ri­dad.

Van­da­lis­mo vs. se­gu­ri­dad

Los em­ban­ca­mien­tos ca­da vez son más pe­li­gro­sos por­que van cam­bian­do de for­ma y ubi­ca­ción. Bas­ta ver que es­ta ins­ti­tu­ción ha­bía ba­li­za­do com­ple­ta­men­te lo que se co­no­ce co­mo el agua­je Ju­lia, y al po­co tiem­po el lu­gar se ta­pó y de­jó in­ser­vi­ble to­do el tra­ba­jo, por lo que hu­bo que ha­cer un nue­vo ba­li­za­mien­to: el Ri­va­de­mar.

Por la se­gu­ri­dad de to­dos, apren­da­mos a no que­jar­nos y a co­la­bo­rar en pro del bie­nes­tar en el agua. U.N.E.N. es lo úni­co que los te­ne­mos pa­ra ga­ran­ti­zar nues­tras se­ña­les en na­ve­ga­ción. Y si no to­ma­mos con­cien­cia, van a se­guir exis­tien­do mu­chos lu­ga­res sin ba­li­za­mien­to por­que los es­ca­sos re­cur­sos de­ben asig­nar­se a las prio­ri­da­des, mu­chas ve­ces pro­duc­to del van­da­lis­mo. El de­te­rio­ro de las se­ña­les es otro te­ma co­ti­diano: ca­da óp­ti­ca que de­ja de fun­cio­nar re­quie­re de mu­chos pe­sos pa­ra su re­po­si­ción.

Por úl­ti­mo, es im­por­tan­te des­ta­car el he­cho de nun­ca atar las em­bar­ca­cio­nes a las bo­yas, ya que és­tas no se en­cuen­tran cal­cu­la­das pa­ra so­por­tar otro ti­po de pe­so. Si lo ha­ce­mos, las ire­mos des­pla­zan­do de sus ubi­ca­cio­nes con el con­si­guien­te fu­tu­ro error en la na­ve­ga­ción.

U.N.E.N. cuen­ta pa­ra sus ta­reas con una ba­tea de tra­ba­jo au­to­pro­pul­sa­da y una em­bar­ca­ción de apo­yo que la acom­pa­ña en las ta­reas que de­be rea­li­zar. El per­so­nal es pro­pio y a ve­ces re­ci­be ayu­da de los clu­bes náu­ti­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.