Ale­tas que cor­tan el agua.

Muy cer­ca de la Ca­pi­tal Fe­de­ral en­con­tra­mos pe­jes de buen por­te que se des­ta­can por su es­pí­ri­tu com­ba­ti­vo. Zo­nas más ren­di­do­ras.

Weekend - - CONTENIDO - Por Marcelo Albanese.

En el Río de la Pla­ta, muy cer­ca de la Ca­pi­tal Fe­de­ral, en­con­tra­mos pe­jes de buen por­te que se des­ta­can por su es­pí­ri­tu com­ba­ti­vo. Cuá­les son las zo­nas más ren­di­do­ras.

El par­ti­do de San Fer­nan­do, ubi­ca­do a unos 28 ki­ló­me­tros de la Ciu­dad Au­tó­no­ma de Bue­nos Ai­res, se di­vi­de en un área con­ti­nen­tal y otra in­su­lar que in­clu­ye las sec­cio­nes II y III de las is­las del Del­ta del Pa­ra­ná. Ofre­ce en sus cos­ta­ne­ras in­fra­es­truc­tu­ra pa­ra dis­fru­tar del río. Se lle­ga por Au­to­pis­ta del Sol, Ra­mal Ti­gre, o por co­lec­to­ra has­ta Ru­ta 197 o Ru­ta 202, gi­ran­do a la de­re­cha. Otra op­ción es por Av. Del Li­ber­ta­dor o Av. Ca­bil­do y sus con­ti­nua­cio­nes. Uno de los guías que tra­ba­ja en la zo­na es Javier Vi­la. Con él re­le­va­mos el río en bus­ca de los pe­je­rre­yes tan desea­dos.

Con lí­neas de tres bo­yas

Con to­do lo in­dis­pen­sa­ble en la em­bar­ca­ción, co­men­za­mos a na­ve­gar por los ca­na­les de es­te her­mo­so del­ta por el pla­zo de una ho­ra y me­dia apro­xi­ma­da­men­te, has­ta el pri­mer lu­gar ele­gi­do por el guía y ca­pi­tán de la em­bar­ca­ción. Los equi­pos que uti­li­za­mos es­tu­vie­ron con­for­ma­dos por ca­ñas te­les­có­pi­cas de 4 a 4,25 m, y re­eles fron­ta­les y ro­ta­ti­vos con sa­li­da de nai­lon o mul­ti­fi­la­men­to (eso va en gus­to de ca­da pes­ca­dor). Lí­neas con tres bo­yas en 15 cm de lon­gi­tud, y an­zue­los 1/0 o 2/0. El lar­go de las bra­zo­la­das fue de 5 a 40 cm. Cuan­do el río se en­cuen­tra muy mo­vi­do es acon­se­ja­ble agre­gar­le un las­tre a las bra­zo­la­das pa­ra que el ce­bo ba­je a la pro­fun­di­dad ele­gi­da.

La car­na­da más ren­di­do­ra fue la mo­ja­rra vi­va, pe­ro no hay que des­car­tar el fi­le­te de dien­tu­do –fres­co y/o co­lo­rea­do– y la mo­ja­rra sa­la­da, que en va­rias oca­sio­nes mar­can di­fe­ren­cias. Una vez en el lu­gar, y con la em­bar­ca­ción pre­pa­ra­da pa­ra rea­li­zar la pes­ca al ga­re­te, co­men­za­mos la de­ri­va fren­te a una cos­ta de con­chi­llas, don­de te­nía­mos un vien­to fuer­te del sec­tor nor­te y el río bas­tan­te pi­ca­do, co­sa que nos ha­cía pen­sar en po­ner la ma­yor con­cen­tra­ción en las lí­neas de f lo­te pa­ra no per­der las bo­yas de vis­ta. Si es­to su­ce­die­ra, se­ría pes­car a pul­so te­nien­do el ny­lon en la mano, pa­ra sen­tir el pi­que a gran dis­tan­cia.

Al­muer­zo a bor­do

Lue­go de de­jar de­ri­var las lí­neas co­men­za­ron los pi­ques, que mar­ca­ron di­fe­ren­cia en los apa­re­jos que se en­con­tra­ban en­tre 80 y 130 m de la em­bar­ca­ción, con bue­nos ejem­pla­res de 800 g co­mo lo mues­tran Diego – el Pro­fe– Arau­jo y Fran­co Bu­re­lli. Por el mo­men­to, los pi­ques ve­nían es­po­rá­di­cos pe­ro con pie­zas bien ro­bus­tas. Lue­go de una pa­sa­da la rga por la ca ncha ele­gi­da, vol­vi­mos a re­to­mar el pun­to de ini­cio don­de con­cre­ta­mos va­rias pie­zas en di­fe­ren­tes ta­ma­ños, in­clu­yen­do en­tre pi­que y pi­que al­gún do­ra­di­llo y va­ria­da de piel, co­mo pa­tíes de bue­nos ta­ma­ños. Lle­gó el me­dio­día y Javier Vi­la dio pa­so al al­muer­zo: nos co­ci­nó a bor­do, al­go que no pu­di­mos de­jar pa­sar por al­to y dis­fru­ta­mos en el me­dio del agua.

Pa­ra las 13 el ca­pi­tán nos lle­vó has­ta la zo­na de­no­mi­na­da El Can­gre­jo, don­de ejer­ci­ta­mos el

ga­re­te en un am­plio sec­tor de pes­ca. Una vez que aco­mo­da­mos la em­bar­ca­ción, em­pe­za­mos a de­ri­var las lí­neas aun­que el vien­to se­guía con gran in­ten­si­dad, lo que ha­cía que fué­ra­mos re­gu­lan­do los apa­re­jos. Los pi­ques en es­ta zo­na fue­ron más di­ná­mi­cos y con­ti­nuos, con pie­zas de to­dos los ta­ma­ños y va­rios do­ble­tes. La pes­ca se ha­cía muy en­tre­te­ni­da y no so­la­men­te con­cre­tá­ba­mos a dis­tan­cia, sino que tam­bién mu­cha ac­ti­vi­dad cer­ca de la lan­cha.

Rum­bo a un nue­vo des­tino

Lue­go de una ex­ce­len­te pes­ca en esa zo­na, Javier nos co­men­tó que ce­rra­ría­mos la jor­na­da en un pun­to muy ren­di­dor: los Po­zos del Bar­ca, don­de en­con­tra­ría­mos fle­chas de pla­ta de me­jor ta­ma­ño. Así que, sin de­mo­rar­nos, na­ve­ga­mos ha­cia el lu­gar pa­ra po­der con­cre­tar las úl­ti­mas dos ho­ras de pes­ca an­tes de em­pren­der el re­gre­so a la guar­de­ría. Una vez ubi­ca­dos, lo­gra­mos te­ner re­fu­gio del vien­to mien­tras di­vi­sá­ba­mos gran­des bor­bo­llo­nes en ple­na su­per­fi­cie. Esa so­la ima­gen nos ge­ne­ró una gran do­sis de adre­na­li­na: ver ex­plo­tar el agua con una fle­cha de buen ta­ma­ño. Con las lí­neas en ple­na ac­ción y una sua­ve de­ri­va, los pi­ques fue­ron más que in­me­dia­tos. Los pe­jes tu­vie­ron mu­cha ac­ti­vad y os­ci­la­ron en­tre los 35 a 40 cm.

Pe­ro la idea era ten­tar a los más gran­des, así que es­ta vez hi­ci­mos los en­car­nes con car­na­da más abun­dan­te, agre­gan­do dos mo­ja­rras por an­zue­lo. Los me­jo­res re­sul­ta­dos fue­ron en la úl­ti­ma bo­ya y en la bi­go­te­ra, don­de las car­na­das tu­vie­ron más mo­vi­mien­to. Así lo­gra­mos cap­tu­ras que ron­da­ron los 50 cm, más gor­das y muy com­ba­ti­vas cuan­do con­cre­tá­ba­mos los pi­ques. Era to­da una fies­ta lo­grar do­ble­tes y ver có­mo los apa­re­jos sa­lían co­mo una fle­cha en ple­na su­per­fi­cie. Lo bueno lle­ga­ba a su fin con una pes­ca más que en­can­ta­do­ra.

Da­tos a te­ner en cuen­ta

El am­plio Río de la Pla­ta, jun­to a otros pes­que­ros del Del­ta, re­sul­ta ideal pa­ra cap­tu­rar pe­je­rre­yes du­ran­te la tem­po­ra­da in­ver­nal que se ex­tien­de des­de abril has­ta sep­tiem­bre. La pes­ca de pe­je­rre­yes en el es­tua­rio es al­go so­ña­do por los aman­tes de la es­pe­cie, de­bi­do a los gran­des ejem­pla­res que allí se ob­tie­nen. Pe­ro no se tra­ta de una pes­ca fá­cil. La in­fluen­cia de la lu­na, las ma­reas y los vien­tos co­bran pro­ta­go­nis­mo.

Hay que prac­ti­car el de­por­te em­bar­ca­do y con­tar con la pre­sen­cia de un guía, pues su ex­pe­rien­cia re­sul­ta fun­da­men­tal pa­ra ini­ciar co­rrec­ta­men­te la bús­que­da de es­tos co­di­cia­dos tro­feos en la in­men­si­dad del her­mo­so río co­lor de león. Si bien es­to sig­ni­fi­ca que el gas­to de com­bus­ti­ble es gran­de, bien va­le la pe­na in­ten­tar­lo. Una vez ubi­ca­dos los pe­ces, los pi­ques se dan ca­si en su­per­fi­cie, por lo que es po­si­ble no­tar a sim­ple vis­ta la pre­sen­cia de pe­je­rre­yes cor­tan­do el agua con sus ale­tas y emi­tien­do gran­des bor­bo­llo­nes, in­di­cios in­du­da­bles de que es­ta­mos an­te la pre­sen­cia de los más gran­des.

La pes­ca de pe­je­rre­yes es al­go so­ña­do por los aman­tes de la es­pe­cie. En es­ta zo­na del Río de la Pla­ta se ob­tie­nen ejem­pla­res que su­pe­ran los 50 cm.

En la guar­de­ría, car­gan­do el truc­ker pa­ra la jor­na­da de pes­ca. De­re­cha: al­gu­nos pa­tíes se su­ma­ron al pi­que to­man­do los apa­re­jos de pe­je­rre­yes.

Arri­ba: Javier y El Pro­fe fren­te a sus cap­tu­ras y con las pie­zas ob­te­ni­das. Cen­tro: Ma­tías con un fle­cha de pla­ta que to­mó la bi­go­te­ra. Rin­die­ron los en­car­nes pro­li­jos con mo­ja­rras vi­vas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.