Col­mi­llos & Plu­mas.

Pa­rien­tes ma­yo­res de nues­tro cha­fa­lo­te, las ca­cho­rras ama­zó­ni­cas son pe­ces con ex­tra­or­di­na­rias do­tes de­por­ti­vas y una in­clau­di­ca­ble fe­ro­ci­dad. Las desafia­mos con nues­tras mos­cas en el río Ité­nez-Gua­po­ré, Bo­li­via.

Weekend - - CONTENIDO - Por Ale­jan­dro Inzaurraga.

Pa­rien­tes ma­yo­res de nues­tro cha­fa­lo­te, las ca­cho­rras ama­zó­ni­cas son pe­ces con ex­tra­or­di­na­rias do­tes de­por­ti­vas y una in­clau­di­ca­ble fe­ro­ci­dad.Las desafia­mos con nues­tras mos­cas en el río Ité­nez-Gua­po­ré, Bo­li­via.

Una co­sa es una sa­li­da de pes­ca por el día, una ex­cur­sión de fin de se­ma­na, y otra muy dis­tin­ta es una ex­pe­di­ción a un lu­ga r re­mo­to –por va­rios días– y con mu­cha lo­gís­ti­ca e im­pon­de­ra­bles. En es­te ti­po de aven­tu­ra, no siem­pre sa­len las co­sas co­mo uno pre­ten­de. En es­ta oca­sión se tra­tó de un via­je a uno de los ríos ama­zó­ni­cos con más pro­fu­sión de vi­da en sus en­tra­ñas y sel­vas cir­cun­dan­tes, que es­ta­ba pla­ni­fi­ca­do de ma­ne­ra tal de re­co­rrer na­ve­gan­do en bar­co más de 500 ki­ló­me­tros. Ha­bía­mos lle­ga­do en tres avio­ne­tas des­de San­ta Cruz de la Sie­rra a la re­mo­ta ba­se na­val Ramón Da­río Gu­tié­rrez, a ori­llas del río Ité­nez-Gua­po­ré, y des­de allí par­ti­ría­mos por agua. Cuan­do al día y me­dio de mar­cha un ban­co de are­na, una pie­dra o un tron­co, da­ñó el ti­món y el eje de la hé­li­ce de la na­ve, em­pe­zó otra his­to­ria.

Con el bar­co im­po­si­bi­li­ta­do de mar­char, hu­bo que des­ple­gar otras es­tra­te­gias de pes­ca. El tra­mo que re­mon­ta­ría­mos en la pri­me­ra eta­pa pa­só a ser nues­tra can­cha de pes­ca has­ta que se so­lu­cio­na­ran los des­per­fec­tos me­cá­ni­cos oca­sio­na­dos por la co­li­sión. Las lan­chas rá­pi­das po­dían cu­brir mu­chos ki­ló­me­tros aguas arri­ba y aba­jo, y las ca­rac­te­rís­ti­cas del río ofre­cían in­nu­me­ra­bles chan­ces de pes­ca en to­da el área. Ba­ra­jar y dar de nue­vo di­ce el re­frán. Al fin de cuen­tas, no es­tá­ba­mos en un mal lu­gar; to­do lo con­tra­rio.

Un río re­la­ti­va­men­te ba­jo ha­cía que se ace­le­ra­ran las mu­chas co­rre­de­ras de ese tra­mo. La trans­pa­ren­cia ju­ga­ba a fa­vor de la pes­ca con ar­ti­fi­cia­les y la ac­ti­vi­dad de ca­cho­rras ( Hy­droly­cuss­com­be­roid es), que no­ta­mos en el pri­mer atar­de­cer de ban­da­das de aves sur­can­do los cie­los ro­jos, nos hi­zo ol­vi­dar del ti­món, de la hé­li­ce, del bar­co y de to­do.

Rá­pi­da y fe­roz

La ca­cho­rra es un ca­za­dor agre­si­vo que eli­ge a su pre­sa y la ata­ca con fie­re­za y ra­pi­dez. Un pez de cuer­po hi­dro­di­ná­mi­co, alar­ga­do y muscu­loso, con una ale­ta cau­dal an­cha que se tra­du­ce en ve­lo­ci­dad y po­ten­cia. Y, por so­bre to­do, unas man­dí­bu­las gran­des en las que so­bre­sa­len dos pa­res de dien­tes ca­za­do­res im­pre­sio­nan­tes. Lle­gan a su­pe­rar los 10 ki­los en es­te río, aun­que la me­dia pue­de an­dar en­tre cin­co y sie­te ki­los. Na­da mal pa­ra un equi­po de mos­ca #8, #9 o has­ta #10.

Con Juan Pa­blo Ju­ra­do y Pic­cino Gem­ma nos vol­ca­mos de lleno

a es­ta atrac­ti­va es­pe­cie que tie­ne tan­tas cua­li­da­des de­por­ti­vas co­mo his­to­rias, mi­tos y le­yen­das en­tre los po­bla­do­res de la sel­va.

Un pez vio­len­to que eli­ge a su pre­sa y la ata­ca de cos­ta­do con sus fi­lo­sos dien­tes ca­ni­ni­for­mes an­tes de tra­gar­las. Por eso a ve­ces pe­lean sin es­tar cla­va­das, se le en­re­da la mos­ca en­tre los col­mi­llos y, des­pués de un ra­to de com­ba­tir bra­va­men­te, se suel­ta co­mo si na­da. La ho­ra má­gi­ca de las gran­des ca­cho­rras es el atar­de­cer, sus ojos gran­des fun­cio­nan a pleno en las me­dias lu­ces y sa­can par­ti­do de ese don. No du­ra mu­cho, pe­ro hay que es­tar lis­to pa­ra apro­ve­char esa ven­ta­na de buen pi­que que ha­ce que una gran jor­na­da de pes­ca se con­vier­ta en me­mo­ra­ble.

Una ca­cho­rra gran­de, cin­chan­do, em­bis­tien­do, cam­bian­do de di­rec­ción, vi­vo­rean­do por los ai­res con sus sal­tos y con nues­tro an­zue­lo en la bo­ca, pue­de ser una ex­pe­rien­cia di­fí­cil de ol­vi­dar; imá­ge­nes y sen­sa­cio­nes que se gra­ba­rán a fue­go en la me­mo­ria. Co­mo las mos­cas que la se­du­cen son gran­des y muer­de de cos­ta­do, a ve­ces usar un an­zue­lo de pa­ta más lar­ga o al­go re­tra­sa­do au­men­ta la efec­ti­vi­dad de la cla­va­da. Hay quie­nes le agre­gan un an­zue­lo ex­tra cer­ca de la cola de la mos­ca pe­ro hay que re­vi­sar­lo a ca­da lan­ce, a ve­ces eso ha­ce que se en­re­den pe­los y plu­mas y se pro­duz­ca el mo­les­to fou­ling que le res­ta efec­ti­vi­dad al en­ga­ño.

Con las ca­cho­rras no es ne­ce­sa­rio co­nec­tar la mos­ca con un

shock tip­pet de ace­ro, ya que un f luo­ro­car­bon de 0,60 o 0,70 re­sis­te muy bien las den­te­lla­das y se no­ta me­nos que un ca­ble; los dien­tes son có­ni­cos, me­llan pe­ro no cor­tan. Eso sí, lue­go de ca­da cap­tu­ra hay que re­vi­sar­lo.

La tác­ti­ca

La ve­lo­ci­dad de re­co­gi­da de­be ser re­la­ti­va­men­te ac­ti­va y rá­pi­da, al­ter­nan­do­ti­ro­nes­co­nal­gún­gol­pe de pun­te­ra pa­ra dar­le mo­vi­mien­to errá­ti­co –co­mo de pe­ce­ci­llo des­es­ta­bi­li­za­do o con al­gún pro­ble­ma–. Y la for­ma de cla­var, con la ca­ña apun­tan­do en di­rec­ción a la lí­nea, ja­lan­do con la mano que re­co­ge lí­nea y ti­ran­do pa­ra atrás con la de la em­pu­ña­du­ra, al mis­mo tiem­po y sin le­van­tar la pun­te­ra. Una vez bien cla­va­da, sí se pue­de le­van­tar la ca­ña. En los lap­sos de ma­yor pi­que es­tán más pro­cli­ves a ata­car cer­ca de la su­per­fi­cie y una lí­nea de flo­te fun­cio­na muy bien; en cam­bio, fue­ra de esos mo­men­tos a ve­ces hay que bus­car­las un po­co más aba­jo, ya sea alar­gan­do un po­co el lí­der y atan­do una mos­ca más pe­sa­da en la lí­nea de flo­te, o di­rec­ta­men­te po­nien­do una lí­nea de pun­ta de hun­di­mien­to –o de hun­di­mien­to me­dio– que lle­gue al me­tro, o me­tro y me­dio no más. Aun­que es­tén más aba­jo suben a ca­zar si el bo­ca­do pa­sa cer­ca de su ran­go de vi­sión y ca­ce­ría, son ve­lo­ces y de muy bue­na vis­ta. Una mos­ca que se mue­va por de­ba­jo del me­tro de hon­du­ra en la cola de una co­rre­de­ra pue­de des­pa­bi­lar a una ca­cho­rra de ca­te­go­ría tro­feo.

Otra for­ma de pro­vo­ca r el ata­que en mo­men­tos de quie­tud es me­dian­te lí­nea de flo­te y un tán­dem de dos mos­cas, con un pop­per de pe­lo de cier­vo ade­lan­te y un es­trí­mer 50 o 60 cm atrás. De es­ta ma­ne­ra se lo­gra des­en­ca­de­nar muy bue­nos pi­ques, que ge­ne­ral­men­te se pro­du­cen en la mos­ca del fi­nal.

Gra­cias a es­te im­pon­de­ra­ble que re­la­tá­ba­mos al prin­ci­pio, pu­di­mos ha­cer un cur­so in­ten­si­vo de ca­cho­rras. Des­cu­bri­mos mu­chas co­sas nue­vas de es­tos bra­vos pe­ces ama­zó­ni­cos, pa­rien­tes ma­yo­res de nues­tros cha­fa­lo­tes o pi­rá ya­guás. “O gano o apren­do”, de­cía Nel­son Man­de­la, y es­ta vez ga­na­mos y apren­di­mos mu­cho dis­fru­tan­do de una apa­sio­nan­te pes­ca en un ex­tra­or­di­na­rio lu­gar. Co­mo de­cía­mos al co­mien­zo, no siem­pre sa­len las co­sas co­mo uno pre­ten­de en una ex­pe­di­ción de pes­ca. A ve­ces sa­len me­jor.

Atar­de­cer, la ho­ra de ma­yor ac­ti­vi­dad de ca­cho­rras. Cap­tu­ra ob­te­ni­da en la cola de una co­rre­de­ra, ac­tuan­do des­de una pla­ya de are­na con lí­nea de flo­te. Arri­ba: ba­se na­val R. D. Gu­tié­rrez, don­de co­men­za­mos la na­ve­ga­ción y la pes­ca.

Izq.: Juan Pa­blo ex­hi­bien­do una cap­tu­ra de úl­ti­ma ho­ra, y en la eta­pa fi­nal des­de el bo­te. Aba­jo: emo­ti­va des­pe­di­da an­tes de la de­vo­lu­ción, la pis­ta de ate­rri­za­je en la ba­se mi­li­tar y de­ta­lle de la mos­ca en­tre los dien­tes de una ca­cho­rra.

Arri­ba: ca­cho­rra cap­tu­ra­da en spin­ning con se­ñue­lo de me­dia agua en ple­na co­rre­de­ra, otra de las mo­da­li­da­des que rin­den con es­ta es­pe­cie. Arri­ba de­re­cha: arri­ma­da fi­nal en un ban­co de are­na. Al la­do: do­ble­te de ca­cho­rras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.