Pu­ro es­ti­lo wes­tern.

Pró­xi­mo a in­gre­sar a nues­tro país, es­te re­vól­ver sim­ple ac­ción en ca­li­bre .22 LR pro­me­te ser un éxi­to en­tre los afi­cio­na­dos lo­ca­les.

Weekend - - CONTENIDO - Por Pa­blo Crespo.

Pró­xi­mo a in­gre­sar a nues­tro país, el re­vól­ver Ru­ger Wran­gler de sim­ple ac­ción en ca­li­bre .22 LR pro­me­te ser un éxi­to en­tre los afi­cio­na­dos lo­ca­les.

Si bien la Sturm, Ru­ger & Co. po­see un va­ria­do ca­tá­lo­go de ar­mas, no hay du­das de que sus re­vól­ve­res sim­ple ac­ción han so­bre­sa­li­do en­tre sus igua­les por su ca­li­dad y for­ta­le­za. Den­tro de ese apre­cia­do es­ti­lo wes­tern, sus ver­sio­nes en ca­li­bre .22 LR cons­ti­tu­yen un ca­pí­tu­lo apar­te. Fue en el año 1953 cuan­do pre­sen­ta­ron su Sin­gle Six, que pron­ta­men­te fue adop­ta­do por mi­les de usua­rios que en­con­tra­ron en es­te re­vól­ver un ele­men­to que reúne las lí­neas de un clá­si­co con un car­tu­cho ideal pa­ra el ti­ro in­for­mal. Pos­te­rior­men­te, y ba­jo la de­no­mi­na­ción de New Sin­gle Six, la Ru­ger do­tó a su re­vól­ver de una agu­ja per­cu­to­ra en el ar­ma­zón y una ba­rra de trans­fe­ren­cia, lo que sig­ni­fi­ca un gran avan­ce en ma­te­ria de se­gu­ri­dad.

La lí­nea de los SA ca­li­bre .22 con­ti­núa con el Su­per Sin­gle Six, que es­tá equi­pa­do con un al­za

re­gu­la­ble, y es com­ple­ta­da con el pe­que­ño bear­cat con una lí­nea más cer­ca de los Re­ming­ton SA que de la de los Colt SAA que ins­pi­ra­ron los otros mo­de­los.

Pa­sa­ron va­rios años has­ta que la em­pre­sa apos­ta­ra a una nue­va ver­sión – el Ru­ger Wran­gler–, pre­sen­ta­do re­cien­te­men­te en los Es­ta­dos Uni­dos. Lo pri­me­ro que lla­mó la aten­ción del pú­bli­co nor­te­ame­ri­cano fue su pre­cio, sen­si­ble­men­te in­fe­rior a los de sus an­te­ce­so­res. Pe­ro el Wran­gler no es un re­vól­ver ba­ra­to, en lo que a su cons­truc­ción y ca­li­dad se re­fie­re. Mo­der­nos mé­to­dos de fa­bri­ca­ción con ma­te­ria­les de alea­ción es­pe­cial y una ter­mi­na­ción de Ce­ra­ko­te han per­mi­ti­do re­du­cir sen­si­ble­men­te su cos­to. Se po­dría afir­mar que es­te mo­de­lo es de la mis­ma ca­li­dad que la lí­nea de re­vól­ve­res SA de la mar­ca, y aún me­jor que la ma­yo­ría de sus com­pe­ti­do­res den­tro de la mis­ma cla­se.

Al­go pa­ra des­ta­car es que, a pe­sar del ca­li­bre, su ta­ma­ño y pe­so no dis­tan mu­cho del de un Colt Sin­gle Ac­tion Army en ca­li­bre .45 Long. Sólo el ar­ma­zón y el diá­me­tro del tam­bor son al­go más pe­que­ños.

La se­gu­ri­dad

Pa­ra car­gar los vie­jos re­vól­ve­res sim­ple ac­ción hay que abrir la com­puer­ta de car­ga que se en­cuen­tra en el la­te­ral de­re­cho –pa­ra po­der gi­rar el tam­bor ma­nual­men­te e in­tro­du­cir uno por uno los car­tu­chos– y mon­tar el mar­ti­llo en su po­si­ción in­ter­me­dia. El he­cho de que la agu­ja per­cu­to­ra se ubi­que pre­ci­sa­men­te en el mar­ti­llo con­lle­va cier­to ries­go cuan­do se en­cuen­tra aba­ti­do. Era cos­tum­bre en el an­ti­guo Oes­te trans­por­tar va­cío el al­véo­lo en­fren­ta­do al ca­ñón pa­ra evi­tar dis­pa­ros ac­ci­den­ta­les.

Ru­ger ha do­ta­do a sus re­vól­ve­res de una agu­ja per­cu­to­ra flo­tan­te en el ar­ma­zón, la que es im­pul­sa­da por una ba­rra de trans­fe­ren­cia cuan­do el mar­ti­llo la gol­pea. Lue­go la ba­rra se re­trae, tor­nan­do im­po­si­ble el con­tac­to del mar­ti­llo con la agu­ja per­cu­to­ra.

Por otro la­do, pa­ra gi­rar el tam­bor en for­ma ma­nual e in­tro­du­cir

los car­tu­chos, bas­ta abrir la ven­ta­na de car­ga pa­ra que que­de li­be­ra­do. Y eso no es to­do, ya que el tam­bor gi­ra pa­ra am­bos sen­ti­dos, de­ta­lle que apre­cia­rán los afi­cio­na­dos a los sim­ple ac­ción, ya que si se pa­sa­ban un al­véo­lo sin car­gar en los otros mo­de­los, de­bían gi­rar to­do el ci­lin­dro nue­va­men­te pa­ra in­tro­du­cir el car­tu­cho fal­tan­te.

Su ter­mi­na­ción de Ce­ra­ko­te –de gran re­sis­ten­cia al ro­ce y la co­rro­sión– ha per­mi­ti­do pre­sen­tar­lo en co­lor ne­gro, pla­ta o bron­ce burn. Pro­ba­ble­men­te a es­ta al­tu­ra se es­ta­rá pre­gun­tan­do por qué im­por­tan­tes em­pre­sas si­guen ha­cien­do re­vól­ve­res sim­ple ac­ción. La res­pues­ta es por­que per­te­ne­cen al pa­tri­mo­nio cul­tu­ral de los Es­ta­dos Uni­dos, de la mis­ma for­ma que una ka­ta­na lo es pa­ra la cul­tu­ra de Ja­pón. Y no­so­tros, tal vez por la in­fluen­cia de aque­llas pe­lí­cu­las de va­que­ros “holly­woo­den­ses” de nues­tra in­fan­cia, no nos po­de­mos sus­traer a su en­can­to.

Ru­ger, a par­tir del mes pró­xi­mo, brin­da en la Ar­gen­ti­na la opor­tu­ni­dad de ob­te­ner un re­vól­ver es­ti­lo wes­tern a tra­vés de un pro­duc­to de re­la­ción pre­cio/ca­li­dad sor­pren­den­te.

La ter­mi­na­ción de re­cu­bri­mien­to Ce­ra­ko­te –de gran re­sis­ten­cia– per­mi­te op­tar por tres co­lo­res: bron­ce que­ma­do, pla­ta y ne­gro.

Izq.: la em­pu­ña­du­ra es del mis­mo ta­ma­ño que los SA de ma­yor ca­li­bre, lo que fa­vo­re­ce el cam­bio de ca­chas por otras dis­tin­tas. Der.: el mar­ca­do se­gri­na­do del mar­ti­llo fa­ci­li­ta su ac­cio­na­mien­to ma­nual, al­go fun­da­men­tal tra­tán­do­se de un ar­ma de ac­ción sim­ple.

La agu­ja per­cu­to­ra flo­tan­te en el ar­ma­zón y la ba­rra de trans­fe­ren­cia apor­tan se­gu­ri­dad al evi­tar dis­pa­ros ac­ci­den­ta­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.