Ho­ri­zon­tes de sal.

Tra­ve­sía des­de La Quia­ca has­ta Uyu­ni pa­ra des­cu­brir, en­tre la pol­va­re­da del ca­mino, las im­po­nen­tes for­ma­cio­nes na­tu­ra­les y un ho­tel de en­sue­ño.

Weekend - - CONTENIDO - Por Marcelo Lusianzoff.

Tra­ve­sía des­de La Quia­ca has­ta Uyu­ni pa­ra des­cu­brir, en­tre la pol­va­re­da del ca­mino, las im­po­nen­tes for­ma­cio­nes na­tu­ra­les y un ho­tel de en­sue­ño.

Es muy tem­prano en la ma­ña­na. Aún así des­de que co­mien­za a cla­rear, con in­ter­mi­na­ble fre­ne­sí los ba­ga­ye­ros, per­fec­ta­men­te iden­ti­fi­ca­dos con pe­che­ras de di­fe­ren­tes co­lo­res, ha­cen lar­gas co­las: unos con ca­rre­ti­llas, otros car­gan­do sus co­sas al hom­bro. El trá­mi­te, pe­se a los in­ten­tos de me­jo­ras si­gue sien­do len­to y en­go­rro­so: de ofi­ci­na en ofi­ci­na ca­da uno de los miem­bros de la ca­ra­va­na los va rea­li­zan­do en ca­da ven­ta­ni­lla. La se­ñal del gen­dar­me

es la que da pa­so cuan­do sube la ba­rre­ra. Así to­dos, len­ta­men­te, avan­za­mos por el puen­te pa­ra que es­tam­pen el pri­mer se­llo de con­trol de pa­so de los mu­chos que ven­drán del la­do bo­li­viano.

Es­ce­na­rio va­rio­pin­to

Mien­tras al­gu­nos ter­mi­nan, es­ta­cio­na­mos en Vi­lla­zón a la es­pe­ra. Las ve­re­das col­ma­das de pro­duc­tos y bol­sas de coca se mez­clan con ofer­tas de pe­lu­ches y elec­tró­ni­ca de mar­cas nun­ca oí­das, o que se es­cri­ben y sue­nan muy pa­re­ci­das a las más fa­mo­sas. Los co­mer­cian­tes con­tras­tan: unos es­pe­ran pa­cien­tes sen­ta­dos mi­ran­do te­le mien­tras otros ven­den y al­gu­nos vo­cean fre­né­ti­ca­men­te sus pro­duc­tos. To­dos de­be­mos re­cu­rrir a una de las va­rias ca­sas de cam­bio que se en­cuen­tran so­bre la ca­lle prin­ci­pal. Im­por­tan­te: si bien sue­len re­ci­bir tar­je­ta de cré­di­to, no

acep­tan dó­la­res, mo­ne­da siem­pre des­de­ña­da en Bo­li­via.

Ca­mi­na­mos, mi­ra­mos, com­pra­mos ho­jas de coca pa­ra la con­sa­bi­da in­fu­sión. Y cuan­do to­dos es­tán de es­te la­do, em­pren­de­mos la mar­cha por te­rri­to­rio bo­li­viano. Tras 65 km lla­nos por la as­fal­ta­da RN 14, nos to­pa­mos con el cru­ce del río San Juan de Oro –o Tu­pi­za–. Del otro la­do –a nues­tra iz­quier­da– so­bre­sa­le el cam­pa­na­rio de una igle­sia. En­tra­mos a la pe­que­ña lo­ca­li­dad de Sui­pa­cha. A una cen­te­na de me­tros de allí se li­bró la pri­me­ra ba­ta­lla ga­na­da por el ejér­ci­to pa­trio con­tra los rea­lis­tas, pri­mer pa­so de un jo­ven y ague­rri­do Güe­mes pa­ra con­ver­tir­se en uno de los pa­dres de la pa­tria, quien lue­go de es­ca­par y ser per­se­gui­do por las tro­pas rea­lis­tas du­ran­te días, los sor­pren­de vol­vien­do so­bre sus pa­sos y ca­yen­do so­bre ellos por la ma­dru­ga­da.

Es­ta­cio­na­mos fren­te a la plaza. Las cons­truc­cio­nes es­tán bas­tan

tes de­te­rio­ra­das. Las al­tas puer­tas en­tre­abier­tas de la igle­sia nos per­mi­ten in­gre­sar. So­bre uno de su la­dos, una hu­mil­de ur­na de ma­de­ra con­tie­ne los hue­sos de los sol­da­dos caí­dos en ba­ta­lla, ca­si to­dos ta­ri­je­ños, sal­te­ños y ju­je­ños hom­bres de Güe­mes. Así lo ates­ti­guan va­rias pla­cas con­me­mo­ra­ti­vas.

En el Km 80 lle­ga­mos al mi­ra­dor don­de el río Tu­pi­za se une al San Juan de Oro. Pa­ra­da y fo­to. En unos me­tros la ca­rre­te­ra atra­vie­sa un es­tre­cho tú­nel, que se tra­ga a la ca­ra­va­na con sus ne­gras fau­ces de pie­dra. Del otro la­do ya po­de­mos ver la ciu­dad de Tu­pi­za. Re­car­ga­mos com­bus­ti­ble y nos per­de­mos en sus ca­lle­jue­las ha­cia el des­can­so, des­pués de un po­co más de 90 km en te­rri­to­rio bo­li­viano.

Are­na por to­dos la­dos

La ma­ña­na si­guien­te lle­gó, y a po­co de sa­lir una ba­rre­ra atra­vie­sa la ru­ta: un pea­je en el que de­be­mos se­llar nue­va­men­te, ano­tar­nos y pa­gar. Pa­ra fa­ci­li­tar­lo en­tre­ga­mos un lis­ta­do de ca­mio­ne­tas y per­so­nas, ta­rea que re­pe­ti­re­mos en ca­da con­trol. De­ja­mos la RN 14 y to­ma­mos la RN 21. Tras 17 km en­tre cha­cras y un co­lo­ri­do cor­dón de for­mas ta­lla­das por la ero­sión, nos en­con­tra­mos con el “Atrac­ti­vo Tu­rís­ti­co La Po­ron­ga”. Fo­tos, ri­sas y a se­guir el ca­mino que co­mien­za a tre­par. Pa­sa­mos por el pa­ra­je en el que, se­gún la le­yen­da, Butch Cas­sidy y Sun­dan­ce Kid asal­ta­ron un tren con el en­vío de la nó­mi­na de una mi­na (más al sur es­tá la po­bla­ción de San Vi­cen­te, don­de en­con­tra­ron la muer­te y es­ta­rían en­te­rra­dos).

El pai­sa­je es in­men­so. Tras 100 km, una tor­men­ta de are­na ca­si no nos per­mi­te ver el ca­mino, y me­nos aún las ca­mio­ne­tas que nos pre­ce­den, por lo que bus­ca­mos re­fu­gio. Pa­san­do so­bre el cau­ce del río en­tra­mos a Ato­cha. Fren­te a su plaza de la avio­ne­ta, el vien­to so­pla muy fuer­te. Rea­li­za­mos un pic­nic en la sa­la de in­gre­so del hos­pi­tal, tras lo cual vol­ve­mos a la ru­ta. Al sa­lir de la zo­na ur­ba­na, la vi­si­bi­li­dad es ca­si nu­la por la can­ti­dad de are­na que le­van­ta el vien­to, lo que nos obli­ga a ba­jar el rit­mo: va­mos ca­si a tien­tas.

Por fin la tor­men­ta de are­na ce­sa: es­ta­mos en las cer­ca­nías de Uyu­ni. Pa­sa­mos de lar­go la ciu­dad pa­ra lle­gar a Col­cha­ni y al bor­de del fa­mo­so sa­lar. La fal­ta de vi­si­bi­li­dad nos ha re­tra­sa­do y el ho­tel de sal es por aho­ra sólo un pe­que­ño

pun­to de luz, el úni­co en una ne­gra vas­te­dad. Es el mo­men­to en que agra­dez­ca­mos te­ner va­rios fa­ro­les au­xi­lia­res, que son ne­ce­sa­rios pa­ra en­con­trar la hue­lla co­rrec­ta en­tre tan­tas an­te la fal­ta de re­fe­ren­cias. Quie­nes lo ven por vez pri­me­ra se sor­pren­den y dis­fru­tan an­te el ori­gi­nal ti­po cons­truc­ti­vo. Enor­mes blo­ques de sal con­for­man las pa­re­des del edi­fi­cio: las si­llas, las me­sas y el pi­so son de sal. Cena y a des­can­sar (so­bre ca­mas de sal).

Na­ve­gan­do por el sa­lar

El ta­ma­ño del sa­lar –la in­con­men­su­ra­ble pla­ni­cie blan­ca– nos con­mue­ve a tra­vés de los gran­des ven­ta­na­les del sa­lón don­de desa­yu­na­mos. Una vez en las ca­mio­ne­tas, des­cen­de­mos del pe­que­ño mo­rro don­de se em­pla­za el ho­tel, la ca­ra­va­na de vehícu­los se­me­ja rep­tar co­mo una ser­pien­te gi­gan­tes­ca de­jan­do su hue­lla has­ta que pi­sa el sue­lo fir­me y sa­lino. Co­men­za­mos a tran­si­tar con la sen­sa­ción de li­ber­tad, de po­der an­dar por don­de uno quie­ra. No obs­tan­te, hay que tran­si­tar con pre­cau­ción por las al­tas ve­lo­ci­da­des que pue­den lle­var al­gu­nos lo­ca­les o vi­si­tan­tes. No son ra­ros lo cho­ques, ha ha­bi­do va­rios. In­clu­so en un ca­so se han co­mi­do una de las is­las, de fren­te.

Las Land Cru­sier car­ga­das de grin­gos de las em­pre­sas tu­rís­ti­cas lo­ca­les co­mien­zan su ir y ve­nir dia­rio. No­so­tros lle­ga­mos al ojo de agua que flu­ye des­de de­ba­jo del sa­lar. De allí pro­fun­di­za­mos el ob­je­ti­vo aún más aden­tro de la ma­sa sa­li­na. Po­co a po­co, co­mo emer­gien­do del ho­ri­zon­te, se le­van­ta en al­tu­ra más y más la es­cul­tu­ra he­cha en sal con mo­ti­vo del Da­kar. Un po­co más atrás, la plaza de las ban­de­ras y el

pri­mi­ti­vo ho­tel de sal, el pri­me­ro que hu­bo por es­tos la­res.

Su­bi­mos a las ca­mio­ne­tas y po­ne­mos rum­bo oes­te ha­cia In­cahua­si. Po­de­mos ir por don­de que­ra­mos, pe­ro es no­ta­ble có­mo la cos­tum­bre y una inex­pli­ca­ble sen­sa­ción de se­gu­ri­dad nos em­pu­ja a se­guir hue­llas ya mar­ca­das. En me­dio de la na­da pa­ra­mos a sa­car unas fo­tos de las acos­tum­bra­das, las ri­sas co­rren por do­quier. Se­rán más de 50 km de an­dar pa­ra que el per­fil de la is­la se des­ta­que en la lí­nea im­per­tur­ba­ble del ho­ri­zon­te. Arri­ba­dos, es­ta­cio­na­mos y des­cen­de­mos. Una vez pa­go el tic­ket de in­gre­so, tre­pa­mos has­ta el mi­ra­dor por la sen­da he­cha en­tre vie­jos co­ra­les mi­le­na­rios. La vis­ta es pri­vi­le­gia­da, y al nor­te, más allá de la gran ex­ten­sión blan­ca, ob­ser­va­mos al vol­cán Tu­nu­pa, de her­mo­sas to­na­li­da­des ocres y ro­ji­zas. Va­le la pe­na que­dar­se un ra­to y con­tem­plar la in­men­si­dad, así que apro­ve­cha­mos pa­ra al­mor­zar.

Si­guien­do la hue­lla

Más tar­de, lue­go de ro­dear la is­la, po­ne­mos rum­bo su­r­oes­te. Los bor­des del sa­lar siem­pre es­tán hú­me­dos y es fá­cil en­ca­jar­se, por lo que sí o sí hay que bus­car el te­rra­plén o la hue­lla pa­ra sa­lir de él. Lo con­tra­rio se­rá una sor­pre­sa des­agra­da­ble. Tam­bién es co­mún en­con­trar­se con pa­los y mar­cas que son uti­li­za­dos pa­ra orien­tar­se en las épo­cas en que el sa­lar se inun­da: una ra­zón más pa­ra no re­la­jar­se en el ma­ne­jo.

To­ma­mos la sa­li­da co­no­ci­da co­mo Ma­la Ma­la (no tie­ne te­rra­plén y siem­pre es­tá con ba­rro), que no po­see ve­ge­ta­ción al­gu­na y se en­cuen­tra ro­dea­da de pe­que­ños ce­rros. Fi­nal­men­te lle­ga­mos a Gru­ta Ga­la­xia Dos Es­tre­llas (en ho­nor a los los lu­ga­re­ños que las des­cu­brie­ron): cue­vas de cu­rio­sas for­mas muy in­tere­san­tes de vi­si­tar. Allí so­mos guia­dos por sus des­cu­bri­do­res: dos pas­to­res. Ca­da uno de los asen­ta­mien­tos y pa­ra­jes que ro­dean al sa­lar tie­ne sus atrac­ti­vos, pro­duc­tos ar­te­sa­na­les y opor­tu­ni­dad de fo­tos mag­ní­fi­cas; po­de­mos es­tar dan­do vuel­tas por allí va­rios días. En es­te ca­so, la ca­ra­va­na vuel­ve al sue­lo sa­lino y lo atra­vie­sa con rum­bo sur-nor­te. La al­tu­ra es cons­tan­te: 3.600 msnm, y las ca­mio­ne­tas pa­re­cen ha­ber­se acos­tum­bra­do, o lo he­mos he­cho no­so­tros a su an­dar más len­to.

Po­ne­mos rum­bo fi­jo al pie del vol­cán, que pa­re­ce es­tar om­ni­pre­sen­te, y más de 50 km des­pués lle­ga­mos a la ban­da nor­te del sa­lar, al po­bla­do de Co­que­za. Fren­te a su igle­sia, en la pe­que­ña plaza ad­qui­ri­mos las en­tra­das pa­ra ac­ce­der a la cue­va que se en­cuen­tra en la la­de­ra del vol­cán. El ca­mino es an­gos­to y pe­dre­go­so. Tre­pa la mon­ta­ña en­tre plan­ta­cio­nes de quí­noa. Una de las SUV re­ca­lien­ta. Nos de­te­ne­mos y ve­mos que el au­to­má­ti­co del elec­tro­ven­ti­la­dor no fun­cio­na: lo po­ne­mos di­rec­to. Le­jos de to­do es la úni­ca so­lu­ción pa­ra con­ti­nuar.

Lle­ga­mos tras una breve ca­mi­na­ta y nos aden­tra­mos en la cue­va: pa­re­ce una car­ca­ja­da de­te­ni­da en el tiem­po. Los cuer­pos mo­mi­fi­ca­dos nos mi­ran fi­ja­men­te. El es­ta­cio­na­mien­to, un bal­cón a la in­men­si­dad del sa­lar, nos ha­ce sen­tir pe­que­ños y afor­tu­na­dos de po­der dis­fru­tar­lo. El ho­tel Lu­na Sa­la­da es ape­nas un pun­to le­jano a lo­mo del pe­que­ño ce­rro, ca­si co­mo una es­tre­lla guián­do­nos en el cie­lo con pro­me­sa de ofre­cer­nos des­can­so y gua­re­cer­nos del frío de la no­che. El sol pa­re­ce aho­gar­se en la lí­nea del ho­ri­zon­te sa­lino. Ha­cia allá va­mos. Mu­cho más de la be­lla Bo­li­via nos es­pe­ra.

Ho­me­na­je al pa­so del Da­kar por el Sa­lar de Uyu­ni. De­trás, el pri­mer ho­tel de sal.

Arri­ba: la ca­ra­va­na tran­si­ta el pue­blo de Co­que­za, al pie del vol­cán Tu­nu­pa; ca­mino de las cue­vas de las mo­mias. Izq.: un lu­ga­re­ño jun­to a su lla­ma. Aba­jo: los miem­bros de la tra­ve­sía po­san en la plaza de las ban­de­ras, en el in­gre­so del sa­lar.

“Pa­lli­ri”, voz ay­ma­rá que de­fi­ne a las mu­je­res que re­co­gen mi­ne­ral, en ple­na ta­rea en el sa­lar.

Arr. izq.: vis­ta del Sa­lar des­de una ca­ver­na ex­ter­na de Cue­va Ga­la­xia Dos Es­tre­llas. Arri­ba: es­ta­cio­nan­do en la Is­la In­cahua­si, don­de se agru­pan to­dos los via­je­ros. Cen­tro: “Atrac­ti­vo Tu­rís­ti­co La Po­ron­ga”, a po­co de de­jar Tu­pi­za. Y lo­co­mo­to­ra del tren que se pre­su­me ata­ca­ron Butch Cas­sidy y Sun­dan­ce Kid.

Arr. izq. : in­gre­so al com­ple­jo de Cue­vas, a la ve­ra sur del sa­lar. Der.: co­ya con sus ani­ma­les. Izq.: hall del ho­tel Lu­na Sa­la­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.