Los ojos de Dios.

En de­ter­mi­na­das si­tua­cio­nes de tra­ve­sía, la ayu­da de un co­la­bo­ra­dor que nos se­ña­le los pun­tos cie­gos des­de aba­jo del vehícu­lo es pri­mor­dial. Cuá­les son las pre­mi­sas.

Weekend - - CONTENIDO - Marcelo Lusianzoff. Por

En de­ter­mi­na­das si­tua­cio­nes de tra­ve­sía, la ayu­da de un co­la­bo­ra­dor que nos se­ña­le los pun­tos cie­gos des­de aba­jo del vehícu­lo es pri­mor­dial. Cuá­les son las pre­mi­sas de es­ta téc­ni­ca co­no­ci­da co­mo spot­te­ri­ng.

En la prác­ti­ca del 4x4 es muy co­mún te­ner que su­pe­rar obs­tácu­los que con­sis­ten en sen­das es­tre­chas, sa­lien­tes, pie­dras de de­rrum­bes o, sim­ple­men­te, te­ner que pa­sar so­bre puen­tes im­pro­vi­sa­dos o nues­tras pro­pias ta­blas de sal­va­men­to. Por su con­for­ma­ción es­truc­tu­ral, ca­si to­dos los vehícu­los 4x4 ofre­cen muy po­ca vi­si­bi­li­dad ha­cia la par­te cer­ca­na de la ru­ta por pi­sar, en ge­ne­ral de­bi­do a su trom­pa lar­ga y al­ta; la úni­ca ex­cep­ción pue­den ser las vans ti­po com­bi, ja­po­ne­sas (aho­ra chi­nas) o ame­ri­ca­nas que, con el mo­tor en po­si­ción cen­tral o de­ba­jo de los asien­tos y la po­si­ción avan­za­da, per­mi­ten ver ca­si de­lan­te del pa­ra­gol­pes. No obs­tan­te, aún así ha­cer pa­sar las rue­das del vehícu­lo por ele­men­tos es­tre­chos o muy ajus­ta­dos re­quie­re la ayu­da ex­ter­na.

Aquí es don­de na­ce la ne­ce­si­dad de lo que en la jer­ga del 4x4 se de­no­mi­na ob­ser­va­dor o spot­te­ri­ng. El o ella pue­de ha­cer la di­fe­ren­cia

de se­guir o no la mar­cha y cum­plir fe­liz­men­te nues­tra tra­ve­sía sin con­se­cuen­cias. Un ob­ser­va­dor es co­mo otro par de ojos pa­ra ayu­dar al pi­lo­to a ma­ne­jar por los pun­tos di­fí­ci­les y obs­tácu­los de una ru­ta se­lec­cio­na­da. Por su­pues­to, las oca­sio­nes más im­por­tan­tes son cuan­do el cho­fer no pue­de ver el ca­mino y va a cie­gas o cuan­do los ajus­tes mi­nu­cio­sos en la co­lo­ca­ción de las rue­das mar­ca­rían la di­fe­ren­cia en­tre su­pe­rar o no la di­fi­cul­tad de mar­cha.

Es ver­dad que al­gu­nos vehícu­los mo­der­nos y de al­ta ga­ma traen in­cor­po­ra­das cá­ma­ras in­clu­so en su par­te de­lan­te­ra, co­mo la To­yo­ta Land Crui­ser de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción. Pe­ro in­clu­so así, en mu­chos ca­sos la ayu­da ex­ter­na es ex­clu­yen­te. Y pue­de ser el se­cre­to de pa­sar o no el es­co­llo que se nos ha pre­sen­ta­do, o de da­ñar o no el vehícu­lo en el in­ten­to. Po­de­mos con­fiar en nues­tro ma­ne­jo y los años que lle­va­mos arri­ba de una ca­mio­ne­ta; sa­ber y te­ner esa sen­sa­ción de co­no­cer dón­de pi­sa ca­da rue­da (so­bre to­dos aque­llos que tam­bién con­du­cen mo­tos), pe­ro a ve­ces es con­ve­nien­te que de­je­mos ese or­gu­llo de la­do y ase­gu­re­mos la ma­nio­bra.

A quién ele­gir

Es ideal que quien nos va­ya a guiar por la bue­na sen­da ten­ga co­no­ci­mien­tos avan­za­dos de ma­ne­jo, pa­ra sa­ber qué pue­de y no ha­cer el vehícu­lo e, in­clu­so, de qué es ca­paz o no el con­duc­tor al que va a ayu­dar. Es­to sig­ni­fi­ca sa­ber de un rá­pi­do vis­ta­zo lo que se pue­de o no rea­li­zar, por don­de o no se pa­sa­rá. De­be­mos te­ner cla­ro, sal­vo que se tra­te de una com­pe­ten­cia, que el tiem­po que tar­de­mos no es im­por­tan­te; lo que im­por­ta es la se­gu­ri­dad. Un buen ob­ser­va­dor sa­be adón­de co­lo­car los neu­má­ti­cos y cal­cu­lar la tro­cha en el ra­dio de gi­ro, co­mo así tam­bién es­ti­mar la al­tu­ra de los di­fe­ren­cia­les pa­ra evi­tar­les gol­pes. De­be­rá de­ci­dir, por ejem­plo, si es con­ve­nien­te pa­sar

la rue­da so­bre una pie­dra, o si es­ta pa­sa­rá sin in­con­ve­nien­tes por de­ba­jo. Un buen ob­ser­va­dor sa­be de an­te­mano cuán­ta trac­ción pue­den te­ner los neu­má­ti­cos en una si­tua­ción da­da o si se de­ben desinf lar; la in­cli­na­ción má­xi­ma a la que pue­de so­me­ter­se el vehícu­lo sin con­se­cuen­cias pa­ra su es­ta­bi­li­dad, el des­pe­gue del sue­lo pa­ra que el vehícu­lo no que­de col­ga­do, el ra­dio de gi­ro po­si­ble, y así un lar­go et­cé­te­ra. De­be­mos po­der te­ner ple­na con­fian­za en él o ella, ya que se­rá nues­tros ojos. Si no es­tá, en mu­chos ca­sos se­rá sim­ple­men­te co­mo ir con­du­cien­do a cie­gas.

Siem­pre uno so­lo

El spot­te­ri­ng de­be ubi­car­se en un lu­gar vi­si­ble de­lan­te o de­trás del vehícu­lo, en una po­si­ción don­de ten­ga bue­na vi­sión del in­con­ve­nien­te a su­pe­rar y pue­da ser vis­to por el con­duc­tor. Si­tua­cio­nes co­mo: “Gi­rá a la de­re­cha aho­ra! ¡No! Pa­ra el otro la­do. Da­le pa­ra ade­lan­te, un po­co más pa­ra acá. ¡Cui­da­do! Fre­ná y do­blá un po­co…”, de­ben evi­tar­se. Dis­tin­tas vo­ces, al­gu­nas gri­tan­do pa­ra so­bre­pa­sar al res­to, se es­cu­chan al mo­men­to en que el pi­lo­to y su vehícu­lo in­ten­tan ha­cer la ma­nio­bra ne­ce­sa­ria. El ob­je­ti­vo e in­ten­ción de to­dos es co­mún: ayu­dar; pe­ro el cú­mu­lo de vo­ces y ór­de­nes con­tra­pues­tas sólo ge­ne­ra caos. Por eso la per­so­na que guía y da ins­truc­cio­nes al pi­lo­to de­be ser una so­la.

En mu­chas oca­sio­nes, el pa­so es tan com­pli­ca­do que el asis­ten­te pue­de te­ner que ob­ser­var dos o tres pun­tos: de­lan­te, de­trás, el cos­ta­do. Y en­ton­ces pue­de su­mar a otros co­la­bo­ra­do­res que le in­for­men, por ejem­plo, don­de es­tá pi­san­do o pi­sa­rá la rue­da que no ve, o la dis­tan­cia de la ca­rro­ce­ría con una sa­lien­te. Es­tos sub­co­la­bo­ra­do­res le trans­mi­ti­rán la in­for­ma­ción al asis­ten­te prin­ci­pal y és­te al pi­lo­to. So­lo uno da­rá las in­di­ca­cio­nes fi­na­les, ca­so con­tra­rio el pi­lo­to pue­de en­ten­der mal o in­clu­so no es­cu­char. A los con­duc­to­res inex­per­tos esa anó­ma­la si­tua­ción pue­de cau­sar­les un es­ta­do de ner­vio­sis­mo que de­ri­ve en ye­rro, em­peo­ran­do la si­tua­ción o ha­cién­do­le da­ñar el vehícu­lo.

Co­mu­ni­ca­ción

Si se es­tá cer­ca del pi­lo­to, la co­mu­ni­ca­ción pue­de ha­cer­se oral y di­rec­ta. Es­to so­na­rá a una

ob­vie­dad, pe­ro de­be te­ner­se cla­ra la in­di­ca­ción que de­be ha­cer­se: pen­sar la or­den a de­re­cha o a iz­quier­da del pi­lo­to; es el error más co­mún que he pre­sen­cia­do en años de sa­li­das 4x4. Siem­pre de­be te­ner­se en cuen­ta cuál es el pun­to de vis­ta des­de la con­duc­ción. Por eso lo me­jor es que el spot­ter se ubi­que de­lan­te del vehícu­lo y ha­ga se­ñas cla­ras y di­rec­tas, cual­quier ges­ti­cu­la­ción erra­da pue­de oca­sio­nar un ac­ci­den­te. A ve­ces, si las per­so­nas no se co­no­cen de an­te­mano y es la pri­me­ra vez que in­ter­ac­túan, es con­ve­nien­te po­ner­se de acuer­do an­tes de co­men­zar la ope­ra­ción. Lo ideal es ha­cer­se de unos han­dies (hoy hay en el mer­ca­do a pre­cios muy con­ve­nien­tes y con al­can­ce más que su­fi­cien­te pa­ra es­tas ta­reas) y acom­pa­ñar las se­ñas con in­di­ca­cio­nes ver­ba­les.

La ayu­da vi­sual es la pri­mor­dial. Los han­dies, un com­ple­men­to que ayu­dan en la asis­ten­cia.

El ob­ser­va­dor de­be pa­rar­se, en lo po­si­ble, de­lan­te del vehícu­lo. Y, lo pri­mor­dial, ja­más per­der el con­tac­to vi­sual con el con­duc­tor.

Las in­di­ca­cio­nes ver­ba­les a iz­quier­da o de­re­cha siem­pre se trans­mi­ten pen­san­do en la po­si­ción del con­duc­tor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.