Ca­ma­ro­nes: la­ti­tud sur de ma­ra­vi­llas.

En bi­cis o ca­mi­nan­do, la in­men­si­dad de la cos­ta pa­ta­gó­ni­ca pro­pi­cia des­cu­bri­mien­tos ma­ra­vi­llo­sos.

Weekend - - CONTENIDO - Por Fe­de­ri­co Svec.

En bi­cis o ca­mi­nan­do, la in­men­si­dad de la cos­ta pa­ta­gó­ni­ca a la al­tu­ra de Chu­but pro­pi­cia des­cu­bri­mien­tos ma­ra­vi­llo­sos.

El nom­bre Pa­ta­go­nia tie­ne una fuer­za irre­sis­ti­ble pa­ra los via­je­ros de to­do el mun­do: lle­va la pro­me­sa de que allí en­con­tra­rán co­sas que rom­pen con lo or­di­na­rio, con la ex­pe­rien­cia co­mún.

Adrián Gi­mé­nez Hut­ton ci­ta en su li­bro “La Pa­ta­go­nia de Chat­win”, dos his­to­rias so­bre el ori­gen del nom­bre pa­ta­gón. El más co­no­ci­do y clá­si­co pro­vie­ne de dos ad­je­ti­vos ca­li­fi­ca­ti­vos que, re­fe­ri­dos a los tehuel­ches, em

plea­ba Ma­ga­lla­nes: pa­tán y pa­tón, tér­mi­nos que es por­tu­gués se pro­nun­cian pa­tao y pa­ta­gao.

Mu­cho más in­tere­san­te y me­nos co­no­ci­da es la otra teo­ría. En 1512 se pu­bli­ca un li­bro de ca­ba­lle­ría “Pri­ma­león de Gre­cia”, don­de apa­re­ce un mons­truo lla­ma­do Gran Pa­ta­gón. Te­nía ca­be­za de pe­rro, pa­tas de ve­na­do y es­ta­ba do­ta­do de in­te­li­gen­cia hu­ma­na. Chat­win pre­su­me que Ma­ga­lla­nes lle­va­ba un ejem­plar de la no­ve­la y, al ver un in­dio tehuel­che con una más­ca­ra que pa­re­cía una ca­be­za de pe­rro, di­jo: “¡Ah, un pa­ta­gón!”.

Irre­sis­ti­ble co­mo las si­re­nas

Y si, la Pa­ta­go­nia de aque­llos ha­bi­tan­tes ori­gi­na­les es tan gran­de en his­to­rias co­mo en te­rri­to­rio. Siem­pre cues­ta ele­gir un pun­to de­ter­mi­na­do si el tiem­po pa­ra via­jar no es mu­cho y las ga­nas de co­no­cer no son po­cas. Es bueno en­ton­ces re­ci­bir la pro­pues­ta de lle­gar a unas coor­de­na­das de­fi­ni­das: 44 gra­dos y 48 mi­nu­tos de la­ti­tud sur y 65 gra­dos 42 mi­nu­tos de lon­gi­tud oes­te.

So­bre un ma­pa, es la ubi­ca­ción de Ca­ma­ro­nes, un pue­blo al su­res­te de la pro­vin­cia del Chu­but y so­bre la cos­ta del Mar Ar­gen­tino. To­mé un avión has­ta la ciu­dad de Tre­lew. Des­de su ae­ro­puer­to que­da­ban más de 200 km de via­je en ca­mio­ne­ta pa­ra lle­gar a des­tino.

Pron­to en­con­tré dos ele­men­tos pa­ra cons­truir esa iden­ti­dad pa­ta­gó­ni­ca par­ti­cu­lar que bus­ca­ba. El mar es dis­tin­to, por­que es el Atlán­ti­co Sur de la Pa­ta­go­nia, sal­va­je, par­ti­cu­lar­men­te so­bre­co­ge­dor, con un au­ra de mis­te­rio y una pre­sen­cia que im­po­ne res­pe­to. Pe­ro tam­bién un en­can­to cu­ya cau­sa exac­ta no se pue­de de­fi­nir pe­ro es co­mo la fas­ci­na­ción que ejer­cen las si­re­nas, irre­sis­ti­ble...

El pai­sa­je te­rres­tre, el de la es­te­pa, no es exu­be­ran­te sino más bien aus­te­ro, a pri­me­ra vis­ta mo­nó­tono. Pe­ro no es así, es sólo un efec­to co­la­te­ral de tan­ta in­men­si­dad. Hay mu­cho pa­ra ver si uno afi­na la mi­ra­da o, me­jor di­cho, la

per­cep­ción de to­dos los sen­ti­dos…

¿Por qué se lla­ma Ca­ma­ro­nes? La ex­pli­ca­ción que tie­ne un sen­ti­do ló­gi­co y es la que más nos gus­ta di­ce que por J. Keith Ca­me­ron, el pri­mer due­ño de la gran es­tan­cia Lo­chiel. Apa­re­ce acá otro se­llo de iden­ti­dad, las an­ti­guas es­tan­cias de­di­ca­das a la cría de ove­jas, con su ar­qui­tec­tu­ra tan ca­rac­te­rís­ti­ca. De pa­re­des y te­chos de cha­pa aca­na­la­da, con ven­ta­nas y puer­tas de ma­de­ra, es­tas “cons­truc­cio­nes in­gle­sas de ul­tra­mar”, co­mo se las lla­mó, se ven en Chu­but, San­ta Cruz, Tie­rra del Fue­go y las is­las Mal­vi­nas. No sólo son tí­pi­cas de las es­tan­cias, en Ca­ma­ro­nes se ven por ejem­plo en Ca­sa Ra­bal, un al­ma­cén de ra­mos generales inau­gu­ra­do en 1901 que to­da­vía fun­cio­na. Y en una es­qui­na, con sus pa­re­des aca­na­la­das ama­ri­llo maíz, sus ven­ta­nas con mar­cos de ma­de­ra blan­cos y su te­cho de cha­pa rojo, don­de es­tá Al­ma Pa­ta­gó­ni­ca. So­bre una vie­ja puer­ta de ma­de­ra, tam­bién blan­ca, un car­te­li­to di­ce: Res­tau­ran­te. Y si que lo es, pe­ro tam­bién mu­cho más. Ariel Gior­get­ti es el co­ci­ne­ro y con su mu­jer Ma­ra son los an­fi­trio­nes del lu­gar. La es­pe­cia­li­dad son pes­ca­dos y fru­tos de mar. Por la no­ches, en una lar­ga me­sa, siem­pre po­de­mos en­con­trar reuni­da a una co­mu­ni­dad de per­so­na­jes que re­pre­sen­tan ese sin­gu­lar es­pí­ri­tu pa­ta­gó­ni­co, co­mo guar­da­par­ques, bió­lo­gos ma­ri­nos, tra­ba­ja­do­res de las es­tan­cias o pes­ca­do­res. To­dos fuen­te inago­ta­ble de his­to­rias y anéc­do­tas.

En bi­ci ha­cia la in­men­si­dad

Des­de mi ca­ba­ña que mi­ra­ba al puer­to de bahía Ca­ma­ro­nes, el mar era de un azul Fran­cia, in­ten­so al sol. El vien­to que ca­si siem­pre so­pla fuer­te, era una bri­sa que ve­nía del nor­te. Y ha­cía ca­lor, unos 29 gra­dos cen­tí­gra­dos, un cli­ma ideal pa­ra ex­plo­rar la cos­ta con las moun­tain bi­kes.

Nos su­bi­mos a las ca­mio­ne­tas y to­ma­mos ha­cia el nor­te por la Ru­ta Pro­vin­cial 1 pa­ra lle­gar a la zo­na de la pla­ya El Arro­yo, don­de nos su­bi­mos a las bi­cis. El sol ba­ña­ba con una luz fan­tás­ti­ca el pai­sa­je de la es­te­pa, ha­cien­do mas vi­vos sus co­lo­res. Hay va­rios sen­de­ros pa­ra po­der pe­da­lear con las bi­ci­cle­tas y tam­bién, pla­yas de are­na grue­sa, con­chi­lla y pe­dre­gu­llo, don­de se pue­de an­dar con un po­co más de es­fuer­zo. La pla­ya es ideal pa­ra ver la pues­ta del sol a ori­llas del mar.

Par­que In­ter­ju­ris­dic­cio­nal Ma­rino Cos­te­ro Pa­ta­go­nia Aus­tral: el nom­bre es lar­go pe­ro le da pre­ci­sión a su gran im­por­tan­cia. Se tra­ta del pri­mer par­que del sis­te­ma na­cio­nal que pro­te­ge una por­ción ma­ri­na y una te­rres­tre. La geo­gra­fía de sus 180 km de cos­ta tie­ne de to­do: arre­ci­fes ro­co­sos, is­las e is­lo­tes de orí­gen vol­cá­ni­co, mu­chas

bahías, ca­le­tas y en­se­na­das. Ese pai­sa­je tie­ne un ras­go dis­tin­ti­vo que lo di­fe­ren­cia del res­to de la cos­ta pa­ta­gó­ni­ca, y es un es­ce­na­rio ideal pa­ra la vi­da ma­ri­na. El Gol­fo San Jor­ge es una de las zo­nas de cría mas im­por­tan­tes del Mar Ar­gen­tino. De ahí lo de ma­ri­no­cos­te­ro y lo de in­ter­ju­ris­dic­cio­nal, es por­que su ma­ne­jo lo com­par­ten en­tre la Ad­mi­nis­tra­ción de Par­ques Na­cio­na­les, que tie­ne el mar, y la pro­vin­cia de Chu­but.

Hay un área de ac­ce­so pú­bli­co, que es la ANP (Área Na­tu­ral Pro­te­gi­da) Ca­bo Dos Bahías. En las dos ca­mio­ne­tas to­ma­mos el ri­pio de la RP 1 con rum­bo sur por unos 28 ki­ló­me­tros pa­ra lle­gar. Nos re­ci­bie­ron en la en­tra­da un guar­da­fau­na y co­mo trein­ta gua­na­cos, que es­ta­ban pa­ra­dos ahí sin mo­ver­se y mi­rán­do­nos co­mo di­cién­do: “¿Que­rés ver fau­na? Bueno, ¡acá te­nés!”. Era una es­pon­tá­nea ac­ción de mar­ke­ting de la na­tu­ra­le­za…

Pue­blo fan­tas­ma

Hay lu­ga­res im­per­di­bles pa­ra vi­si­tar co­mo la pin­güi­ne­ra (en­tre sep­tiem­bre y abril) o el es­pec­ta­cu­lar Mi­ra­dor del Ca­bo Dos Bahías. Y se pue­den prac­ti­car ac­ti­vi­da­des co­mo coas­tee­rings (trek­kings cos­te­ros), snor­ke­ling, bu­ceo o re­ma­das en ka­yak por las pro­te­gi­das y cal­mas aguas de las ca­le­tas, por ejem­plo, Ca­le­ta Pe­dro. Pa­ra re­po­ner ener­gías, ahí mis­mo pue­den dis­fru­tar de una pae­lla al dis­co inol­vi­da­ble.

Ca­bo Ra­so es un pue­blo fan­tas­ma re­na­ci­do pa­ra los aman­tes de la na­tu­ra­le­za. Es­tá a 80 km al nor­te de Ca­ma­ro­nes, so­bre una am­plia y pro­fun­da bahía atlán­ti­ca que ofre­ce un buen puer­to na­tu­ral. Por esa ra­zón y a fi­nes de 1800, Ca­bo Ra­so fue un des­tino de pio­ne­ros que llegaron pa­ra cons­truir las pri­me­ras vi­vien­das y que, tie­rra aden­tro, en la es­te­pa, es­ta­ble­cie­ron es­tan­cias ga­na­de­ras que pros­pe­ra­ron gra­cias a la pro­duc­ción de la­na de ove­ja, con muy bue­na ca­li­dad en la zo­na.

Pe­ro en el si­glo XX las co­sas cam­bia­ron y po­co a po­co los po­bla­do­res fue­ron mar­chán­do­se de Ca­bo Ra­so, has­ta que en la dé­ca­da del ‘50 que­dó aban­do­na­do y en rui­nas. Eso has­ta que una fa­mi­lia pa­ta­gó­ni­ca lle­gó con un sue­ño: re­cons­truir el lu­gar, con­ver­tir­lo en su ho­gar y pro­te­ger­lo pa­ra que to­dos los aman­tes de la na­tu­ra­le­za y la aven­tu­ra pue­dan dis­fru­tar­lo. Así na­ció El Ca­bo, un lu­gar con mu­cha on­da pa­ra alo­jar­se, sa­lir a ex­plo­rar la cos­ta en ca­mi­na­tas y en­con­trar nau­fra­gios co­mo el del pes­que­ro “Chu­bas­co”. O, pa­ra los que bus­can más adre­na­li­na, en­ca­rar el desafío de un in­tere­san­te point sur­fe­ro lo­cal, que atrae aman­tes de las olas des­de to­do el mun­do…

Ca­ba­llos sal­va­jes so­bre la RP 1, al nor­te de Ca­ma­ro­nes. Arri­ba: una de las ca­sas his­tó­ri­cas de cha­pa aca­na­la­da y ma­de­ra, co­no­ci­das co­mo cons­truc­cio­nes in­gle­sas de ul­tra­mar.

Ca­mi­nan­do por las cer­ca­nías de Ca­bo Ra­so se pue­den en­con­trar los res­tos de un nau­fra­gio so­bre la pla­ya. Aba­jo: La RP 1, an­cha y de ri­pio, per­mi­te ver her­mo­sas vis­tas pa­no­rá­mi­cas al tran­si­tar­la.

Gal­pón de la es­tan­cia Lo­chiel; la bió­lo­ga Ga­brie­la Blan­co en la pin­güi­ne­ra de la ANP Ca­bo Dos Bahías; en la ba­ja­mar se pue­de re­co­lec­tar sal ma­ri­na en­tre las ro­cas de la res­tin­ga; Mar­tín Pe­rey­ra y su pae­lla al dis­co en Ca­le­ta Pe­dro; y pa­sa­re­la pa­ra re­co­rrer la pin­güi­ne­ra.

Las pro­te­gi­das aguas de las ca­le­tas son idea­les pa­ra re­mar­las en ka­yak. Arri­ba: la ac­ci­den­ta­da geo­gra­fía de las pla­yas es el es­ce­na­rio ideal de es­pec­ta­cu­la­res coas­tee­rings. Izq.: ; pe­da­lear en MTB por la pla­ya El Arro­yo per­mi­te dis­fru­tar el atar­de­cer jun­to al mar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.