Gra­vel: lo úl­ti­mo pa­ra el off road.

Por qué es­tas bi­ci­cle­tas que na­cie­ron por el año 2000 ga­nan ca­da día más adep­tos. ¿Con­vie­ne re­em­pla­zar una MTB por un mo­de­lo sí­mil ru­te­ro? Ca­rac­te­rís­ti­cas dis­tin­ti­vas.

Weekend - - CONTENIDO - Por Aldo Ri­ve­ro.

Por qué es­tas bi­ci­cle­tas que na­cie­ron por el año 2000 ga­nan ca­da día más adep­tos. ¿Con­vie­ne re­em­pla­zar una moun­tain bi­ke por un mo­de­lo sí­mil ru­te­ro? Ca­rac­te­rís­ti­cas dis­tin­ti­vas.

Lo pri­me­ro que uno pue­de pen­sar cuan­do ve a un ci­clis­ta ro­dan­do por en un ca­mino ru­ral con una gra­vel es: “Es­te lo­co ba­jó a la tie­rra con una bi­ci de ru­ta”, pe­ro no es así. Las gra­vel (gra­va, en in­glés: ca­mi­nos sin pa­vi­men­tar) na­cie­ron en los Es­ta­dos Uni­dos por el año 2000, com­bi­nan­do la ve­lo­ci­dad y el pe­so de un mo­de­lo de ru­ta con la po­li­va­len­cia de una moun­tain bi­ke.

¿Por qué? Por­que ese país tie­ne si­mi­li­tu­des con el nues­tro en cuan­to a las gran­des dis­tan­cias, por lo que mu­chos bi­kers des­cu­brie­ron el ci­clis­mo de lar­ga dis­tan­cia y el pla­cer de ex­plo­rar ca­mi­nos se­cun­da­rios, pe­ro las moun­tain bi­ke no les da­ban tan­ta au­to­no­mía en ki­ló­me­tros, y las de ru­ta se rom­pían por el pe­so y las vi­bra­cio­nes del ca­mino.

En la Ar­gen­ti­na ya te­ne­mos a la ven­ta va­rios mo­de­los de gra

vel de me­dia y al­ta ga­ma de mar­cas co­mo Me­ri­da, Reid, Trek y Ven­zo. Y tam­bién una in­tere­san­te op­ción co­mo la que rea­li­za Diego Maldonado, quien to­ma las di­men­sio­nes del bi­ker y rea­li­za una bi­ci a me­di­da, co­mo si fue­ra un sas­tre.

Más allá de la si­mi­li­tud a pri­me­ra vis­ta con un mo­de­lo de ru­ta, las gra­vel tie­nen iden­ti­dad pro­pia: lo pri­me­ro que salta a la vis­ta son las cu­bier­tas. Pa­ra ga­nar con­fort y se­gu­ri­dad fue­ra del as­fal­to, la par­te in­ter­na de la hor­qui­lla es ge­ne­ro­sa y per­mi­te uti­li­zar ro­da­do an­cho con di­bu­jo mix­to. Ade­más, los cua­dros ge­ne­ral­men­te son de alu­mi­nio o car­bono, con la ca­ja pe­da­le­ra ba­ja pa­ra que el cen­tro de gra­ve­dad se ubi­que cer­ca del pi­so, lo que otor­ga es­ta­bi­li­dad. Por eso mis­mo es que son un po­co más lar­gos, una ca­rac­te­rís­ti­ca que le agre­ga con­fort de mar­cha pa­ra en­ca­rar lar­gas dis­tan­cias.

Equi­pa­mien­to es­pe­cia­li­za­do

La po­li­va­len­cia es fun­da­men­tal en es­te ti­po de bi­ci­cle­ta, de ahí que la ma­yo­ría po­sea an­cla­jes pa­ra guar­da­ba­rros y por­ta­pa­que­tes, y que sus fre­nos sean siem­pre de dis­co –me­cá­ni­cos o hi­dráu­li­cos–, por­que ga­ran­ti­zan fre­na­das po­ten­tes aun en con­di­cio­nes de llu­via o ba­rro. ¿Y la co­mo­di­dad an­te la fal­ta de una hor­qui­lla con sus­pen­sión? Unas po­cas la tie­nen de alu­mi­nio, pe­ro la ma­yo­ría se in­cli­na por hor­qui­llas de car­bono que re­du­cen el pe­so y ab­sor­ben las irre­gu­la­ri­da­des del ca­mino, ga­nan­do cier­to con­fort, aun­que en Eu­ro­pa ya se em­pie­zan a ver desa­rro­llos de hor­qui­llas de sus­pen­sión pa­ra es­tos mo­de­los.

Una pie­za cla­ve es la trans­mi­sión, don­de la sim­pli­ci­dad ga­nó te­rreno, por­que la re­la­ción 1 x 11 es la más uti­li­za­da, ge­ne­ral­men­te con una co­ro­na de 42 dien­tes. Es­ta sim­pli­fi­ca­ción aho­rra pe­so ya que se evi­tan co­ro­nas, des­via­do­res y shif­ters.

El ma­ni­llar es otro de los com­po­nen­tes que sor­pren­den: el lla­ma­do drop-bar tie­ne más re­mi­nis­cen­cia de ru­ta que de aven­tu­ra, pe­ro con él te­ne­mos aga­rre en subidas y ba­ja­das, y po­de­mos api­lar­nos si que­re­mos ir muy rá­pi­do. Ade­más, al per­mi­tir una am­plia va­rie­dad de po­si­cio­nes, jun­to a si­lli­nes có­mo­dos y er­go­nó­mi­cos, re­sul­ta una pie

za cla­ve pa­ra en­ca­rar pe­da­lea­das de ho­ras y ho­ras sin pa­rar.

La pre­gun­ta es dón­de se po­si­cio­na una gra­vel. ¿Ven­do la MTB y me que­do con ella?, ¿o me que­do con una ru­te­ra y una gra­vel? To­do de­pen­de del fac­tor bol­si­llo, pe­ro en otros paí­ses con­vi­ve –o has­ta su­plan­ta– a la MTB. En lo ás­pe­ro no po­drá igua­lar­la, pe­ro de to­das for­mas pue­de tran­si­tar­lo, y a la ho­ra del ca­mino de ri­pio o as­fal­to se dis­tan­cia­rá de la moun­tain has­ta per­der­la de vis­ta, so­bre to­do con una pos­tu­ra có­mo­da y na­tu­ral don­de los ki­ló­me­tros pa­sa­rán ba­jo nues­tras rue­das sin no­tar el can­san­cio.

Su de­fi­ni­ción se­ría: una bi­ci li­ge­ra, es­ta­ble y có­mo­da, pe­ro so­bre to­do ver­sá­til con la que po­de­mos sen­de­rear ágil­men­te, pe­ro tam­bién car­gar­la y en­ca­rar lar­gos pe­ri­plos. Y na­die me­jor que un bi­ker ex­pe­ri­men­ta­do co­mo Gui­ller­mo Almada pa­ra que nos re­la­te un via­je de pes­ca con mos­ca y bi­ke­pac­king a bor­do de su Reid Gra­ni­te, jun­to a otras gra­vel por los ca­mi­nos de la Pa­ta­go­nia.

“En nues­tras bi­cis la pos­tu­ra de ma­ne­jo es per­fec­ta­men­te ae­ro­di­ná­mi­ca, los hom­bros y bra­zos re­du­cen la re­sis­ten­cia a los vien­tos pa­ta­gó­ni­cos. El se­cre­to son los ma­nu­brios, que tie­nen 42 cen­tí­me­tros de an­cho –es­ca­sos com­pa­ra­dos con los 60 en pro­me­dio de una moun­tain bi­ke–. Las dis­tin­tas for­mas de asir­se en ellos nos otor­gan co­mo­di­dad y la po­si­bi­li­dad de al­ter­nar pos­tu­ras, cos­tum­bres que a me­di­da que pa­san las ho­ras se vuel­ven im­pres­cin­di­bles.

Su­ma­do a ello, cu­bier­tas de an­cho in­ter­me­dio y con ban­da cen­tral li­sa, in­fla­das a su má­xi­ma ca­pa­ci­dad, per­mi­ten un des­li­za­mien­to efi­caz en el li­so as­fal­to, aho­rran con­su­mo de ener­gía y es­to su­ma pa­ra per­mi­tir­nos pe­da­lear a muy buen rit­mo en bus­ca de nues­tro des­tino.

“El as­fal­to fi­na­li­za y que­da por de­lan­te un ca­mino con sor­pre­sas, ri­pio, se­rru­chos, are­na vol­cá­ni­ca y ro­cas que se aso­man co­mo ice­berg fren­te a nues­tras na­ves. No te­ne­mos sus­pen­sio­nes, es­to re­du­ce en un par de ki­los mí­ni­ma­men­te con res­pec­to a una MTB, pe­ro ba­jan­do la pre­sión de los neu­má­ti­cos a la mi­tad, nues­tra hor­quil la de car­bono –ayu­da­da por una téc­ni­ca de con­duc­ción en don­de sa­ca­mos pe­so y ten­sión el fren­te de la bi­ci­cle­ta– flo­ta en las olas de los se­rru­chos del ca­mino. Los ta­cos la­te­ra­les de las cu­bier­tas aho­ra se ha­cen no­tar y el aga­rre es per­fec­to en las cur­vas con tie­rra suel­ta, esas que en ba­ja­da asus­tan a los des­pre­ve­ni­dos.

“A di­fe­ren­cia de otros mo­de­los, en es­te te­ne­mos 16 cam­bios, y en la mon­ta­ña el me­nor de los pla­tos es el rey: una re­la­ción 34/34 nos per­mi­te ha­cer gi­rar la rue­da al mis­mo rit­mo que los pe­da­les y las tre­pa­das más du­ras co­mien­zan a ren­dir­se an­te la ya po­ca fuer­za que nos que­da. Zig­za­gueán­do­las bur­la­mos los gra­dos de pen­dien­te y el Pa­so Cór­do­ba, de más de 2.000 m, cae do­ble­ga­do an­te las gra­vel. So­lo que­da el des­cen­so has­ta el la­go Fi­lo Hua Hum, y por la ve­lo­ci­dad que pue­den to­mar es­tas bi­ci­cle­tas ha­ce que sea ho­ra de pro­bar unos ex­qui­si­tos fre­nos a dis­co me­cá­ni­cos. Sen­ci­llez y sim­ple­za ne­ce­sa­rias a la ho­ra de la aven­tu­ra le­jos de to­do, pe­ro cer­ca de la na­tu­ra­le­za y del equi­po de mos­ca.” Agra­de­ci­mien­tos: a Gus­ta­vo Almada (Ins­ta­gram & Fa­ce­book: Lord Bi­ke) y Diego Maldonado (Ins­ta­gram Maldonado Bi­kes, Fa­ce­book Maldonado Bi­ke Tech).

Ex­qui­si­tez ar­gen­ti­na: una Maldonado gra­vel ar­ma­da a la me­di­da de un ci­clis­ta.

Pri­mer plano de la sec­ción tra­se­ra del cuadro, don­de se apre­cia el en­san­cha­mien­to pa­ra el uso de cu­bier­tas más grue­sas.

Iz­quier­da: una ima­gen a la que nos ire­mos acos­tum­bran­do: una gra­vel, bi­ke­pac­king... y a la aven­tu­ra. Arri­ba: el ma­ni­llar drop-bar per­mi­te múl­ti­ples po­si­cio­nes de aga­rre, tan­to pa­ra co­mo­di­dad co­mo pa­ra ofre­cer me­nos re­sis­ten­cia al vien­to. Y de­ta­lle de una Reid Gra­ni­te con sis­te­ma de bi­ke­pac­king pre­pa­ra­da pa­ra via­jar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.