Ele­gan­cia in­gle­sa.

La le­gen­da­ria mar­ca lan­zó en la Ar­gen­ti­na los mo­de­los In­ter­cep­tor 650 y Con­ti­nen­tal GT 650 con los que as­pi­ra a re­con­quis­tar mer­ca­dos.

Weekend - - CONTENIDO - Por Ale­jan­dro Fischer.

La le­gen­da­ria mar­ca Ro­yal En­field lan­zó en la Ar­gen­ti­na los mo­de­los In­ter­cep­tor 650 y Con­ti­nen­tal GT 650, con los que as­pi­ra a re­con­quis­tar mer­ca­dos.

Ro­yal En­field es una de las mar­cas de mo­tos más tra­di­cio­na­les y con más his­to­ria en el mun­do. Na­ció en 1901 en Red­ditch, In­gla­te­rra, y es la más an­ti­gua en pro­duc­ción con­ti­nua. A lo lar­go de su his­to­ria lan­zó mo­de­los que de­ja­ron hue­llas pro­fun­das en los fa­ná­ti­cos, co­mo Bu­llet, G, Fl­yin Flea, Clip­per o In­ter­cep­tor.

Ha­cia 1949 la mar­ca se ins­ta­ló en In­dia, una ex co­lo­nia in­gle­sa. En 1970 la em­pre­sa que­bró en In­gla­te­rra pe­ro si­guió trabajando en el país asiá­ti­co, fa­bri­can­do la Bu­llet du­ran­te más de 30 años sin cam­bios. Sin em­bar­go, po­co me­nos de una dé­ca­da atrás, una nue­va ge­ne­ra­ción de di­rec­ti­vos in­dios de­ci­dió sa­lir al mun­do apro­ve­chan­do las gran­des ven­ta­jas pro­duc­ti­vas del se­gun­do país más po­bla­do del pla­ne­ta. Así pa­só de ven­der 50.000 mo­tos en

2010 a más de 820.000 en 2017.

En los años ‘50 y ‘60 Ca­li­for­nia, en los Es­ta­dos Uni­dos, fue uno de los lu­ga­res en don­de la mar­ca in­gle­sa tu­vo ma­yo­res cul­to­res en­tre la ju­ven­tud que via­ja­ba ki­ló­me­tros con su ta­bla de surf en bus­ca de olas enor­mes pa­ra do­mar­las en las frías aguas del Pa­cí­fi­co. Pre­ci­sa­men­te, en la ciu­dad de San­ta Cruz, ca­pi­tal mun­dial del surf, a 123 ki­ló­me­tros al sur de San Fran­cis­co, fue el lu­gar don­de en sep­tiem­bre del año pa­sa­do Ro­yal En­field pre­sen­tó mun­dial­men­te dos mo­de­los con los cua­les quie­re lle­gar a los nue­vos mer­ca­dos mun­dia­les, co­mo La­ti­noa­mé­ri­ca y Asia, ade­más de los his­tó­ri­cos co­mo Eu­ro­pa y Es­ta­dos Uni­dos, con pre­cios muy com­pe­ti­ti­vos pa­ra con­ver­tir­se en un ju­ga­dor in­ter­na­cio­nal.

En nues­tro país

Esos mo­de­los fue­ron la In­ter­cep­tor y la Con­ti­nen­tal GT, am­bas con un iné­di­to mo­tor bi­ci­lín­dri­co en pa­ra­le­lo de 650 cc. A seis

me­ses de ese lan­za­mien­to, los mo­de­los aca­ban de ser pre­sen­ta­dos en la Ar­gen­ti­na de la mano de su im­por­ta­dor, el gru­po Sim­pa. Los dos tie­nen más si­mi­li­tu­des que di­fe­ren­cias. Así, com­par­ten el mis­mo mo­tor (bi­ci­lín­dri­co en pa­ra­le­lo que en­tre­ga 47 CV de po­ten­cia y 52 Nm de tor­que con in­yec­ción elec­tró­ni­ca); el sis­te­ma de re­fri­ge­ra­ción por ai­re y ra­dia­dor de acei­te; cha­sis; sus­pen­sio­nes; fre­nos (con ABS); cu­bier­tas (Pi­re­lli Phan­ton ori­gen Bra­sil); ins­tru­men­tal; y gru­pos óp­ti­cos.

Las di­fe­ren­cias se ob­ser­van en el for­ma­to de los tan­ques (In­ter­cep­tor co­mo go­ta de agua, Con­ti­nen­tal GT más cua­dra­do); los asien­tos (en la In­ter­cep­tor es en­te­ri­zo, en la Con­ti­nen­tal GT pue­de ser pa­ra pa­ra uno); la po­si­ción de los pe­da l i nes de­lan­te­ros, en la Con­ti­nen­tal GT es­tán más re­tra­sa­dos que en la In­ter­cep­tor. En cuan­to a la es­té­ti­ca, la In­ter­cep­tor tie­ne guar­da­ba­rros, llan­tas y óp­ti­cas cro­mad as, m ient ras que en la Con­ti­nen­tal GT esos ele­men­tos son ne­gros.

La In­ter­cep­tor trans­mi­te una apa­rien­cia más ele­gan­te con la que re­crea el his­tó­ri­co mo­de­lo roads­ter que le da nom­bre, con su dis­tin­ti­vo tan­que con apo­yos de es­ti­lo tra­di­cio­nal pa­ra las ro­di­llas, asien­to do­ble acol­cha­do, ma­ni­llar an­cho que evo­ca el es­ti­lo ca­lle­je­ro que sur­gió en los años 60 en Ca­li­for­nia. La Con­ti­nen­tal GT ex­hi­be el es­ti­lo de­por­ti­vo de una “ca­fé ra­cer” se­sen­to­na que bus­ca atraer es­pe­cial­men­te a los mo­to­ci­clis­tas de­por­ti­vos con su asien­to ca­si in­di­vi­dual, los pe­da­li­nes re­tra­sa­dos y los se­mi­ma­ni­lla­res de ca­rre­ra.

En am­bos ca­sos, la ab­so­lu­ta au­sen­cia de ayu­das elec­tró­ni­cas –los ele­men­tos más tec­no­ló­gi­cos son la in­yec­ción elec­tró­ni­ca y el ABS– obli­ga a adap­tar­se a una con­duc­ción al vie­jo es­ti­lo, co­mo el con­cep­to vin­ta­ge de es­tas mo­tos, al­go muy bus­ca­do por aque­llos que quie­ren sen­tir sen­sa­cio­nes co­mo las de an­tes.

Tan­to la In­ter­cep­tor co­mo la Con­ti­nen­tal GT mues­tran un es­ti­lo vin­ta­ge, tan de mo­da en los úl­ti­mos años. Am­bas tie­nen más se­me­jan­zas que di­fe­ren­cias. Ro­yal En­field las dis­tin­gue por el es­ti­lo de ca­da una y por cues­tio­nes es­té­ti­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.