Mar­tín García en el ho­ri­zon­te.

“La Ma­rea”, el en­cuen­tro anual de ka­ya­kis­tas, vi­vi­do a tra­vés de los ojos de un par­ti­ci­pan­te.

Weekend - - CONTENIDO - Por Ni­co­lás Saurit Ro­mán.

“La Ma­rea”, el en­cuen­tro anual de ka­ya­kis­tas que se rea­li­za en es­ta is­la del Río de la Pla­ta, ca­da año con­vo­ca cen­te­nas de par­ti­ci­pan­tes. Có­mo es la ex­pe­rien­cia vi­vi­da a tra­vés de los ojos de un par­ti­ci­pan­te.

Des­de ha­ce 14 años se rea­li­za un en­cuen­tro de ka­ya­kis­tas en la is­la Mar­tín García, lla­ma­do “La Ma­rea”. Co­mo men­cio­nan sus or­ga­ni­za­do­res, tri­bus del agua de di­fe­ren­tes par­tes del país se acer­can pa­ra es­ta reunión mís­ti­ca que se rea­li­za en Se­ma­na San­ta.

El via­je a Mar­tín García en ka­yak tie­ne cier­to gra­do de di­fi­cul­tad que se pue­de agra­var por fac­to­res cli­má­ti­cos. El ha­bi­tual de me­dia­dos de abril es la sud­es­ta­da, que con­vier­te en ries­go­so el cru­ce del Río de La Pla­ta. El aná­li­sis pre­vio, la de­rro­ta, los ho­ra­rios de ma­reas y de los vien­tos es fun­da­men­tal pa­ra que sea un desafío pe­ro no una lo­cu­ra. El gran Ba­rra­gán (ca­pi­tán de Ex­pe­di­ción Atlan­tis) una vez con­tó que la lo­cu­ra es­tá en el ini­cio, pe­ro du­ra se­gun­dos, des­pués se pa­sa al en­tre­na­mien­to y al es­tu­dio de las con­di­cio­nes co­rres­pon­dien­tes a la ha­za­ña ele­gi­da.

Nues­tro ri­gu­ro­so en­tre­na­mien­to em­pe­zó en enero de es­te año y cons­tó de 12 ejer­ci­cios pro­gre­si­vos

con el ob­je­ti­vo de ga­nar re­sis­ten­cia, es­ta­bi­li­dad y acos­tum­brar al cuer­po pa­ra evi­tar que, con el co­rrer de las ho­ras, apa­re­cie­ran ca­lam­bres, am­po­llas e in­co­mo­di­da­des de to­do ti­po.

Una ex­pe­rien­cia inol­vi­da­ble

El río es trans­for­ma­dor, ener­gé­ti­co y una de las for­mas más lin­das de na­ve­gar­lo es en ka­yak. Nues­tra tri­bu par­tió del Club Jar­dín Náu­ti­co Es­co­bar (a un ki­ló­me­tro del puer­to, río arri­ba): 12 ka­ya­kis­tas, en su ma­yo­ría ama­teurs, en seis ka­yaks do­bles li­de­ra­dos por Sofia Klu­ge (ca­pi­ta­na) to­ma­mos el desafío de na­ve­gar por 55 km y 7 ho­ras ne­tas (río Pa­ra­ná - Ba­jos del Te­mor - Río de la Pla­ta – is­la Mar­tín García). La lan­cha de apo­yo nos acom­pa­ña­ba río aba­jo. Un ra­to an­tes del ama­ne­cer pa­leá­ba­mos­jun­to a la bru­ma y los ca­ma­lo­tes. Apro­ve­chan­do la ve­lo­ci­dad de la co­rrien­te y un buen rit­mo, avan­za­mos a diez ki­ló­me­tros por ho­ra y lle­ga­mos a los Ba­jos del Te­mor con los pri­me­ros cla­ros.

Al arri­bar nos ilu­mi­nó una es­tre­lla fu­gaz. Es un lu­gar má­gi­co, con mu­chas le­yen­das, don­de la na­tu­ra­le­za se des­plie­ga en lo que es el Del­ta del Pa­ra­ná. Un pai­sa­je im­po­nen­te con mar­cos de jun­cos en las ori­llas, los Ba­jos tie­nen una ca­rac­te­rís­ti­ca es­pe­cial: sus ban­cos de are­na y su ha­bi­tual fal­ta de agua ha­cen di­fí­cil la na­ve­ga­ción, in­clu­si­ve con po­co ca­la­do.

En­tra­mos y rá­pi­da­men­te em­pe­za­mos a no­tar que ha­bía zo­nas de 30/40 cm de agua, con lo cual bus­ca­mos áreas un po­co más pro­fun­das. Fre­cuen­te­men­te nos gri­tá­ba­mos: “¡Por acá!”, “¡Te­nés agua por ahí!”. Nues­tro ka­yak ro­zó con la are­na y no ha­bía for­ma de trac­cio­nar con la pa­la, así que la de­jé y en­te­rré los pu­ños ce­rra­dos pa­ra avan­zar unos me­tros. Uno de mis com­pa­ñe­ros, Na­cho, de­ci­dió ba­jar de su bo­te y ca­mi­nar con el agua has­ta los to­bi­llos, arras­tran­do el ka­yak a zo­nas más na­ve­ga­bles. Al ca­bo de una ho­ra lle­ga­mos al arro­yo

Dia­blo, de ve­ge­ta­ción fron­do­sa en sus már­ge­nes, que desem­bo­ca en el Pa­ra­ná Mi­ní.

Ya con vien­tos que em­pe­za­ban a sen­tir­se, abor­da­mos los cru­ces: pri­me­ro del Ca­nal Pe­trel y por úl­ti­mo del Río de la Pla­ta, pa­ra en­con­trar­nos al fi­nal del ho­ri­zon­te con la Is­la Mar­tín García. Las olas se em­pe­za­ban a for­mar y, con el pa­so de los mi­nu­tos, se ha­cían más in­ten­sas y la proa del ka­yak se hun­día en­tre la pri­me­ra y la se­gun­da. El agua por mo­men­tos gol­pea­ba en la cin­tu­ra y el cu­bre­cock­pit de neo­pre­ne (que evi­ta que en­tre agua) se vol­vió el me­jor alia­do. Ya en el me­dio del cru­ce, la is­la de­jó de ser esa lí­nea en el ho­ri­zon­te, pa­re­cía cer­ca pe­ro aún no lo es­ta­ba. El olea­je se pro­nun­cia­ba más y se des­or­de­na­ba.

El can­san­cio se sen­tía, la is­la pa­re­cía ale­jar­se, pe­ro el sol sa­lió de­trás de ella, mar­can­do el rum­bo. Sim­ple­men­te íba­mos ha­cia el sol has­ta que la cer­ca­nía nos de­ja­ra ver la en­tra­da en­tre los jun­cos, a la iz­quier­da del mue­lle prin­ci­pal de Mar­tín García. La lle­ga­da nos dio una in­yec­ción más de ener­gía. Con las úl­ti­mas pa­la­das, arri­ban­do a la ma­ri­na, co­lo­ca­mos el ka­yak al cos­ta­do y pi­sa­mos tie­rra. Ha­bía­mos con­clui­do la tra­ve­sía.

Arri­ba: el equi­po del Club Jar­dín Náu­ti­co Es­co­bar. Der.: la Sud­es­ta­da les ju­gó en con­tra a los pa­lis­tas.

Izq.: el cen­tro de Ac­ti­vi­da­des Náu­ti­cas y Eco­ló­gi­cas de la Is­la Mar­tín García fue un her­vi­de­ro en Se­ma­na San­ta. Arr.: tra­ve­sía en du­plas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.