Un via­je pa­ra ir agen­dan­do

En Ro­cas Co­lo­ra­das, Chu­but, la ac­ti­vi­dad es­tá ha­bi­li­ta­da. Des­de allá nues­tros ami­gos nos per­mi­ten so­ñar con ró­ba­los y pe­je­rre­yes. Ideal pa­ra ir ni bien ter­mi­ne la cua­ren­te­na.

Weekend - - PESCA - Ju­lio 2020

de esa in­men­si­dad que nos pier­de la vis­ta y dis­tin­tos sec­to­res don­de los pes­ca­do­res de­por­ti­vos bus­can y en­cuen­tran sus me­jo­res te­so­ros, lo­gran­do pes­cas ex­ce­len­tes a so­lo al­gu­nos me­tros de la cos­ta.

En es­ta opor­tu­ni­dad la idea era ir por los gran­des ró­ba­los del mo­men­to, sin de­jar pa­sar la oca­sión de pes­car pe­je­rre­yes, y en can­ti­dad. La cap­tu­ra del ró­ba­lo es muy atrac­ti­va y se pue­de ha­cer tan­to con car­na­da na­tu­ral co­mo con ar­ti­fi­cia­les, sien­do una es­pe­cie por de­más com­ba­ti­va que sue­le lle­gar a pe­sos con­si­de­ra­bles. Los lu­ga­res don­de pue­de pes­car­se son las pla­yas con res­tin­gas o bien, sim­ples pla­yas de are­na. Cuan­do ele­gi­mos las que tie­nen res­tin­gas, ob­via­men­te de­be­mos es­pe­rar que se lle­nen de agua las la­gu­nas que allí se for­man y pro­bar en las ca­na­le­tas del lu­gar, que es por don­de pa­san bus­can­do su ali­men­to. Si la idea es pes­car­los en las pen­dien­tes de las pla­yas de are­na, so­lo te­ne­mos que arro­jar en­tre 10 m y 20 m, jus­to de­trás de don­de rom­pen las olas. Siem­pre re­pi­ten el mis­mo cir­cui­to, si co­no­ce­mos el lu­gar, con­ta­mos con gran­des chan­ces de es­tar le­jos del fra­ca­so en su cap­tu­ra. Esa es la ven­ta­ja de ser lo­cal, por aho­ra los úni­cos ha­bi­li­ta­dos a pes­car allí.

Ti­pos de ca­ñas y lí­neas

Los equi­pos idea­les pa­ra pes­car ró­ba­los con car­na­da son ca­ñas de 2,60 a 3,20 m, de ac­ción sim­ple o pa­ra­bó­li­ca, de en­tre 10 y 25 li­bras (1 lb = 453,59 g) de po­ten­cia, co­mo las Pac­bay Ar­ctos o Ma­ni­la, ca­ñas ar­te­sa­na­les que se ar­man es­pe­cial­men­te pa­ra es­ta pes­ca. Las lí­neas se con­fec­cio­nan de en­tre 1,50 a 2 m de lar­go, con ny­lon 0,45 a 0,60 mm con ro­to­res del ti­po es­tri­bo sea­bay. Pa­ra ar­mar las bra­zo­la­das ata­mos an­zue­los del ti­po So­de o Ma­ru­sei­go nú­me­ros 12 al 16 con ny­lon 0,50 o 0,60mm. El pe­so de los plo­mos ron­da de 100 a 150 g. Com­ple­tan­do el equi­po, las car­na­das idea­les son el ca­la­ma­re­te, las al­me­jas, lom­bri­ces ne­gras o co­lo­ra­das, po­llo y lan­gos­tino blan­co.

Con to­do eso ya es­ta­mos equi­pa­dos pa­ra la pes­ca del ró­ba­lo con car­na­da, en cam­bio si la idea es

bus­car­los con ar­ti­fi­cia­les, va­mos a uti­li­zar equi­pos de spin­ning o bait con una po­ten­cia má­xi­ma de 14 a 17 li­bras y re­eles chi­cos a me­dia­nos car­ga­dos con ny­lon de 0,25 mm. Los se­ñue­los más efi­ca­ces sue­len ser el es­ti­lo de los vie­jos cai­ma­nes o, sino, al­gún X-Rap 6 u 8 de Ra­pa­la. ¿Co­lo­res? Na­ran­ja, blan­co o al­gúno de com­bi­na­ción cla­ra.

En cam­bio, si va­mos a pes­car pe­je­rre­yes, si bien los equi­pos son muy pa­re­ci­dos, tie­nen di­fe­ren­cias en el ar­ma­do de los ele­men­tos, que de­ben ser más su­ti­les, más fi­nos. Se usan ca­ñas del mis­mo lar­go, pe­ro con me­nor li­bra­je y un po­co más pa­ra­bó­li­cas, co­mo las Pac­bay 630 y 691 pa­ra aguan­tar los pes­ca­dos, ya que es muy ha­bi­tual pes­car en ca­da ti­ro un tri­ple­te y, de otra ma­ne­ra, se les rom­pe­ría la bo­ca en el mo­men­to de la es­pe­ra pa­ra lo­grar los tres pi­ques.

Pa­ra el pe­je­rrey

Las lí­neas de­ben es­tar ar­ma­das so­bre una ma­dre del 0,30 al 0,50 mm, tam­bién con es­me­ri­llo­nes del ti­po sea­bay o co­mu­nes con bra­zo­la­das cor­tas de en­tre 25 y 35 cm de lar­go, ata­das con ny­lon de 0,40 mm co­mo mí­ni­mo. Los an­zue­los idea­les son del ti­po So­de o Keir­yu nú­me­ros 7 al 12, y los plo­mos con pe­sos de en­tre 50 y 90 g. Las lí­neas se ar­man con dos o tres an­zue­los: ha­bi­tual­men­te se usan tres. Hay mu­chos ti­pos de car­na­das pa­ra es­ta pes­ca, pe­ro una que no fa­lla es el ca­ma­rón o lan­gos­tino con pas­ta de ma­grú o an­choas. Con los equi­pos

rar por los pró­xi­mos pi­ques, así to­dos los ti­ros se vie­nen con tri­ple­te o, mí­ni­ma­men­te, con do­ble­te de pe­je­rre­yes más bien chi­cos pe­ro muy for­ni­dos. Ojo, mu­chas ve­ces apa­re­cen los gran­des de más de 40 cm y la fies­ta es com­ple­ta.

Las res­tin­gas se iban com­ple­tan­do, las la­gu­nas in­te­rio­res se iban for­man­do y lle­gó el mo­men­to de los ró­ba­los, tan­to con car­na­da co­mo ar­ti­fi­cia­les. Y allá fue­ron los pes­ca­do­res. Con car­na­da fue una fies­ta: to­dos los ti­ros ve­nían con dos y tres cap­tu­ras de ró­ba­los chi­cos, era in­ce­san­te. Con se­ñue­los los pes­ca­dos eran más gran­des y las pe­leas más pro­lon­ga­das, de­bien­do ajus­tar bien el re­gis­tro de freno pa­ra no per­der­los y po­der dis­fru­tar­los.

La­men­ta­ble­men­te, el te­ma de la pan­de­mia no nos de­jó es­tar pre­sen­tes dis­fru­tan­do en car­ne pro­pia de es­ta pes­ca ma­ra­vi­llo­sa, pe­ro gra­cias a nues­tros ami­gos pes­ca­do­res, co­mo a to­da la gen­te de Co­mo­do­ro Tu­ris­mo, pu­di­mos ob­te­ner es­tas imá­ge­nes.

Es­toy in­men­sa­men­te agra­de­ci­do a to­dos ellos que siem­pre se brin­dan con gran pre­dis­po­si­ción pa­ra que pa­se­mos gra­tos mo­men­tos en un lu­gar tan pa­ra­di­sía­co co­mo es Ro­cas Co­lo­ra­das. A to­dos nues­tros lec­to­res les pro­po­ne­mos que agen­den es­te nom­bre y no se pri­ven de ir a vi­si­tar­lo, ve­rán pai­sa­jes que qui­zás nun­ca ima­gi­na­ron. Ro­cas Co­lo­ra­das es uno de los pa­raí­sos su­re­ños de nues­tra Ar­gen­ti­na.

Una de las ca­rac­te­rís­ti­cas prin­ci­pa­les que nos tie­ne acos­tum­bra­dos la mar­ca Ber­mu­da es la pre­sen­ta­ción de nue­vos mo­de­los, en­tre los 16 y 20 pies de es­lo­ra, que rom­pen al­gu­nos es­que­mas de mer­ca­do. En es­te ca­so, la Dis­co­very 190, con la cual la mar­ca ini­cia una nueva eta­pa de re­no­va­ción de sus pro­to­ti­pos, arran­ca con una nueva 19 pies que tan­to re­cla­ma­ban los fa­ná­ti­cos y se­gui­do­res. El as­ti­lle­ro si­gue los li­nea­mien­tos ac­tua­les del mer­ca­do náu­ti­co mun­dial y una de las prin­ci­pa­les ca­rac­te­rís­ti­cas que pre­sen­ta es una bue­na man­ga, gran cu­bier­ta, so­lá­rium a po­pa y un ge­ne­ro­so sec­tor open de proa, sor­pren­den­te en un di­se­ño de es­ta es­lo­ra.

Pri­me­ra im­pre­sión

Al lle­gar a la guar­de­ría la em­bar­ca­ción es­ta­ba en el agua, don­de ob­ser­va­mos que po­see un arru­fo rec­to a lo lar­go de to­da la es­lo­ra y des­ta­ca una de sus gran­des cua­li­da­des: su man­ga de ¡2,54 m! Sí, más de dos me­tros y me­dio de an­cho pa­ra una em­bar­ca­ción que

tie­ne una es­lo­ra en torno a los 19’.

Con­ti­nuan­do con el per­fil, te­ne­mos una cu­bier­ta es­ti­li­za­da, de lí­neas sim­ples y bor­da ba­ja, con un so­bre­sal­to pe­que­ño en la zo­na de­lan­te­ra del pa­ra­bri­sas, el cual po­see un re­ma­te con una ter­mi­na­ción cur­va en el vi­drio la­te­ral, ade­más de per­fi­le­ría pin­ta­da de ne­gro que la ha­ce re­sal­tar del cas­co.

El in­gre­so lo ha­ce­mos des­de el mue­lle a una plan­cha­da in­te­gra­da al cas­co en una so­la pie­za, la cual es­ta di­vi­di­da al cen­tro por el bal­de del mo­tor. La en­tra­da se ubi­ca so­bre es­tri­bor y a un mis­mo ni­vel atra­ve­sa­mos par­te del gran asien­to de po­pa pa­ra, pos­te­rior­men­te por me­dio de un es­ca­lón, in­gre­sar al cock­pit. En la plan­cha­da te­ne­mos una bue­na es­ca­le­ra ple­ga­ble de inoxi­da­ble, la cual se alo­ja en un hue­co es­pe­cial­men­te di­se­ña­do pa­ra tal fin. El asien­to de po­pa po­see una bue­na me­di­da, se en­cuen­tra com­ple­ta­men­te ta­pi­za­do y es en for­ma de “L”.

Ya den­tro del cock­pit, se des­ta­ca su am­pli­tud, pro­duc­to de una bue­na man­ga, po­see una mo­der­na dis­tri­bu­ción da­da por su asien­to en “L” so­bre ba­bor que, jun­to a una bu­ta­ca pa­ra el acom­pa­ñan­te y otra pa­ra el con­duc­tor, am­bas gi­ra­to­rias, for­man una bue­na zo­na de es­tar a bor­do. Guan­te­ras la­te­ra­les y una zo­na de guar­das­ki ba­jo el pi­so, don­de en­tra una ta­bla de wa­ke­board com­ple­tan el es­pa­cio.

Des­de el cock­pit a proa, te­ne­mos una mo­der­na con­so­la en co­lor bei­ge so­bre ba­bor, con gran es­pa­cio de guar­da en su in­te­rior. So­bre la ban­da opues­ta se en­cuen­tra el pues­to de man­do, el cual cons­ta de un ta­ble­ro, tam­bién pin­ta­do en co­lor bei­ge an­ti­rre­fle­jo, cons­trui­do en plás­ti­co con pa­ne­les de fon­do gris. Ins­ta­la sie­te re­lo­jes de mo­tor, un sis­te­ma de au­dio por USB, pa­nel de te­clas de man­do y un po­sa­va­sos. De­ba­jo te­ne­mos un po­sa­pies in­te­gra­do a la cu­bier­ta y zo­na de guar­da. La bu­ta­ca del ti­mo­nel po­see una ba­se que la ha­ce gi­ra­to­ria, la po­si­ción de ma­ne­jo es ra­zo­na­ble pa­ra per­so­nas de es­ta­tu­ra me­dia y el pa­ra­bri­sas que­da por de­ba­jo de nues­tro ros­tro, lo que otor­ga un buen abri­go.

Si con­ti­nua­mos a proa, pa­sa­mos por me­dio de una puer­ta ple­ga­ble en el pa­ra­bri­sas y ac­ce­de­mos al

Es­lo­ra má­xi­ma 5,70 m Man­ga má­xi­ma 2,54 m Pun­tal 1,30 m Ca­la­do cas­co 0,50 m Com­bus­ti­ble 110 li­tros Pe­so sin mo­tor 920 kg Ca­pa­ci­dad 8 per­so­nas Mo­to­ri­za­ción Fue­ra de bor­da Po­ten­cia re­com. 1 x 150 HP Po­ten­cia máx. 1 x 200 HP Fa­bri­ca­ción y Ven­tas:

As­ti­lle­ros Ber­mu­da S.A. www.lan­chas­ber­mu­da.com.ar

Arri­ba: lin­dos ró­ba­los pes­ca­dos con ar­ti­fi­cia­les usan­do spin­ning co­mo mo­da­li­dad; or­de­na­dor pa­ra lí­neas, an­zue­los y plo­mos. Aba­jo: un al­to en la pes­ca y un ri­co gui­so de cor­de­ro a ori­llas del mar.

Mo­ri­ta con do­ble­te de pe­je. Y en las otras fo­tos, pa­pá Juan con tres ró­ba­los. Bue­na pes­ca en fa­mi­lia.

Arri­ba izq.: zo­na de in­gre­so al cock­pit y asien­to de po­pa en “L”. Arri­ba der.: el gran sec­tor de proa open es uno de los des­ta­ca­bles de es­te mo­de­lo. Arri­ba cen­tro: vis­ta ge­ne­ral del cock­pit, en el cual, gi­ran­do las bu­ta­cas, se pue­de ge­ne­rar un có­mo­do sec­tor de reunión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.