Sie­rras de Co­me­chin­go­nes

Uni­mos Cór­do­ba con San Luis atra­ve­san­do el más al­to ma­ci­zo mon­ta­ño­so de la re­gión cen­tro del país. Un re­co­rri­do pa­ra dis­fru­tar nues­tra SUV en fa­mi­lia, ape­nas es­ta pan­de­mia nos per­mi­ta sa­lir a las ru­tas.

Weekend - - 4X4 - Tex­tos y fo­tos: MAR­CE­LO LU­SIAN­ZOFF

El en­cuen­tro se pro­du­ce en las cer­ca­nías de Tan­ti. Lue­go de los sa­lu­dos e in­di­ca­cio­nes de ri­gor, nos in­ter­na­mos en el co­ra­zón del pin­to­res­co pue­bli­to serrano de Ca­ba­lan­go, bor­dean­do su río y atra­ve­san­do pin­to­res­cos pai­sa­jes. Un be­llo pa­ra­je bu­có­li­co es la ex­cu­sa pa­ra un al­to en el ca­mino y de­gus­tar un ca­len­ti­to ca­fé con tor­tas ca­se­ras. Por má­gi­cas hue­llas se­rra­nas, que van en re­vi­ra­da se­cuen­cia atra­ve­san­do va­lles, arro­yos, que­bra­das y ce­rros, lle­ga­mos al Va­lle de Ca­la­mu­chi­ta; to­ma­mos por el nue­vo y as­fal­ta­do ca­mino de San Cle­men­te. Des­an­dan­do en­tre pi­na­res, lagos y mon­ta­ñas, lle­ga la ho­ra del al­muer­zo, que se desa­rro­lla con un su­cu­len­to pic­nic gour­met ba­jo la som­bra de una ar­bo­le­da cer­ca­na al río, que nos acom­pa­ña con el ru­mor de su an­dar.

de las eco­rre­gio­nes del mon­te de lla­nu­ras y me­se­tas, del mon­te de sie­rras y bol­so­nes y del Cha­co ári­do, ade­más de ya­ci­mien­tos ar­queo­ló­gi­cos y pa­leon­to­ló­gi­cos.

Fau­na. co­mo pu­ma ar­gen­tino, ga­to mon­tés, zo­rro gris y ma­ra. ñan­dú, hal­cón gris, águi­la mora y el cón­dor an­dino, en­tre otras.

bres con­tra el ce­les­te del cie­lo se apo­de­ra­ra del ho­ri­zon­te. La pe­que­ña lo­ca­li­dad de La Cruz, su igle­sia de pie­dra y la pro­pia cruz de hierro nos dan la des­pe­di­da.

A po­co de em­pe­zar a des­an­dar el ca­mino de tie­rra se tor­na blan­que­cino por mo­men­tos, de­bi­do a los em­pren­di­mien­tos ca­lí­fe­ros cer­ca­nos. To­ma­re­mos la sen­da que tras­po­ne el río Qui­llin­zo, la más in­trin­ca­da, pe­ro la más be­lla, que lue­go se su­ma al ca­mino prin­ci­pal. Avan­za­mos por una an­gos­ta hue­lla que pa­sa por em­pren­di­mien­tos ga­na­de­ros y pues­tos per­di­dos en las que­bra­das, con her­mo­sos avis­ta­mien­tos a los em­bal­ses y los ce­rros.

Ca­mino de tran­que­ras

El puen­te so­bre el río nos de­pa­ra un rin­cón y uno mi­nu­tos pa­ra desa­yu­nar en el ca­mino. Más ade­lan­te, y unas cuan­tas tran­que­ras más por abrir, una cur­va a la iz­quier­da en des­cen­so nos de­vuel­ve a la an­cha ru­ta de ri­pio. El en­torno es cam­bian­te e irá per­dien­do el ver­dor, que que­da­rá pa­ra ser só­lo man­chas en el pai­sa­je pe­dre­go­so de las al­tu­ras. De­be­re­mos abrir y ce­rrar va­rias tran­que­ras. Pe­que­ños ria­chos y asen­ta­mien­tos o co­mu­ni­da­des, co­mo Lut­ti, van que­dan­do co­mo par­te del re­co­rri­do.

Pa­sa­do es­te úl­ti­mo pue­bli­to, el ca­mino des­me­jo­ra un po­co; en par­tes se trans­for­ma en una hue­lla pe­dre­go­sa, so­bre to­do lue­go de llu­vias que la­van los re­lle­nos y de­jan pie­dras al ai­re. En ta­les días, no es di­fí­cil ver de­ce­nas de cas­ca­das caer de las ci­mas que ro­dean el ca­mino. Un car­tel nos in­di­ca, el in­gre­so al du­ro ca­mino de 4x4 de

la Mi­na de Pue­blo Es­con­di­do, re­co­rri­do pre­fe­ri­do de los aman­tes del off road más ex­tre­mo. Sie­te ki­ló­me­tros, al­gu­nos pues­tos más, unos re­to­mes y una úl­ti­ma tran­que­ra, abre pa­so des­de el te­rri­to­rio de la pro­vin­cia de Cór­do­ba. Lle­ga­mos a El Fi­lo. Des­de allí po­de­mos avis­tar to­do el va­lle de Con­la­ra y, a nues­tros pies, la be­lla Mer­lo re­cos­tán­do­se so­bre el fal­deo. Co­mien­za el as­fal­to, que si­guien­do el in­trin­ca­do fi­lo de las que­bra­das, pa­ra­dor pa­no­rá­mi­co de por me­dio, nos ha­rá lle­gar a la tran­qui­la y her­mo­sa ciu­dad.

Lue­go del des­can­so, al día si­guien­te to­ma­mos la Ave­ni­da Se­rra­na; la pri­me­ra pa­ra­da es bor­dean­do el di­que La Flo­ri­da, pa­sa­mos la lo­ca­li­dad de El Tra­pi­che. De allí en ade­lan­te de­san­da­mos un ex­qui­si­to ca­mino de as­fal­to hil­va­nan­do fal­deos mon­ta­ño­sos, con un pai­sa­je es­plén­di­do. Si­guien­do ade­lan­te por la RP 9, el es­ce­na­rio que nos ro­dea nos man­tie­ne atra­pa­dos. Los res­tos de las grue­sas pa­re­des de la Ca­pi­lla Pa­so del Rey se ha­cen eco de nues­tra vi­si­ta. Ca­da tan­to la con­ti­nui­dad de las sua­ves lo­ma­das se ve al­te­ra­da por los pi­cos trun­cos de an­ti­guos vol­ca­nes, mien­tras va­mos lle­gan­do al Va­lle de Pan­can­ta. Una vez su­pe­ra­do, La Ca­ro­li­na con su ma­ci­zo res­pal­dán­do­la al na­cien­te, nos da la bien­ve­ni­da.

Un sue­ño de oro

Ac­ce­de­mos por la ca­lle cen­tral del pe­que­ño y pin­to­res­co pue­bli­to. Fue el em­pren­di­mien­to mi­ne­ro más im­por­tan­te de la épo­ca co­lo­nial en es­tos la­res; nos cal­za­mos bo­tas y cas­cos, mu­ni­dos de una lin­ter­na y nos in­ter­na­mos jun­to a nues­tro guía lo­cal, va­rios cen­te­na­res de me­tros por uno de sus os­cu­ros y hú­me­dos tú­ne­les pa­ra vi­vir, aun­que sea por una de­ce­na de mi­nu­tos, la ex­pe­rien­cia que dia­ria­men­te vi­vían los ab­ne­ga­dos mi­ne­ros que in­ten­ta­ban arran­car­le la ri­que­za del oro, tro­zo a tro­zo, pie­dra a pie­dra, al ce­rro To­mo­las­ta.

Lue­go de al­mor­zar to­ma­mos rum­bo ha­cia nues­tro pró­xi­mo des­tino, por un an­gos­tí­si­mo ca­mino de mon­ta­ña que se­rá mo­ti­vo mis­mo de nues­tra vi­si­ta por su her­mo­su­ra; atra­ve­sa­mos el on­du­la­do va­lle don­de im­po­nen­tes ce­rros co­mo el So­lo­los­ta nos obli­gan a fo­to­gra­fiar­los.

A po­cos ki­ló­me­tros, la in­men­si­dad de la Gru­ta de In­ti Hua­si nos mues­tra las con­di­cio­nes de vi­da de sus mo­ra­do­res ha­ce más de 10.000 años. De allí en ade­lan­te se­gui­re­mos por al RP 9 con rum­bo a la Pam­pa de la In­ver­na­da, un gran pas­ti­zal de al­tu­ra. El ca­mino se tor­na un po­co más si­nuo­so y es­tre­cho.

Corrales de pie­dra se yer­guen des­de épo­cas in­me­mo­ria­les a nues­tro la­do. Un abrup­to cor­te en el pai­sa­je, al pa­sar por de­lan­te de unas an­ti­guas an­te­nas re­pe­ti­do­ras, nos po­ne en el bor­de del des­fi­la­de­ro, por el cual des­cien­de abrup­ta­men­te un ca­mino en for­ma ser­pen­tean­te mien­tras la al­tu­ra y las dis­tan­cias, per­mi­ten que la vis­ta lle­gue has­ta un ho­ri­zon­te le­jano.

De­be­mos des­cen­der con pre­cau­ción y con el cui­da­do de no so­me­ter a un es­fuer­zo en de­ma­sía los fre­nos del vehícu­lo. Pa­sa­mos jun­to a un pe­que­ño di­que, a la pri­me­ra es­cue­la fun­da­da por Sar­mien­to, y ya nos re­ci­be San Fran­cis­co del Mon­te de Oro.

Fi­nal­men­te, una rec­ta ru­ta de as­fal­to nos lle­va rá­pi­da­men­te has­ta las puer­tas del es­plen­do­ro­so Par­que Na­cio­nal Sie­rra de Las Qui­ja­das, don­de lue­go de una ca­mi­na­ta por sus sen­de­ros, el ful­gu­ran­te co­lor ro­ji­zo de sus ce­rros da co­lor y mar­co ade­cua­do a la des­pe­di­da de es­ta aven­tu­ra.

De izq. a der.: la ca­ra­va­na des­cien­de en un ca­ra­col por el tra­yec­to de pa­so de Lut­ti. Vis­ta aé­rea de la ca­ra­va­na en el pa­re­dón y es­pe­jo de agua del Di­que La Flo­ri­da (San Luis). Im­pac­tan­te co­lor ro­ji­zo en el pai­sa­je del Par­que Na­cio­nal Sie­rra de las Qui­ja­das.

Se es­ti­ma se ex­tra­je­ron unos 10 mil ki­los de oro. Ju­gan­do a ser bus­ca­do­res de oro, una ac­ti­vi­dad muy es­for­za­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.