La Pri­me­ra no de­frau­dó

San Luis En un día de pé­si­mas con­di­cio­nes climatológ­icas, es­te es­pe­jo pun­tano bien cui­da­do mos­tró sus per­ga­mi­nos en una jor­na­da don­de bus­car la pes­ca fue la cla­ve.

Weekend - - PESCA - Tex­to: WIL­MAR ME­RINO. Re­le­va­mien­to y fo­tos: RI­CAR­DO PAULUCCI Y DA­VID BALBO

San Luis es un des­tino con ex­ce­len­tes pro­pues­tas pa­ra pes­car pe­je­rre­yes, tan­to del mo­do con­ven­cio­nal, con ca­ñas de cua­tro me­tros y lí­neas de dos bo­yas o pa­ter­nós­ter de dos an­zue­los, co­mo bus­cán­do­los con ar­ti­fi­cia­les en la­gu­nas pun­tua­les. Una de las me­jo­res, sin du­das, pa­ra in­ten­tar en am­bas po­si­bi­li­da­des, es Pri­me­ra La­gu­na, es­pe­jo de unas 160 hec­tá­reas que que­da en el pa­ra­je La An­ge­li­na, a unos 180 km des­de San Luis Ca­pi­tal y 130 km des­de Vi­lla Mer­ce­des.

Ri­car­do Paulucci y su com­pa­ñe­ro Da­vid Balbo lle­ga­ron a las 8:30 a la la­gu­na, pro­ce­den­tes des­de la ca­pi­tal de San Luis. El día nu­bla­do, con llo­viz­na, tem­pe­ra­tu­ras de me­nos de 10 gra­dos y vien­to sud­oes­te de unos 30 km, aven­tu­ra­ba que la pes­ca no iba a ser fá­cil. La pri­me­ra pa­ra­da tras el len­to ron­ro­neo del mo­tor eléc­tri­co has­ta el des­tino fue en la zo­na de La Cruz, lla­ma­da así por la pre­sen­cia de una gran cruz que sir­ve de re­fe­ren­cia.

A l l í a r ma ron ca ñas de 4 me­tros con re­eles fron­ta­les me­dia­nos con mul­ti­fi­la­men­to de 20 mm y apa­re­jos de flo­te. Las res­pues­tas fue­ron in­me­dia­tas pe­ro de mu­cho pes­ca­do chi­co. Por eso Da­vid de­ci­dió bus­car­los más aba­jo, con un pa­ter­nós­ter que me­jo­ró los pro­me­dios. El vien­to se fue in­ten­si­fi­can­do y la du­pla de­ci­dió cam­biar de zo­na. Pa­ra ello se lar­ga­ron al ga­re­te, con una ca­ña bus­can­do el pe­je has­ta el me­tro y me­dio de pro

fun­di­dad y otra bien arri­ba. No hu­bo re­sul­ta­dos.

Al lle­gar a la otra pun­ta de la la­gu­na, la úni­ca op­ción fue bus­car re­pa­ro, da­do que el día se es­ta­ba tor­nan­do de in­cor­dio­so a de­ci­di­da­men­te pe­li­gro­so. Fue cues­tión de aguan­tar una ho­ra has­ta que pa­ra­ra el vien­to, co­mo por mi­la­gro, y los pe­jes acu­die­ron a la ci­ta. El pa­ter­nós­ter mar­có la di­fe­ren­cia en es­te lu­gar de an­cla­je don­de las pro­fun­di­da­des lle­ga­ban a los 7 me­tros, en­con­trán­do­se el ma­yor nú­me­ro de res­pues­tas en­tre el me­tro y los dos de pro­fun­di­dad. Pe­ro en la ma­yor par­te de sus zo­nas cos­te­ras, las pro­fun­di­da­des son mí­ni­mas, por lo que el pe­je tie­ne mu­chas op­cio­nes de re­fu­gio.

Lue­go el vien­to arre­me­tió nue­va­men­te y se ini­ció otro ga­re­te, pe­ro ni con tres an­clas (un muer­to, un an­cla en proa y otra a mi­tad del bo­te) se po­día re­gu­lar bien el ga­re­te. To­da una odi­sea que in­su

Per­mi­so:

mió mu­chos idas y vuel­tas que se con­su­mie­ron la ba­te­ría del mo­tor eléc­tri­co. Es­to lle­vó a que los su­fri­dos pes­ca­do­res tu­vie­ran que cru­zar al fi­nal de la jor­na­da to­da la la­gu­na a re­mo y con vien­to en con­tra. Sin du­das, de esas anéc­do­tas de fo­gón que uno re­cuer­da con son­ri­sas al pa­sar el tiem­po, pe­ro en el mo­men­to en el que hay que vi­vir­las son más las du­das que las cer­te­zas.

Ri­car­do Paulucci y uno de los ma­tun­gui­tos del día. Son pe­jes de bo­ca chi­ca, muy se­lec­ti­vos al co­mer.

Los pe­je­rre­yes pun­ta­nos pe­san unos 700 g, se pue­den pes­car em­bar­ca­dos, pe­ro la re­gla­men­ta­ción no per­mi­te más de dos bo­yas o an­zue­los, ni de 25 pie­zas por pes­ca­dor.

An­to­nio Gus­ta­vo Bal­do es el pro­pie­ta­rio del com­ple­jo pri­va­do de pes­ca Pri­me­ra La­gu­na, Ru­ta 43 Km 33, La An­ge­li­na, Tel.: +54 9 2657 64-2207, www. pri­me­ra­la­gu­na.com los $ 1.200 de en­tra­da por pes­ca­dor in­clu­yen un bo­te pro­vis­to por los pro­pie­ta­rios de la la­gu­na. De ori­lla se co­bra $ 1.000 por pes­ca­dor y en bal­sa $1.200. No se per­mi­ten mo­to­res a ex­plo­sión pa­ra evi­tar con­ta­mi­na­ción en el es­pe­jo, pe­ro sí se au­to­ri­za a quien desee lle­var­se el pro­pio, usar mo­to­res eléc­tri­cos. Hay ha­bi­ta­cio­nes pa­ra 2 y has­ta 5 per­so­nas (des­de $ 2.200 a $ 3.300) con Wi-Fi, de­par ta­men­tos en al­qui­ler pa­ra 6 ($ 4.500) u 11 ($ 7.800) per­so­nas de ex­ce­len­tes ins­ta­la­cio­nes, y una pro­vee­du­ría muy com­ple­ta. se co­bra $ 250 por per­so­na, ca­sas ro­dan­tes pa­ra 4 per­so­nas, $ 1.600, y mo­tor­ho­me $ 2.000. An­tes de in­gre­sar a la la­gu­na se com­ple­ta una pla­ni­lla con da­tos per­so­na­les y se de­ja el do­cu­men­to del vi­si­tan­te, que le es re­pues­to al fi­na­li­zar la jor­na­da.

La Pri­me­ra ofre­ce un ám­bi­to muy dis­tin­to al de las la­gu­nas pam­pá­si­cas, con ár­bo­les emer­gien­do, pla­yas ba­jas, otras cos­tas pro­fun­das y un sin­fín de accidentes geo­grá­fi­cos que in­vi­tan a tra­ba­jar el éxi­to de la pes­ca te­nien­do co­mo ban­de­ra una so­la cla­ve: bus­car el pes­ca­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.