San Luis

Weekend - - PESCA -

Ti­tu­lar:

Ser­vi­cios:

Cam­ping:

Fi­nal­men­te lo­gra­ron otro an­cla­je atán­do­se a unos ár­bo­les emer­gen­tes que per­mi­tie­ron sos­te­ner la em­bar­ca­ción y ha­cer la pes­ca, que siem­pre tu­vo la nor­ma que la la­gu­na les mar­có de en­tra­da: cuan­do aflo­ja­ba el vien­to, el pe­je­rrey se ac­ti­va­ba. Los por­tes eran va­ria­dos, des­de el clá­si­co pe­je de me­di­da a lin­dos ma­tun­gui­tos de 700 gra­mos.

Una de las cla­ves del es­pe­jo

Y una par­ti­cu­la­ri­dad que me­re­ce des­ta­car­se: los en­car­nes de­ben ser jus­tos, es de­cir, ni ex­ce­si­vos ni mí­ni­mos. En un an­zue­lo nú­me­ro tres, una mo­ja­rra en­he­bra­da y un pe­da­ci­to de fi­let col­gan­do fue­ron el ce­bo ideal pa­ra evi­tar el chi­qui­ta­je y dar con los me­jor­ci­tos. Vo­lu­mi­ni­zar el ce­bo con gran­des fi­lets o mon­tar en bra­zo­la­da mo­ja­rras y re­ma­tar con otra, sig­ni­fi­ca­ban no te­ner pi­que. Así de ma­ño­so es el pe­je cuan­do es­tá muy bien ali­men­ta­do en un ám­bi­to tan sano. Y ha­blan­do de ma­ñas, cuán­to más com­pli­ca­do se po­nía el vien­to, más di­fí­cil se vol­vía el pi­que, en tan­to con bri­sas sua­ves el pes­ca­do to­ma­ba fir­me y lle­va­ba sin am­ba­gues.

Otro atrac­ti­vo del ám­bi­to que es ca­si inexis­ten­te en la­gu­nas pam­pá­si­cas es la po­si­bi­li­dad de pes­car en bal­sas. Es­tas em­bar­ca­cio­nes son idea­les pa­ra gru­pos de afi­cio­na­dos que go­zan así de una pla­ta­for­ma có­mo­da y efi­caz pa­ra ten­tar fle­chas y com­par­tir gran­des mo­men­tos con los afec­tos.

Sin du­das, Pri­me­ra La­gu­na es un ám­bi­to muy bien po­bla­do de pe­je­rre­yes que, aún en un día com­pli­ca­do por las in­cle­men­cias cli­má­ti­cas, mos­tró sus ri­que­zas. Es­tá en­ton­ces la in­vi­ta­ción abier­ta a vol­ver a vi­si­tar­la en un día más be­né­vo­lo que nos per­mi­ta tam­bién des­em­pol­var las ca­ñas de fly­cast y dis­fru­tar de tan­ta vi­da acuá­ti­ca en la téc­ni­ca más re­fi­na­da.

La aten­ción y el cui­da­do de sus pro­pie­ta­rios se ven en to­dos los de­ta­lles: bo­tes y dor­mis cui­da­dos, se­ña­lé­ti­cas co­rrec­tas, con­trol de pie­zas y permisos de pes­ca, y un cui­da­do ge­ne­ral per­ma­nen­te so­bre el vi­si­tan­te, ha­blan a las cla­ras de que mu­chas la­gu­nas bo­nae­ren­ses tie­nen mu­cho que apren­der de es­te ti­po de pes­que­ros pun­ta­nos. Sin du­das, ya es­ta­mos pro­gra­man­do la re­van­cha pa­ra cuan­do ter­mi­ne la cua­ren­te­na, por aque­llo de que el que se que­ma con le­che ve la va­ca y llo­ra. Así, an­te otra jor­na­da bra­va co­mo la vi­vi­da, ten­dre­mos chance al día si­guien­te. O, si la suer­te cli­má­ti­ca lo per­mi­te y am­bas jor­na­das son bue­nas, des­ti­nar una al fly­cast y otra a la pes­ca con­ven­cio­nal. Un pri­vi­le­gio que, por aho­ra, so­lo pue­den dis­fru­tar los ha­bi­tan­tes de la pro­vin­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.